Fragas do Eume

Parque Natural das Fragas do Eume. Galicia.

Las “fragas” son los bosques atlánticos autóctonos de Galicia, bosques que poblaban la región antes de que los famosos eucaliptos comenzaran a colonizar Galicia a mediados del siglo XIX cuando fueron traídos desde Australia.

Río Eume, desde la senda Encomendeiros.

Río Eume, desde la senda Encomendeiros.

De todos los bosques autóctonos, el de las Fragas do Eume, en la provincia de La Coruña, es uno de los mejor conservados y también de los más conocidos. Protegido con la figura de Parque Natural desde 1997, se extiende por el tramo final del río Eume, desde el pantano o Encoro do Eume hasta su desembocadura en Pontedeume, en la Ría de Ares.

Sin título

Croquis. Fuente: Wikiloc / IGN

La ruta de hoy recorre dos de las sendas más conocidas del parque: la senda Encomendeiros y la senda Ventureira, visitando también el Monasterio de Caaveiro, situado en pleno cañón del río Eume, en el corazón de la reserva.

Detalles del recorrido

Sobre las 10 de la mañana llegamos a Pontedeume. Desde esta población, por una carretera estrecha, nos acercamos hasta la entrada del Parque Natural. Nada más pasar el centro de interpretación, unos 500 metros más adelante, encontramos un parking y una barrera que impide el paso a vehículos particulares. Nuestra intención era aparcar en el refugio de Cal Grande, 2 kilómetros río arriba pero no va a ser posible… en verano hay restricciones de tráfico para evitar la saturación del cañón.

Dejamos el coche y comenzamos a caminar por la carretera. A pesar de ser un camino asfaltado, la belleza del paisaje asombra desde el primer momento. El río Eume, caudaloso y de aguas extraordinariamente limpias, discurre paralelo a la carretera.

IMG_4085

El río Eume, entre brumas.

Pronto alcanzamos el refugio de Cal Grande. Junto a él, un puente colgante nos permite pasar al otro lado y conectar con la senda Encomendeiros, camino que asciende río arriba hasta alcanzar el Monasterio de Caaveiro.

Sorprende la cantidad de pescadores que hay en las orillas del río. El río Eume es conocido por la calidad de sus aguas y en él se pueden pescar truchas, reos y salmones.

Senda Encomendeiros.

Senda Encomendeiros.

El día es complicado a nivel meteorológico. Llueve de forma intermitente y hace fresco, unos 16ºC. Parece que estamos a finales de octubre, aunque realmente estamos a mediados de agosto. Las brumas y la lluvia le dan un toque muy especial a la ruta, parece que nos hemos trasladado a Irlanda

IMG_4097

Kilómetros junto al río.

La senda es bastante cómoda. Tiene un primer tramo de poco más de 3 kilómetros que une el puente colgante de Cal Grande con el puente colgante de Fornelos. Es el tramo más agradable y sencillo pues apenas tiene desnivel positivo.

IMG_4103

La vegetación hace que caminemos todo el rato a la sombra.

En la senda Encomendeiros, a pesar del mal día, hay bastante gente. Se nota que estamos en verano. Muchas personas hacen una sencilla circular uniendo los dos puentes colgantes y volviendo por la carretera.

IMG_4108

Puente colgante de Fornelos sobre el río Eume.

Tras dejar a mano derecha el puente colgante de Fornelos, tendemos por delante un nuevo tramo de 2 kilómetros y medio hasta el monasterio de Caaveiro. Es un tramo algo más abrupto que el anterior…

Río Eume, desde la senda Encomendeiros.

Pequeña presa en el río Eume.

El camino presenta un pequeño tramo muy breve donde se salva un fuerte desnivel. El ascenso es empinado y se puede complicar un poco si hay mucho barro. Para descender, han colocado unos cuerdas fijas que pueden venir bien si el terreno está resbaladizo. Afortunadamente, el tramo es muy corto y apenas se ascienden y descienden 50 metros de desnivel… pero es intenso.

Río Sesín.

Río Sesín.

Tras este paso, alcanzaremos pronto el desvío al monasterio de Caaveiro. Subiremos por una senda que discurre junto al río Sesín, afluente del Eume. El camino es muy bonito, pues atraviesa un bosque frondoso y muy fresco.

Puente junto al monasterio de Caaveiro.

Puente románico junto al monasterio de Caaveiro.

A través de un zig-zag ganaremos metros y llegaremos a un bello puente románico que cruza el río Susín y nos deja a las puertas del monasterio. Merece la pena descender hasta el cauce para poder fotografiar el puente desde abajo.

Monasterio de Caaveiro.

Monasterio de Caaveiro.

Y llegamos al Monasterio de San Xoan de Caaveiro, con más de 1.000 años de historia. Afortunadamente ha sido restaurado y se encuentra en buen estado. Algunas de las construcciones del recinto se han habilitado como museo o como centro de interpretación.

El acceso rodado al monasterio está cerrado ahora en verano, pero hay autobuses que salen desde el centro de interpretación cada poco tiempo. Esto hace que en el monasterio haya muchos turistas, nada que ver con el resto de la ruta, que es relativamente tranquila.

Destacar, por último, que junto al monasterio hay un edificio con bar y baños públicos (limpios) donde podemos hacer una parada técnica.

Volvemos a la ruta. En este punto, comienza la senda Ventureira de menor valor paisajístico que la senda Encomendeiros que acabamos de hacer.

IMG_4127

Un tramo de la senda Ventureira, entre eucaliptos.

La senda pasa a ser una pista, lo que resta bastante encanto a la ruta. Subiremos por ella algunos kilómetros hasta conectar con una carretera o pista asfaltada que sube al pueblo de A Capela. Por ella, bajaremos hasta la vieja Central da Ventureira, antigua central hidroeléctrica construida a principios del siglo XX y ahora en estado de ruina.

El entorno aquí está bastante humanizado y deteriorado: edificios, puentes desvencijados, cables… sin duda es la parte menos agraciada de la ruta.

Tras pasar por la Central da Ventureira llegaremos a la moderna Central do Eume. Afortunadamente, aquí la pista asfaltada acaba y volvemos a la senda. Este tramo de la senda Ventureira que une la Central do Eume con el Ponte de Santa Cristina (que da acceso al monasterio) vuelve a ser tan bonito como la senda Encomendeiros.

Senda Ventureira.

Senda Ventureira.

Atravesaremos un bosque muy bonito y descenderemos hasta otra central, la de San Bartolomé, perfectamente integrada en el paisaje. Un arroyo, conocido como Rego do Parrote, pasa junto a la central. Es una estampa salvaje y muy bonita, donde el verdor y la vegetación lo inundan todo.

IMG_4140

Arroyo junto a la central de San Bartolomé.

Un nuevo tramo de senda por bosque comunica esta central con la pista asfaltada que viene del centro de interpretación, concretamente con el Puente de Santa Cristina. Son apenas 2 kilómetros, pero son kilómetros de gran belleza.

IMG_4143

Por la senda Ventureira, llegando al Ponte de Santa Cristina.

En el Ponte de Santa Cristina, los turistas se agolpan esperando al autobús de vuelta. Nosotros seguiremos rectos, por carretera, hasta llegar al Puente colgante de Fornelos. Decidimos hacerlo así para evitar el tramo empinado con sogas y el rodeo que habría que dar para volver por el monasterio de Caaveiro.

IMG_4154

Río Eume, ya de vuelta.

Ya siguiendo el mismo itinerario que a la ida, por la senda Encomendeiros, llegamos al Puente de Cal Grande y de ahí al coche.

Llegamos al parking a primera hora de la tarde, muy contentos por haber aprovechado el día a pesar de la meteorología y por haber descubierto un rincón tan bonito de Galicia.

Si alguien se ha quedado con ganas de más, es posible hacer otra circular en el tramo superior del río, desde la Central da Ventureira a la presa del Encoro do Eume. Esta ruta es más exigente y con tramos más técnicos y complicados, no es una ruta familiar.

Datos técnicos

Distancia: 21,3 km

Desnivel positivo superado: 400 m+

Tiempo neto: 5 horas y 30 minutos

Fecha de realización: 14/08/2019

Cartografía: Visor IGN

Track Wikiloc

Algunos links interesantes

El Parque Natural de las Fragas do Eume cuenta con una buena página web que nos da mucha información para planificar nuestra visita. La localidad de Pontedeume, muy cercana al parque y conocida por su maravilloso puente que cruza la ría, es otro de los atractivos de la zona.

Este lugar, como muchos otros enclaves de Galicia, ha sido castigado con los incendios. En el año 2012, hubo uno especialmente importante que afectó a 750 hectáreas de la zona de A Capela y que no llegó a entrar en el corazón del parque.

La ruta no llega a entrar en la zona afectada por el fuego, pues queda en la parte superior del cañón, unos kilómetros más al Norte.

Síguenos en redes sociales

Wikiloc

Facebook

Twitter

Instagram

Anuncios
A Pedra do Guerreiro

A Moa (629 m). Monte Pindo.

A la cima del Monte Pindo desde la playa de O Pindo.

En la Costa da Morte gallega, en la provincia de La Coruña, existe un macizo granítico bastante grande que recuerda mucho a La Pedriza madrileña. Se conoce con el nombre de Monte Pindo y su punto más alto, A Moa, supera los 600 metros de altura.

Tramo final de la ascensión al Monte Pindo

A Moa. Cima del Monte Pindo.

Este macizo parte desde la misma costa y su cima se encuentra apenas a un par de kilómetros en línea recta del mar. Las vistas desde la cumbre son magníficas, pues domina la ensenada de Ézaro, la playa de Carnota y también el Cabo Fisterra, conocido popularmente como Finisterre.

Croquis de la ascensión al Monte Pindo.

Croquis detallado. Fuente: IGN / Wikiloc

La ruta es bastante asequible, por ello la he etiquetado como ruta familiar, aunque tampoco es un paseo. El terreno es quebrado y en la parte central de la ascensión hay puntos donde los bloques de granito harán el camino bastante incómodo, pero la realidad es que vimos muchas familias con niños ascendiendo al monte y en la misma cima.

Detalles del recorrido

Aparcaremos junto a la pequeña iglesia de San Clemente, en O Pindo, una pequeña población situada a los pies del monte que lleva el mismo nombre. Frente a este capilla, está la playa de San Pedro, corta pero bastante ancha con marea baja.

Junto a la iglesia, un cartel nos indica que estamos entrando en el Monte Pindo y una senda bien marcada comienza a avanzar entre viejos muros de granito monte arriba. Es uno de los caminos tradicionales que llevan a la cima de A Moa. Existe otro camino que parte de su cara Norte, de la población de O Fieiro. Si subimos por uno y bajamos por el otro, podemos trazar una ruta circular y pasar también por la cascada de Ézaro, pero tendremos que caminar unos cuantos kilómetros por asfalto… Por ello, nosotros finalmente hemos decidido hacer una ruta lineal, subiendo y bajando por el mismo lado.

Subida al Monte Pindo. Primer tramo de pinar.

Primeros metros de la ruta, todavía en el pinar.

En los primeros metros de la ascensión, el camino discurre por un barranco donde hay bastantes pinos. Las rocas de granito “adornan” todo el entorno y el paisaje es muy curioso. Los helechos y los toxos (planta con pinchos similar al erizón que tenemos en Aragón) completan la estampa… todo está muy verde y el agua corre por todas partes gracias a las lluvias de los últimos días.

Iremos remontando el barranco, monte arriba, hasta alcanzar una especie de collado en la cota 250. A nuestra derecha, tenemos unos riscos de granito muy vistosos conocidos como O Pedrullo, donde todavía reposan los restos del castillo medieval de San Xurxo que sirvió para defender estas costas de los ataques piratas y que fue destruido en 1467.

Subiendo al Monte Pindo. Castillo de San Xurxo.

Dejando atrás los restos del castillo de San Xurxo, levantado sobre un risco de granito.

De la cota 250 a la cota 500 tendremos la parte más dura de la ascensión. El sendero gira a la izquierda y comienza a avanzar hacia el Norte. Los riscos de granito encierran la senda y esta comienza a hacerse un poco más incómoda.

Subiendo al Monte Pindo. Parte central de la ascensión.

A punto de entrar en la parte más escarpada de la ruta.

A pesar de lo incómodo del terreno, el paisaje es espectacular y las vistas, con el mar a pocos kilómetros, son muy buenas. Es una ruta muy especial y curiosa que nos recordó muchísimo a la Pedriza madrileña… las fotos hablan por sí solas.

Subiendo al Monte Pindo. En la cota 400.

Atravesando la parte más escarpada.

Hacia la cota 500 alcanzamos un pequeño collado y el terreno se vuelve más amable. A mano derecha, las vistas se abren hacia la playa de Carnota, la más larga de Galicia, punto donde finaliza la Costa da Morte.

Subiendo al Monte Pindo. Vistas a la playa de Carnota.

Playa de Carnota.

Si miramos de frente, ante nosotros tenemos los últimos metros de ascensión. El punto más alto, A Moa, emerge en el horizonte como un gran risco de granito redondeado. Volviendo a hacer un símil con la Pedriza, sería algo parecido al famoso Yelmo (1.717 m), aunque más pequeñito.

Tramo final de la ascensión al Monte Pindo

Tramo final de la ascensión.

A los pocos metros también veremos una de las rocas más famosas del Monte Pindo, la Pedra do Guerreiro, una gran mole de granito con forma humana.

A Pedra do Guerreiro

A Pedra do Guerreiro

Por una senda más amable que gana metros muy poco a poco, nos acercamos al risco conocido como A Moa. Ya cuando estamos muy próximos a él, comienzan a aparecer unas balizas de madera correspondientes a una senda circular que parte de O Fieiro. Seguiremos estas balizas durante un tramo muy breve, veremos a mano derecha el desvío a un merendero, pero seguiremos recto, rodeando el risco por su lado Norte.

Monte Pindo. Llegando a la cima de A Moa.

Vistas a la vertiente Norte del macizo, ya muy cerca de la cima de A Moa.

Veremos el desvío de la senda que baja a O Fieiro, pero giraremos a la izquierda por terreno bastante abrupto, entre grandes placas de granito, para coronar el punto más alto: A Moa (629 m).

En la cima hay un vértice geodésico bastante solitario. En las planchas de granito que rodean al vértice, unas oquedades hacen las veces de pequeñas piscinas naturales… muy curioso.

Cima de A Moa. Monte Pindo.

Cima!

Las vistas se abren hacia la Ría de Corcubión y el Cabo Fisterra. El día es fresco y bastante despejado y la panorámica es bastante nítida.

Vistas desde la cima de Monte Pindo.

Desde la cima: playa de San Pedro y O Pindo (lugar de partida de la ruta). Al fondo a la izquierda, el Cabo Fisterra.

Aprovechamos también para descansar y comer algo disfrutando de la agradable brisa del mar, una experiencia que no podemos tener todos los días. A pesar de estar en pleno agosto, no pasamos de los 20ºC y aquí arriba estaremos algunos grados por debajo… Galicia es otro mundo.

Monte Pindo.

Descendiendo con el pueblo de O Pindo al fondo.

Tras casi media hora en la cima, comenzamos a descender por el mismo camino, sin prisa pero sin pausa, llegando a O Pindo a media tarde, la hora perfecta para tomar algo en una de sus terrazas y seguir disfrutando de las vacaciones.

Datos técnicos

Distancia: 8,5 km

Desnivel positivo superado: 640 m+

Tiempo neto: 3 horas y 15 minutos

Fecha de realización: 10/08/19

Cartografía: Visor IGN

Track Wikiloc

Algunos links interesantes

Si pasamos por la zona unos días, podemos visitar la fantástica cascada de Ézaro, que se popularizó hace unos años cuando La Vuelta España terminó una de sus etapas en el mirador que hay junto a ella. El río Xallas, que la forma, es el único de Europa que desemboca en el mar con una cascada.

El Monte Pindo se quemó en el año 2013, de hecho, los efectos de este incendio forestal se notan todavía en el pinar que hay en su parte baja. Con el objetivo de proteger más y mejor este paraje, nace la iniciativa Monte Pindo Parque Natural. Su página web es una fuente de información sobre el Monte Pindo y un altavoz para las numerosas reivindicaciones que piden aumentar los esfuerzos de conservación de esta joya natural de la costa gallega.

Síguenos en redes sociales

Wikiloc

Facebook

Twitter

Instagram

 

 

Peña Ganzo (378 m) y Faro del Caballo. Monte Buciero (Santoña)

Circular por el Monte Buciero visitando el Faro del Caballo.

El Monte Buciero se encuentra al Norte de la villa cántabra de Santoña. Es un peñasco rocoso que separa y protege a Santoña del mar Cantábrico. Cubierto de bosques de encinas y con un karst muy interesante en la parte alta, es una zona muy conocida y visitada por los senderistas, que encuentran aquí paisajes increíbles y rutas muy interesantes.

IMG_2804

El famoso faro del Caballo.

La ruta de hoy parte de la misma villa de Santoña para internarse en los bosques del monte Buciero y ascender a su cruz, visible desde el centro de la villa. Después haremos cima en la Peña Ganzo, la punta más alta del macizo, para bajar desde allí a los acantilados de su cara Este donde se encuentra el faro del Caballo.

Una ruta con desniveles potentes y con paisajes que no se olvidan fácilmente…

Sin título

Croquis detallado. Fuente: IGN / Wikiloc

EL RECORRIDO

Tras atiborrarnos a tapas y raciones en el centro de Santoña, damos un paseo por su paseo marítimo. La verdad es que, desde que hemos aparcado a las afueras, llevaba mirando de reojo el monte que teníamos frente a nosotros: el monte Buciero.

Teníamos pensado ir por la tarde al faro del Caballo pero este monte bien merece una visita, así que, tras unas búsquedas en Google y en Wikiloc, cambiamos los planes y decidimos hacer una circular subiendo a la Peña Ganzo y bajando después al faro.

Comenzamos a caminar a las 5 de la tarde en una zona residencial de las afueras. Un cartel indica el inicio del camino del Salticón, una senda muy bonita que se interna en el bosque y que comienza a ascender muy fuerte desde el primer instante.

IMG_2743

Camino del Salticón.

Nos sorprende la frondosidad del bosque desde el principio. Estamos muy cerca de las casas y ya parece que estamos perdidos en una selva…

La senda asciende hasta dejarnos en una pista, junto a unas casas y explotaciones agrícolas.

Estamos en la cota 150. Vemos cerca la cruz de la Peña la Zarceta y la bandera de Cantabria que hay en la cima anexa. Tomaremos un desvío señalizado que sale de la pista y que cruza unas fincas con ganado para adentrarse de lleno en la ladera Sur de la Peña la Zarceta (360 metros).

IMG_2752

Peña Zarceta desde la cota 200.

La inclinación aumenta pero el desnivel es llevadero. Pronto alcanzamos la parte alta donde comienza a asomar el karst.

Desde la misma cruz obtenemos unas vistas brutales del entorno de Santoña: sus marismas, la playa de Berria, los Montes de Mijedo… paisajes muy bonitos que desde las alturas se aprecian todavía mejor.

IMG_2757

Playa Berria y marismas de Santoña en la subida a la Cruz de Peña la Zarceta.

Visitamos la punta anexa donde ondea la bandera de Cantabria y abandonamos el lugar para tomar una sendita apenas marcada que sale hacia el Norte. Tras descender unos metros, encontramos otro cartel indicador que nos marca el desvío a la cima de Peña Ganzo.

IMG_2767

Peña Zarceta.

Dejamos pues el camino principal para internarnos en una senda poco marcada que se interna en el karst que domina la parte alta de esta montaña. Un karst que sorprende por lo intrincado e incómodo que es en algunas zonas cercanas a la cima.

Finalmente, siguiendo los hitos, hacemos cima en Peña Ganzo (378 m) y tocamos su vértice geodésico que está colgado en un risco rocoso, perdido entre los bosques de encinas que cubren todo el lugar.

IMG_2778

Peña Ganzo.

Tras tocar cima, volvemos al punto donde hay un cruce de caminos y, desde ahí, ya comenzamos el descenso al famoso faro del Caballo.

IMG_2783

Vistas a Laredo en el descenso.

En primer lugar, bajaremos por un bosque espectacular hasta la senda principal que conduce al faro. El camino de bajada es bastante salvaje y atraviesa una vieja explotación minera de hierro. Los bosques y la humedad son los protagonistas, el lugar es único.

IMG_2791

Atravesando la explotación minera abandonada.

Zigzagueando, alcanzamos la senda principal que va de Santoña al faro del Caballo. Esta senda es ancha y no tiene pérdida, hay que tener en cuenta que este faro es uno de los lugares más conocidos de Cantabria.

IMG_2792

Por el ancho camino que conduce al faro.

La senda va subiendo poco a poco hasta que se encarama a los acantilados de la cara Este del macizo donde aparece la Peña del Fraile, uno de los riscos más representativos del monte Buciero. Allá las vistas se abren al mar y la senda comienza a descender un poco hasta la cota 200.

En este punto, está el desvío al faro del Caballo y el famoso cartel que alerta de los 763 escalones que tenemos que bajar (y después subir) para alcanzarlo.

IMG_2829

El famoso cartel para avisar a los incautos.

A medida que nos acercamos a los escalones, vemos más y más gente. Es un lugar muy popular y se nota a cada paso.

IMG_2797

Bajando uno de los tramos de escalones.

Comenzamos a bajar las escaleras que conducen al faro y pronto nos damos cuenta de que la inclinación es exagerada. Hay unas cables a los que agarrarse incluso, para bajar con más seguridad. En las escaleras ha habido varios accidentes en los últimos años. Si pisas mal un escalón tiene que ser difícil frenar…

Los escalones fueron construidos en el siglo XIX por presos de Santoña. Podemos imaginar las duras condiciones de trabajo en aquellos años, en un terreno agreste e inhóspito.

IMG_2800

Una de las zonas más bonitas, ya llegando al mar…

Pronto vemos que la inclinación va bajando y el camino se retuerce para descender entre los acantilados hasta casi el nivel del mar. En su última parte, las vistas mejoran y el faro comienza a aparecer en la parte más baja, solitario, junto al mar.

Por fin lo alcanzamos, son las 20:00 horas y… ¡estamos completamente solos en el faro! Brutal.

IMG_2804

Faro del Caballo.

Aprovechamos para hacer fotos y disfrutar del momento. Desde el faro, al que se puede subir, se observa entre la neblina el macizo del pico Candina, abrupto y salvaje. Otro lugar que apuntamos en nuestra lista de montañas junto al mar.

IMG_2813

Vistas al macizo del pico Candina (489 m) desde el faro.

Además de subir al faro, también se puede descender hasta el mismo nivel del mar y darse un chapuzón. Unas escaleras algo precarias permiten bajar hasta el agua. Las olas chocan contra la roca y, la verdad, el sitio no parece muy tranquilo para darse un baño… al menos ahora en abril.

IMG_2807

Acantilados junto al faro.

Tras la visita al faro, toca subir. La ascensión, a pesar de lo inclinado de los escalones, se hace mejor de lo que parece. La última parte es realmente dura pues los escalones están muy empinados.

IMG_2828

Dura subida, escalón a escalón…

Bastante cansados, llegamos a la parte alta donde está el desvío señalizado. Aquí conectamos con la senda o camino por donde hemos venido los últimos kilómetros y que conduce a Santoña.

Este camino, bien marcado, desciende de forma tranquila hasta Santoña, por lo que lo seguiremos en todo momento. Tiene unas vistas muy buenas de Laredo, que está situado enfrente de Santoña, y de toda la costa.

IMG_2830

De vuelta a Santoña, ya anocheciendo.

Por el camino, alcanzaremos finalmente Santoña. Desde que entramos hasta que alcanzamos el punto de inicio junto al camino del Salticón, todavía tendremos 1,5 kilómetros “urbanos”.

Cerramos el círculo a las 9 de la noche pasadas, tras 4 horas de caminata muy bien aprovechadas, visitando lugares inolvidables. Una ruta casi improvisada que nos sorprendió por su belleza y sus bosques.

DETALLES TÉCNICOS

Distancia: 11 km

Desnivel positivo acumulado: 700 m+

Tiempo neto: 3 horas y 30 minutos

Fecha de realización: 21/04/2019

Cartografía: Visor IGN

Track Wikiloc

ALGUNOS LINKS INTERESANTES

El faro del Caballo tiene una larga historia. Comenzó a funcionar en 1863 y estuvo operativo hasta el año 1993. En este link encontramos fotos antiguas, detalles de su historia y enlaces que conducen a los programas que TVE ha dedicado a este curioso lugar en los últimos años y que, sin duda, han contribuido a hacer del faro un lugar muy turístico y conocido.

El Monte Buciero, forma parte de la Reserva Natural de las Marismas de Santoña y Noja. En este documento del Gobierno de Cantabria encontramos mucha información sobre su fauna, flora y características geológicas, así como su historia y las rutas senderistas que podemos realizar.

 

 

 

 

Monte Hijedo desde Santa Gadea de Alfoz (PR-BU 30)

Un paseo por los bosques del Monte Hijedo desde el lado burgalés

Dicen los expertos que el bosque del Monte Hijedo es uno de los mayores robledales de España. Lo cierto, es que es un bosque magnífico, repleto de robles, hayas y de algunos tejos centenarios.

IMG_2862

Paseando por la senda que atraviesa el Monte Hijedo.

Este bosque se encuentra a medio camino entre Cantabria y Burgos, unos pocos kilómetros al Sur del embalse del Ebro. A él se puede acceder desde Riopanero en el Sur, o desde Santa Gadea de Alfoz en el Norte.

Captura

Croquis. Fuente. Wikiloc / IGN.

La senda balizada PR-BU 30 recorre las entrañas del bosque a través de un camino muy bonito que traza una sencilla circular sin apenas desnivel. Un paseo que se hace en unas pocas horas y que nos servirá para conocer los rincones más espesos del bosque y la conocida como Cabaña de Hijedo, un palacete espectacular que encontramos a mitad de ruta junto al bosque.

EL RECORRIDO

Desde que tuvimos claro que íbamos a pasar las vacaciones de Semana Santa en Valderredible, nos pusimos a ojear rutas de senderismo en los alrededores. Además del Cañón del Ebro, la otra ruta que aparecía en la mayor parte de las webs que consultábamos era el Monte Hijedo.

Tras estudiar las opciones, nos tiró bastante para atrás la larga pista forestal que sube desde Riopanero, por lo que cambiamos el lugar de partida. En nuestro afán por reducir los kilómetros de pista, también cambiamos el lugar de inicio desde el lado norte (Santa Gadea de Alfoz): en lugar de aparcar en el parking habilitado, lo hicimos unos 500 metros antes.

Este cambio nos permite ahorrarnos otro tramo de pista, el que conduce a la Cabaña de Hijedo. Así, conectamos directamente con el sendero balizado PR-BU 30 unos kilómetros antes de la Cabaña de Hijedo y minimizamos el tramo de pista recorrido.

Tras aclarar el punto de partida, vamos con la ruta…

Comenzamos a caminar pasadas las 10:30 de la mañana. Una pista forestal en buen estado y en claro descenso nos deja a las puertas del bosque del Monte Hijedo. El paisaje, antes de entrar en el bosque, es de relieves suaves y sin apenas vegetación. La roca asoma en algunos crestones aislados y las vacas pastan plácidamente. El paisaje recuerda a Galicia.

IMG_2878

Antes de entrar al bosque.

La pista nos deja en un cruce donde comienzan las marcas del PR-BU 30. El camino se estrecha hasta convertirse en una senda muy bonita que recorre el bosque.

IMG_2836

La senda que recorre el bosque, balizada con marcas blancas y amarillas (PR-BU 30).

Cruzaremos el Barranco de Hijedo, que nace por estas laderas, y seguiremos la marcada senda, que va trazando leves subidas y bajadas. Siempre con desniveles muy suaves.

IMG_2841

Hayas comenzando a sacar la hoja.

Hemos llegado dos o tres semanas antes de que el bosque de hayas esté en su pleno esplendor primaveral. Estamos en la tercera semana de abril y las hayas todavía no han sacado la hoja. Sí que se ven ya algunos brotes verdes, pero al bosque le falta bastante…

IMG_2843

Senda sin ninguna complicación.

Cuando llevamos recorridos unos 3 kilómetros, la senda se topa con un gran tejo centenario, que ha crecido sobre una roca. Merece la pena detenerse y echar unas fotos.

IMG_2844

Tejo centenario junto a la senda.

Unos metros más adelante, encontramos un mirador a unos metros de la senda. Está perfectamente indicado. El mirador nos permite asomarnos a un claro desde el que se divisa todo el bosque.

Tras echar unas fotos, volvemos a la senda. En leve ascenso alcanzaremos la conocida como Cabaña de Hijedo, que más que cabaña es una gran finca con un palacete e incluso con una ermita. Al parecer, fue construida a principios del siglo XX.

IMG_2851

Cabaña de Hijedo.

Volvemos a la senda tras visitar la entrada a este palacete.

Ahora comienza un descenso bastante marcado que nos llevará hasta el cauce del Barranco de Hijedo, unos kilómetros más abajo, cuando este ya se ha convertido en un pequeño río.

IMG_2858

Descendiendo al Barranco de Hijedo.

La senda sigue siendo muy cómoda. En algunos tramos hay bastante barro pero se deja andar muy bien.

IMG_2862

Descendiendo al Barranco de Hijedo.

Llegaremos al cauce del barranco, donde han instalado un bonito puente de madera. En el otro lado, nos topamos con una pista por la que comenzaremos a remontar el barranco, ya en dirección al punto de partida.

Estos últimos kilómetros, a pesar de ser por pista, son muy agradables pues discurren junto al río.

IMG_2873

Barranco de Hijedo.

La pista se vuelve más ancha y termina saliendo a un claro. Estamos muy cerca de cerrar el círculo. Una leve subida por pista y alcanzamos el desvío que nos permite volver al lugar donde hemos dejado el coche.

Rutita corta, agradable y muy fácil para hacer una mañana o al atardecer.

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 9 km

Desnivel positivo acumulado: 240 m+

Tiempo neto: 2 horas

Fecha de realización: 22/04/2019

Cartografía: Visor IGN

Track Wikiloc

OTRAS RUTAS CERCANAS

Cañón del Ebro

Dulla (1.143 m) y sus canales (Merindades)

 

Dulla (1.143 m). Las Merindades (Burgos)

CIRCULAR POR LAS CANALES DEL DULLA DESDE PEDROSA DE VALDEPORRES

Al Norte de la provincia de Burgos se encuentra la comarca de Las Merindades, a medio camino entre la frontera con Cantabria y los páramos más duros de esta provincia. Sin duda, estamos en una tierra de transición de climas y de contrastes paisajísticos con unas montañas muy interesantes por descubrir.

20190420_170314

Panorámica del Paño de Dulla (1.139 m), la Brecha de la Llosa y la Canal del Dulla.

En la Merindad de Valdeporres, se encuentra la Muela de Dulla. Una inmensa meseta calcárea con dos caras, al Norte, la montaña cae a pico sobre Pedrosa de Valdeporres, la capital del municipio. Al Sur, la meseta tiene un relieve suave y alargado que, sin embargo, se ve abruptamente interrumpido por unas profundas canales: las Canales del Dulla.

Se cuentan hasta cinco canales, algunas de ellas enormes en extensión y profundidad. En esta ruta, trazaremos un recorrido circular bastante lógico donde aprovecharemos la Canal principal del Dulla para ascender al pico. Para llegar hasta la canal daremos una vuelta por los cortados y bosques de la cara Norte de la montaña. Un recorrido de 20 kilómetros muy completo y variado.

mapa

Croquis. Fuente: IGN / Wikiloc

EL RECORRIDO

A las 11 de la mañana comenzamos a caminar en el pueblo de Pedrosa de Valdeporres. Tomamos una calle amplia en sentido NorEste. Cuando la calle termina, una pista comienza y pronto se torna en camino. Hay varias marcas y carteles, pero principalmente destacan las blancas y rojas de GR-1.

La senda comienza a ascender y a internarse en el bosque que cubre la ladera Norte de la Muela de Dulla.

IMG_2616

Pedrosa de Valdeporres desde la senda de subida.

Cruzaremos la carretera que une Pedrosa con Espinosa de los Monteros y seguiremos caminando por la senda. Va trazando una diagonal y poco a poco se acerca a los cortados que “defienden” la meseta donde se asienta la cima del Dulla.

IMG_2615

Primeros metros de ascenso por una senda muy bonita y bien marcada.

La pendiente disminuye cuando alcanzamos la meseta superior. En un principio, no tenemos la sensación de estar en una meseta debido a la vegetación (boj, carrasca) que cubre la zona pero pronto saldremos a terreno despejado. El paisaje cambia por completo, no hay apenas vegetación y la cima del Dulla aparece frente a nosotros.

IMG_2628

Los cortados del Dulla aparecen de forma repentina.

Conectaremos con una pista que va rodeando la montaña hacia el NorEste y la seguiremos unos 2 kilómetros. Cuando hayamos rebasado la montaña, a mano derecha surge una senda que nos permite alcanzar el collado Arroyada, que da acceso al Barranco o Canal de la Mata, la última de las canales del Dulla si las miramos de Sur a Norte.

IMG_2636

A la derecha el collado que da acceso al Barranco de la Mata. A la izquierda, en la lejanía, el relieve es monótono un conjunto de muelas kársticas casi clónicas se extienden hacia Espinosa de los Monteros.

La senda está bastante marcada. A mitad de camino encontramos una balsa para ganado, después cruzaremos un barranco para, ya por fin, alcanzar el collado Arroyada.

IMG_2645

En el Barranco de la Mata.

Una vez en el collado, retomamos de nuevo un camino muy bien marcado y balizado con marcas blancas y amarillas del PR-BU 33, no hay pérdida. La senda, pegada a un arroyo, va perdiendo metros en un entorno boscoso, cómodo y de relieves suaves.

Tras algunos kilómetros, llegaremos a un punto donde esta senda se cruza con otro arroyo de mayor caudal, es el barranco que baja de la Canal principal del Dulla. Es el momento de abandonar dicho camino y tomar el desvío de la derecha, una senda sin balizar que discurre paralela al arroyo.

IMG_2652

Canal principal del Dulla, antes de dividirse en dos.

La senda pronto se convierte en un camino más incómodo que el del Barranco de la Mata. A los sucesivos vadeos, se une que el terreno se vuelve más quebrado e irregular. El barranco se estrecha…

Llegaremos a un punto crucial de la ruta donde la canal se divide en dos partes, a la derecha la Canal principal del Dulla, a la izquierda la Canal de Campo la Corza. En el punto medio una escarpada roca caliza nos servirá de punto de referencia. También hay una casa en ruinas conocida como Casa Arnáiz.

IMG_2656

Roca que divide la canal en dos. Subiremos pegados a la roca, por su lado derecho.

La senda comienza a subir de forma muy decidida a mano derecha, bien pegada a la roca y dejando abajo a la derecha el fondo de la canal principal. Dicha senda se va pegando a la roca tras ascender por el bosque y se termina convirtiendo en una faja o camino colgado. Es ancho y cómodo por lo que no hay sensación de peligro en ningún momento.

IMG_2663

La canal por la que discurrimos se vuelve a dividir en dos. A la derecha del todo, la Canal principal del Dulla a la izquierda la Canal de Valdecastro.

La senda busca el inicio de un pequeño valle colgado o canal de menor entidad que queda a la izquierda de la canal principal y por donde ascenderemos a la cima, es la Canal de Valdecastro. Junto a la entrada de este vallecillo, se forma una pequeña cascada de escaso caudal pero muy bonita, conocida como Cascada Coladera.

IMG_2667

Camino colgado, buscando la entrada al pequeño valle.

Ya en la Canal de Valdecastro, ascenderemos de forma muy cómoda, poco a poco. La senda es buena y se sigue muy bien.

IMG_2670

Valle arriba, por la Canal de Valdecastro, sin pérdida.

En la parte final de este valle colgado, la senda traza un pequeño zig-zag hasta alcanzar una zona de escasa pendiente ya cerca de la cima. En este punto las “sendas humanas” se confunden con las sendas que traza el ganado y la orientación se torna más difícil.

IMG_2683

En la parte superior, a punto de alcanzar el extremo Norte de la Muela.

Nosotros nos dirigimos al extremo Norte de la Muela de Dulla, donde se encuentra la gran Brecha de la Llosa o Puerta del Dulla y un mirador inmejorable de la canal principal y del Paño de Dulla, la cima que se encuentra al otro lado de la brecha. La orientación en días despejados es sencilla y la vegetación muy escasa, por lo que se puede avanzar sin ningún problema a pesar de la ausencia de senda.

IMG_2689

Brecha de la Llosa o Puerta del Dulla con la cima del Paño al otro lado.

Alcanzamos el extremo de la muela y es momento de echar fotos y disfrutar de la panorámica. El lugar es un espectáculo.

IMG_2696

Canal principal del Dulla. Contrasta la vegetación de la parte derecha (orientación Norte) con la parte izquierda, más seca (orientación Sur).

Tras diez minutos en este punto, lo abandonamos para caminar por el cordal de la muela y así alcanzar la verdadera cima del Dulla, dotada de un vértice geodésico.

IMG_2699

Vértice en la cima del Dulla. Al fondo, montañas como El Cotero (1.501 m) que hace de frontera con Cantabria.

El viento nos azota sin piedad en la cima y aprovechamos para ponernos todo el abrigo que llevamos en la mochila. La zona es muy peculiar. Parece que estamos en una llanura, en un páramo, y solamente el cortado que tenemos a mano derecha nos recuerda que estamos en la cima de una montaña.

IMG_2712

Caminando por la parte alta de la Muela del Dulla.

Por el filo de la muela, comenzaremos a caminar dirección Sur, buscando el collado conocido como Puerta de Quintanilla o Puerta de la Raya. Tenemos por delante dos kilómetros muy cómodos por la parte alta de la montaña, siguiendo una débil senda, sin ninguna dificultad.

IMG_2715

Bajando al collado de la Puerta de Quintanilla o Puerta de la Raya.

Antes de llegar al collado, a mano izquierda, sorprende otra gran canal que se expande hacia el Sur, es la Canal de Campo la Corza que se termina uniendo a la principal a la altura de Casa Arnáiz.

IMG_2719

Canal de Campo la Corza.

Ya en la Puerta de Quintanilla, cruzaremos una valla para el ganado y tomaremos una buena senda que, en diagonal, nos baja hasta un abrevadero que hay en la falda de la montaña. Desde él, un camino bastante marcado sale en línea recta y busca los cortados de la cara Norte de la montaña.

IMG_2721

Bajando de la Puerta de Quintanilla.

Una senda muy bonita nos permite bajar desde esta meseta al pueblo de Pedrosa. La senda discurre pegada a la pared caliza y atraviesa un bosque precioso, primero de hayas y después de pinos.

IMG_2730

Con Pedrosa de Valdeporres ya a la vista.

Poco a poco desciende hasta el pueblo de Pedrosa, cerrando de esta manera el círculo.

IMG_2732

Pinar, antes de alcanzar Pedrosa.

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 20 km

Desnivel positivo acumulado: 750 m+

Tiempo neto: 5 horas y 15 minutos

Fecha de realización: 20/04/2019

Cartografía: Visor IGN

Track Wikiloc

OTRAS RUTAS CERCANAS

Cañón del río Ebro

Ascensión al Castro Valnera

ALGUNOS LINKS INTERESANTES

Descubrí esta zona hace ahora tres años cuando participé en la Runela Trail, una ultra trail de 70 km que recorre las montañas que rodean Pedrosa de Valdeporres. Quedé tan prendado de estas montañas y del ambiente rural y auténtico de estos pueblos que siempre tuve en mente volver para recorrer estas montañas con más calma. La Runela Trail no se ha realizado este año, aunque parece ser que volverá al calendario de carreras de montaña en el 2020.

Os dejo un vídeo de aquella edición que recuerdo con mucho cariño:

Cambiamos totalmente de tercio para hablar ahora de una curiosidad histórica de esta zona: el túnel de la Engaña. Un túnel diseñado y construido a mediados del siglo XX para unir Santander con el Mediterráneo en tren. Tras su construcción y apertura, el túnel nunca llegó a ser utilizado por los trenes pues la obra no llegó a concluirse. Sin embargo, la gente de la zona e incluso algunos camiones lo utilizaban para pasar de Burgos a Cantabria a través de los 7 kilómetros de túnel, unos por curiosidad y otros por necesidad cuando las nevadas obligaban a cerrar el Puerto del Escudo.

Hay planes para reactivar el túnel y construir una vía verde. Aunque el estado del mismo y la longitud del túnel juegan en su contra.

En este interesante podcast de Radio Nacional, cuentan toda la historia del ferrocarril Santander – Mediterráneo y del túnel de la Engaña.

Ya por último, destacar los dos atractivos turísticos más cercanos a Pedrosa de Valdeporres, por si queremos aprovechar la visita: uno es el Ojo Guareña, complejo kárstico con una hermosa ermita rupestre y el otro es el bonito pueblo de Puentedey.

IMG_2738

Puentedey con el río Nela, uno de los primeros afluentes del Ebro, pasando bajo su casco urbano.

Cañón del río Ebro

De Quintanilla Escalada a Valdelateja por el GR-99 y el PRC-BU 1

El río Ebro nace en el Sur de Cantabria y pronto se interna en Castilla. Ya en Burgos, su cauce va horadando los páramos calizos del norte de la provincia generando un paisaje muy bonito y de fuertes contrastes. La zona más interesante es aquella donde el río queda completamente encañonado y su cauce forma fuertes meandros. Es el tramo comprendido entre Villaescusa de Ebro y Pesquera de Ebro.

IMG_2554

Río Ebro a su paso por Pesquera.

La ruta planteada inicialmente era el PRC-BU 1. Un famoso sendero balizado, muy popular en el Norte de Burgos, que traza una circular entre Valdelateja y Pesquera de Ebro. Pocos días antes de hacer la ruta, nos enteramos de que la riada de comienzos de marzo del 2019 había tirado el puente peatonal que permite hacer la circular y que une Valdelateja con Pesquera. Había que pensar en un plan B… El menos malo era partir de Quintanilla Escalada y terminar la ruta en Valdelateja. De esta manera, solamente nos perdemos los tres primeros kilómetros de Valdelateja a la pasarela, aunque este cambio conlleva tres importantes inconvenientes:

  • La ruta son 3 kilómetros más.
  • Para cerrar la circular y volver al coche hay que caminar 4 kilómetros por la carretera nacional entre Valdelateja y Quintanilla Escalada.
  • En el inicio de la ruta hay 5 kilómetros de pista.

Hasta que arreglen la pasarela, esta será la mejor opción. A la vista del estado actual de la misma parece que la cosa va para largo…

Sin título

Croquis. Fuente: Wikiloc / IGN.

EL RECORRIDO

Aparcamos junto al puente de Quintanilla Escalada. Una pasarela peatonal permite cruzar al otro lado del río y conectar con el sendero GR-99, perfectamente balizado y señalizado.

IMG_2504

Primeros kilómetros, paralelos al río.

Los primeros kilómetros discurren por una pista, paralela al río. El entorno es bonito, hay mucha vegetación y el cañón es bastante profundo. Pasados los primeros cuatro kilómetros, alcanzamos la ermita de Nuestra Señora de Ebro, enclavada junto al río en un enclave con mucho encanto.

IMG_2509

La ermita, situada en el cañón del río.

Tras parar a reponer fuerzas en la ermita, seguiremos un kilómetro más por pista hasta alcanzar la Central Hidroeléctrica del Porvenir, punto donde se encuentra la malograda pasarela peatonal.

IMG_2511

La pasarela peatonal en ruinas. Parece que tardarán en arreglarla.

En la Central Hidroeléctrica la pista se convierte en senda y comienza uno de los tramos más bonitos del día.

IMG_2514

Central Hidroeléctrica el Porvenir, de 1967.

La senda discurre todo el tiempo paralela al cauce del río. Es un tramo muy agradable, con una vegetación densa que lo cubre todo. Este tramo es completamente llano, por lo que podemos dejarnos llevar y disfrutar con el entorno.

IMG_2517

Tramo de senda de la central a Pesquera.

El río se acelera en algunos tramos, aunque discurre bastante tranquilo si tenemos en cuenta que estamos en su cuenca alta. Es fácil ver a bastantes pescadores en esta zona alta del Ebro, casi más que senderistas.

IMG_2533

Río Ebro, desde la misma senda.

Poco antes de llegar a Pesquera, el terreno se abre y pasaremos por una chopera. Pronto giraremos a mano izquierda, dejando el camino que discurre junto al río para entrar en una zona de campos desde la que ya se divisa el pueblo.

IMG_2536

Poco antes de entrar en Pesquera…

Pesquera de Ebro es un pueblo pequeño, pero tiene varios restaurantes y bares donde coger avituallamiento. En su centro destaca la iglesia, junto a la cual encontramos una fuente donde también podemos rellenar la cantimplora.

IMG_2538

Pesquera de Ebro

Tras cruzar el pueblo, llegaremos al puente de Pesquera, de origen medieval. Está situado junto a una ermita y es el elemento más reconocible del pueblo.

IMG_2545

Puente de Pesquera.

Abandonamos este bonito pueblo por la carretera, tras cruzar el puente. Seguiremos un kilómetro aproximadamente por ella hasta tomar una senda que nace a mano derecha.

IMG_2554

Cañón del Ebro, saliendo de Pesquera.

La senda, ancha y sin pérdida, comienza a subir de forma muy suave. Son los primeros metros de desnivel positivo del día, algo inédito, teniendo en cuenta que llevamos ya 12 kilómetros en las piernas.

La senda conecta con una pista en muy buen estado. Esta pista se dirige al mismo punto que nosotros, el pueblo de Cortiguera. Andaremos por la pista poco más de un kilómetro para después tomar una senda que sube directamente a este pueblo.

IMG_2557

Tramo de senda, poco antes de llegar a Cortiguera.

Entramos al pueblo de Cortiguera por su parte baja. El pueblo está medio en ruinas, con algunas casas arregladas pero otras completamente derruidas. La iglesia se mantiene en pie a duras penas.

IMG_2566

Iglesia de Cortiguera.

Paramos junto a la torre de la iglesia a comer. Tras casi media hora de parada técnica, retomamos la marcha, caminando por el pueblo hasta su salida por el oeste. Las últimas casas de esta aldea sorprenden por su tamaño y elegancia, con escudos familiares en sus fachadas.

A la salida de Cortiguera encontramos otro tramo de senda muy bonito. Avanzaremos casi sin ganar altura entre robles.

IMG_2568

Tramo de senda, de Cortiguera al mirador del Ebro.

La senda se va abriendo y a mano derecha podemos empezar a asomarnos al cañón del río Ebro. La panorámica es espectacular, con la central hidroeléctrica cientos de metros más abajo.

La senda alcanza un desvío a un mirador. Merece la pena parar y acercarse, pues obtenemos una panorámica preciosa de uno de los meandros del río. Sin duda, es la imagen de la jornada.

IMG_2578

Meandro del río Ebro desde el mirador.

Tras parar casi 15 minutos a disfrutar de la panorámica, volvemos a la carga. Tras un tramo corto casi llano, tomamos una senda que desciende a Valdelateja.

Sorprende la visión de una ermita situada encima de una montaña con forma de muela. Es la ermita de Santa Centola y Santa Elena, también conocida como ermita de Castro Siero, situada en una montaña junto al despoblado de Siero.

IMG_2581

Ermita de Castro Siero, desde la bajada a Valdelateja.

La bajada a Valdelateja se hace por una senda muy chula. Sin sobresaltos alcanzamos las calles altas de este precioso pueblo, situado junto al río Rudrón, uno de los primeros afluentes importantes del Ebro.

IMG_2591

Senda de bajada a Valdelateja.

Ya en el pueblo, y tras ir a la carrera a buscar el coche a Quintanilla Escalada, es el momento de tomar una merecida cerveza en la terraza de un bar. Qué bien se está de vacaciones 🙂

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 20 km

Desnivel positivo acumulado: 350 m+

Tiempo neto: 4 horas y 30 minutos

Fecha de realización: 19/04/2019

Cartografía: Visor IGN

Track Wikiloc

ALGUNOS LINKS INTERESANTES

Esta zona por donde discurre la excursión, pertenece al Parque Natural Hoces del Alto Ebro y Rudrón, un parque no demasiado conocido en la península pero que tiene muchas posibilidades para el senderismo.

Una de las rutas más interesantes del Parque es el Cañón del Rudrón. No nos dio tiempo a realizarla pero tiene una pinta muy buena, por unos parajes solitarios y aislados.

Estos cañones, forman parte también del Geoparque de las Loras. Las Loras, es el nombre que recibe un enorme páramo situado al Norte de la provincia de Burgos. Un dato muy curioso de este lugar, es que en la década de los 60 se encontró petróleo y los gobiernos de la época intentaron hacer aquí una amplia explotación petrolífera. Al final, el petróleo era de mala calidad y tras muchos años de explotación la cosa quedó en nada. Es muy interesante este programa de radio donde cuentan de forma detallada toda la historia.

 

 

 

 

De Zumaia a Deba por el GR 121. La ruta del Flysch.

DE ZUMAIA A DEBA. SENDERISMO EN LA COSTA DE GUIPÚZCOA.

La costa de Guipúzcoa guarda bonitos rincones donde se fusionan la montaña y el mar. Quizá, algunos de los lugares más espectaculares de la provincia se encuentran en el Geoparque de la Costa Vasca, situado en los términos municipales de Zumaia, Deba y Mutriku. Aquí podemos ver el fenómenos geológico del Flysch en todo su esplendor…

IMG_0558

Uno de los rincones más populares del Flysch, la playa de la Sakoneta, entre Zumaia y Deba.

Esta ruta une las poblaciones de Zumaia y Deba, separadas por un camino de apenas 14 kilómetros. El sendero va uniendo las distintas calas que va encontrando y se acerca en varias ocasiones a los acantilados, desde donde se obtienen unas vistas fabulosas. A pesar de lo que pone en muchos blogs, no es necesario que haya marea baja para realizar la ruta. Luego explicaremos con detalle este hecho y las distintas opciones que tenemos en función de si hay marea alta o marea baja.

Captura

Croquis de la ruta. Fuente: Wikiloc / IGN

A pesar de que la ruta no cuenta con dificultades reseñables, debe quedar claro que no es un paseo y que, a nivel físico, hablamos de una ruta con cierta exigencia, especialmente si no estamos acostumbrados a patear por el monte.

DETALLES DEL RECORRIDO

Comenzamos a caminar a eso de las 11 de la mañana desde Zumaia. El primer detalle importante que debemos tener en cuenta a nivel logístico es dónde aparcar en este pueblo. Es una localidad muy turística y todo el centro es zona azul. Para encontrar parking gratuito debemos ir al puerto, allí veremos un amplio aparcamiento. Una vez dejemos el coche, debemos andar unos 10 minutos hasta el centro del pueblo.

IMG_0521

Puerto de Zumaia.

Iremos atravesando el pueblo, siguiendo las marcas blancas y rojas del GR 121. Una breve subida nos dejará en la conocidísima ermita de San Telmo, uno de los puntos emblemáticos de la ruta desde donde se obtienen unas grandes vistas de los acantilados.

IMG_0525

La ermita de San Telmo colgada de un acantilado.

En la ermita comienza el sendero realmente y abandonamos el asfalto. En esta primera parte del mismo nos alejaremos progresivamente del mar para iniciar una subida por las colinas y caseríos de la zona. A pesar de ser una zona muy bonita, esta primera parte de la ruta no es tan espectacular como la segunda. Podemos decir que “lo más bonito” comienza en el km. 7 cuando bajemos de nuevo a la costa.

IMG_0532

Vistas de la accidentada costa que recorreremos en las próximas horas.

Desde la costa, subiremos algo más de 200 metros de desnivel hasta situarnos muy cerca de la cima conocida como Pagoetagaña. En esta ascensión, hay un tramo bastante prolongado de pista forestal que asciende suavemente y nos deja en el conocido merendero de Galarreta. La subida, por tanto, es muy cómoda.

IMG_0540

Caminando por un estrecho sendero tras pasar por Galarreta.

Tras dejar atrás este merendero, el camino se estrecha y se vuelve más interesante. Pronto nos separaremos del camino de Santiago que gira a la izquierda hacia el interior y comenzaremos a descender de nuevo a la costa.

IMG_0542

Descendemos al mar por un bonito pinar.

La senda atraviesa un bonito bosque de pinos. Estamos rodeados de helechos y el verde es muy intenso. Puro norte.

Pasaremos cerca de una granja donde las vacas pastan a sus anchas y pronto veremos la playa de la Sakoneta hacia la que nos dirigimos, una de las más conocidas y fotografiadas de la zona pues es donde mejor se observa el Flysch.

IMG_0545

Continuamos descendiendo con el mar a mano derecha en todo momento.

Antes de alcanzar el mar, nos toparemos con el mirador de Portutxiki. Merece la pena detenerse un momento y asomarse a mano derecha para ver toda la zona de acantilados que hay entre este punto y Zumaia.

IMG_0554

Bonitas vistas desde el mirador de Portutxiki.

Es posible bajar del mirador a la costa a través de un paso equipado con cuerda y algunas grapas.

En apenas unos minutos, iremos del citado mirador a la cala de la Sakoneta, el mejor punto para admirar el Flysch.

IMG_0558

Sakoneta.

IMG_0564

A ras de Flysch.

Es en este punto donde tenemos dos opciones en función del estado de la marea:

  • Si la marea está muy baja, podremos ir por el propio Flysch hasta alcanzar una pequeña playa donde hay una cuerda que nos permite volver al camino balizado como GR 121.
  • Si la marea ya está comenzando a subir o está alta debemos evitar la primera opción pues es peligrosa y debemos subir a la colina que pasa por encima del Flysch. Esta opción es quizá más cómoda a pesar del desnivel, más segura y muy bonita pues permite ver el Flysch desde arriba. Es la que hicimos nosotros porque nos encontramos la marea subiendo.
sakoneta

En verde la primera opción, si la marea está baja. En rojo, la segunda opción, si la marea está subiendo. Fuente: IGN.

Mi consejo es que solamente se debe ir por el Flysch (primera opción) si encontramos el mar en su momento más bajo y vemos que se puede pasar con seguridad. No creo que merezca la pena jugársela. Podemos consultar con detalle el estado de las mareas en el siguiente link.

Obviamente, aunque no lleguemos con la marea totalmente baja sí que es importante intentar llegar a la Sakoneta con la marea lo más baja posible para así poder admirar las curiosas formas del Flysch.

IMG_0570

Colina que debemos subir si decidimos tomar la segunda opción y no ir por el Flysch.

Como decía, desde la colina se obtienen unas vistas magníficas de los acantilados. El sendero está balizado como GR y no hay pérdida. Digamos que vamos por el camino “oficial”.

IMG_0588

Abajo, podemos ver el tramo de playa por el que hubiéramos ido en caso de tomar la primera opción.

Aclarado este punto, que puede ser el más “conflictivo” y el que más confusión puede crear si buscamos información en Internet, volvemos a la ruta “común”. Pronto alcanzamos otra bonita playa, conocida con el nombre de Mendata.

IMG_0590

Mendata.

En la pared de esta playa, encontramos a un intrépido rebaño de ovejas trepando en la roca, como si fueran cabras montesas…

IMG_0592

Las intrépidas ovejas de Mendata, tirando de zoom.

Tras pasar por este bonito rincón comienza el ascenso al Mendatagaina, otro bonito mirador de la zona, no obstante, es una colina que se eleva más de 100 metros sobre el mar. En este punto pasamos muy cerca de las vías del tren, tren que podremos coger más tarde en Deba para volver a Zumaia.

No llegamos a subir al mirador, que dejamos a mano derecha a apenas unos 200 metros. Coronada esta pequeña “tachuela” comienza un bonito descenso por bosque.

IMG_0594

Descenso por bosque, tras subir a Mendatagaina.

Este tramo es casi llano y muy agradable. Iremos por una antigua vía de tren desmantelada, algo así como una vía verde. En un momento del camino veremos a mano derecha un desvío hacia el último mirador “oficial” de la ruta, el de Itxaspe.

IMG_0597

Vistas desde el mirador de Itxaspe. A la derecha la colina de Mendatagaina.

Tras visitar el mirador subiremos unos metros de desnivel para después bajar a una depuradora. El mal olor que encontramos unos metros antes de llegar a las instalaciones no deja lugar a dudas…

En este punto comenzará la última subida del día, probablemente la más dura de la jornada. Por una senda que atraviesa un bosque iremos ganando metros hasta alcanzar un puente de madera que cruza la carretera entre Deba y Zumaia. Después, ya junto a unos pastos, superaremos las últimas rampas hasta alcanzar la ermita de Santa Catalina, una pequeña colina situada encima del pueblo de Deba.

IMG_0600

Ermita de Santa Catalina en Deba.

Desde esta ermita, comenzaremos un largo descenso a Deba entre granjas y campos con ganado. En este tramo perderemos unos 200 metros de desnivel. En la última parte, ya a las afueras de Deba, conectaremos con una empinada pista forestal asfaltada.

IMG_0604

En Deba, misión cumplida.

Nos adentramos en el caso urbano del pueblo, pasamos por su iglesia y por su plaza y buscamos la estación de tren, situada en la parte baja del pueblo para comprar el billete. En apenas 20 minutos estamos de nuevo en Zumaia.

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 14 km

Desnivel positivo acumulado: 650 m+

Tiempo neto: 4 horas

Fecha de realización: 25/07/2018

Cartografía: Visor IGN

Track Wikiloc

ALGUNOS LINKS INTERESANTES

Si vais a pasar unos días por la zona, quizá os convenga dar una vuelta por la web del Geoparque de la Costa Vasca. Muchas opciones, rutas, visitas guiadas…

En Zumaia y su Flysch se celebra una carrera de montaña con bastante arraigo y que todos los años congrega a grandes corredores: la Zumaia Flysch Trail, que incluye una interesante distancia maratón. Suele celebrarse a principios de verano. Este año ha sido campeonato de España de carreras de montaña (FEDME).