Maratón Blanco Jacetania 2017

18/11/2017 – MARATÓN BLANCO JACETANIA (40 KM, 1250 M+)

Este año he vuelto a esta bonita carrera de montaña que remonta el Valle del Aragón en su integridad, desde Jaca hasta la estación de Candanchú, cercana al mítico Puerto del Somport, pasando por todos los pueblos del valle.

23736314_1950508531632157_4390747616239670537_o

Línea de meta en Candanchú. Foto: Facebook Mayencos.

Es una carrera bastante familiar, apenas corrimos unos 65 corredores, organizada por el club Mayencos. Buen marcaje, buena organización, buen trato al corredor y solamente 20 euritos de inscripción, no se puede pedir más.

CRÓNICA Y ANÁLISIS DEL RECORRIDO

El recorrido original de la maratón sube por el Camino de Santiago (GR-65) desde Jaca hasta Canfranc-Estación y de allí a Astún, para bajar después a Candanchú. Este año, las nevadas y el posterior temporal de viento habían provocado grandes acumulaciones de nieve en el sendero que sube a Astún, por ello, la organización decidió suprimir este tramo y añadir la subida a la Fuente del Paco en Villanúa. Apenas se pierde un kilómetro y a cambio se gana una subida con algo más de desnivel.

23659238_1950574028292274_2932695340249412597_n

Salida en la Ciudadela de Jaca. Foto: Facebook Mayencos. Trekking Aragón.

A las 9 de la mañana unos 65 corredores tomamos la salida en la bonita Ciudadela de Jaca. Dos horas antes habían salido los participantes de la andada popular que sigue el mismo recorrido con los que nos iremos encontrando a lo largo del recorrido.

Los primeros kilómetros discurren por terreno favorable. Primero se desciende al cauce del río Aragón y después se avanza valle arriba, pegados a la carretera, ganando desnivel muy poco a poco. Son kilómetros de guardar fuerzas pues es muy fácil venirse arriba. El ritmo de los primeros es siempre muy alto.

Casi sin darnos cuenta, llegamos al primer pueblo del recorrido: Castiello de Jaca. Estamos en el km 8 de carrera y llega el primer repecho importante por las calles del pueblo, también el primer avituallamiento en el que no llego a parar. Hace frío y no ha dado tiempo a “hacer sed”. Aún con todo, el Sol ilumina esta margen del valle y apenas con una camiseta térmica se va bastante bien. Nada que ver con el tiempo que hizo en la edición del 2015, en la que también participé. Dicha edición tuvo que ser neutralizada en Candanchú con apenas 33 km debido a un temporal de nieve y viento que fue épico.

12232903_1215156095167408_5128253977335064633_o

Foto del 2015 con mucho frío y nieve desde Villanúa. Foto: Facebook Mayencos.

Los kilómetros pasan rápido de Castiello a Villanúa. Apenas 6 kilómetros muy cómodos y rápidos, por pista, que permiten ir a buen ritmo. Poco antes de llegar a Villanúa, cruzamos la carretera y nos internamos en un bonito bosque cercano al pueblo conocido como el Juncaral.

23783607_1627469280609122_2332412579995593209_o

Llegando a Villanúa con el compañero de Mayencos con el que compartí varios tramos de carrera. Foto: Facebook Mayencos.

En Villanúa, tras cruzar todo el pueblo, encontramos el segundo avituallamiento. Tras pasar por él comienza la subida más dura del día, a la Fuente del Paco. Tras un breve tramo de asfalto, tomamos una bonita senda que sube decidida a lo largo de unos 3 kilómetros.

Pronto conectamos con una amplia pista y comenzamos a descender de nuevo a Villanúa. Es una bajada suave donde se puede apretar de verdad. La subida acaba de nuevo en el segundo avituallamiento, que ahora es el tercero. Llevamos unos 22 kms de carrera.

A partir de este punto la carrera crece en belleza pues las sendas ganan terreno a las pistas forestales. Apenas 5 kms separan Villanúa de Canfranc pueblo. La senda, algo rocosa, no es mala del todo. Es un poco rompe-piernas pero permite correr la mayor parte del tiempo.

Casi sin darnos cuenta, cruzamos el puente viejo que da acceso a las calles de Canfranc y recuperamos fuerzas en el cuarto avituallamiento, situado en la calle principal.

Las sensaciones hasta aquí no han sido malas del todo aunque tampoco para tirar cohetes. Me mantengo más o menos en el puesto 20, compartiendo ruta con los mismos corredores casi todo el rato. A pesar de que somos poquitos, vamos muchos participantes bastante juntos toda la carrera y siempre tienes alguna referencia.

De Canfranc pueblo a Canfranc-Estación tenemos de nuevo unos 5 kilómetros algo más duros que los anteriores. Mucha senda y bastante sube y baja. Pocos tramos llanos y el cansancio que comienza a notarse en las piernas, no obstante llevamos ya 30 kilómetros a un ritmo elevado. Llegamos a Canfranc-Estación entrando por el Sur, por el pequeño pantano situado junto al túnel internacional que da paso a Francia.

El avituallamiento está situado junto a la mítica estación de tren donde hoy, casualmente, se celebra un evento rememorando tiempos pasados y más célebres de la estación.

imagen1017

Estación de Canfranc. Foto: canfranc.es

Un trago rápido y unos frutos secos y seguimos por la avenida principal del pueblo, calle arriba buscando el último tramo de la carrera, 8 kilómetros que unen Canfranc-Estación con las pistas de ski de Candanchú.

El camino es una senda muy bonita que rodea el Col de Ladrones y va subiendo de forma suave. Pronto alcanzamos el valle de la Canal Roya y el camino comienza a girar a la izquierda, pasando por la parte baja de la Raca, pico que corona la estación de Astún.

ddd

Tramo de subida bastante duro entre Canfranc-Estación y Candanchú.

A cuatro kilómetros de meta y antes de una dura subida, encontraremos el último avituallamiento. A partir de aquí, tocará subir de forma mantenida hasta alcanzar un collado desde donde ya se ve Candanchú.

Una breve bajada nos dejará en la calle principal de la zona residencial de Candanchú. Un último kilómetro por asfalto que pica para arriba de lo lindo y llegaremos al arco de meta, situado junto a los remontes de la estación en un entorno muy bonito de alta montaña… Conseguido!!! 4 horas y 21 minutos, puesto 18. No ha estado mal del todo, la media me ha salido a algo más de 9 km/h, por lo que acabo contento aunque las sensaciones han sido mejorables en algunos momentos de la carrera.

23632835_1952279401455070_6962764249391541767_o

Entrnado en meta. Foto: Facebook Mayencos.

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 40,5 km

Desnivel: 1.250 m+

Track Wikiloc

Web de la carrera

Clasificaciones

OPINIÓN

Carrera muy rápida, sin grandes desniveles, que permite mantener unos ritmos muy elevados, casi de asfalto, especialmente los primeros kilómetros. Las subidas son bastante llevaderas y mantenidas por lo que no es una carrera dura si no se quiere, todo dependerá del ritmo que se lleve.

La organización está bastante bien. Gente amable y preocupada por el corredor, avituallamientos más que suficientes y bastantes voluntarios. Se nota que está hecha con bastante ilusión.

Personalmente, me parece una buena carrera para finalizar la temporada de trail. Una carrera diferente donde toca sufrir algo menos de lo habitual, lo que también es de agradecer de vez en cuando 🙂

3702_evento_5746_cartel

Cartel de la prueba con una imagen del año 2015, donde el maratón blanco hizo honor a su nombre. Foto: Facebook Mayencos.

 

 

 

La senda de Camille

13 y 14 de Agosto 2016 – La senda de Camille en 2 etapas

La senda de Camille es una ruta por etapas bastante conocida que recorre el Pirineo Occidental, a caballo entre el Parque Natural de los Valles Occidentales en Huesca y los valles franceses de AspeLescun. Un recorrido muy bonito, no excesivamente duro ni técnico, de 105 km y algo más de 6000 metros de desnivel positivo.

Está pensada para hacerla en 5 ó 6 etapas, durmiendo en los refugios de Linza, Gabardito, Lizara, Somport (albergue), Arlet y Lauzart (camping), estos dos últimos ya en Francia. Mi plan era hacerla en dos días a ritmo vivo (algún tramo puntual corriendo), parando para dormir en Candanchú, a 1 km del albergue de Somport, por lo que apenas me tuve que desviar de la ruta original.

P1110854

Ibón de Estanés

EL RECORRIDO

Etapa 1: Linza – Somport (Candanchú) – 49 km y 3300 m+

La primera etapa une tres etapas del recorrido tradicional de la Senda de Camille (sin variantes):

Linza -> Gabardito (22,9 km y 1640 m+)

Gabardito -> Lizara (9,6km y 693 m+)

Lizara -> Somport (17,4 y 1070 m+)

Comienzo mi ruta en el refugio de Lizara a las 9 de la mañana. Hace un día radiante. El primer tramo es el más aburrido de toda la travesía pues son 5 kilómetros de pista asfaltada entre Lizara y el camping de Zuriza, donde abandonaremos la carretera para comenzar a seguir las marcas del GR 11 (blancas y rojas) por la pista que conduce al refugio de Taxeras.

P1110816

Sierra de los Alanos desde la pista de Taxeras.

En la cota 1400, abandonaremos el GR 11, cruzaremos un riachuelo, y tomaremos la senda que asciende por bosque dirección a la muralla rocosa de la Sierra de los Alanos. Un pequeño collado, llamado el Achar de Alano (1900 metros), nos permitirá atravesar esta gran barrera caliza.

La subida es llevadera, alternando tramos de pradera con otros de roca en la parte final. En todo momento es cómoda a pesar de la inclinación.

P1110819

Ascendiendo al Achar de Alano.

Tras coronar el collado, una zona practicamente llana de pastos nos recibe al otro lado. Cruzaremos esta parte alta de la Sierra para comenzar a descender por una bonita senda hasta la cabecera del valle de Espetal, pequeño valle tributario del valle de Echo (el valle de la Selva de Oza).

P1110826

Descendiendo hacia el valle de Espetal. Camino a Gabardito.

Descenderemos hasta la cota 1300 por buena senda, hasta alcanzar una pista forestal. Pocos metros después, un sendero con marcas de PR (blancas y amarillas), sale a mano izquierda en leve ascenso. Debemos de tomarlo, pues nos llevará por un precioso hayedo hasta el Collado de Lenito Bajo (1716 metros) que cruza al valle de Echo. Subida durilla esta, y ojo con barro, el terreno está inclinado y nos puede hacer sudar de lo lindo. Es recomendable llevar bastones por si encontramos el terreno húmedo en este tramo.

Toca ahora descender hasta el fondo del valle por una cómoda senda, casi siempre por bosque. Cruzaremos la carretera que conduce a la Selva de Oza para volver a conectar con el sendero GR 11. Subiremos por él hasta el refugio de Gabardito por un sendero muy bien hollado, no hay pérdida, que va cruzándose todo el tiempo con la pista asfaltada que sube al refugio.

P1110830

Vistas a Lenito y Peñaforca desde las inmediaciones del refugio de Gabardito.

Son las 13:30. Llevo ya la mitad de desnivel del día y algo menos de la mitad de los kilómetros. Es hora de parar a comer y comprar un par de coca-colas en el refugio. Junto al refugio, además, hay una buena fuente donde rellenar las cantimploras.

Tras una parada de media hora aproximadamente, retomo el sendero. Seguimos por el GR 11 en su variante 11.1. Por buena senda en todo momento y sin abandonar las marcas, ascenderemos a la inmensa plana de Dios Te Salve, una zona llana de pastos llena de vacas y caballos a los pies del Bisaurín (2670 metros), auténtico protagonista de esta zona.

P1110832

Refugio en la plana de Dios Te Salve. Bisaurín al fondo.

Me llama la atención la tremenda sequedad de los pastos. Es una zona de orientación Sur muy castigada por el sol y se nota que este verano han caído pocas tormentas por la zona.

La senda comienza a ascender tras un “falso llaneo” por la plana. Ahora subiremos al collado de lo Foratón (2020 metros), punto muy concurrido, pues es parte de la vía normal al Bisaurín desde Lizara. Desde el collado, descenso express al refugio de Lizara por el marcadísimo sendero parando a rellenar agua en la fuente que hay en la cota 1700 (Fuenfría).

No llegaré al refugio, unos 500 metros antes, encontraremos el desvío hacia la Paúl de Vernera y el ibón de Estanés. En este punto, abandonaremos el GR 11.1 para adentrarnos en el barranco que corta la cara Este del Bisaurín dirección a la Paúl de Vernera.

P1110839

Camino a la Paúl de Vernera. El macizo de Vernera (2432 metros) queda a mano izquierda.

El camino es durillo, mucha roca. En la cota 1900 encontramos la Paúl de Vernera, gran llanura cruzada por un bonito arroyo que se retuerce. Metros antes encontraremos un pequeño refugio no guardado.

P1110845

Bisaurín y Puntal de Secús desde la Paúl de Vernera.

Aquí par un ratito a merendar. Los kilómetros y el calor se van notando y de qué manera… Voy animado ya que el tramo que me queda hasta el Somport es muy bonito. Primero, toca ascender hasta el Puerto de Vernera (2115 metros), máxima cota de toda la travesía. Es un collado que conecta con el Valle de los Sarrios, precioso vallecillo escondido tras el Circo de Olibón, formación rocosa en la cara Norte del macizo de Vernera muy sombría y que siempre guarda nieve hasta bien avanzado el verano.

P1110851

Circo de Olibón desde el valle de los Sarrios. Contrasta el verde de este valle con el amarillo de la Plana de Dios Te Salve.

El hecho de que el Valle de los Sarrios esté abierto al Norte es fundamental para su clima más húmedo que la vertiente Sur del Bisaurín por donde hemos pasado apenas dos horas antes. El paisaje cambia por completo…

Cruzamos el valle de los Sarrios y bajamos hasta las inmediaciones del ibón de Estanés (1700 metros), uno de los lugares más emblemáticos y bonitos de toda la travesía. Foto obligada.

P1110854

Ibón de Estanés con el pico Acué detrás (2258 metros)

Desde el ibón todo se ve de otra manera… nos vamos acercando a Somport y apenas queda desnivel positivo por salvar.

Conectamos de nuevo en este punto con el GR 11 (el original) que seguiremos por las campas verdes situadas encima de los bosques de Sansanet que recorreremos al día siguiente. En la cota 1700 tomaremos un senderillo que se dirige hacia el paso de la chorrota del Aspe, atravesando antes unos bosques de hayas preciosos.

P1110864

Hayedos en la cara Norte del Aspe.

El paso de la Chorrota es, quizá, el único punto que puede entrañar dificultades técnicas de toda la ruta. Es un senderillo que flanquea una enorme pedrera muy inclinada y que, tras fuertes lluvias, suele borrarse debido a los desprendimientos de tierras. Yo lo encontré “recién reparado” por los agentes forestales franceses y no tuve ningún problema. Desde lejos, el paso impresiona un poco, pero no tiene dificultad real si el sendero está bien.

P1110866

Paso de la Chorrota del Aspe.

Un pequeño sube-baja me deposita en la estación de Candanchú. Aquí abandono el trazado original de la ruta para descender al pueblo de Candanchú, donde tengo mi alojamiento. Últimos kilómetros del día por pista asfaltada… Llego a las 20:00 tras 11 horas de ruta, lo que no está nada mal teniendo en cuenta que con la mochila de travesía apenas he podido correr.

Hora de darse un homenaje, primero en el bar Excursionistas, donde me tomo unas riquísimas empanadas argentinas, y después en el hotel con una gran cena y unas cervezas. Pronto a la cama que el día siguiente promete ser intenso.

Etapa 2: Somport (Candanchú) – Linza – 56 km y 3060 m+

Esta segunda etapa une tres etapas de la ruta original:

Somport – Arlet (18,9 km y 1150 m+)

Arlet – Lescun (19,5 km y 520 m+)

Lescun – Linza (16,6 km y 1290 m+)

Tras un buen desayuno para recargar pilas, a las 8 de la mañana comienzo a caminar por la carretea que une Candanchú y Somport. Apenas 1 kilómetro para volver a enlazar con el trazado original de La Senda de Camille.

Ya en la frontera, la senda comienza un descenso cómoda hasta una zona de diversas cabañas y chalets situada en la cota 1450. Aquí, el sendero tuerce a la izquierda y se introduce en los bosques de Sansanet, unos hayedos magníficos que cubren la cabecera del valle de Aspe. Nos esperan unos kilómetros muy bonitos y cómodos con poco desnivel por toda esta zona hasta alcanzar el vallecito de Espelunguêre.

P1110873

Hayedos de Sansanet.

En este punto comienza el ascenso a Arlet. Una senda sube decidida, primero por bosque y luego por campas despejadas hasta el Col de Lupachouaou (1887 metros). Antes, sobre la cota 1650, hay una cabaña con vacas donde hay una buena fuente, bien fresca.

En el collado aprovecho para descansar un poco antes de afrontar un tramo muy cómodo sin apenas desnivel, que recorre la frontera por su vertiente Norte, atravesando amplias campas, hasta alcanzar el refugio de Arlet.

P1110888

Ibón de Arlet y Pic d’ Arlet (2208 metros) desde el refugio.

Otro lugar idílico donde descansar, comprar una coca-cola y rellenar cantimploras. El siguiente tramo es engañoso. Sobre el papel no parece que hay mucho desnivel, pero lo cierto es que de Arlet al Puerto del Palo se hace largo, muy largo. El problema es que es un tramo despejado, sin bosques, y se ve todo el rato el cordal que debemos de seguir, por lo que psicológicamente es bastante duro.

Además, aunque no lo parezca, hay unos 500 metros de desnivel positivo repartidos en varias subidas que se hacen largos ya a estas alturas…

P1110892

Castillo d’ Acher (2384 m), desde el cordal fronterizo.

Tras un leve descenso, alcanzaremos el Col de Saoubathou (1950 metros). Las vistas se abren aquí el cordal fronterizo, coronado por los picos de lo Riste (2109 m) y Burcq (2104 m). Seguiremos por buena senda unos metros más abajo del cordal o por el mismo cordal. Flanquearemos el pico de lo Riste por su vertiente Norte y alcanzaremos el ansiado Puerto del Palo (1940 metros).

P1110893

Largo descenso a Lescun.

El descenso a Lescun es largo pero cómodo, primero por senda hasta unas cabañas y luego por pista. En el último tramo, antes de llegar a Lescun,  tomaremos una pista asfaltada que, tras algunas vueltas, desemboca en el camping Lauzart (Lescun queda un kilómetro más lejos).

P1110899

Lescun, siempre verde. Al fondo, el pic Billare (2309 m).

Tras un refrigerio en el camping, toca volver a ponerse en marcha, al principio por asfalto y luego por una buena pista, remontando el valle de Ansabere. Por pista y después por una buena senda, vamos ganando metros poco a poco, siempre por un bosque muy bonito que nos da una sombra perfecta a estas horas de la tarde.

P1110903

Lescun, desde el camping.

El camino se empina en los últimos metros hasta alcanzar las cabañas de Ansabere, quizá el lugar más espectacular de toda la travesía, a los pies de las famosas Agujas de Ansabere, un circo de roca caliza de gran belleza.

P1110904

Camino a Ansabere.

El ascenso hasta el collado de Petrechema (2084 metros), junto a las agujas, se hace por una pedrera bastante amplia, a la que iremos ganando metros poco a poco por un sendero bien hollado. No hay problema.

P1110911

Agujas de Ansabere.

Los metros finales al collado son duros pero las vistas compensan con creces. En el collado, tendremos unas vistas fantásticas del pico Petrechema (2371 metros) a mano derecha y el Sobarcal (2259 metros) a mano izquierda. Tras una breve parada, no me entretengo mucho, y comienzo el descenso hacia las Foyas del Ingeniero, último tramo de la travesía.

P1110916

Vistas desde el collado de Petrechema.

Las Foyas del Ingeniero son un conjunto de fosas karsticas, un laberinto calizo por donde discurre el sendero, evitando los grandes precipicios. Un tramo espectacular pero que puede resultar delicado si hay nieve, debido a la exposición de alguna parte del sendero.

P1110920

Paisaje karstico en las Foyas del Ingeniero.

P1110923

El sendero discurre colgado por encima de la parte baja del valle.

Sobre la cota 1600, el paisaje cambia y volvemos a introducirnos en los cómodos hayedos. La senda tornará pronto en pista y, cómodamente, llegaremos al ansiado refugio de Linza tras 10 horas y media de caminata ligera.

Concluye así esta tremenda travesía, muy bonita y recomendable.

ALGUNOS CONSEJOS

  • La ruta, en algunos tramos posee marcas de pintura propias, verdes y amarillas, pero conviene llevar GPS para evitar despistes. Yo usé este track: link
  • No tiene apenas dificultades técnicas. Digamos que es una travesía más sencilla que Carros de Foc o que los clásicos “tours” de Ordesa, del tipo Alta Ruta de los Perdidos. A pesar de ello, la meteorología, más cambiante incluso que en zonas del Pirineo central, puede jugarnos una mala pasada debido, principalmente, a las nieblas, muy típicas en esta zona.
  • Yo hice la ruta por libre, incluso no pernocté en ninguno de los alojamientos propios de la ruta. No obstante, las opciones son infinitas y todo depende de lo que nos queramos gastar y de los días que queramos emplear.
  • Una buena forma de aprovechar más los días es subiendo a algunos picos de la zona, como Bisaurín o Petrechema. Muy recomendables.

ALGUNOS LINKS INTERESANTES

Web de la Senda de Camille

Mapa de la travesía de la editorial Alpina