Ruta dos Peiraos. Costa Ártabra.

De Cedeira a San Andrés de Teixido por la costa

La Ruta dos Peiraos une la localidad de Cedeira con el famoso lugar de peregrinación de San Andrés de Teixido a través de una bonita senda costera que atraviesa las montañas y acantilados que separan ambas poblaciones.

IMG_3954

Faro de Punta Candelaria o Punta Candieira

Estamos en la costa Ártabra, un tramo de costa muy accidentado y poco humanizado que se extiende al Norte de la ciudad de Ferrol y que cuenta con grandes atractivos naturales. Es una zona poco conocida a nivel nacional y no muy explotada a nivel turístico donde podemos perdernos en una senda en pleno agosto y no cruzarnos con nadie en toda la jornada… una maravilla.

artabra

Croquis de la ruta dos Peiraos. Fuente: IGN / Wikiloc

La ruta de hoy discurre en casi todo momento junto al mar y tiene unas vistas espectaculares, especialmente en su tramo final, ya llegando a San Andrés de Teixido, el tramo más accidentado. Desde la senda podremos observar la fantástica Punta Candieira con su faro o los acantilados del Monte Herbeira, los más altos de la Europa continental.

Detalles del recorrido

Aparcamos en Cedeira, en el lado Norte de la ría, ya llegando al puerto de Cedeira, lugar donde realmente comienza la ruta. En el puerto, están de celebración y hay bastante ambiente. Parece que verano en Galicia es una fiesta continua, en todos los pueblos hay orquestas y fiestas gastronómicas los fines de semana.

Unas escaleras nos dejarán en el Castelo da Concepción, fortín defensivo del siglo XVIII reconvertido en museo. Damos un breve paseo por sus murallas para volver a salir al camino y visitar ahora el mirador de Punta Sarridal.

Monte Eixil desde Punta Sarridal.

Monte Eixil desde Punta Sarridal.

Merece la pena acercarse a él por las fantásticas vistas que se obtienen de la parte más externa de la ría y de la cara Oeste del Monte Eixil (324 m), monte al que ascenderemos en la primera parte de la ruta.

Tras la visita, volvemos al carril de asfalto que sube al castillo y a la ermita de San Antonio de Corveiro desde Cedeira. Apenas caminaremos unos metros por el asfalto para tomar pronto, a mano izquierda, una senda que asciende por un bosque de eucalipto de forma decidida.

IMG_3928

Subiendo a la ermita de San Antonio de Corveiro.

Alcanzamos la ermita, situada en un lugar estratégico que domina la ría. Destacan unos cruceiros en la explanada que hay junto la ermita… Desde ellos, las vistas a la ría son muy buenas.

IMG_3932

Ermita de San Antonio de Corveiro.

Dejamos atrás la ermita y seguimos unos pocos metros por la carretera para dejarla pronto y tomar una senda que nace a mano derecha. La senda es clara pero pronto la vegetación se hace más densa y hace que caminar por ella se convierta en un pequeño vía crucis, especialmente cuando aparecen las zarzas…

IMG_3938

Senda que asciende al Monte Eixil.

La senda gana metros por la ladera Oeste del Monte Eixil. Por fortuna, el peor tramo acaba pronto, salimos de nuevo a la pista asfaltada y tomamos una segunda senda, en mejor estado que la anterior.

La senda nos deja en una pista que va atravesando todo el lomo del Monte Eixil. Cuando estamos apenas a unos metros del vértice geodésico, abandonamos la pista por una pequeña senda para alcanzarlo y ver así la panorámica desde la cima. Por desgracia, el breve camino hasta el vértice se complica, con muchas zarzas y vegetación rastrera… además desde la cima apenas se ve nada… un fracaso.

IMG_3941

Cima del Monte Eixil.

Intentamos llegar a la garita de Eixil, viejo puesto de vigilancia desde donde hemos leído que se obtienen unas grandes vistas de la ría, pero las zarzas nos hacen desistir pronto y, tras la visita al vértice, volvemos a la pista forestal.

Tenemos por delante un tramo muy cómodo, en leve descenso y por pista, por el lomo de la montaña. Pasaremos junto a la aldea de Trasmonte, escondida entre bosques en la cara Oeste de la montaña.

IMG_3943

La aldea de Trasmonte, entre helechos y eucaliptos.

Pasaremos muy cerca de esta aldea sin llegar a entrar en ella. Pronto dejaremos la pista para tomar una nueva senda, más bonita que la anterior, que ganará metros de forma rápida para dejarnos en lo alto del Monte Candieira (393 metros), punto más alto de la ruta.

IMG_3944

Senda de subida al Monte Candieira.

El Monte Candieira alcanza su máxima cota en la conocida como garita Vilar. La realidad es que no queda ni rastro de dicha garita de vigilancia. Lo que sí hay son unas vistas muy buenas de esta parte de la Costa Ártabra.

Metros más adelante, hay una segunda cota algo más baja conocida como Monte Tarroiba (378 m), famosa por las vistas que ofrece del faro de Punta Candieira situado cientos de metros por debajo de nosotros, en una zona muy abrupta.

Faro de Punta Candelaria o Punta Candieira

Faro de Punta Candelaria o Punta Candieira

Coronada esta pequeña cota secundaria, comienza el tramo más bonito del día. Una senda muy estrecha se abre entre los toxos y desciende por la cara Sur del Monte Tarroiba. Desde esta bajada veremos, todavía lejano, el pueblo de San Andrés de Teixido, colgado en una ladera junto al mar. Más atrás, aparecen los acantilados de Herbeira, de más de 600 metros de altura.

IMG_3958

Comenzando la parte más bonita de la ruta con San Andrés al fondo.

La bajada nos deja en una pequeña ensenada que deja ver toda la cara NE del Monte Tarroiba, con unos acantilados que superan los 300 metros de altura. Una de las panorámicas más bonitas del día.

IMG_3965

Acantilados del Monte Tarroiba.

Por una bonita senda, ya por bosque, ascenderemos a una pequeña cota que apenas llega a 250 metros de altura. Los eucaliptos se mezclan con los pinos y con los helechos, que lucen con un verde espectacular… 100% gallego.

IMG_3971

Ascendiendo la penúltima cota del día, por un tupido bosque.

Llanearemos, pasando por encima de la Ensenada de San Andrés. Dejamos atrás el bosque y las vistas de abren hacia los acantilados que conforman dicha ensenada, de más de 250 metros de altura. La panorámica es espectacular.

IMG_3976

Ensenada de San Andrés.

Merece la pena echar la vista atrás en este tramo y ver todas las cotas y acantilados por donde hemos pasado en los últimos kilómetros…

IMG_3983

Ensenada de San Andrés.

Ascenderemos a la última cota del día, un mirador situado sobre San Andrés conocido como Chao do Monte (369 m). Es un mirador muy popular, además de un cruce de caminos. Nos uniremos en este punto al GR 50 o Ruta do Medievo, un sendero que va de Betanzos al Cabo Ortegal.

IMG_3989

Bonita bajada a San Andrés de Teixido.

La bajada por este camino a San Andrés es muy bonita. La senda es ancha y cómoda y traza un amplio zig-zag para perder los 250 metros de desnivel que separan el mirador del pueblo.

En el camino encontraremos algunos amilladoiros donde los peregrinos lanzaban (y lanzan) piedras para purgar sus almas.

IMG_3999

Llegando a San Andrés.

Llegaremos a San Andrés a eso de las 6 de la tarde, en plena hora punta. El pueblo está lleno de turistas, lo que le resta un poco de encanto, pero la situación del mismo y la bonita iglesia y casco urbano hacen que sea un lugar muy especial.

Aprovechamos para visitar el pueblo, su iglesia y su famosa fuente… rutas llevamos muchas en las piernas, pero esta ha sido nuestra primera peregrinación 🙂

Datos técnicos

Distancia recorrida: 15,9 km

Desnivel positivo superado: 780 m+

Tiempo neto: 4 horas y 30 minutos

Fecha de realización: 04/08/2019

Track Wikiloc

Algunos links interesantes

A San Andrés de Teixido vai de morto quen non foi de vivo. Peregrinar a este templo es una famosa tradición gallega que consta de varios ritos difíciles de explicar para un foráneo como yo:

  • Hay que llevar a la romería una piedra para tirarla en un amilladoiro o montón de piedras de los muchos que hay en el camino. Estas piedras son una forma de dar fe de que la persona ha acudido a San Andrés cuando llegue el momento del juicio final.
  • Hay que beber de la Fuente de los Tres Caños, fuente que está situada en la parte baja del pueblo, cerca de la iglesia. Se dice que esta fuente tiene poderes mágicos y nos puede conceder buena suerte en la vida.
IMG_4005

Fuente de los Tres Caños

En otro orden de cosas, más terrenales, creo que debemos destacar algunos de los atractivos de esta Costa Ártabra, un lugar en el que estuvimos cerca de cinco días muy a gusto:

  • Valdoviño: la zona más cercana a Ferrol es la menos escarpada. En ella está el pueblo de Valdoviño, importante núcleo turístico con su laguna da Frouxeira y sus amplias playas. Recomendamos visitar la ermita de Nostra Señora do Porto, cerca de Punta Frouxeira.
20190803_211429

Ermita de Nostra Señora do Porto

20190803_212014

Punta Frouxeira

  • Cabo Ortegal: espectacular cabo situado al Norte de los acantilados del Monte Herbeira al que se llega desde Cariño por una bonita carretera. Las vistas desde su faro a los acantilados cercanos son tremendas.
20190805_205714

Acantilados en Cabo Ortegal

  • Cabo de Estaca de Bares: muy conocido por ser el punto más septentrional de España. No es tan bonito como el Cabo Ortegal pero bien merece una visita. Es un lugar bastante masificado, mejor visitarlo a última hora para ver desde allí el atardecer y disfrutar de una relativa soledad.

Síguenos en redes sociales

Wikiloc

Facebook

Twitter

Instagram

Anuncios

Fragas do Eume

Parque Natural das Fragas do Eume. Galicia.

Las “fragas” son los bosques atlánticos autóctonos de Galicia, bosques que poblaban la región antes de que los famosos eucaliptos comenzaran a colonizar Galicia a mediados del siglo XIX cuando fueron traídos desde Australia.

Río Eume, desde la senda Encomendeiros.

Río Eume, desde la senda Encomendeiros.

De todos los bosques autóctonos, el de las Fragas do Eume, en la provincia de La Coruña, es uno de los mejor conservados y también de los más conocidos. Protegido con la figura de Parque Natural desde 1997, se extiende por el tramo final del río Eume, desde el pantano o Encoro do Eume hasta su desembocadura en Pontedeume, en la Ría de Ares.

Sin título

Croquis. Fuente: Wikiloc / IGN

La ruta de hoy recorre dos de las sendas más conocidas del parque: la senda Encomendeiros y la senda Ventureira, visitando también el Monasterio de Caaveiro, situado en pleno cañón del río Eume, en el corazón de la reserva.

Detalles del recorrido

Sobre las 10 de la mañana llegamos a Pontedeume. Desde esta población, por una carretera estrecha, nos acercamos hasta la entrada del Parque Natural. Nada más pasar el centro de interpretación, unos 500 metros más adelante, encontramos un parking y una barrera que impide el paso a vehículos particulares. Nuestra intención era aparcar en el refugio de Cal Grande, 2 kilómetros río arriba pero no va a ser posible… en verano hay restricciones de tráfico para evitar la saturación del cañón.

Dejamos el coche y comenzamos a caminar por la carretera. A pesar de ser un camino asfaltado, la belleza del paisaje asombra desde el primer momento. El río Eume, caudaloso y de aguas extraordinariamente limpias, discurre paralelo a la carretera.

IMG_4085

El río Eume, entre brumas.

Pronto alcanzamos el refugio de Cal Grande. Junto a él, un puente colgante nos permite pasar al otro lado y conectar con la senda Encomendeiros, camino que asciende río arriba hasta alcanzar el Monasterio de Caaveiro.

Sorprende la cantidad de pescadores que hay en las orillas del río. El río Eume es conocido por la calidad de sus aguas y en él se pueden pescar truchas, reos y salmones.

Senda Encomendeiros.

Senda Encomendeiros.

El día es complicado a nivel meteorológico. Llueve de forma intermitente y hace fresco, unos 16ºC. Parece que estamos a finales de octubre, aunque realmente estamos a mediados de agosto. Las brumas y la lluvia le dan un toque muy especial a la ruta, parece que nos hemos trasladado a Irlanda

IMG_4097

Kilómetros junto al río.

La senda es bastante cómoda. Tiene un primer tramo de poco más de 3 kilómetros que une el puente colgante de Cal Grande con el puente colgante de Fornelos. Es el tramo más agradable y sencillo pues apenas tiene desnivel positivo.

IMG_4103

La vegetación hace que caminemos todo el rato a la sombra.

En la senda Encomendeiros, a pesar del mal día, hay bastante gente. Se nota que estamos en verano. Muchas personas hacen una sencilla circular uniendo los dos puentes colgantes y volviendo por la carretera.

IMG_4108

Puente colgante de Fornelos sobre el río Eume.

Tras dejar a mano derecha el puente colgante de Fornelos, tendemos por delante un nuevo tramo de 2 kilómetros y medio hasta el monasterio de Caaveiro. Es un tramo algo más abrupto que el anterior…

Río Eume, desde la senda Encomendeiros.

Pequeña presa en el río Eume.

El camino presenta un pequeño tramo muy breve donde se salva un fuerte desnivel. El ascenso es empinado y se puede complicar un poco si hay mucho barro. Para descender, han colocado unos cuerdas fijas que pueden venir bien si el terreno está resbaladizo. Afortunadamente, el tramo es muy corto y apenas se ascienden y descienden 50 metros de desnivel… pero es intenso.

Río Sesín.

Río Sesín.

Tras este paso, alcanzaremos pronto el desvío al monasterio de Caaveiro. Subiremos por una senda que discurre junto al río Sesín, afluente del Eume. El camino es muy bonito, pues atraviesa un bosque frondoso y muy fresco.

Puente junto al monasterio de Caaveiro.

Puente románico junto al monasterio de Caaveiro.

A través de un zig-zag ganaremos metros y llegaremos a un bello puente románico que cruza el río Susín y nos deja a las puertas del monasterio. Merece la pena descender hasta el cauce para poder fotografiar el puente desde abajo.

Monasterio de Caaveiro.

Monasterio de Caaveiro.

Y llegamos al Monasterio de San Xoan de Caaveiro, con más de 1.000 años de historia. Afortunadamente ha sido restaurado y se encuentra en buen estado. Algunas de las construcciones del recinto se han habilitado como museo o como centro de interpretación.

El acceso rodado al monasterio está cerrado ahora en verano, pero hay autobuses que salen desde el centro de interpretación cada poco tiempo. Esto hace que en el monasterio haya muchos turistas, nada que ver con el resto de la ruta, que es relativamente tranquila.

Destacar, por último, que junto al monasterio hay un edificio con bar y baños públicos (limpios) donde podemos hacer una parada técnica.

Volvemos a la ruta. En este punto, comienza la senda Ventureira de menor valor paisajístico que la senda Encomendeiros que acabamos de hacer.

IMG_4127

Un tramo de la senda Ventureira, entre eucaliptos.

La senda pasa a ser una pista, lo que resta bastante encanto a la ruta. Subiremos por ella algunos kilómetros hasta conectar con una carretera o pista asfaltada que sube al pueblo de A Capela. Por ella, bajaremos hasta la vieja Central da Ventureira, antigua central hidroeléctrica construida a principios del siglo XX y ahora en estado de ruina.

El entorno aquí está bastante humanizado y deteriorado: edificios, puentes desvencijados, cables… sin duda es la parte menos agraciada de la ruta.

Tras pasar por la Central da Ventureira llegaremos a la moderna Central do Eume. Afortunadamente, aquí la pista asfaltada acaba y volvemos a la senda. Este tramo de la senda Ventureira que une la Central do Eume con el Ponte de Santa Cristina (que da acceso al monasterio) vuelve a ser tan bonito como la senda Encomendeiros.

Senda Ventureira.

Senda Ventureira.

Atravesaremos un bosque muy bonito y descenderemos hasta otra central, la de San Bartolomé, perfectamente integrada en el paisaje. Un arroyo, conocido como Rego do Parrote, pasa junto a la central. Es una estampa salvaje y muy bonita, donde el verdor y la vegetación lo inundan todo.

IMG_4140

Arroyo junto a la central de San Bartolomé.

Un nuevo tramo de senda por bosque comunica esta central con la pista asfaltada que viene del centro de interpretación, concretamente con el Puente de Santa Cristina. Son apenas 2 kilómetros, pero son kilómetros de gran belleza.

IMG_4143

Por la senda Ventureira, llegando al Ponte de Santa Cristina.

En el Ponte de Santa Cristina, los turistas se agolpan esperando al autobús de vuelta. Nosotros seguiremos rectos, por carretera, hasta llegar al Puente colgante de Fornelos. Decidimos hacerlo así para evitar el tramo empinado con sogas y el rodeo que habría que dar para volver por el monasterio de Caaveiro.

IMG_4154

Río Eume, ya de vuelta.

Ya siguiendo el mismo itinerario que a la ida, por la senda Encomendeiros, llegamos al Puente de Cal Grande y de ahí al coche.

Llegamos al parking a primera hora de la tarde, muy contentos por haber aprovechado el día a pesar de la meteorología y por haber descubierto un rincón tan bonito de Galicia.

Si alguien se ha quedado con ganas de más, es posible hacer otra circular en el tramo superior del río, desde la Central da Ventureira a la presa del Encoro do Eume. Esta ruta es más exigente y con tramos más técnicos y complicados, no es una ruta familiar.

Datos técnicos

Distancia: 21,3 km

Desnivel positivo superado: 400 m+

Tiempo neto: 5 horas y 30 minutos

Fecha de realización: 14/08/2019

Cartografía: Visor IGN

Track Wikiloc

Algunos links interesantes

El Parque Natural de las Fragas do Eume cuenta con una buena página web que nos da mucha información para planificar nuestra visita. La localidad de Pontedeume, muy cercana al parque y conocida por su maravilloso puente que cruza la ría, es otro de los atractivos de la zona.

Este lugar, como muchos otros enclaves de Galicia, ha sido castigado con los incendios. En el año 2012, hubo uno especialmente importante que afectó a 750 hectáreas de la zona de A Capela y que no llegó a entrar en el corazón del parque.

La ruta no llega a entrar en la zona afectada por el fuego, pues queda en la parte superior del cañón, unos kilómetros más al Norte.

Síguenos en redes sociales

Wikiloc

Facebook

Twitter

Instagram

A Pedra do Guerreiro

A Moa (629 m). Monte Pindo.

A la cima del Monte Pindo desde la playa de O Pindo.

En la Costa da Morte gallega, en la provincia de La Coruña, existe un macizo granítico bastante grande que recuerda mucho a La Pedriza madrileña. Se conoce con el nombre de Monte Pindo y su punto más alto, A Moa, supera los 600 metros de altura.

Tramo final de la ascensión al Monte Pindo

A Moa. Cima del Monte Pindo.

Este macizo parte desde la misma costa y su cima se encuentra apenas a un par de kilómetros en línea recta del mar. Las vistas desde la cumbre son magníficas, pues domina la ensenada de Ézaro, la playa de Carnota y también el Cabo Fisterra, conocido popularmente como Finisterre.

Croquis de la ascensión al Monte Pindo.

Croquis detallado. Fuente: IGN / Wikiloc

La ruta es bastante asequible, por ello la he etiquetado como ruta familiar, aunque tampoco es un paseo. El terreno es quebrado y en la parte central de la ascensión hay puntos donde los bloques de granito harán el camino bastante incómodo, pero la realidad es que vimos muchas familias con niños ascendiendo al monte y en la misma cima.

Detalles del recorrido

Aparcaremos junto a la pequeña iglesia de San Clemente, en O Pindo, una pequeña población situada a los pies del monte que lleva el mismo nombre. Frente a este capilla, está la playa de San Pedro, corta pero bastante ancha con marea baja.

Junto a la iglesia, un cartel nos indica que estamos entrando en el Monte Pindo y una senda bien marcada comienza a avanzar entre viejos muros de granito monte arriba. Es uno de los caminos tradicionales que llevan a la cima de A Moa. Existe otro camino que parte de su cara Norte, de la población de O Fieiro. Si subimos por uno y bajamos por el otro, podemos trazar una ruta circular y pasar también por la cascada de Ézaro, pero tendremos que caminar unos cuantos kilómetros por asfalto… Por ello, nosotros finalmente hemos decidido hacer una ruta lineal, subiendo y bajando por el mismo lado.

Subida al Monte Pindo. Primer tramo de pinar.

Primeros metros de la ruta, todavía en el pinar.

En los primeros metros de la ascensión, el camino discurre por un barranco donde hay bastantes pinos. Las rocas de granito “adornan” todo el entorno y el paisaje es muy curioso. Los helechos y los toxos (planta con pinchos similar al erizón que tenemos en Aragón) completan la estampa… todo está muy verde y el agua corre por todas partes gracias a las lluvias de los últimos días.

Iremos remontando el barranco, monte arriba, hasta alcanzar una especie de collado en la cota 250. A nuestra derecha, tenemos unos riscos de granito muy vistosos conocidos como O Pedrullo, donde todavía reposan los restos del castillo medieval de San Xurxo que sirvió para defender estas costas de los ataques piratas y que fue destruido en 1467.

Subiendo al Monte Pindo. Castillo de San Xurxo.

Dejando atrás los restos del castillo de San Xurxo, levantado sobre un risco de granito.

De la cota 250 a la cota 500 tendremos la parte más dura de la ascensión. El sendero gira a la izquierda y comienza a avanzar hacia el Norte. Los riscos de granito encierran la senda y esta comienza a hacerse un poco más incómoda.

Subiendo al Monte Pindo. Parte central de la ascensión.

A punto de entrar en la parte más escarpada de la ruta.

A pesar de lo incómodo del terreno, el paisaje es espectacular y las vistas, con el mar a pocos kilómetros, son muy buenas. Es una ruta muy especial y curiosa que nos recordó muchísimo a la Pedriza madrileña… las fotos hablan por sí solas.

Subiendo al Monte Pindo. En la cota 400.

Atravesando la parte más escarpada.

Hacia la cota 500 alcanzamos un pequeño collado y el terreno se vuelve más amable. A mano derecha, las vistas se abren hacia la playa de Carnota, la más larga de Galicia, punto donde finaliza la Costa da Morte.

Subiendo al Monte Pindo. Vistas a la playa de Carnota.

Playa de Carnota.

Si miramos de frente, ante nosotros tenemos los últimos metros de ascensión. El punto más alto, A Moa, emerge en el horizonte como un gran risco de granito redondeado. Volviendo a hacer un símil con la Pedriza, sería algo parecido al famoso Yelmo (1.717 m), aunque más pequeñito.

Tramo final de la ascensión al Monte Pindo

Tramo final de la ascensión.

A los pocos metros también veremos una de las rocas más famosas del Monte Pindo, la Pedra do Guerreiro, una gran mole de granito con forma humana.

A Pedra do Guerreiro

A Pedra do Guerreiro

Por una senda más amable que gana metros muy poco a poco, nos acercamos al risco conocido como A Moa. Ya cuando estamos muy próximos a él, comienzan a aparecer unas balizas de madera correspondientes a una senda circular que parte de O Fieiro. Seguiremos estas balizas durante un tramo muy breve, veremos a mano derecha el desvío a un merendero, pero seguiremos recto, rodeando el risco por su lado Norte.

Monte Pindo. Llegando a la cima de A Moa.

Vistas a la vertiente Norte del macizo, ya muy cerca de la cima de A Moa.

Veremos el desvío de la senda que baja a O Fieiro, pero giraremos a la izquierda por terreno bastante abrupto, entre grandes placas de granito, para coronar el punto más alto: A Moa (629 m).

En la cima hay un vértice geodésico bastante solitario. En las planchas de granito que rodean al vértice, unas oquedades hacen las veces de pequeñas piscinas naturales… muy curioso.

Cima de A Moa. Monte Pindo.

Cima!

Las vistas se abren hacia la Ría de Corcubión y el Cabo Fisterra. El día es fresco y bastante despejado y la panorámica es bastante nítida.

Vistas desde la cima de Monte Pindo.

Desde la cima: playa de San Pedro y O Pindo (lugar de partida de la ruta). Al fondo a la izquierda, el Cabo Fisterra.

Aprovechamos también para descansar y comer algo disfrutando de la agradable brisa del mar, una experiencia que no podemos tener todos los días. A pesar de estar en pleno agosto, no pasamos de los 20ºC y aquí arriba estaremos algunos grados por debajo… Galicia es otro mundo.

Monte Pindo.

Descendiendo con el pueblo de O Pindo al fondo.

Tras casi media hora en la cima, comenzamos a descender por el mismo camino, sin prisa pero sin pausa, llegando a O Pindo a media tarde, la hora perfecta para tomar algo en una de sus terrazas y seguir disfrutando de las vacaciones.

Datos técnicos

Distancia: 8,5 km

Desnivel positivo superado: 640 m+

Tiempo neto: 3 horas y 15 minutos

Fecha de realización: 10/08/19

Cartografía: Visor IGN

Track Wikiloc

Algunos links interesantes

Si pasamos por la zona unos días, podemos visitar la fantástica cascada de Ézaro, que se popularizó hace unos años cuando La Vuelta España terminó una de sus etapas en el mirador que hay junto a ella. El río Xallas, que la forma, es el único de Europa que desemboca en el mar con una cascada.

El Monte Pindo se quemó en el año 2013, de hecho, los efectos de este incendio forestal se notan todavía en el pinar que hay en su parte baja. Con el objetivo de proteger más y mejor este paraje, nace la iniciativa Monte Pindo Parque Natural. Su página web es una fuente de información sobre el Monte Pindo y un altavoz para las numerosas reivindicaciones que piden aumentar los esfuerzos de conservación de esta joya natural de la costa gallega.

Síguenos en redes sociales

Wikiloc

Facebook

Twitter

Instagram

 

 

Mustallar (1.924 m). Los Ancares

MUSTALLAR. TECHO DE LA PROVINCIA DE LUGO.

Ascensión clásica al pico más alto de la provincia de Lugo, el Mustallar (1935 metros) desde el pueblo de Piornedo de Ancares en una tarde revuelta de verano. Ruta muy llevadera, con una buena senda que nos lleva desde la aldea de Piornedo hasta la misma cima, solamente al final, la última pala del Mustallar nos pondrá alguna dificultad al ser algo más inclinada.

Entorno aislado, rural y con mucha fauna. Durante esta breve ruta vimos más de 30 rebecos correteando por las laderas del Mustallar y la vecina Peña Longa (1881 metros).

Iglesia de Piornedo, junto al inicio de la senda que asciende al Mustallar.

Iglesia de Piornedo, junto al inicio de la senda que asciende al Mustallar.

A Piornedo de Ancares llegamos desde León por el Puerto de Ancares. Es un pueblo muy pequeño, pero se puede aparcar sin problemas en la entrada del mismo.

Piornedo, el pueblo lucense de las pallozas.

Piornedo, el pueblo lucense de las pallozas.

EL RECORRIDO

Llegamos a Piornedo de Ancares (1100 metros) a las 4 de la tarde. Hora poco habitual para comenzar una ascensión pero el día tampoco ha sido un habitual día de verano. Ha estado lloviendo toda la mañana, así que esperamos a la tarde donde la meteo da una pequeña tregua, no llueve pero hay una niebla densa que cubre todo el pueblo de Piornedo. Un café en la cantina del pueblo y comenzamos a andar.

Subimos por las calles del pueblo, donde van apareciendo algunas de las curiosas pallozas que dan popularidad a la aldea. Llegamos a la capilla de San Lourenzo, en la parte alta del pueblo, junto a ella nace la senda que sube al Mustallar (hay un panel indicador que explica la ruta).

Comenzamos a andar por la senda, entre los brezos. Es cómoda, ancha y no tiene pérdida. Sube de manera constante pero llevadera hasta la cota 1400. Allí desciende unos metros hasta el arroyo de Veiga Cimeira y su pequeño valle de origen glaciar.

Tras cruzar el arroyo por un pequeño puente de madera, seguimos avanzando por la ancha senda, perfectamente marcada. Pasaremos junto a una vieja braña con su caseta ya derruida y haremos un último esfuerzo para alcanzar el collado que separa el Mustallar de Peña Longa.

Al llegar al collado que separa Mustallar de Peña Longa y Lugo de León, la niebla se disipa y las vistas se abren hacia ...

Al llegar al collado que separa Mustallar de Peña Longa y Lugo de León, la niebla se disipa y las vistas se abren hacia el valle leonés de Burbia.

Hasta el collado hemos ido inmersos en la niebla pero en el mismo collado la niebla despeja y nos deja ver toda la zona leonesa de los Ancares y las cimas colindantes, así como la última pala al Mustallar, que tenemos justo a nuestra derecha.

Mustallar desde el collado, aunque queda una buena pala por ascender.

Mustallar desde el collado, aunque queda una buena pala por ascender.

Tras hacer un pequeño descanso, retomamos la marcha, por la senda que sube hasta la cima. La pendiente se va acentuando y cada vez se hace un poco más duro, pero los paisajes compensan, más cuando tenemos a mano derecha un impresionante mar de nubes cubriendo toda la zona gallega de los Ancares. También identificamos otras cimas: además de la cercana Peña Longa, asoma al Norte el Cuiña (1992 metros), cima más alta de los Ancares.

Peña Longa (1881 metros) y Cuiña (1992 metros) en segundo término, desde la pala cimera del Mustallar.

Peña Longa (1881 metros) y Cuiña (1992 metros) en segundo término, desde la pala cimera del Mustallar.

Tras un último esfuerzo alcanzamos la cima del Mustallar (1935 metros).

Cima

Cima.

Arriba aprovechamos para descansar un buen rato, mientras comemos algo junto al hito cimero y nos entretenemos en identificar a los rebecos que andan correteando por las laderas de las montañas que nos rodean. Los hay a decenas, por todas partes.

El cordal retiene al mar de nubes, que queda hacia el lado gallego.

El cordal retiene al mar de nubes, que queda hacia el lado gallego.

El descenso lo realizamos tranquilamente por el mismo camino. Al abandonar el collado e introducirnos en la niebla, comienza a llover de nuevo y así seguirá hasta llegar de nuevo al pueblo de Piornedo (1100 metros), donde llegamos completamente calados.

Comenzamos a descender, las nubles pronto nos engullirán.

Comenzamos a descender, las nubles pronto nos engullirán.

Concluimos así una jornada de montaña rara, casi improvisada. Al final hemos salvado un poco el día, que ya habíamos dado casi por perdido. La naturaleza nos ha regalado un mar de nubes y una última parte del recorrido libre de nieblas, quién lo iba a decir teniendo en cuenta el tiempo que hacía en Piornedo al comenzar a andar. Dejamos para otra ocasión la ascensión desde Burbia, que era el plan inicial y que finalmente no realizamos durante estas vacaciones.

DATOS TÉCNICOS

Distancia : 12 kilómetros.

Desnivel positivo acumulado: 900 m+

Tiempo neto: 3 horas y 30 minutos.

Fecha de realización: 30/07/2015

Cartografía: Ancares. Mapa turístico – montañero. Gerardo García Pardo.

RUTAS CERCANAS

Miravalles desde Tejedo de Ancares