Vuelta a la Peña Solano. Sobrarbe. Pirineo aragonés.

Circular a la Peña Solano partiendo de Ceresa.

La Peña Solano (1.916 m) es un peñasco rocoso que se desprende al Norte de la famosa Peña Montañesa (2.294 m), la mítica montaña del Sobrarbe. De acceso complejo por lo agreste del terreno y, sobre todo, por la densa vegetación, en esta ruta no ascenderemos a su cima sino que rodearemos la montaña trazando una bonita circular siguiendo siempre diferentes redes de senderos de la zona.

Borda en La Valle

La ruta parte del pequeño pueblo de Ceresa, a los pies de la Peña Solano y en la cara Norte de la Peña Montañesa. Tras ascender a la Collada (1.552 m) entraremos en el recóndito valle que separa la Sierra Ferrera del macizo de Cotiella, aislado y sin ninguna población. Desde este valle, tomaremos un viejo sendero que va rodeando la montaña a media altura y que nos permite volver a Ceresa disfrutando de unas vistas maravillosas del Pirineo central.

Croquis detallado. Fuente: Wikiloc / IGN.

Detalles del itinerario

Aparcaremos en la entrada de Ceresa. Es un pueblo muy bonito encajado entre montañas pero no es un lugar turístico por lo que podremos aparcar sin demasiados problemas.

Subida a la Collada

La primera parte de la ruta consiste en ascender a la Collada de Ceresa (1.552 m), el collado que comunica Ceresa con La Valle. Para ello, tomaremos una pista a la salida del pueblo que pronto abandonaremos para ir tomando diversos atajos por senda balizados con marcas blancas y amarillas de un viejo sendero PR. Avanzaremos por un pinar muy bonito pero plagado de bolsas de procesionaria. Creo que nunca había visto una concentración tan grande en un bosque del Pirineo

Paredes verticales de Peña Solano

Sobre la cota 1050 nos apartaremos de la pista principal, tomando una pista secundaria que, sin ganar altura, nos acerca al Barranco de las Vilas. Antes de llegar al cauce del barranco, a mano derecha, nace una senda que sube de manera muy decidida al collado, ascendiendo paralela al barranco.

La subida no da tregua…

La subida es exigente y no da tregua. Subiremos siempre por bosque. A veces la senda traza algún zig-zag, pero tiene tramos donde sube recto y es agotadora.

Vistas al Castillo Mayor (2.014 m) y a los grandes picos del Sobrarbe.

Nos cruzaremos con la pista forestal, de nuevo, en la cota 1450, pero la abandonaremos rápidamente para tomar de nuevo un desvío por senda que nos dejará ya en la Collada de Ceresa.

Collada de Ceresa

Las vistas se abren aquí hacia La Valle, el salvaje valle encajado entre la Sierra Ferrera (Peña Montañesa) y Cotiella. Aprovecharemos el buen día para comer algo en las praderas que hay junto al pluviómetro y pronto nos pondremos de nuevo en marcha. Estamos en invierno y el sol no acaba de calentarnos.

Peña Solano desde la Collada

Tomaremos ahora el camino del Foricón que nace junto a una fuente con abrevadero que hay al lado de la pista. Su inicio está bien señalizado y está balizado con marcas de pintura blanca y naranja (senderos de Laspuña) aunque algunas de ellas están ya un poco borradas.

Camino del Foricón

El sendero no tiene pérdida. Está bien marcado y desciende de manera decidida por un bosque muy bonito. Pero cuidado, en la cota 1200 encontraremos un gran desprendimiento que corta el camino. Además, con el paso del tiempo, las zarzas han ido cubriendo el lugar y el paso es complicado. Tras intentarlo por la izquierda y desistir por la maleza, lo hicimos por la derecha consiguiéndolo tras algún que otro problema.

Preciosa borda en La Valle

Una vez pasado el desprendimiento, seguimos bajando por un sendero a veces difuso hasta que alcanzamos un claro donde hay una preciosa borda. Junto a ella, encontraremos un cruce de caminos muy bien señalizado. En este punto, tomaremos el camino de vuelta a Ceresa.

Sendero de regreso a Ceresa

La senda de regreso está bastante bien marcada y balizada de nuevo con marcas de pintura blanca y naranja aunque con el paso del tiempo parecen amarillas. La senda es un continuo subibaja. En su primera parte, atraviesa un bosque mixto de pinos y hayas. Estamos en la umbría de Peña Solano y se nota. El camino es húmedo y el bosque exuberante.

Caminando por frondosos bosques

Tendremos que estar atentos al track, pues hay algún punto confuso en esta primera parte del camino…

Coronaremos un pequeño collado con unas vistas impresionantes al macizo de Cotiella y comenzaremos a descender un poco hacia el barranco Fondo. Tras pasar por rincones muy sombríos llenos de musgo y hayas, volveremos a subir por sendero hasta salir a un bonito pinar. Comenzamos aquí a cambiar de orientación de Norte a Oeste y se nota mucho. Dejamos atrás las hayas y los bosques frondosos para alcanzar un tramo de pinar y roca caliza.

Vistas al macizo de Cotiella

Descenderemos por un zig-zag y cruzaremos el barranco Fenero para seguir por terreno cómodo hasta dar con una vieja pista. La seguiremos un ratito hasta llegar a un nuevo collado desde donde hay unas vistas impresionantes del Pirineo y de Ceresa con la Peña Montañesa y la Peña Solano.

Atardecer en el Pirineo

En el último tramo, abandonaremos esta vieja pista para seguir por sendero hasta el pueblo, cerrando así la circular.

Bajada final a Ceresa

La ruta es durilla y las sendas no están especialmente limpias. El terreno es salvaje y los bosques impresionantes. Si buscas una ruta muy solitaria y con mucha sombra esta es una buena elección.

Datos técnicos

Distancia: 16 km

Desnivel positivo: 1000 metros

Tiempo neto: 5 horas y 30 minutos

Fecha de realización: 30/12/2021

Mapa: Cotiella. Editorial Alpina. Escala: 1:25.000

Track Wikiloc

Síguenos en redes sociales

Wikiloc

Instagram

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: