Entradas de jaime_zgz

https://peninsulablog.com

Ultra Trail El Rincón 104K – 2018

ULTRA TRAIL EL RINCÓN (104 KM y 4.200m+). ADEMUZ (VALENCIA)

El Rincón de Ademuz es una porción de territorio situada entre las provincias de Teruel y Cuenca que pertenece a la provincia de Valencia. Al Sur de la Sierra de Albarracín y muy cerca de la Serranía de Cuenca, su territorio es montañoso y tiene varias sierras que se engloban dentro del Sistema Ibérico.

24774877_958859594268523_5476320187312720546_n

Logo de la prueba. Foto: Facebook UTR

Es una zona de media montaña, con alturas que apenas superan los 1.500 metros. Las montañas son poco prominentes pero sí que hay cañones bastante agrestes y algunos barrancos con bastante desnivel. Con este terreno, sale una carrera no demasiado técnica y con un desnivel positivo acumulado contenido, sin embargo, no debemos confiarnos pues hay zonas puntuales bastante técnicas e incómodas fuera de sendero y tramos muy rompepiernas que a buen seguro endurecerán la carrera.

P1020585

Río Ebrón, entre Tormón y El Cuervo. Pasaremos por aquí en el último tramo de la carrera.

La Ultra Trail El Rincón (UTR) posee 4 distancias: 172 km, 104 km, 34 km y 11 km, siendo una de las pocas carreras de 100 millas que existen en España. Tras un año de parón, este año 2018 la carrera ha vuelto al calendario con una participación muy notable. Esperemos que haya vuelto para quedarse.

EL RECORRIDO

A las 6 de la mañana sale la carrera desde la parte baja del pueblo de Ademuz, junto a un gran hostal. Minutos antes de la salida, momentos de reflexión y de concentración, personalmente vivo la salida con muchas ganas pero con un poco de preocupación pues hace más de un año que no corro una ultra y no he entrenado tiradas largas y tampoco desnivel… A ver qué sale!!

Los primeros kilómetros discurren por el Pico Castro (895 m), un cerro rocoso situado al lado del pueblo de Ademuz y coronado por unas antenas. La ascensión la realizamos en plena oscuridad, todavía con los frontales, por una bonita senda que permite correr a ratos. Ya arriba, en la cima, tomamos un sendero que discurre por el borde del cerro y que permite asomarse al vacío para ver el pueblo de Ademuz bien abajo. Todavía es de noche, por lo que solamente vemos las luces de las casas, no obstante, la vista es espectacular.

34535886_1059875994166882_5268869852130443264_o

Ademuz desde el Pico Castro. Foto: Facebook UTR

La bajada del Pico Castro a Ademuz se realiza por una bonita senda con bastante piedra suelta. Ya de nuevo en el casco urbano, pasaremos por la zona de salida para después tomar una pista que discurre por la parte baja del pueblo, junto al río Turia, y que nos dejará en el otro extremo de la población.

En estos primeros kilómetros me sitúo en la parte de arriba, entre los 15 primeros. Las piernas parece que van fuertes y disfruto del momento. Soy consciente de que queda mucho, pero no de reservarme… ya vendrán las vacas flacas, de momento toca apretar.

Casi sin entrar en Ademuz, saldremos por su lado Oeste y tomaremos el sendero del río Bohílgues, uno de los caminos más bonitos y conocidos del Rincón de Ademuz. Recorremos esta zona todavía de noche, una pena, porque debe de ser muy bonita. La senda se estrecha y discurre junto al río, encañonada. Conecta el pueblo de Ademuz con el de Vallanca, y sube de forma moderada.

El último tramo hasta Vallanca es cómodo, por pista. No llegaremos a entrar en el casco urbano de esta población. Nos desviaremos a mano izquierda para tomar un bonito sendero que asciende por el pinar y se interna de nuevo en el monte, camino de la siguiente población: Negrón. Pasaremos por una zona de pinar bastante rápida mientras comienza a amanecer.

aitor_toribio4

Amaneciendo en algún punto entre Vallanca y Negrón. Foto: Facebook de Aitor Toribio Fotografía

En este punto comenzamos a cruzarnos con algunos corredores de la carrera larga que ya llevan una noche en vela. Les animo un poquito… menuda paliza.

Por terreno sencillo, terminamos llegando a Negrón, un pueblo pequeño donde encontraremos el primero de los avituallamientos, estamos en el km. 17. Sin muchas prisas, como algo y bebo abundantemente. Hace fresco todavía a estas horas pero no hay muchos avituallamientos y los que hay debemos aprovecharlos a tope.

Por terreno boscoso, de pinar y roca, salimos de Negrón para meternos en plena sierra y comenzar la primera subida seria del día, la ascensión al Talayón, pico de 1.601 metros ya en la provincia de Cuenca. Hay que decir que la ascensión hasta el km. 21 no es continua y hay varios tramos de sube y baja. Ya en ese punto comenzaremos a ascender por senda cómoda durante unos 5 kilómetros hasta la cima de la montaña.

Hacemos cumbre en el Talayón, donde hay un control de dorsales. Buenas vistas desde arriba… en la llanura hay niebla y desde aquí se divisa un mar de nubes espectacular. Hace bastante frío pero el sol comienza a calentar el ambiente.

Rápido descenso por pista hasta conectar con el segundo avituallamiento. Estamos en una zona muy corrible y rápida y vamos todos “como motos”, a ritmo de media maratón… Por fortuna, llega un descenso bastante técnico por una barranquera que permite bajar el ritmo y las pulsaciones.

Un nuevo tramo rápido, pistero, nos deja en el km. 33 donde comienza un nuevo ascenso por una zona fuera de sendero algo técnica. Aquí adelanto a algunos corredores y me sitúo en 10º posición… bufff, qué rápido estoy yendo, quizá demasiado…

aitor_toribio

Bajando hacia Arroyo Cerezo. Foto: Facebook de Aitor Toribio Fotografía

Culminada esta subida, todavía quedarán 6 kilómetros hasta la población de Arroyo Cerezo, pequeña pedanía de Castielfabib por donde pasaremos dos veces, una en el km. 40 y otra en el km. 54. Este tramo es relativamente cómodo, pasaremos bajo la carretera nacional N-420 y realizaremos la bajada final al pueblo por pista.

Llego a Arroyo Cerezo sin perder posiciones pero un poco cansado, el ritmo hasta ahora ha sido alto, llevamos casi una maratón en 4 horas y 50 minutos, no está nada mal.

Aprovecho para reponer líquidos y beber bastante. Enfrente del pueblo tenemos la montaña conocida como Cruz de los Tres Reinos (1.557 m) a la que vamos a ascender, no parece una ascensión muy dura pero son 14 kilómetros y a buen seguro va a haber alguna encerrona…

arroyo-cerezo-aldea

Arroyo Cerezo. Foto: castielfabib.es

Salimos de Arroyo Cerezo y comienza la subida por pista hasta un collado cercano. Enseguida veo que las piernas ya no van como antes y me adelantan hasta tres corredores. Estoy en la primera crisis del día…

El paisaje es bonito y la carrera abandona la pista para tomar un sendero que va bordeando las paredes de un barranco. Abandonamos el tramo pegado al precipicio y comienza otro más cómodo que en fácil ascenso nos dejará en la tercera cima del día: Cruz de los Tres Reinos.

aitor_toribio2

Llaneo previo al ascenso a la Cruz de los Tres Reinos. Foto: Facebook UTR

Tras “picar” en el control de dorsales que hay situado en la cima comienza un descenso muy parecido al ascenso, que alterna pista y sendero. Ya en los kilómetros finales, poco antes de llegar a Arroyo Cerezo, las fuerzas regresan a mis piernas y acabo entrando en el pueblo bastante más fresco de lo que había salido.

Estamos ya en el km. 54, superado el ecuador de la carrera y decido parar un ratito a comer un buen plato de macarrones que me salvará la vida en el siguiente tramo.

Tras avituallar bastante bien y llenar un litro y medio de agua, salgo con energías renovadas a por el siguiente tramo de 17 kilómetros que nos dejará en la base de vida de Castielfabib. Para mi este tramo es la clave de la carrera pues ya hace bastante calor, es muy rompepiernas y nos puede dar la “puntilla”.

Por terreno algo incómodo terminamos alcanzando el barranco del Cerezo. Toca bajar hasta el fondo y volver a subir. En este tramo coincido con un corredor valenciano, muy majo, con el que iré compartiendo algunos tramos de carrera. Entre charla y charla, los kilómetros van pasando…

Poco antes de llegar a Castielfabib, subiremos un tramo de barranquera, no muy técnico pero sí muy seco y con un fuerte calor. Esta subida al pueblo me termina matando y llego al centro de Castielfabib con muchísima sed y muy justito de fuerzas.

43419326_1169622973192183_126124536440553472_n

Reponiendo fuerzas en Castielfabib, km. 70 de carrera. Foto: Facebook UTR

Para mi sorpresa, la base de vida no está en el propio pueblo sino que está a dos kilómetros en una especie de albergue llamado Los Centenales. Para llegar hasta allí nos hacen bajar hasta la parte baja del pueblo para después subir. Este tramo me deja KO y me acabo arrastrando el último kilómetro hasta el avituallamiento.

43500645_1169590599862087_3583160630867132416_o

En el km. 70 toca subir toda esta cuesta hasta la parte alta de Castielfabib. Foto: Facebook UTR

Por fin alcanzo la base de vida, algo mareado y deshidratado, estoy en plena crisis. Decido parar media hora, comer un nuevo plato de macarrones, beber bien y cambiarme de calcetines. Me han salido dos ampollas en los talones y una rozadura en la ingle… la cosa se pone fea y habrá que tirar de experiencia…

Tras descansar bastante y ser adelantado por unos cuantos corredores vuelvo a la carrera con bastante pesadez de piernas y sin mirar ya mucho el reloj. Tras una bajadita, tocará hacer uno de los tramos más duros del día, unos 10 kilómetros con dos intensas subidas hasta el siguiente avituallamiento, en Los Morrones.

La primera subida la hago entera andando. Una fuerte bajada por cortafuegos nos deja en el fondo de un valle conocido como Barranco de la Val Seco y de ahí tendremos la subida más fuerte de la carrera hasta la meseta donde se asienta el ansiado avituallamiento. Este ascenso, a pesar de lo inclinado del sendero, lo hago bastante bien, a buen ritmo, y me animo mucho. El sendero nos deja en una pista casi llana, tras un kilómetro cómodo alcanzamos el puesto.

Breve parada para beber y veo por delante a algunos corredores. Me animo un poco y vuelvo a correr. Toca ahora un tramo bastante aburrido de 6 kilómetros por pista que se pueden hacer muy largos si no corremos…

Por fortuna, el llaneo acaba en el km. 86 y comenzamos a descender hacia el pueblo de Tormón, ya en la provincia de Teruel, por una bonita senda a través del pinar. Apenas 3 kilómetros de descenso muy divertido después de soportar el aburrido tramo anterior.

P1020612

Tormón km. 89 de carrera, en la provincia de Teruel, la tercera que visitamos en esta carrera.

En el avituallamiento de Tormón, además de comer el mejor melón del mundo, bebo bastante y comienzo a ver el final del túnel. Quedan 15 kilómetros a meta, con un tramo muy bonito, y las piernas parece que vuelven a acompañar, la cosa se pone de cara…

Salimos de Tormón hacia los Estrechos del río Ebrón. Unos 8 kilómetros de sendero junto al cañón que conforma el río, seguramente el tramo más bonito de la carrera. Primero descenderemos hasta una bonita cascada, para después ascender a un mirador que domina la parte más agreste del cañón.

1011764_207221682765655_1155428637_n

Cascada del río Ebrón. Foto: Facebook UTR

El ascenso al mirador es corto aunque intenso. A esta subida le sigue otra más cortita tras cruzar el puente de la Fonseca, un paso natural que nos permite cruzar a la otra orilla del cañón.

P1020616

Los Estrechos del Río Ebrón.

Tras un rápido descenso, llegamos a una zona donde el sendero se mete de lleno en el río. Hay un par de tramos de sendero equipado, con grapas, pasarelas y algún puente. Es un tramo divertido y muy bonito, pero se le puede hacer largo al que vaya cansado o si ya llegamos a esta zona de noche.

Tras pasar la zona más técnica, llegamos a una pista forestal que en 3 kilómetros nos dejará en el pueblo de El Cuervo, km. 98 de carrera. Último avituallamiento donde apenas paro y vuelta a la carrera, ahora ya a saco, con muchas ganas de llegar a meta.

43950782_1171452653009215_4807565204621623296_o

Castielfabib, pueblo donde acaba la carrera de 104 Km. Foto: Facebook UTR

A ritmo fuerte haremos los últimos kilómetros, muy sencillos, pasando por un pequeño pueblo llamado Cuesta del Rato. Ya con las últimas luces, me planto en la parte baja de Castielfabib. Se oye la megafonía y me vengo arriba. El último tramo de subida al pueblo lo hago a un ritmo fuerte y termino la última cuesta, ya asfaltada, a tope. Entro en meta en 13 horas y 50 minutos, puesto 14º absoluto.

43500621_1169593726528441_9147938830450425856_n

Entrada en meta en Castielfabib. Parece que me he hecho pis, pero es vaselina para las rozaduras jajaja. Foto: Facebook UTR

Acabo muy contento tras todos los problemillas que he sufrido en los últimos 35 kilómetros de carrera. Esto de “correr largo” no se olvida del todo, o eso parece…

Captura

Clasificación final de la UTR 104 km

Otra ultra más terminada, en total ya van 26 y 9 ultras de más de 100 kms. Espero que todavía queden muchas más experiencias como esta 🙂

20181011_161643

Chaqueta que viene en la bolsa del corredor y medalla finisher.

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 104 km

Desnivel: 4.200 m+

Tiempo neto: 13 horas y 50 minutos

Posición: 14 de 180 corredores

Web de la carrera

Clasificaciones

OPINIÓN

Pues la vuelta a las ultras ha resultado algo más dura de lo previsto. La carrera sobre el papel parece “sencilla” pero después nada es lo que parece. El calor, los tramos técnicos y la separación entre los avituallamientos hace que sea una carrera donde no te puedes relajar. Si dan 5 puntos UTMB por algo será, ¿no?

A nivel de organización no tengo más que buenas palabras. Avituallamientos muy completos, muchos voluntarios y muy amables, buen marcaje… perfecto. Solamente puedo darles la enhorabuena.

Sin duda, una gran carrera la que tienen montada en el Rincón de Ademuz, totalmente recomendable.

 

 

 

Trail 2 Heaven 48K – 2018

TRAIL 2 HEAVEN (48 KM y 2.600 M+). VALLE DE BENASQUE

La Trail 2 Heaven 48K es una carrera de montaña muy bonita a medio camino entre el Pirineo francés y el aragonés, algo no demasiado habitual en el ámbito de las carreras que se organizan en esta cordillera. En total, 48 km de pura montaña partiendo del Hospital de Benasque y coronando algunos puertos emblemáticos de este valle como el de la Glera o el Portillón, a casi 2.500 metros de altura.

41745284_1262751907200233_6646195886055489536_o

Voluntarios en el Puerto de la Glera. Foto: Facebook de la carrera

El perfil de la prueba es muy atractivo. Duro pero a la vez bastante corrible, con una subida muy potente en el km 25 que marca la carrera y una última parte bastante amable que permite acabar a tope si tenemos piernas.

t2h46_pasos

A nivel de paisajes, la carrera es de las más chulas que he corrido… con una bajada espectacular al Hospice de France desde el collado del Portillón, muy difícil de olvidar, pasando por los Boums du Port, unos lagos de alta montaña colgados a 2.200 metros junto al refugio guardado de Venasque.

EL RECORRIDO

A las 8:30 de la mañana, en los Llanos del Hospital, en pleno corazón del valle de Benasque y bajo el macizo de las Maladetas, se da la salida a la prueba de 48 km. Muchas ganas y algunos nervios, al menos por mi parte, tras más de medio año retirado de las carreras de larga distancia.

41215925_1257674887707935_8656083685428166656_o

Salida en los Llanos del Hospital. Foto: Facebook Trail 2 Heaven

La salida es rápida. Tras una primera subida muy cortita, tomamos un sendero bastante cómodo y llano que avanza por el bosque en dirección a la Besurta. Desde los Llanos del Hospital a la Besurta apenas se suben 150 metros de desnivel en 5 kilómetros, por lo que se puede asegurar que el inicio es bastante llevadero.

Las sensaciones al inicio son buenas. Parece que tengo piernas y mucha motivación, por lo que intento no quemarme mucho en los primeros kilómetros y disfrutar de la carrera.

6

Llanos del Hospital a los pies del pico Mall Printat (2.845 m)

Llegamos a la Besurta, el famoso parking del Aneto, donde comienza la ascensión al refugio de la Renclusa, la primera del día. La subida hasta el refugio se realiza por el clásico sendero. En total son 400 m+ desde la Besurta pues, tras alcanzar el refugio, tenemos unos 100m+ de desnivel extra hasta alcanzar el modesto Collado de la Renclusa, que comunica el refugio con el Plan d’ Aigualluts.

IMG_0978

Plan d’ Aigualluts

La bajada al Plan d’ Aigualluts es algo técnica. Mucha roca y un sendero un poco incómodo me hacen ir con cuidado… Pero pronto alcanzamos la inmensa llanura del Plan con alguna zona encharcada donde hay que ir con cuidado. La zona se hace más corrible y enseguida conectamos con el famoso Forau d’ Aiguallut, un sumidero por donde se cuelan las aguas que bajan de las Maladetas para salir al exterior en el valle de Arán.

Por terreno rápido, alcanzamos de nuevo la Besurta donde encontramos el primer avituallamiento del día, en el km. 10. Breve parada para coger agua y tomar aire… a pesar de la brevedad me adelantan unos 10 corredores!!!

5

Grandes vistas en esta primera parte de la carrera. Al fondo, se distingue la cima “doble” de la Forcanada (2.883 m).

Tras reponer líquidos de forma rápida salimos camino al Portillón de Benasque en la segunda subida del día. Son 600 m+, aunque tampoco debemos preocuparnos mucho pues la subida es muy cómoda. El sendero es muy llano, hace bastantes zig-zags y no se llega a empinar del todo.

18

Vistas al Aneto (3.404 m) poco antes de alcanzar el Portillón.

Antes de llegar al Portillón, merece la pena darse la vuelta para ver lo que tenemos detrás… Las Maladetas se elevan más de 1.500 metros sobre el fondo de valle en una estampa de alta montaña espectacular, de las más bonitas del Pirineo.

Alcanzo el Portillón de Benasque (2.444 m) bastante fresco. Las sensaciones siguen siendo muy buenas y me lanzo valle abajo con muchas ganas. Por delante, una gran bajada, tan dura como bonita, de más de 1000 metros de desnivel negativo. Una primera zona de pedrera fácil nos deja junto a los lagos conocidos como Boums du Port.

17

Bajando ya en el lado francés hacia los lagos conocidos como Boums du Port.

Pasamos junto al refugio de Venasque y seguimos descendiendo por la senda. La inclinación va aumentando, pues estamos en un circo glaciar, pero gracias a la senda se puede bajar en todo momento corriendo. La bajada no es especialmente técnica.

En este punto nos juntamos un pequeño grupo de unos cinco corredores bajando a todo lo que nos da el cuerpo. Termino quedándome un poco atrás, pues el ritmo que llevan es muy elevado y noto como mis piernas comienzan a cargarse. Todavía queda más de la mitad de carrera y tengo que reservar…

Terminamos el descenso, ya por pista alcanzamos el Hospice de France con su gran edificio y a sus pies el avituallamiento. Estamos en el km. 21. Los voluntarios me dicen que voy el “veintitantos” pero decido tomármelo con calma pues he llegado muy fatigado… Invierto 10 minutos en comer y en beber bien. Con las pilas cargadas y más descansado, retomo la carrera.

El primer tramo hasta alcanzar el famoso Circo de la Glera es un sendero que va subiendo poco a poco a través del bosque de Sajust. Este camino, conocido como camino de la Emperatriz, tiene algún tramo algo expuesto pero, en general, es bastante cómodo e incluso corrible. Aquí comienzo a adelantar a alguno de los corredores que me ha pasado en el avituallamiento, las fuerzas siguen acompañando.

Salimos del bosque y ante nosotros se presenta el imponente Circo de la Glera. Varias cascadas atraviesan las paredes del mismo, mientras el sendero traza un amplio zig-zag para superar la zona más inclinada.

Me lo tomo con filosofía y supero la primera gran pendiente sin perder puestos. Después viene un tramo más llano donde la senda atraviesa el circo por su mitad. La senda aquí es estrecha y hay bastante vegetación.

La última parte del circo vuelve a ser empinada, especialmente los últimos 200 metros  de desnivel que los haremos por una gran pedrera (glera) de gran dureza. Aquí me desfondo y comienzo a sufrir… el puerto no llega nunca!!! Tras mucho luchar, llegamos hasta él, allí varios voluntarios nos animan con todas sus fuerzas.

IMG_0261

Alcanzando el Puerto de la Glera (2.367 m). Foto: Facebook organización

Coronamos y comienza el descenso hasta Llanos del Hospital. Las piernas se resienten de la subida, están lentas y llegan los amagos de calambre… Por fortuna, la cosa no va a más y tras unos minutos de dudas puedo coger un ritmo aceptable de bajada. Disfruto mucho del paso por el ibón de Gorgutes situado junto al collado y de las vistas a los Llanos.

La bajada no es del todo limpia. Algún tramo técnico con raíces y piedras nos obliga a estar alerta. Pese a todo, alcanzo el tercer avituallamiento en los Llanos con mejores sensaciones. Nueva parada de casi 10 minutos para comer y beber. Nos quedan 16 kilómetros hasta Benasque.

La bajada a Benasque engaña. Primero, tenemos un tramo donde subimos casi 200 m+. No es duro, pero debemos estar mentalmente preparados… Se realiza por senda y atraviesa un bosque, es un tramo muy agradable y enseguida se comienza a bajar hacia los Baños de Benasque.

Las fuerzas vuelven a mis piernas en este tramo. Comparto kilómetros con un corredor valenciano muy majete y nos ponemos a un ritmo muy bueno. Las sensaciones vuelven a ser inmejorables con casi 40 kilómetros en las piernas.

La bajada a los Baños y posteriormente al Plan de Senarta es fácil y rápida, con algunos tramos de pista que ayudan a apretar el acelerador al máximo. Desde Plan de Senarta la cosa mejora todavía más, tras un leve ascenso por pista, comienza el descenso final a Benasque. Los últimos kilómetros se hacen por un sendero muy bonito que discurre por la margen derecha del río Ésera, son tan bonitos que no se hacen largos.

Nos acercamos a Benasque y ya se oye la megafonía. Veo a un corredor al fondo y aprieto los dientes para darle caza… Finalmente no lo alcanzo pero disfruto de los últimos metros por las calles del pueblo, la gente sonríe y aplaude desde las terrazas de la calle central… Meta!!!

IMG_0667

Llegada a meta en Benasque. Foto: Facebook organización

Acabo muy contento con un tiempo de 6 horas y 43 minutos y un puesto 21º absoluto. Las cosas han salido perfectas, con unas sensaciones muy buenas desde la salida. Parece que mis piernas vuelven a funcionar como antaño 🙂

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 48 km

Desnivel positivo: 2600 m+

Tiempo neto: 6 horas y 33 minutos

Puesto: 21 de 250 corredores

Web de la carrera

Clasificaciones

OPINIÓN

Gran carrera con una gran organización, muy cuidada, con muchos voluntarios y un trato al corredor excelente. Es una carrera muy popular, con bastante gente inscrita y un gran ambiente.

El recorrido es bonito como pocos, la bajada a la zona francesa y posterior subida me parecieron muy alpinas, espectaculares, sin embargo, la carrera no tiene la dureza ni el nivel técnico de otras carreras pirenaicas como el Trail Valle de Tena, la Canfranc-Canfranc o el mismo Gran Trail Aneto-Posets. En mi caso, que soy de carreras más correderas, esto es un punto a favor.

Recomiendo la carrera al 100%, no he podido acabar más satisfecho 🙂

Nota: las fotos de la carrera están extraídas del Facebook de la organización, el resto pertenecen a mis álbumes personales.

 

Slieve Bearnagh (739 m). Mourne Mountains

TRAVESÍA DE LAS MONTAÑAS DE MOURNE. DE ATTICAL A NEWCASTLE.

Tras conocer el macizo de las Mourne Mountains el día anterior, en nuestra ascensión al Slieve Donard, las previsiones meteorológicas eran algo mejores para este día por lo que decidimos realizar una ruta algo más exigente: una travesía de sur a norte visitando algunos lugares emblemáticos de estas montañas como el lago Shanna (Lough Shanna) y la cima del Slieve Bearnagh, cuarta montaña más alta del macizo.

IMG_0896

Mourne Mountains de camino al Lough Shanna

Esta ruta comienza en el diminuto pueblo de Attical, situado al sur de las montañas. Para llegar hasta esta aldea desde Newcastle, principal localidad de la zona, lo haremos con el llamado Rambler Bus o bus lanzadera que realiza un recorrido circular uniendo todas las poblaciones situadas al pie de la montaña.

Captura

Croquis. Fuente: Wikiloc.

La travesía, de algo más de 20 kilómetros, es bastante cómoda pues discurre por caminos bien hollados en la mayor parte de su recorrido. Sin embargo, hay dos puntos que pueden resultar un poco conflictivos. El primero, es el tramo que hay tras el lago Shanna, sin sendero y completamente encharcado, el segundo, la ascensión al Slieve Bearnagh, muy inclinada.

EL RECORRIDO

Comenzamos a caminar a las 9:30 de la mañana desde Attical. La primera parte de la ruta es algo aburrida pues debemos caminar por una estrecha carretera asfaltada para alcanzar el inicio de la Banns Road, camino de tierra que nos conducirá a al lago Shanna. Hay un par de kilómetros desde el centro de Attical (donde está el supermercado) hasta el inicio de la Banns Road.

IMG_0892

Slieve Muck (674 m) desde el inicio de la Banns Road.

Al inicio de la Banns Road hay un pequeño parking con espacio para unos diez coches. El camino, una ancha pista en este punto, no tiene pérdida. Se va introduciendo en el corazón de las montañas de Mourne, dejando a mano izquierda el cordal del Slieve Muck.

IMG_0897

Detalle del Mourne Wall.

Tras una leve subida, alcanzamos el muro de Mourne (Mourne Wall), muro de granito construido a comienzos del siglo XX y que rodea las montañas de este macizo a lo largo de 22 millas. Una verdadera obra de arte.

IMG_0903

Buenas vistas de estas montañas antes de alcanzar el lago Shanna. A la derecha destaca el Slieve Doan (592 m) con su cima rocosa.

El ascenso hasta el Lough Shanna no tiene pérdida. Son 3,5 km desde el inicio de la Banns Road. Alcanzamos la orilla del lago y paramos para echar unas fotos. No nos demoramos mucho pues el día está empeorando rápidamente…

IMG_0909

Dejando atrás el Lough Shanna.

Tras dejar atrás el lago avanzamos sin apenas sendero por una zona bastante “conflictiva” debido a que está completamente encharcada. Es un tramo corto, de apenas 1 kilómetro, pero se hace bastante pesado. Primero podemos alcanzar el camino que baja a la presa de Ben Crom, más tarde lo abandonaremos para conectar con el sendero que pasa por las faldas del Slieve Meelbeg.

IMG_0917

Tras pasar por la zona encharcada conectamos con el sendero que discurre por las faldas del Slieve Meelbeg.

Ya por buen sendero avanzamos a buen ritmo, sin apenas ganar ni perder altura. Dejamos atrás el vistoso Slieve Doan, una de las montañas más populares de la zona a pesar de su modesta altura (no llega a los 600 m).

Pronto aparecerá ante nosotros la mole del Slieve Bearnagh, objetivo del día, con su inclinada ladera Este que debemos ascender. La montaña es muy vistosa debido a las torres de granito que coronan su cima.

IMG_0918

Llegando al pie del Slieve Bearnagh. Las nubes bajas vienen y van…

Alcanzamos el collado que separa el Slieve Bearnagh del Slieve Meelmore, donde volvemos a encontrarnos con el Mourne Wall. No debemos cruzarlo, allí mismo, a mano derecha, nace el camino que asciende al Slieve Bearnagh, bastante inclinado pero bien marcado.

IMG_0925

Dura ascensión al Slieve Bearnagh.

El sendero traza algunos zig-zag para después arrimarse al muro y subir de forma muy directa pegado a él. Merece la pena echar la vista atrás para ver cómo el muro trepa por la vecina montaña de Slieve Meelmore.

IMG_0928

Ascendiendo pegados al muro de Mourne. Enfrente, el Slieve Meelmore.

Las vistas se abren hacia el cercano embalse de Silent Valley. De forma alargada, como su vecino el de Ben Crom, es uno de los lugares más populares de las Mourne Mountains y uno de los más fotografiados.

IMG_0933

Vistas al Slieve Doan y al pantano de Silent Valley.

Pronto alcanzamos la parte más alta del Slieve Bearnagh. En ella hay dos crestones de granito y en la parte central un amplio collado donde la gente aprovecha para descansar.

IMG_0945

Crestón cimero del Slieve Bearnagh.

Me acerco al crestón de roca con la intención de ver si se puede alcanzar su punto más alto. Sorprende que aquí en Irlanda no tienen la costumbre de marcar el punto más alto de las montañas…

IMG_0944

En la cresta de granito. Junto a la roca más alta del Slieve Bearnagh.

Una pequeña brecha en la roca nos deja pasar a la “espalda” de la cresta. Allí hay dos puntos más elevados aunque el más alto es el que se encuentra más al Norte. Intento auparme hasta a él pero, tras una breve trepada, veo que es necesario abordar un paso de escalada bastante complicado y más con la roca mojada, así que decido finalizar la ascensión allí.

IMG_0938

Antecima Norte del Slieve Bearnagh y camino por el que descenderemos.

Vuelvo al collado y desde allí comenzamos el descenso desde la cima hasta el camino conocido como Brandy Pad. Dejaremos a mano derecha la antecima Norte del Slieve Bearnagh y bajaremos “a saco” por su ladera Norte, tan inclinada como la ladera Este por donde hemos ascendido.

IMG_0952

Dejando atrás la cima del Slieve Bearnagh.

El descenso no tiene complicación a pesar de la inclinación pues hay varios senderos algo dispersos. Pronto alcanzamos el collado conocido como Hare’s Gap que marca el inicio del Brandy Pad. Este sendero fue utilizado en el pasado por los contrabandistas que se ocultaban en las montañas, de ahí su nombre. Nos servirá para alcanzar el collado del Slieve Donard y de ahí poder descender a Newcastle.

IMG_0963

Slieve Bearnagh a la derecha y pantano de Ben Crom a la izquierda, desde el Brandy Pad.

El camino gana metros de forma muy suave y desde él se obtienen unas vistas muy buenas del Slieve Bearnagh y del cercano pantano de Ben Crom. Tras un breve ascenso, alcanzaremos un primer collado marcado con un gran hito de piedras. Desde este punto sale un sendero que conduce al Slievelamagan y al Slieve Binnian.

IMG_0964

Collado intermedio en el Brandy Pad.

Tras este collado, y después de andar unos 300 metros, veremos a mano izquierda un senderillo que debemos tomar y que nos dejará en el collado del Slieve Donard. Esta zona es bastante accidentada, precaución con niebla y no despistarse…

IMG_0968

Collado del Slieve Donard, por segundo día consecutivo lo encontramos sumergido en la niebla.

En el collado del Slieve Donard, tras el muro de Mourne, aprovechamos para refugiarnos del viento y comer algo. El descenso a Newcastle es cómodo y ya lo conocemos por lo que nos lo tomamos con calma.

IMG_0976

Ice House, antes de entrar en el bosque de Newcastle.

Por un cómodo sendero bajaremos del collado al valle del río Glen. La niebla nos oculta un poco las hermosas vistas de este valle. Menos mal que el día anterior pudimos fotografiarlo en todo su esplendor. Dejaremos a mano izquierda la vieja nevera, Ice House, y entraremos de lleno en el bosque de Newcastle.

IMG_0977

Atravesando los bosques que hay junto a Newcastle.

Siempre paralelos al río Glen, descenderemos hasta alcanzar la localidad de Newcastle. Este descenso es muy bonito, así como el bosque, no es de extrañar que sea una de las rutas más populares del país y haya bastantes turistas.

IMG_0984

Playa de Newcastle.

Y así acabamos alcanzado Newcastle. Hora de comer un merecido helado en su calle central y pasear un poco haciendo tiempo hasta coger el bus que no devolverá a Belfast. Acabamos así un magnífico fin de semana de montaña… Sin duda, ha merecido la pena venir a este pequeño rincón de Irlanda del Norte a pesar del mal tiempo.

DETALLES TÉCNICOS

Distancia: 20,75 km

Desnivel positivo: 800 m+

Tiempo neto: 6 horas y 30 minutos

Fecha de realización: 12/08/2018

Cartografía: Mournes. Activity Map. Escala: 1:25.000.

Track Wikiloc

ALGUNOS LINKS INTERESANTES

Estas montañas son muy populares y visitadas por la gente de Irlanda del Norte por lo que hay bastante información en Internet. La página más completa es www.walkni.com donde hay muchas rutas en los Mournes, croquis y demás. Algunas son muy interesantes… dejo aquí el link a la guía de los Mournes que hay colgada en esta página.

Aunque las carreras de montaña todavía no son demasiado populares en Irlanda del Norte (al menos no lo son tanto como en España) sí que existen algunas pruebas muy chulas. Quizá la más importante sea la Mourne Skyrace con unas cifras muy respetables, 35 km y 3370 m+. En España es difícil encontrar una carrera de esa distancia con tanto desnivel…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5ht

Valle de Glennahoo y Lago Annascaul. Península de Dingle

SENDERISMO EN LA PENÍNSULA DE DINGLE. COSTA OESTE DE IRLANDA

La Península de Dingle es una pequeña joya de la isla de Irlanda. Se encuentra en el condado de Kerry, cerca de la ciudad de Tralee y es un lugar que está ganando bastante fama en los últimos años. Y es que esta pequeña porción de territorio irlandés tiene casi de todo: mar, montañas, valles, lagos, carreteras estrechas, poca población humana y muchas ovejas. Irlanda en estado puro.

IMG_0682

Valle de Glennahoo

La ruta de hoy apenas tiene dificultad… Une la pequeña población de Ballyduff con el lago de Annascaul (también podemos verlo escrito como Lough Anscaul) a través del valle de Glennahoo, cruzando la península casi de Norte a Sur. A nivel de paisajes es una ruta brutal. El verde de estos valles y montañas es exagerado, el agua corre por cualquier rincón y la soledad que se respira nos hace sentir como unos auténticos privilegiados.

Captura

Croquis de la ruta. Fuente: Wikiloc

Esta ruta surgió casi de casualidad tras consultar la fantástica guía de montañismo de la península de Dingle que habíamos comprado unos meses antes y apenas habíamos mirado. El plan A era el Monte Brandon, techo de la península con 952 metros, pero el día salió muy malo, con lluvia y mucha niebla, así que hubo que rebajar las pretensiones. Una de las rutas más sencillas que proponía la guía era esta y además la cota máxima apenas superaba los 400 metros por lo que era ideal para evitar la niebla.

EL RECORRIDO

A las 11 de la mañana aparcamos junto al cementerio de Ballyduff, inicio de la ruta de hoy. Salimos a la carretera “general” y desandamos unos cientos de metros hasta llegar a una casa de campo de color blanco situada tras una curva pronunciada. Junto a ella, sale un camino ancho algo escondido que sube de forma suave.

Pronto el camino llanea e incluso desciende unos metros para internarse en el valle de Glennahoo. Este valle, de unos 3 kilómetros de largo es de origen glaciar a pesar de encontrarnos a unos 100 metros de altura sobre el nivel del mar.

IMG_0662

Río Glennahoo y valle del mismo nombre. El monte Gob an Iolair (528 m) queda a la derecha.

Es un lugar bucólico, con ovejas trepando por cualquier ladera y el río zigzagueando en el fondo del valle. Recuerda lejanamente al valle de Aguas Tuertas en el pirineo aragonés.

Destaca a mano derecha el monte Gob an Iolair y sus laderas verdes de gran inclinación. Al fondo, el valle se cierra con un circo glaciar por donde bajan tres cascadas que conforman el río Glennahoo.

IMG_0668

Poco a poco nos vamos aproximando al circo que cierra el valle.

El camino en todo momento es ancho y cómodo y es utilizado por los ganaderos para transportar al ganado y demás. Nos cruzamos con un par de pastores de la zona y nos sorprende su amabilidad y cercanía. Lo malo es entenderlos, pues hablan realmente rápido…

IMG_0682

Comienza el ascenso al plateau que da acceso al lago de Annascaul y nos sitúa encima del circo.

El camino ancho termina junto al circo y una leve senda sale a mano izquierda. Está balizada con unos postes de color rojo y con inscripciones en gaélico. La senda no está muy marcada aunque se sigue sin dificultad pues su trazado es bastante evidente. Ganamos metros de forma rápida y dejamos abajo el río Glennahoo. Las vistas son fantásticas.

IMG_0683

La senda, apenas marcada, nos permite ascender a la parte alta del circo.

Avanzamos junto a un imponente torrente con un gran caudal que terminaremos cruzando por una zona de rocas, sin ningún problema. Ya al otro lado del torrente, seguiremos ganando altura al cruzar una ladera verde de fuerte pendiente en diagonal.

IMG_0691

Cruzamos un torrente para seguir ascendiendo por la ladera situada al otro lado del mismo.

Al otro lado del torrente la pendiente del sendero disminuye y ascendemos cómodamente hasta lo que parece el collado. Pronto veremos que no es un collado sino una inmensa meseta o plateau completamente encharcado.

IMG_0693

Llegando al plateau. Al fondo a la derecha el monte Beenoskee.

El tiempo, contra todo pronóstico, mejora de forma leve, las nubes se disipan y nos dejan ver las montañas que nos rodean. Todas ellas entre los 500 y los 800 metros de altura. Sus formas son redondeadas pero sus pendientes muy pronunciadas. Un paisaje muy diferente a todo lo que hemos visto en España.

IMG_0699

Llegamos al plateau, una amplia meseta rodeada de montañas redondeadas como esta, Cnoc na Banoige (641 m).

Al comienzo de la meseta el sendero va desapareciendo. Hay unas balizas que nos ayudan a seguir en dirección al verdadero collado que da acceso al lago Annascaul. El único problema es que está todo muy encharcado y hay que andarse con ojo a la hora de echar el pie.

Sin apenas ganar altura, coronamos el collado a casi 400 metros de altura. Las vistas se abren hacia el sur de la Península de Dingle y vemos también el lago Annascaul por primera vez.

5ht

Bajada al lago Annascaul desde el collado.

El descenso al lago se realiza por un sendero en zig-zag bastante encharcado y con abundante vegetación. El paisaje que nos rodea es impresionante, merece la pena detenerse unos minutos…

IMG_0720

Torrente que alimenta al lago Annascaul.

La estrecha senda nos deja en un puente. A partir de allí el camino mejora mucho. Avanzamos metros rápidamente para terminar llegando a la orilla del lago en unos minutos.

IMG_0740

En la orilla del lago Annascaul.

El lago sorprende por su tamaño. Aprovechamos para sentarnos un rato en su orilla, descansar y comer algo. El retorno es largo, aunque relativamente cómodo.

La vuelta la hacemos por el mismo camino, sin prisa pero sin pausa. El día irá mejorando un poco más e incluso llegamos a ver el sol en algún momento.

IMG_0749

De vuelta, volviendo al collado.

Al llegar a la meseta, la niebla da tregua y nos permite ver la redondeada cima de Beenoskee, una de las más altas de la península y de acceso fácil a diferencia de otras montañas de la zona.

IMG_0756

Monte Beenoskee a la vuelta. Con sus 826 metros es uno de los más altos de la zona.

Terminamos llegando al cementerio de Ballyduff a media tarde, todavía con tiempo de visitar el famoso Conor Pass, el puerto de montaña que comunica los dos extremos de la península, y el pueblo de Dingle, muy turístico y lleno de bares y pubs donde comer el tradicional “fish & chips” y tomar una buena pinta.

IMG_0760

Una de las muchas ovejitas que nos cruzamos aquel día.

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 18,5 km

Desnivel positivo acumulado: 615 m+

Tiempo neto: 5 horas

Fecha de realización: 03/08/2018

Track Wikiloc

ALGUNOS LINKS INTERESANTES

Si vamos a visitar esta zona de Irlanda conviene echar un ojo a la web oficial. Como he comentado en otras entradas de nuestro viaje a Irlanda, conviene tener en mente unos cuantos planes para así poder elegir en función de la meteorología.

IMG_0768

Valle de Glennahoo

Torc Mountain (535 m). Killarney National Park

TORC MOUNTAIN & TORC WATERFALL. CONDADO DE KERRY. IRLANDA.

El condado de Kerry es uno de los lugares más conocidos y visitados de Irlanda. Se encuentra en el extremo SO de la isla y entre sus encantos naturales están el Parque Nacional de Killarney, el Carrauntoohil (la montaña más alta de la isla con 1.039 metros) o la península de Dingle.

IMG_0804

El Upper Lake, desde la ladera por la que se asciende a la Torc Mountain.

La ruta de hoy asciende a la Torc Mountain, una humilde montaña de poco más de 500 metros situada en pleno corazón del parque nacional de Killarney y que es el mejor mirador de los lagos de Muckross y Leane y de la propia ciudad de Killarney que queda a sus pies.

Captura

Croquis. Fuente: Wikiloc

La ascensión parte de un lugar muy popular y visitado, la cascada de Torc. Desde allí hay varios senderos balizados para visitar el frondoso bosque que rodea a la cascada y que conectan con el sendero que sube a la cima por su cara Sur. Es una ruta familiar, muy cómoda, con un sendero en óptimo estado que incluso tiene tablones de madera en las zonas encharcables (que son muchas) para facilitar el acceso a la cumbre.

EL RECORRIDO

Segundo día de montaña por el sur de Irlanda y, para variar, el mal tiempo nos obliga a cambiar de planes. Íbamos a ir al Carrauntoohil, la montaña más alta de la isla, pero la lluvia y la abundante nubosidad nos hicieron reflexionar y acabamos visitando esta humilde montaña, la Torc Mountain.

Partimos del parking de la Torc Waterfall, la cascada de Torc, muy concurrido a media mañana. El sendero para visitar la cascada nace junto al mismo parking, hay varios senderos balizados con distintas señales de colores, vamos, que es imposible desorientarse.

IMG_0774

Owengarriff River, poco antes de llegar a la cascada.

La cascada de Torc es muy bonita, con mucho caudal, ancha y rodeada de un bosque muy frondoso. Los turistas se agolpan junto al mirador para hacerse “selfies” y esto le resta un poco de encanto. Los cambios de planes y algún que otro problema técnico nos han hecho perder algo de tiempo y finalmente hemos llegado en hora punta…

IMG_0776

Torc waterfall.

Tras visitar la cascada, tomamos el sendero que gira a la izquierda y que sube de forma decidida. Este sendero atraviesa el bosque y enlaza de nuevo con el río cientos de metros más arriba, a la altura de un puente peatonal por el que cruzaremos al otro lado.

IMG_0782

Atravesando el magnífico bosque situado en las faldas de la Torc mountain.

Ya al otro lado del río, avanzaremos por un amplio sendero hasta conectar con el camino que sube a la Torc Mountain desde un parking cercano (Old Kenmare Road). Nosotros preferimos subirlo desde abajo, es decir, desde la cascada ya que creemos que la ruta gana en belleza y en interés.

IMG_0789

Salimos del bosque y el paisaje cambia por completo…

El bosque termina y nos encontramos caminando en un amplio valle, de un color verde intenso. El río Owengarriff discurre tranquilo por el centro, a mano izquierda tenemos varias montañas redondeadas (Dromderalough, Mangerton) entre los 700 y 900 metros, ambas cubiertas por la densa niebla, y a mano derecha nuestro objetivo de hoy, Torc Mountain.

IMG_0790

Comenzando a subir por la ladera Sur de la Torc Mountain.

Avanzamos por el ancho sendero hasta toparnos con un desvío a la derecha bien marcado. Es la senda que asciende a la cima. Este nuevo camino está bien hollado a pesar de la hierba que lo rodea. A ratos empedrado y a ratos, en las zonas encharcables, cubierto con unos grandes tablones de madera que hacen muy cómodo el caminar.

Otro de los atractivos de la ruta son los lagos que se ven a lo largo de la ascensión. A la izquierda, según se sube, tenemos el Upper Lake y a la derecha el Lough Guitane, de mayor tamaño.

IMG_0802

Lough Guitane y el pico Crohane (703 m) desde la subida a Torc Mountain.

Casi sin darnos cuenta, vamos ganándole metros a la montaña a través de un cómodo zig-zag. Realmente no tiene ninguna dificultad, ni a nivel físico… Es una montaña para todos los públicos, de hecho, vimos niños bastante pequeños en la cima.

IMG_0804

Upper Lake y el macizo del Carrauntoohil en la subida.

Sin mucho esfuerzo alcanzamos la cima. Desde ella, aparece el famoso lago Muckross, uno de los más visitados de Irlanda y el inmenso Lough Leane. Sin duda, solamente por esta panorámica ha merecido la pena subir.

IMG_0811

Vista desde la cima: Muckross Lake en primer plano y el Lough Leane detrás, separados por una pequeña línea de tierra. 

Tras pasar en la cima casi 20 minutos, comer algo y hacer infinidad de fotos comenzamos con el descenso. Parece mentira pero a pesar de estar a apenas 500 metros de altura, el frío allí arriba era intenso y hemos acabado bastante destemplados… mientras los irlandeses disfrutaban sentados en manga corta, está claro que son de otra pasta.

IMG_0831

Descendiendo por los tablones en una de las zonas encharcadas.

El descenso lo hacemos por el mismo camino hasta alcanzar el puente peatonal, ya en el bosque. Allí, decidimos bajar por uno de los senderos balizados que no pasan por la Torc waterfall y así conocer la otra parte del bosque.

IMG_0833

En el sendero de bajada, atravesando el bosque.

Este sendero nos deja junto al lago Muckross a unos 500 metros del parking, pero no hay problema pues podemos volver por un nuevo camino paralelo a la orilla del lago.

Finalizamos la ruta a la hora de comer. Seguramente no haya tenido la espectacularidad de la ascensión al Carrauntoohil, nuestro plan A, pero al menos nos hemos asegurado una ascensión sin niebla ni mal tiempo y unas vistas de primera desde la cima.

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 10,5 km

Desnivel positivo: 500 m+

Tiempo neto: 3 horas y 15 minutos

Fecha de realización: 04/08/2018

Track Wikiloc

ALGUNOS LINKS INTERESANTES

La página web del Parque Nacional de Killarney tiene una sección dedicada a rutas de montaña. La impresión que tenía antes de venir a Irlanda es que los niveles de dificultad de esta página, así como de otras, eran un tanto exagerados pero después de estar aquí creo que hay que tenerlos en cuenta y ser prudente. A pesar de la escasa altitud de las montañas, los desniveles son muy respetables y el mal tiempo es casi una constante. Hay que tenerlo en cuenta a la hora de planificar las salidas aquí.

Si buscamos rutas sencillas de senderismo, la web http://www.irishtrails.ie nos puede dar buenas ideas. Tiene un buen mapa que nos permite localizar los senderos rápidamente y bastante información sobre los mismos. En cambio, si queremos rutas más cañeras esta guía del Carrauntoohil nos puede dar muy buenas ideas.

Slieve Donard (853 m). Mourne Mountains.

SLIEVE DONARD. TECHO DE IRLANDA DEL NORTE.

Las Mourne Mountains constituyen el macizo más importante de Irlanda del Norte. Estas montañas parten de la misma Coste Este de la isla de Irlanda, por lo que algunas de sus ascensiones, como esta del Slieve Donard, parten desde la cota 0. Eso se traduce en unos desniveles bastante respetables en la mayoría de las rutas especialmente si tenemos en cuenta su humilde altura (pues la mayor parte de sus cumbres apenas superan los 750 metros).

IMG_0861

El mar y la montaña se mezclan en este macizo de Irlanda del Norte.

El granito aflora en cada rincón de este macizo. Los lagos de montaña y los valles de origen glaciar conforman los paisajes más interesantes de la zona. Otra importante característica de estas montañas es el tiempo, o mejor dicho el mal tiempo que puede considerarse “crónico”. Por ello, es bastante fácil que si estamos visitando Belfast y queremos acercarnos a conocer estas montañas tengamos un día con un tiempo de perros… tenedlo en cuenta para planificar un posible plan B y no frustrase demasiado…

Captura

Croquis de la ascensión. Fuente: Wikiloc

Con sus 853 metros, el Slieve Donard es la montaña más alta de todo el macizo de las Mourne Mountains y de toda Irlanda del Norte. Esto, sumado a su relativa facilidad y a su cercanía a la turística población costera de Newcastle, la convierten en una cima muy visitada. No es de extrañar que en días festivos su ascensión se convierta casi casi en una romería. Al margen de esto, sus paisajes bien merecen una visita.

EL RECORRIDO

Es fin de semana y el día es radiante. Bajamos del autobús que nos ha llevado desde Belfast a Newcastle y recorremos su agitada calle principal con el Slieve Donard siempre presente al fondo de la misma. Es un paisaje espectacular, la unión de mar y montaña siempre me ha llamado mucho la atención…

IMG_0835

Vista de las Mourne Mountains desde Newcastle. A la izquierda emerge el Slieve Donard.

Andaremos por la calle principal hasta que veamos un desvío a un amplio aparcamiento (Donard park car park). Junto al parking hay un río, el río Glen, el cual seguiremos de cabo a rabo en esta excursión. Siguiendo el río, el camino pronto se transforma en una bonita senda que va atravesando un magnífico bosque. La humedad es intensa, así como el verdor de la vegetación. Estamos en Irlanda, la llamada “isla esmeralda” y eso se nota a cada paso que damos.

IMG_0838

Primeros pasos por el bosque junto al río Glen.

Ganamos metros rápidamente por un camino bastante cómodo. El río va paralelo y hay varias cascadas y saltos de agua, algunos de ellos muy bonitos.

IMG_0889

Cascada en el río Glen.

Cruzaremos varias pistas forestales que discurren perpendiculares a nuestra senda y cambiaremos de orilla en varias ocasiones cruzando sendos puentes. Es curioso, la mezcla de granito, bosques y la senda junto al río me recuerda mucho a algunos paisajes de la Sierra de Guadarrama.

IMG_0881

Junto al río Glen, poco antes de salir del bosque.

Pronto salimos del bosque. En este punto veremos una antigua construcción utilizada antaño para almacenar la nieve, similar a las “neveras” que podemos encontrar en algunas de las montañas españolas.

IMG_0842

Salimos del bosque y nos topamos con la Ice House, una nevera con varios siglos de antigüedad.

Estamos en la cota 250 y frente a nosotros tenemos el alargado valle del río Glen que nace del mismo collado que separa el Slieve Donard de otra de las montañas importantes de la zona, el Slieve Commedagh (765 m), la segunda montaña más alta de las Mourne Mountains.

IMG_0847

Caminando hacia el collado, el Slieve Donard queda a la izquierda.

Mientras ganamos metros al valle las nubes van entrando por el Oeste de forma rápida y el cielo se cubre en pocos minutos. La cumbre del Slieve Donard, hasta ahora despejada, comienza a cubrirse también… parece que nos vamos a quedar sin las vistas de la cima.

IMG_0852

Mientras vamos ascendiendo vamos dejando atrás la costa de Newcastle.

El último tramo antes de alcanzar el collado es sin duda al más empinado. No obstante, el camino está muy marcado, casi empedrado, y se sube muy fácilmente. Alcanzamos el collado, cota 575 aprox.

IMG_0861

Vistas desde el collado, con Newcastle y el mar al fondo y todo el valle del río Glen por donde hemos ascendido.

La niebla comienza a cubrirlo todo pero nos deja ver el magnífico Mourne Wall, un muro de granito hecho piedra a piedra que tiene 22 millas de largo, rodea todo el macizo montañoso y fue construido a principios del s. XX. Una auténtica obra de arte.

IMG_0866

Ya metidos en la niebla, superando la última ladera del Slieve Donard, siempre con el muro de Mourne a mano derecha.

La subida final es dura y bastante monótona, especialmente hoy que no vemos más allá de 50 metros debido a la niebla. El camino está marcadísimo por lo que es muy difícil perderse. Tendremos siempre el muro de granito como referencia a mano derecha. Pronto la pendiente comienza a disminuir y entre la niebla emerge una especie de torre junto al muro, es la cima.

IMG_0870

Cima del Slieve Donard, con una torre junto al muro de Mourne y un gran hito señalando el punto más alto.

Alcanzamos la cima azotados por un fuerte viento muy húmedo y frío por lo que no estamos mucho tiempo allí. Junto al montón de piedras hay bastantes placas conmemorativas y demás, es una cima muy emblemática y eso se nota bastante.

IMG_0872

En el hito cimero, plagado de placas conmemorativas y en recuerdo de personas fallecidas.

Abandonamos la cumbre y regresamos al collado por el mismo camino, siempre pegados al muro. El tiempo empeora rápidamente y comienza a llover en la bajada. Nos damos prisa para alcanzar el pueblo y ponernos a cubierto.

Al llegar a Newcastle hay bastante revuelo, había un festival de aviación y una exhibición del ejercito del aire (Red Arrows) que acaba de suspenderse debido al mal tiempo. Todo el mundo vuelve a sus casas con cara de decepción. Qué duro debe ser vivir a estas latitudes…

DETALLES TÉCNICOS

Distancia: 11,5 km

Desnivel positivo: 875 m+

Tiempo neto: 3 horas y 30 minutos

Fecha de realización: 11/08/2018

Cartografía: Mournes. Activity Map. Escala: 1:25.000.

Track Wikiloc

ALGUNOS LINKS INTERESANTES

Como he comentado anteriormente estas montañas son muy populares y visitados por la gente de Irlanda del Norte por lo que hay bastante información en Internet. La página más completa es www.walkni.com donde hay muchas rutas en los Mournes, croquis y demás. Algunas son muy interesantes… dejo aquí el link a la guía de los Mournes que hay colgada en esta página.

Aunque las carreras de montaña todavía no son demasiado populares en Irlanda del Norte (al menos no lo son tanto como en España) sí que existen algunas pruebas muy chulas. Quizá la más importante sea la Mourne Skyrace con unas cifras muy respetables, 35 km y 3370 m+. En España es difícil encontrar una carrera de esa distancia con tanto desnivel…

 

 

 

De Zumaia a Deba por el GR 121. La ruta del Flysch.

DE ZUMAIA A DEBA. SENDERISMO EN LA COSTA DE GUIPÚZCOA.

La costa de Guipúzcoa guarda bonitos rincones donde se fusionan la montaña y el mar. Quizá, algunos de los lugares más espectaculares de la provincia se encuentran en el Geoparque de la Costa Vasca, situado en los términos municipales de Zumaia, Deba y Mutriku. Aquí podemos ver el fenómenos geológico del Flysch en todo su esplendor…

IMG_0558

Uno de los rincones más populares del Flysch, la playa de la Sakoneta, entre Zumaia y Deba.

Esta ruta une las poblaciones de Zumaia y Deba, separadas por un camino de apenas 14 kilómetros. El sendero va uniendo las distintas calas que va encontrando y se acerca en varias ocasiones a los acantilados, desde donde se obtienen unas vistas fabulosas. A pesar de lo que pone en muchos blogs, no es necesario que haya marea baja para realizar la ruta. Luego explicaremos con detalle este hecho y las distintas opciones que tenemos en función de si hay marea alta o marea baja.

Captura

Croquis de la ruta. Fuente: Wikiloc / IGN

A pesar de que la ruta no cuenta con dificultades reseñables, debe quedar claro que no es un paseo y que, a nivel físico, hablamos de una ruta con cierta exigencia, especialmente si no estamos acostumbrados a patear por el monte.

DETALLES DEL RECORRIDO

Comenzamos a caminar a eso de las 11 de la mañana desde Zumaia. El primer detalle importante que debemos tener en cuenta a nivel logístico es dónde aparcar en este pueblo. Es una localidad muy turística y todo el centro es zona azul. Para encontrar parking gratuito debemos ir al puerto, allí veremos un amplio aparcamiento. Una vez dejemos el coche, debemos andar unos 10 minutos hasta el centro del pueblo.

IMG_0521

Puerto de Zumaia.

Iremos atravesando el pueblo, siguiendo las marcas blancas y rojas del GR 121. Una breve subida nos dejará en la conocidísima ermita de San Telmo, uno de los puntos emblemáticos de la ruta desde donde se obtienen unas grandes vistas de los acantilados.

IMG_0525

La ermita de San Telmo colgada de un acantilado.

En la ermita comienza el sendero realmente y abandonamos el asfalto. En esta primera parte del mismo nos alejaremos progresivamente del mar para iniciar una subida por las colinas y caseríos de la zona. A pesar de ser una zona muy bonita, esta primera parte de la ruta no es tan espectacular como la segunda. Podemos decir que “lo más bonito” comienza en el km. 7 cuando bajemos de nuevo a la costa.

IMG_0532

Vistas de la accidentada costa que recorreremos en las próximas horas.

Desde la costa, subiremos algo más de 200 metros de desnivel hasta situarnos muy cerca de la cima conocida como Pagoetagaña. En esta ascensión, hay un tramo bastante prolongado de pista forestal que asciende suavemente y nos deja en el conocido merendero de Galarreta. La subida, por tanto, es muy cómoda.

IMG_0540

Caminando por un estrecho sendero tras pasar por Galarreta.

Tras dejar atrás este merendero, el camino se estrecha y se vuelve más interesante. Pronto nos separaremos del camino de Santiago que gira a la izquierda hacia el interior y comenzaremos a descender de nuevo a la costa.

IMG_0542

Descendemos al mar por un bonito pinar.

La senda atraviesa un bonito bosque de pinos. Estamos rodeados de helechos y el verde es muy intenso. Puro norte.

Pasaremos cerca de una granja donde las vacas pastan a sus anchas y pronto veremos la playa de la Sakoneta hacia la que nos dirigimos, una de las más conocidas y fotografiadas de la zona pues es donde mejor se observa el Flysch.

IMG_0545

Continuamos descendiendo con el mar a mano derecha en todo momento.

Antes de alcanzar el mar, nos toparemos con el mirador de Portutxiki. Merece la pena detenerse un momento y asomarse a mano derecha para ver toda la zona de acantilados que hay entre este punto y Zumaia.

IMG_0554

Bonitas vistas desde el mirador de Portutxiki.

Es posible bajar del mirador a la costa a través de un paso equipado con cuerda y algunas grapas.

En apenas unos minutos, iremos del citado mirador a la cala de la Sakoneta, el mejor punto para admirar el Flysch.

IMG_0558

Sakoneta.

IMG_0564

A ras de Flysch.

Es en este punto donde tenemos dos opciones en función del estado de la marea:

  • Si la marea está muy baja, podremos ir por el propio Flysch hasta alcanzar una pequeña playa donde hay una cuerda que nos permite volver al camino balizado como GR 121.
  • Si la marea ya está comenzando a subir o está alta debemos evitar la primera opción pues es peligrosa y debemos subir a la colina que pasa por encima del Flysch. Esta opción es quizá más cómoda a pesar del desnivel, más segura y muy bonita pues permite ver el Flysch desde arriba. Es la que hicimos nosotros porque nos encontramos la marea subiendo.
sakoneta

En verde la primera opción, si la marea está baja. En rojo, la segunda opción, si la marea está subiendo. Fuente: IGN.

Mi consejo es que solamente se debe ir por el Flysch (primera opción) si encontramos el mar en su momento más bajo y vemos que se puede pasar con seguridad. No creo que merezca la pena jugársela. Podemos consultar con detalle el estado de las mareas en el siguiente link.

Obviamente, aunque no lleguemos con la marea totalmente baja sí que es importante intentar llegar a la Sakoneta con la marea lo más baja posible para así poder admirar las curiosas formas del Flysch.

IMG_0570

Colina que debemos subir si decidimos tomar la segunda opción y no ir por el Flysch.

Como decía, desde la colina se obtienen unas vistas magníficas de los acantilados. El sendero está balizado como GR y no hay pérdida. Digamos que vamos por el camino “oficial”.

IMG_0588

Abajo, podemos ver el tramo de playa por el que hubiéramos ido en caso de tomar la primera opción.

Aclarado este punto, que puede ser el más “conflictivo” y el que más confusión puede crear si buscamos información en Internet, volvemos a la ruta “común”. Pronto alcanzamos otra bonita playa, conocida con el nombre de Mendata.

IMG_0590

Mendata.

En la pared de esta playa, encontramos a un intrépido rebaño de ovejas trepando en la roca, como si fueran cabras montesas…

IMG_0592

Las intrépidas ovejas de Mendata, tirando de zoom.

Tras pasar por este bonito rincón comienza el ascenso al Mendatagaina, otro bonito mirador de la zona, no obstante, es una colina que se eleva más de 100 metros sobre el mar. En este punto pasamos muy cerca de las vías del tren, tren que podremos coger más tarde en Deba para volver a Zumaia.

No llegamos a subir al mirador, que dejamos a mano derecha a apenas unos 200 metros. Coronada esta pequeña “tachuela” comienza un bonito descenso por bosque.

IMG_0594

Descenso por bosque, tras subir a Mendatagaina.

Este tramo es casi llano y muy agradable. Iremos por una antigua vía de tren desmantelada, algo así como una vía verde. En un momento del camino veremos a mano derecha un desvío hacia el último mirador “oficial” de la ruta, el de Itxaspe.

IMG_0597

Vistas desde el mirador de Itxaspe. A la derecha la colina de Mendatagaina.

Tras visitar el mirador subiremos unos metros de desnivel para después bajar a una depuradora. El mal olor que encontramos unos metros antes de llegar a las instalaciones no deja lugar a dudas…

En este punto comenzará la última subida del día, probablemente la más dura de la jornada. Por una senda que atraviesa un bosque iremos ganando metros hasta alcanzar un puente de madera que cruza la carretera entre Deba y Zumaia. Después, ya junto a unos pastos, superaremos las últimas rampas hasta alcanzar la ermita de Santa Catalina, una pequeña colina situada encima del pueblo de Deba.

IMG_0600

Ermita de Santa Catalina en Deba.

Desde esta ermita, comenzaremos un largo descenso a Deba entre granjas y campos con ganado. En este tramo perderemos unos 200 metros de desnivel. En la última parte, ya a las afueras de Deba, conectaremos con una empinada pista forestal asfaltada.

IMG_0604

En Deba, misión cumplida.

Nos adentramos en el caso urbano del pueblo, pasamos por su iglesia y por su plaza y buscamos la estación de tren, situada en la parte baja del pueblo para comprar el billete. En apenas 20 minutos estamos de nuevo en Zumaia.

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 14 km

Desnivel positivo acumulado: 650 m+

Tiempo neto: 4 horas

Fecha de realización: 25/07/2018

Cartografía: Visor IGN

Track Wikiloc

ALGUNOS LINKS INTERESANTES

Si vais a pasar unos días por la zona, quizá os convenga dar una vuelta por la web del Geoparque de la Costa Vasca. Muchas opciones, rutas, visitas guiadas…

En Zumaia y su Flysch se celebra una carrera de montaña con bastante arraigo y que todos los años congrega a grandes corredores: la Zumaia Flysch Trail, que incluye una interesante distancia maratón. Suele celebrarse a principios de verano. Este año ha sido campeonato de España de carreras de montaña (FEDME).