Ogro 2018. Maratón de montaña de Autol

LA OGRO. MARATÓN DE MONTAÑA DE AUTOL (41 KM, 2150 M+)

La maratón de montaña Ogro se organiza en el pueblo de Autol, a los pies de la Sierra de Yerga. Estamos en una estribación del Sistema Ibérico Riojano ya muy pegada al valle del Ebro (apenas a 15 kilómetros de Calahorra). Sin duda, es una tierra de transición entre la estepa ribereña y la montaña riojana lo que hace que la zona tenga unos fuertes contrastes a nivel de paisajes.

10264970_288751567968997_7840145614278296094_n

Cuidado con el Ogro! Se esconde en los 8 kilómetros del final…

La carrera es una maratón por lo que la distancia está clara (unos 42 kilómetros aproximadamente) y posee un desnivel positivo acumulado de 2150 m+. Teniendo en cuenta que no estamos en una zona de grandes montañas (el monte Yerga, punto más alto de la carrera, tiene 1.100 metros) dicho desnivel sale de las continuas subidas y bajadas a las que “nos somete” la organización, muchas de ellas por cortafuegos y trialeras de gran dureza.

perfil

Perfil de la prueba. Un auténtico rompepiernas. Fuente: Facebook Ogro.

CRÓNICA Y ANÁLISIS DEL RECORRIDO

Primera carrera del año tras 4 meses sin colocarnos el dorsal y muchas dudas… Tras un invierno horrible a nivel de entrenamientos, con varias sobrecargas, poca continuidad y sobre todo poca calidad, me planto en la línea de salida con más miedo que vergüenza.

FB OGRO

Salida! Foto: Facebook Ogro.

A las 9 de la mañana tomamos la salida más de cien corredores y un nutrido grupos de marchadores en el centro de Autol. Tras un primer kilómetro rápido por las calles del pueblo, tomamos una pista que sube de forma directa por la zona de las eras, situada al sur de la localidad.

10402623_291739027670251_33346650550885673_n

Primer tramo de la carrera, un fácil cresteo hacia el Alto de la Nevera. Foto: Facebook Ogro.

El primer tramo de carrera discurre por un cordal situado al sur del pueblo, que culmina en el Alto de la Nevera. Apenas alcanza los 880 metros de altura (Autol está a 420 metros), por tanto, esta primera subida inicial tiene unos 450 m+. No es demasiado dura, pero la carrera es larga y es mejor dosificar. La gente sale a fuego, no puedo seguir a la mayoría y mis temores se confirman… estoy para el arrastre y me quedo en el furgón de cola. Hoy va a tocar sufrir, pero como se dice habitualmente lo que no te mata te hace más fuerte…

IMG-20180228-WA0022

Primeros kilómetros por el suave cordal situado al sur de Autol. Foto: Facebook Ogro.

Las vistas en este punto de la carrera son muy buenas. Autol queda abajo y a la derecha tenemos un montón de montañas riojanas (Gatún, Isasa, Peñalmonte…), además el día es espléndido, con sol y apenas viento, un día para disfrutar del monte si las fuerzas acompañan.

IMG_2813

Vamos dejando bien abajo el pueblo de Autol. Foto: Facebook Ogro.

Tras este tramo, nos internamos en un bosque de pino y la pendiente disminuye. Hay ratos de llaneo rápido. La senda serpentea y los kilómetros se van sucediendo. Pronto conectamos con una pista forestal bastante cómoda que nos conducirá a la primera gran bajada del día.

IMG-20180225-WA0254

Tramo entretenido por senda entre el pinar. Foto: Facebook Ogro.

La bajada es por un cortafuegos bastante rápido y tiene unos 250 m- de desnivel. Nos deja en el km. 10 donde encontramos un avituallamiento líquido y sólido. Además, es el comienzo de la segunda subida larga del día, a la cima del Monte Yerga (otros 450 m+).

Cabe destacar la gran cantidad de avituallamientos que tiene la carrera, es casi casi imposible pasar sed o hambre. Todo un detalle por parte de la organización.

10336663_291739641003523_1426351874945695758_n

Monte Yerga y sus cortafuegos. Foto: Facebook Ogro.

La ascensión al Yerga se realiza por un ancho cortafuegos bien visible desde la lejanía. Tras una primera pendiente muy dura, el cortafuegos da un poco de tregua y se convierte en una subida larga pero bastante tendida. Casi sin darnos cuenta estamos arriba, rodeados de molinos y bajo las grandes antenas de la cima.

Apenas tocar cumbre, junto al vértice geodésico, hay un nuevo cortafuegos bastante más empinado por el que comienza el vertiginoso descenso a las ruinas de la ermita de Yerga, donde encontramos un nuevo avituallamiento.

Tras beber algo, volvemos a la carrera. Primero por pista y luego por una divertida senda bajamos de nuevo al “valle” donde estaba el avituallamiento del km. 10 (llamado Yesa de la Cañada) para acometer la tercera subida del día: un cortafuegos bastante empinado que nos deja en una colina sin nombre a 930 metros de altura, justo enfrente del monte Yerga que acabamos de ascender.

La ascensión y un breve descenso nos dejan en el km. 20 de carrera. Aquí la cosa empieza a cambiar pues el terreno se vuelve algo más técnico. Entre el km. 20 y el km. 23 tenemos unos tres kilómetros de trialeras bastante divertidos pero duros, que son un anticipo de los “toboganes” que nos esperan en los últimos 8 kilómetros de carrera.

Tras este primer tramo técnico, viene otro más cómodo, que alterna senda y pista, con un nuevo ascenso al pequeño cordal coronado por molinos de viento que nos separa del Yerga. Un nuevo descenso por un rápido cortafuegos nos deja de nuevo en la Yesa de la Cañada a los pies del Yerga para acometer la segunda subida a este pico.

image001091.jpg

La segunda subida al monte Yerga discurre por otro duro cortafuegos. Foto: Facebook Ogro.

Avanzamos primero por un tramo empinado con cuerda fija y después por una durísima pendiente por cortafuegos. Afortunadamente, tras el “arreón” inicial, nos queda una subida bastante cómoda hasta la cota 1000 de la montaña (en este segundo ascenso no llegamos a la cima), donde se encuentra un nuevo avituallamiento. Estamos en el km. 29.

Del km. 29 al km. 32 hay un descenso muy rápido por pista y por cortafuegos. Muy divertido. Pero en el km. 32 llega lo “gordo”. Para volver a Autol, lo haremos por una serie de sendas situadas bajo el Alto de la Nevera por donde hemos venido a la ida. Estas sendas discurren por una serie de interminables barrancos y son un auténtico rompepiernas.

Para conectar con estas sendas, primero debemos superar un tramo rocoso equipado con cuerda fija. Uno de los puntos más característicos de la Ogro, sin duda.

cuerdas

Segundo tramo de cuerdas fijas. Foto: Facebook Ogro.

La dura subida nos deja en el primer “tobogán” de descenso. Del km. 32 al km. 37 tenemos muchos toboganes, a partir del quinto dejé de contarlos… Sí puedo decir que el último de ellos está coronado por unos palos de madera como si fueran un gran hito (sirva de referencia). La sensación es de que pronto va a llegar el último tobogán, pero después viene otro… paciencia en este tramo.

1604399_291740424336778_1953158402760251935_n

Zona final de toboganes. Más dura de lo que parece. Foto: Facebook Ogro.

El descenso final a Autol lo haremos primero por senda y después por una rápida pista cuesta abajo donde podemos exprimir las fuerzas que nos queden. Así lo hice, parece que empecé a tener piernas en el km. 38… Finalmente consigo bajar de las 6 horas, que para tal y como hemos empezado no está mal… Lo importante, que pude disfrutar mucho a pesar de que mi estado de forma es muy mejorable. Al final se trata de correr por montaña, cada uno a su ritmo, y el objetivo es disfrutar… cuando se puede se disfruta de la competición y cuando no del paisaje.

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 41,5 km

Desnivel: 2.150 m+

Tiempo: 5 horas 57 minutos

Puesto: 68 de 107 participantes

Track Wikiloc (facilitado por la organización)

Web de la carrera

Clasificaciones

OPINIÓN

Carrera humilde pero con una organización volcada en hacer que el corredor se sienta como en casa. Un 10 para ellos por haber sabido sacar lo mejor de estas modestas montañas y haber organizado una carrera muy dura y con un trato al corredor fantástico.

Sin duda, una prueba para apuntar en el calendario en este inicio de temporada.

LINKS

Crónica de Almasy Runner.

Vídeo de Elio Productions.

Serradero (1.495 m). Sierra de Moncalvillo.

11/11/2017 – ASCENSIÓN AL PICO SERRADERO POR LA SENDA DE LAS NEVERAS

Bonita ascensión al techo de la Sierra de Moncalvillo recorriendo la senda de las Neveras que parte del pueblo de Sojuela (La Rioja) y que sube a lo alto de estas modestas montañas recorriendo los frondosos bosques de la vertiente norte.

La Sierra de Moncalvillo es una estribación de la Ibérica Riojana muy cercana a la ciudad de Logroño, a apenas 15 kilómetros. A pesar de no sobrepasar los 1.500 metros tiene unos paisajes muy interesantes, siendo sus bosques y barrancos su principal aliciente.

P1140190

Otoño en la senda de las Neveras.

Recorrido apto para todos los públicos. La subida es muy mantenida y suave y muy agradable, casi todo el rato a la sombra, entre bosques.

EL RECORRIDO

Dejamos el coche en Sojuela, pequeño pueblo serrano al pie de la montaña y rodeado de viñedos y bosque. Tras recorrer la calle principal del pueblo salimos a la carretera que une Sojuela con Medrano y allí vemos el cartel que indica el inicio de esta senda de las Neveras.

croquis

Croquis. Fuente: IGN / Wikiloc

Los primeros pasos los damos por una pista asfaltada que sube al área recreativa situada a las afueras del pueblo, junto a una gran balsa. Allí la pista se torna en senda y comenzamos a adentrarnos en los bosques de la parte baja de la sierra, donde predomina el roble y, en general, el bosque mediterráneo.

A medida que vamos progresando, el bosque se va volviendo más frondoso. Sobre la cota 1000 alcanzamos un bosque de pino repoblado muy bonito. Los helechos comienzan a aparecer y su tono amarillento le da un tono otoñal muy bonito al recorrido.

P1140167

La senda atraviesa un bonito pinar.

La senda sube de forma muy suave en este punto, incluso tiene un par de largos llaneos ideales para disfrutar del paisaje y relajarse.

P1140178

Helechos y pinares, el paisaje que predomina en la zona media de la senda de las Neveras.

La senda no tiene pérdida, además, está balizada con unos postes con información que encontramos cada cierto tiempo y marcas verdes y naranjas en los árboles. Este sendero pertenece a una red local de senderos del municipio de Sojuela.

P1140180

Sendero bien balizado. Imposible perderse.

A medida que vamos ascendiendo nos vamos metiendo en el Barranco de la Calera, que también se va definiendo conforme ganamos metros. Es un barranco muy suave cuyas laderas están cubiertas de pinares y después de hayas. Nada que ver con su vecino el Barranco Colorado, muy erosionado y más escarpado y vertical.

P1140186

Paisaje totalmente otoñal.

Tras cruzar una pista, en la cota 1200, encontramos el bonito paraje de la Fuente de la Ojosa, donde nace un pequeño manantial. Aquí el bosque ya se ha convertido en un amplio hayedo. Es un lugar tranquilo y muy agradable así que aprovechamos para comer el bocadillo.

P1140193

Hayedo en la parte alta del Barranco de la Calera.

Los dos últimos kilómetros hasta las neveras discurren por el hayedo. La pendiente aumenta un poco pero sigue siendo muy llevadera. Casi sin darnos cuenta alcanzamos las neveras, situadas ya muy cerca del cordal y la pista forestal que lo atraviesa. Son un conjunto de cinco o seis neveras, bien restauradas con una pequeña cabaña o refugio libre junto a ellas.

P1140218

Una de las neveras que da nombre a la ruta.

Tras visitar las neveras salimos al cordal. El paisaje cambia radicalmente del idílico bosque a una ancha pista que parte el bosque en dos. El entorno pasa a estar muy humanizado. Junto a las neveras hay una torre de vigilancia forestal y varias vallas de madera y alambre espino rodean la pista.

P1140205

Último kilómetro a cima, por una ancha pista.

Por fortuna es un tramo corto que se hace rápido. Pronto alcanzamos la cima del Serradero. Si el entorno antes era humanizado ahora lo está incluso más, con una carretera asfaltada que llega hasta la cumbre, donde hay un centro de comunicaciones con dos antenas muy altas. En ese enjambre de construcciones, se encuentra el vértice geodésico de cinco metros de altura. Aprovechamos para subir a él y echar la foto.

P1140212

En el vértice del Serradero.

Un pequeño buzón junto al vértice nos recuerda que estamos en la cima de una montaña…

P1140208

El viejo buzón del Serradero.

Pocas veces encontramos un recorrido tan descompensado, con una ascensión tan bonita y una cumbre tan fea. Una pena.

El descenso lo haremos por el mismo sitio, sin prisa pero sin pausa y disfrutando del bosque.

P1140221

Tranquilo descenso por el bosque.

Llegaremos a Sojuela a media tarde. El día ha terminado acompañando e incluso hemos visto un poco el sol… Bonito día de montaña, exprimiendo este extraño otoño que comienza a desvanecerse con la llegada del frío.

P1140234

Llegando a Sojuela.

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 18,7 km

Desnivel positivo: 850 m+

Tiempo neto: 5 horas

Mapa: Visor IGN

Track Wikiloc

ALGUNOS LINKS INTERESANTES

En general, hay poca información de esta sierra en Internet, ni siquiera en los portales oficiales de turismo. El pequeño pueblo de Sojuela, tiene algo de información sobre recorridos en su web y también una breve reseña sobre la historia de las neveras que hemos visitado, bastante interesante.

Si vais a venir por esta zona no dejéis de visitar el blog de MeteoSojuela, con información meteorológica de este pueblo y de La Rioja en general.

A nivel de carreras de montaña, cabe destacar la Medrano Trail Race, nuevo trail nacido este año y que me permitió conocer esta bonita sierra (aquí la crónica de la carrera).

Medrano Trail Race

04/11/2017 – MEDRANO TRAIL RACE (34 KM – 1.700 M+)

La temporada de trail va llegando a su fin y me apetecía acabarla con una carrera amable y no muy larga. Dado que el calendario de carreras de Navarra ya estaba cerrado, busqué opciones en la vecina comunidad de La Rioja y encontré esta interesante prueba: Medrano Trail Race.

Primera edición de una carrera que discurre por la Sierra de Moncalvillo, una estribación de la Ibérica Riojana muy cercana a Logroño, con cotas que apenas superan los 1.400 metros pero con unos bosques y barrancos que merece la pena conocer.

perfil

Perfil de la prueba facilitado por la organización.

CRÓNICA Y ANÁLISIS DEL RECORRIDO

A las 9 de la mañana comienza la prueba de 34 km en el ayuntamiento de Medrano. La cita se completa con otra prueba de 15 km y una marcha para senderistas que comienzan unos minutos después. El día está otoñal por completo, con algún chaparrón disperso y cubierto, aunque las cumbres apenas tienen nubosidad y parece que la visibilidad va a acompañar durante toda la mañana.

23215482_1124935640975562_5341357808805191880_o

Rápida salida por las calles de Medrano. Foto: iberocardio.es

Los dos primeros kilómetros discurren por las pistas cercanas a Medrano, entre campos de cultivo. La tranquilidad de este primer tramo se rompe con una dura subida a la Cruz del Muerto, pequeño cerro de apenas 100 metros de desnivel, por una durísima trialera.

23212996_165972897331275_1992007118991101417_o

Dura subida por trialera en el km 2. Foto: organización.

Un descenso bastante salvaje por un bosque nos deja en una pista forestal que va picando para arriba. Otros 100 metros positivos, suaves, para coronar un cerro que domina el pueblo de Daroca de Rioja, al cual descendemos por una bonita senda.

22528854_161302951131603_4057354030927813885_o

Daroca de Rioja con la Sierra de Moncalvillo detrás. Foto: organización.

Este pueblo es el único por el que pasa la carrera, sin contar obviamente con Medrano. Atravesamos sus calles rápidamente para salir por una cuesta asfaltada hacia la siguiente subida del día, primera seria, la ascensión al Castillo de Daroca (928 m), montaña que levanta unos 250 metros de desnivel sobre el pueblo de Daroca.

La subida es bastante bestia, por un senderillo que atraviesa el bosque a la brava. Con barro debe ser infernal… En estos primeros kilómetros confirmo que las carreras “cortas” no son lo mío. Las sensaciones no son malas pero lo cierto es que no puedo ir más rápido y me adelantan bastantes corredores. Tantas ultras me han convertido en un tractor jaja

Tocamos cima y una pequeña bajada nos deja en las faldas de la Sierra de Moncalvillo, cubiertas por pinares. Aquí encontramos el primer avituallamiento. Sin perder apenas tiempo, tomo unos tragos de bebida isotónica y seguimos.

23120025_165986457329919_2106651309483270307_o

Terreno fácil tras el primer avituallamiento, antes de comenzar a subir a las Neveras. Foto: organización.

La subida más importante de la prueba comienza aquí. Es suave, al principio discurre por unos pinares muy agradables para después meterse de lleno en el Barranco de la Calera. Aquí la senda es un sendero perfectamente balizado que recibe el nombre de Senda de las Neveras, pronto averiguaremos el motivo.

P1140178

Senda de las Neveras.

La subida no llega a ser dura y el entorno, además ayuda a olvidarse del esfuerzo que estamos realizando. Estamos dentro de un bonito hayedo, rodeados de hojas secas y musgo.

P1140190

Otoño en la Sierra de Moncalvillo.

Llegando al cordal la pendiente disminuye y nos encontramos con varias viejas neveras con las que se conservaba la nieve hace siglos. Están restauradas y junto a ellas hay un pequeño refugio.

P1140218

Neveras que dan nombre a la senda.

Tocamos cima y para abajo. El descenso comienza con una pista algo rota para después pasar a una bonita senda que discurre por un hayedo. Son los kilómetros donde más disfruto. Las piernas han entrado en calor y bajo a tope, comienzo a adelantar corredores.

La bajada, de unos 2 km, nos deja junto a un pequeño canal de agua. Aquí se encuentra el segundo avituallamiento. Los siguientes 5 kilómetros, los haremos pegados a esta canalización. Son en suave descenso. Al principio más cómodos por un camino ancho y después por senda estrecha junto a la acequia. Son muy bonitos, con algún tramo de bosque espectacular.

foto3

Senda junto al canal de agua. Foto: organización.

La tranquilidad termina y volvemos a subir. Es la última subida potente del día que consta de dos tramos, el primero, por bosque, hasta salir a una pista donde está el tercer avituallamiento y el segundo por un cortafuegos. La subida no se hace larga, serán unos 300 metros de desnivel. Después viene una bajada bastante sucia por bosque, a lo jabalí…

Tras las emociones fuertes de este descenso, cogemos una pista que ya no dejaremos hasta las inmediaciones de Sojuela, pueblo al que no llegaremos a entrar. Estos kilómetros son para apretar si quedan piernas. Así lo hago y adelanto a algunos corredores, las sensaciones aquí son bastante buenas.

En el km 27, al final de la bajada, llegamos al último avituallamiento. Desde este punto, tomamos una senda que asciende levemente durante tres kilómetros. Si quedan piernas se puede correr en algún punto.

23215660_165987297329835_6122306200865947821_o

Últimos kilómetros por terreno fácil. Foto: organización.

En el km 30, conectamos con la subida a las Neveras. Aquí comienza la bajada última a Medrano que se realiza por una bonita senda la mayor parte del tiempo. El último kilómetro y medio por pista, ya en las inmediaciones del pueblo.

cef2c9c8-eaa2-45fd-8b72-6dbf95946885_med

Medrano entre los viñedos que rodean al pueblo. Foto: organización.

Como es costumbre, aprieto todo lo que me dan las piernas y adelanto a unos pocos corredores, así termino con mejor sabor de boca… Entro a meta justo detrás de la tercera clasificada, Jone Urkizu, una gran corredora de ultras.

Al final, me salen 4 horas y 17 minutos. A nivel personal, acabo satisfecho pues sale una media de casi 8 km/h. Después al ver la clasificación veo que he acabado el 37 de 62 corredores… vaya nivelón se gastan por aquí. Como se nota que muchos corredores son vascos, ¡vaya bestias!

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 34,3 km

Desnivel: 1.700 m+

Track Wikiloc

Web de la carrera

Clasificaciones

Mapa de la prueba:

mapa_trail

Mapa de la prueba facilitado por la organización.

OPINIÓN

Pues una carrera muy bonita, no demasiado dura y con una organización humilde pero muy implicada. Se nota que está hecha con mucha ilusión.

Buen balizaje, avituallamientos correctos, voluntarios muy amables… no tengo queja. Si siguen con la misma ilusión e implicación seguro que los próximos años la carrera se terminará haciendo un nombre a nivel nacional, desde luego que tiene cualidades para ello y la fecha, ya en noviembre, ayuda a dar vidilla a un calendario que tiene la mayor parte de las pruebas concentradas los mismos meses. Un acierto.

Una última observación… de la carrera larga me sorprende el tiempo máximo que la organización concede para terminar la prueba: 6 horas. Esto supone tener que completar la prueba a casi 6 km/h, lo que en una carrera de montaña con cierto nivel técnico no es habitual. Carrera bastante exigente, por tanto, que puede echar para atrás a parte del pelotón popular.