Grand Raid Pyrénées – Pyrénées Tour Trail 100K

GRP – Pyrénées Tour Trail 2019 (100K y 7700 m+)

Grand Raid Pyrénées es un gran evento de trail que se realiza en St. Lary-Soulan (Valle de Aure) todos los años a finales de agosto. Es, probablemente, la carrera más popular de este deporte en el Pirineo Francés con más de 5.000 dorsales en las seis pruebas que organiza y también una de los más veteranos con 12 ediciones ya a sus espaldas.

43590258_731839510484396_1780277589303099392_n

Cartel de la prueba

Ya estuve en esta carrera en 2014 participando en el Tour des Cirques de 120 km. Guardo un gran recuerdo de aquella prueba con un recorrido espectacular y una organización impecable a pesar de la mala meteorología que sufrimos.

GR8017_0822_07h39m13s_GRP_TES_0975

Bajando de la Hourquette d’Ancizan en la primera etapa. Foto: photossports.com

Cinco años después vuelvo a correr una prueba menos exigente, la Pyrénées Tour Trail. Una carrera de cuatro etapas en tres días y que acumula algo más de 100 km y 7.700 metros de desnivel positivo. Una prueba dura pero poco técnica que permite correr y también disfrutar de los paisajes de Hautes-Pyrénées.

Crónica y análisis del recorrido

Etapa 1 – De Vielle-Aure al Pic du Midi (39 km y 3.000 m+)

Es jueves 22 de agosto y son las 6:00 de la mañana. Los corredores de la prueba más larga, el Ultra Tour de 220 km y nosotros, los corredores de la Pyrénées Tour Trail (a partir de ahora PTT) abarrotamos la plaza de la pequeña población de Vielle-Aure, centro neurálgico de la prueba.

Salida puntual, todavía con los frontales, por terreno muy cómodo, recorriendo el fondo del valle de Aure, junto al río. Los ritmos son altos, al menos entre los corredores de la PTT. La etapa tiene bastante desnivel, pero es cómoda y no tiene tramos técnicos por lo que salimos a tope, sin reservar nada.

En el km.3 comienza una pequeña tachuela que asciende apenas 150 m+ por los bosques que rodean el pequeño pueblo de Guchen. Me sorprende que todos los corredores que me rodean suben corriendo todo este tramo, la gente va muy rápido…

Dejamos abajo Guchen y alcanzamos la localidad de Ancizan. Sin apenas entrar en ella, nos desviaremos a la izquierda para comenzar a ascender el primer “hueso” del día: la Hourquette d’Ancizan (1.600 m).

Por delante, unos 800 m+ repartidos en algo menos de 7 km. Una subida muy llevadera por camino ancho y cómodo, pasando por un bosque muy agradable y fresco.

La subida es frenética, con muchos tramos al trote. Por fortuna, el sol ya ilumina el valle y podemos entretenernos con las vistas mientras sufrimos… La niebla cubre el fondo del valle de Aure mientras las montañas que nos rodean están despejadas, una vista espectacular.

GR8017_0822_07h39m14s_GRP_TES_0977

Amaneciendo en el valle de Aure. Foto: photossports.com

Los últimos metros al puerto los haremos por una senda poco marcada que cruza a media ladera. Alcanzada la cota 1.600, empieza el descenso. Tras unos primeros 150 metros de desnivel que perdemos muy rápido por una pradera de hierba, llega un tramo llano por una inmensa llanura conocida como la Plagne.

Hay que tener cabeza de aquí al avituallamiento de la Payolle (km.20), pues son 7 kilómetros muy rápidos donde podemos dejarnos las fuerzas en el camino.

GR8017_0822_07h47m42s_grp_DSC_9381

Corriendo en la Plagne. Foto: photossports.com

Dicho esto, volvemos al recorrido. Tras cruzar la Plagne, bajaremos por bosque de forma paralela al barranco d’Artigou. La mayor parte del tiempo iremos por pista por lo que se puede ir muy rápido.

Acabado el bosque, saldremos a otra inmensa llanura similar a la Plagne. Al fondo de la misma, junto a unas bordas, está el primer avituallamiento: la Payolle.

Pico en el primer punto de control en 2 horas y 10 minutos. Voy muy bien y he apretado bastante, a pesar de ello, paso por aquí en el puesto 50º. Hay bastante nivel y gente muy rápida en esta prueba.

También me deja bastante perplejo ver en el avituallamiento a los primeros corredores de la Ultra Trail de 220 km… les quedan por delante 200 km y han hecho los primeros 20 en apenas 2 horas!!!

Invierto algo más de 5 minutos en el avituallamiento y me adelanta muuucha gente. La carrera sigue y por delante tenemos 8 kilómetros muy llevaderos con alguna subida puntual y muchos tramos llanos.

Estamos en un punto donde se empiezan a notar los kilómetros en las piernas. Muchos corredores comienzan a bajar el ritmo y aprovecho para ganar algunos puestos.

Recorremos un camino precioso conocido como Chemin de Ramy que atraviesa el bosque y que nos deja en Artigues, pequeño centro vacacional junto a la carretera que asciende al Tourmalet.

Aquí, tras cruzar la carretera, comienza la subida al Pic du Midi de Bigorre (2.878 m). Por delante, 10 kilómetros y más de 1.600 m+.

La subida comienza pasando junto a la cascada d’Arizes, atravesando un empinado hayedo. Después saldremos a terreno despejado desde donde ya observaremos la cima del Pic du Midi con su enorme aguja.

La subida prosigue por el barranco de Arizes. Tras pasar por el Pont des Vaquès, comenzaremos a avanzar por la ladera que queda a nuestra izquierda, por un sendero colgado que va dejando abajo el arroyo.

20190822_093607

En la cota 1.500, ascendiendo al Pic du Midi, ya visible al fondo.

Tomamos altura de forma muy llevadera. En la cota 1.900 pasaremos junto a la cabaña de Pène Blanque. En este punto ya habremos tomado bastante altura sobre el valle y solamente nos quedará ganar el Col de Sencours (2.379 m), collado que permite acceder a la cara Oeste del Pic du Midi.

En la subida final al collado, el sendero gana en dureza pero sigue siendo muy llevadero. Decidí salir sin los bastones y, creo que por primera vez, he acertado y no los he echado de menos en ningún momento de la etapa.

A muy buen ritmo, alcanzamos el km.34 de carrera donde se encuentra el segundo avituallamiento, en pleno Col de Sencours, bajo las paredes del Pic du Midi. Es un avituallamiento líquido donde relleno rápido las cantimploras y para arriba.

GR8017_0822_11h15m40s_GRP_EM1_2614

Subida final al Pic du Midi de Bigorre. Foto: photossports.com

Apenas quedan 3,5 km con 500 m+. Gran parte de la subida se hace por una pista muy cómoda. A nuestros pies vamos dejando el Lac d’Oncet y poco a poco nos acercamos a la Hôtellerie des Laquets, un viejo hotel de montaña colgado a más de 2.600 metros de altura. Espectacular.

Tras pasar por esta construcción, la pista se transforma en un sendero ancho y la pendiente aumenta. Los últimos metros a la cima son durillos y más con casi 3.000 metros de desnivel en las piernas.

GR8017_0822_11h10m27s_GRP_ASP-0260

Últimos metros a cima… Foto: photossports.com

Finalmente alcanzo la populosa cima del Pic du Midi de Bigorre (2.878 m), llena de turistas que han subido en el teleférico, donde hay un nuevo punto de control y el avituallamiento final. Pico en 5 horas y 18 minutos, en el puesto 30º.

20190822_112811

En la cima del Pic du Midi.

Acabo muy contento por mi rendimiento en la parte final de la carrera, aunque un poco preocupado por las agujetas de mañana. ¿Me habré pasado de rosca? Ya se verá…

Datos técnicos de la primera etapa

Distancia: 39 km

Desnivel positivo acumulado: 2.950 m+

Tiempo: 5 horas y 18 minutos

Puesto: 30 de 314 corredores

Clasificaciones

Track Wikiloc

Etapa 2 – Kilómetro Vertical del Pla d’Adet (4 km y 1.000 m+)

Segundo día de competición. Las piernas amanecen frescas, sin agujetas, lo que es muy positivo. Valió la pena la sesión de estiramientos de la tarde anterior.

Por delante tenemos un día muy duro con 40 km y más de 2.600 m+ divididos en dos etapas. La primera de ellas es un kilómetro vertical que parte de la localidad de Vignec, muy cerca de St. Lary y de Vielle-Aure.

La salida se da en modo contrarreloj, de forma individual y en orden inverso a la clasificación del primer día. El último clasificado sale a las 7 de la mañana y a mí me toca hacerlo sobre las 7:48.

La salida se realiza junto a la iglesia de Vignec. Por delante, apenas 4 km y 1000 m+ justos hasta la estación de esquí del Pla d’Adet, un buen calentón vamos…

Los 300 primeros metros de desnivel positivo son bastante llevaderos, por bosque. El camino traza un amplio zig-zag e incluso en unos pocos metros se puede correr. Pasados estos primeros compases, el camino avanzará por el “cortafuegos” donde están instaladas las pilonas del telesilla que sube de St.Lary al Pla d’Adet.

En este tramo no hay tregua. El sendero va trazando zetas por terreno bastante empinado y es la parte más dura de la ascensión.

Por detrás de mí, hay 29 corredores, casi todos más rápidos que yo en estos terrenos. El resultado es que me adelanta mucha gente, especialmente en este tramo, mientras yo apenas adelanto a 4 o 5 corredores en toda la ascensión… Está claro que esta no es mi especialidad, de hecho es mi primer KV, no obstante las sensaciones son buenas y me conformo con eso.

Superado el zig-zag junto a las pilonas del telesilla, afrontaremos un empinado tramo por ladera ya con los enormes edificios de apartamentos de la estación delante.

Alcanzada la estación, podremos soltar las piernas por sus calles asfaltadas durante unos pocos metros antes de afrontar el tramo final del KV, 150 m+ por una cresta de hierba en la montaña que hay situada justo encima de la estación.

La gente anima en este último tramo, hay mucho ambiente y me vengo arriba, apretando hasta alcanzar la meta, situada a 1.800 metros de altura. Pico en el punto de control de meta en 56 minutos. Muy contento por haber bajado de la hora aunque algo más fatigado de lo que estaba planeado…

Ahora tenemos algo más de una hora para descansar y tomar aire. La salida de la tercera etapa es a las 10:00 de la mañana desde la parte baja de la estación.

20190823_084529

En la zona de meta, colgada encima de la estación de Pla d’Adet.

Datos técnicos de la segunda etapa

Distancia: 4 km

Desnivel positivo acumulado: 1.000 m+

Tiempo: 56 minutos

Puesto: 50 de 314 corredores

Clasificaciones

Track Wikiloc

Etapa 3 – Bucle de Néouvielle (36 km y 1.600 m+)

A las 10:00 de la mañana y con un sol de justicia, comienza la tercera etapa. Los primeros 5 kilómetros discurren por pistas de las estaciones de esquí de Pla d’Adet y Espiaube, por tanto, son cómodos. Eso sí, no debemos despistarnos, pues se suben más de 600 metros de desnivel positivo en este tramo.

Una subida muy dura nos deja en lo alto del Col de Portet, a 2.215 metros. En los últimos kilómetros, hemos comenzado a adelantar a corredores del Tour de Néouvielle, una prueba de 40 km que ha salido a las 8:00 de la mañana de St. Lary. Seguramente sea la prueba más popular de todo el GRP, con 1.400 dorsales.

La gran afluencia de corredores de esta prueba no será anecdótica. En los próximos kilómetros se formarán atascos lo que será bastante desesperante para los corredores del PTT. Sin duda, uno de los puntos a mejorar por parte de la organización.

Coronamos el Col de Portet y bajamos como motos al restaurante Merlans, km.7, primer avituallamiento y punto clave donde comienza el bucle de 17 km por los lagos del Néouvielle.

Como algo, bebo rápido y para arriba. Comienza el tramo más bonito del día, dejaremos abajo el inmenso Lac de l’Oule que ha sufrido los rigores del verano y está bastante seco, para encaminarnos hacia los bonitos lagos de Bastan.

El camino comienza a ser más rocoso e incómodo y la presencia de corredores del maratón hace que haya que salirse del sendero muy a menudo para mantener el ritmo. Pasaremos por el lago inferior de Bastán, más tarde por el Lac du Milieu donde se encuentra el refugio guardado de Bastán y por último por el lago superior, situado ya a 2.250 metros de altura.

GR8017_0823_11h54m10s_GRP_CRI9344_FINAL

Recorriendo los lagos de Bastán, camino del Col de Bastanet. Foto: photossports.com

Del último lago al primero de los collados del día, el Col de Bastanet (2.509 m), el camino es bastante llevadero y solamente al final el camino se empinará de verdad.

Coronamos este bonito collado y al otro lado ya aparece el magnífico Lac de la Hourquette. La bajada hasta él es por un sendero muy marcado con algo de piedra suelta.

Dejaremos el camino principal, que se dirige al Norte, para tomar una senda que gira a la izquierda para acometer la subida al segundo collado del día, la Hourquette de Caderolles (2.495 m).

La bajada de este collado al siguiente lago, el gran Lac de Bastan o Lac de Port Bielh, es más incómoda, con un camino pedregoso donde hay que andarse con ojo para no tirar piedras a otros corredores. Ya llegando al lago, además, encontramos un caos de grandes bloques de granito donde hay que extremar la precaución en los saltos entre bloque y bloque.

Junto al lago, encontramos un punto de control. Desde allí, comienza el largo descenso hasta el Lac de l’Oule

Las sensaciones hasta ahora no han sido malas, pero los kilómetros comienzan a notarse en las piernas. Ya no voy tan fresco y no sé si el ritmo que llevo es bueno o no ya que no paro de adelantar corredores de la maratón pero no veo a corredores de la PTT por ningún lado…

La bajada se hace larga. El camino tiene bastante piedra suelta, raíces… no es tan cómodo como los senderos de la etapa de ayer.

Sin llegar a la orilla del lago, comenzamos a ascender de nuevo al restaurante Merlans. La subida no es larga, pero se hace dura por el calor.

Alcanzamos por fin el avituallamiento, km.24. Hora de beber bien y recuperar antes de afrontar la larga bajada a Vielle-Aure.

En la subida al Col de Portet comienzo a adelantar a algunos corredores. La gente empieza a ir tocada y, por fortuna, a mí parece que me vuelven las fuerzas por momentos.

GR8017_0823_14h10m15s_GRP_CBU_5250

Bajando a Soulan por terreno rápido y cómodo. Foto: photossports.com

Tras coronar el puerto, empieza la suave bajada por senda, que recorre lomas y lomas de hierba. Perderemos casi 600 metros de desnivel por terreno muy cómodo hasta alcanzar un collado en la cota 1600. Allí, nos desviaremos a la derecha para bajar hasta la localidad de Soulan. Esta bajada es bastante directa y se alternan tramos de senda con otros de pista más cómodos.

En Soulan, tomamos unos metros de asfalto hasta volver a tomar otro desvío, esta vez a Vignec (el pueblo donde empezó el KV a primera hora de la mañana). Bajaremos hasta aquí por pista y también por camino empedrado, perdiendo desde Soulan 400 metros de desnivel de forma bastante directa.

Llego a Vignec muy tocado. Todavía quedan dos kilómetros casi llanos por asfalto y por un camino muy cómodo junto al río. Comienzan a aparecer familias y espectadores animando ya cerca de Vielle-Aure pero apenas puedo correr, me he deshidratado.

GR8017_0823_15h08m55s_GRP_EM2_6427

Meta en Vielle-Aure. Foto: photossports.com

A duras penas termino cruzando la meta al trote. Pico en 4 horas y 59 minutos, puesto 38º.

Acabo muuuuy cansado y tocado de cara a la cuarta etapa, aunque lo peor ya ha pasado. Es hora de descansar y estirar bien, todavía quedan kilómetros y desnivel de sobra…

Datos técnicos de la tercera etapa

Distancia: 35 km

Desnivel positivo acumulado: 1.600 m+

Tiempo: 4 horas y 59 minutos

Puesto: 38 de 314 corredores

Clasificaciones

Track Wikiloc

Etapa 4 – Bucle de la Géla (27 km y 2.200 m+)

Tercer día de competición. A las 9:30 de la mañana comienza la cuarta y última etapa en la estación de esquí de Piau-Engaly a más de 1.800 metros de altura. Otro día muy caluroso y con un sol de justicia.

He descansado bastante bien y las piernas están mejor de lo esperado. La etapa comienza con una dura bajada por las pistas de esquí de la estación hasta la cota 1.400. Seguramente sea la bajada más empinada de los tres días y los cuadriceps lo notan tras la sobrecarga de estos dos últimos días.

Me meto bastante atrás casi sin querer, sobre el puesto 80º, dejando que la gente de delante corra y corra, yo no estoy para entrar en batallas. Afortunadamente, pronto llegamos a la carretera que sube a Piau y, tras un breve tramo de asfalto, comenzamos con la primera subida del día, que discurre por el fabuloso valle de la Géla.

Subiendo a ritmo, comienzo a adelantar corredores y a situarme en puestos cercanos al 50º. También tocará hoy compartir senderos con los corredores del Tour de la Géla, la otra maratón del GRP, aunque afortunadamente hoy serán menos numerosos que en la etapa de ayer y apenas se formarán atascos.

Tras subir 300 metros de desnivel, salimos a una amplia llanura encerrada por grandes paredes de roca y hierba. A la derecha, iríamos a los lagos de Barroude y a la izquierda vamos al Puerto Viejo de Bielsa. Tanto los corredores del PTT como los del Tour de la Géla tomamos este camino y acometemos la cómoda subida a este collado.

El camino va trazando amplias zetas por laderas de hierba. Los paisajes son grandiosos, con el macizo de la Munia y sus escarpadas paredes… sin duda, es la etapa más bonita.

Poco a poco vamos ganando metros a buen ritmo hasta coronar el Puerto Viejo de Bielsa (2.384 m). Sin parar, comenzamos a bajar a buen ritmo por el lado español. La bajada, nos deja en la cota 2.100 aproximadamente y se realiza por una senda de hierba bastante cómoda.

P1000377

Puerto de la Forqueta.

Pero la bajada dura poco y pronto conectamos con otro sendero, el que sube al Puerto de la Forqueta o Puerto de Bielsa (2.426 m), collado que nos devuelve a territorio francés. La subida pasa rápido aunque es durilla.

Pasamos por este bonito collado y comenzamos a descender a la boca Norte del túnel de Bielsa donde se encuentra el único avituallamiento del día (km. 15). La bajada no es mala, pero son 600 metros de desnivel bastante empinados.

P1000357

Bajando al túnel de Bielsa.

Hay que andar con ojo pues hay bastantes corredores del Tour de la Géla y no es cuestión de lanzar piedras o de llevarse a alguno por delante.

Alcanzamos, por fin, el avituallamiento. Es hora de comer y rellenar agua pues lo que queda por delante no es moco de pavo. Me tomo mis minutos y bebo mucho líquido. Salgo con la tripa llena para afrontar la siguiente subida, a la Hourquette des Aiguillettes (2.331 m), tercer y último collado del día.

GR8017_0824_12h03m53s_GRP_2TJ4540

Bajando al túnel de Bielsa. Foto: photossports.com

La subida es cómoda en casi todo momento, por un sendero bastante bien definido. En el último tramo, poco antes de alcanzar el collado, sí que hay un tramo rocoso más empinado, pero es la excepción.

La bajada al valle de la Géla desde este último collado sí que tiene más miga. Son más de 600 metros de desnivel negativo hasta el valle. Gran parte del recorrido es por praderas sin un buen sendero definido, por terreno irregular, algo resbaladizo y bastante empinado en ocasiones. Sin ser difícil, es uno de los pocos tramos más técnicos que tiene la prueba.

Por fin llegamos al valle de la Géla, a 1.700 metros. Ahora, tocará bajar a la carretera de Piau-Engaly por el mismo sendero por el que hemos subido en el comienzo de la etapa, muy cómodo y ancho.

Llego a la carretera sin apenas agua pero bastante bien de fuerzas. Por delante, quedan los últimos tres kilómetros de competición, muy duros, casi casi los más duros de toda la prueba pues hemos de subir a la estación de Piau-Engaly por las mismas pistas de esquí por donde hemos bajado antes.

La subida es muy tiesa, pero las piernas responden y adelanto a bastantes corredores. A buen ritmo, afronto las últimas rampas y cruzo la meta con bastante energía.

Prueba terminada. Acabo la etapa en 4 horas y 36 minutos, algo más de lo esperado pero bastante satisfecho, al fin y al cabo, por haber ido de menos a más.

Finalmente, he quedado en el puesto 39º de la clasificación general, con algo más de 15 horas y 50 minutos para completar las cuatro etapas. Muy contento por poder volver a correr sin dolores en el tobillo casi 5 meses después, pudiendo disfrutar de principio a fin de esta bonita competición en tierras francesas.

Ultra acabada y ya van 28, con esta 10 de más de 100 km. La próxima ultra… al año que viene, ahora toca disfrutar de carreras más cortitas y menos exigentes.

Datos técnicos de la cuarta etapa

Distancia: 27 km

Desnivel positivo acumulado: 2.200 m+

Tiempo: 4 horas y 36 minutos

Puesto: 47 de 314 corredores

Clasificaciones

Track Wikiloc

Links

Clasificaciones finales

Facebook de la carrera

Web de la carrera

Opinión personal

Carrera original, con un recorrido bien diseñado y con paisajes muy bonitos. Es una prueba poco técnica, con bastantes kilómetros corribles aunque con mucho desnivel.

La organización está muy bien aunque creo que hay algunos detalles a mejorar, como la logística para bajar del Pic du Midi a Vielle-Aure (había pocos autobuses y el tiempo de espera en La Mongie era muy alto) y la gran acumulación de corredores en las etapas 3 y 4 al coincidir el PTT con los maratones de Néouvielle y de la Géla. No obstante, son problemas menores si tenemos en cuenta el volumen y la variedad de carreras que se organizan en estos tres días.

La carrera es poco conocida en España pero es un mega-evento bastante mayor al Gran Trail Aneto-Posets. También hay que tener en cuenta que es una carrera más popular y accesible. En definitiva, una gran experiencia para cerrar la corta temporada de ultras de este año.

Para acabar, dejo por aquí el vídeo que ha preparado la organización con algunos momentos de las pruebas de este año 2019. Viéndolo dan ganas de participar al año que viene otra vez…

Anuncios

Andorra Ultra Trail – Celestrail 83K

AUTV – Celestrail (83 Km y 5000 m+). Edición 2019

La Andorra Ultra Trail Vallnord (AUTV) es una de las grandes pruebas de trail de los Pirineos. Un gran evento con siete pruebas diferentes y más de 3.000 corredores que llena el “país de los Pirineos” de corredores durante casi una semana del mes de julio.

Ordino._Andorra_195_wIKIMEDIA

Ordino, el pueblo anfitrión. Fuente: Wikipedia.

La carrera tiene una larga tradición dentro de este deporte tan joven, pues comenzó a celebrarse en 2009 y esta ha sido la XI edición. Como toda buena prueba de ultradistancia en los Pirineos, tiene fama de ser dura, muy dura, especialmente las distancia Mític (112 km), Ronda dels Cims (170 km) y Eufòria (233 km).

PerfilCelestrail

Perfil de la prueba. Fuente: organización

Yo me conformé con participar en la cuarta distancia: Celestrail, con 83 Km y 5.000 metros de desnivel positivo. Una prueba que da la vuelta a este pequeño país, pasando por tres collados a más de 2.500 metros de altura. Esta carrera es de un nivel técnico moderado, con algunos tramos complicados pero con otros muy correderos, una prueba para disfrutar y no para “sufrir” como sus hermanas mayores.

Crónica y análisis del recorrido

Llegó el día esperado, el gran objetivo de este año. El 20 de julio a las 00:00 se daba la salida de la Celestrail desde el pueblo de Ordino, en Andorra. Los momentos previos a la salida son de nervios, hay un gran ambiente con muchos familiares y curiosos, música y hasta fuegos artificiales, se nota que estamos en un gran evento.

Sin título

Salida de Celestrail en las calles de Ordino, televisada por Facebook. Foto: organización

Los primeros kilómetros discurren por el valle de Ordino, por un sendero muy cómodo que va remontando junto al río Valira del Nord, pasando por los pueblos de Ansalonga y La Cortinada.

En estos primeros kilómetros las sensaciones son buenas. Llevamos un ritmo intenso pero cómodo y me coloco entre los 30 primeros. Las ganas y la emoción me pueden y salgo más rápido de lo que debo… con el tobillo derecho todavía muy tocado y una sobrecarga en el cuadriceps izquierdo, no estoy en mi mejor momento, pero cualquiera que haya estado en una de estas carreras me entenderá y sabrá lo que es “dejarse llevar”.

Village_de_Llorts_WIKIMEDIA

Llorts. Foto: Wikipedia.

Llegamos a Llorts, aquí abandonamos el cómodo sendero junto al río para comenzar la primera ascensión de la noche, al Coll de les Cases (1.958 m) y a una pequeña cota posterior a más de 2.100 metros conocida como Clot de Coma Aubosa.

Por delante, más de 1.000 metros positivos con una pequeña bajada de 200 metros negativos a mitad de subida. El terreno es empinado aunque bastante cómodo, por buenas sendas que van recorriendo diferentes tramos de bosque. Las luces de los pueblos del valle y la luna iluminan el entorno; las sensaciones en una ultra de noche (cuando vas fresco) son siempre especiales.

Vamos subiendo a ritmo fuerte y constante, alcanzamos el collado de Coll de les Cases y comenzamos la subida a la cota secundaria mencionada antes. Una subida de apenas 200 m+ dura, muy dura.

ARIÑO_VISUALS_2

Kilómetros nocturnos. Foto: Ariño Visuals

Tras coronar, empieza la bajada a las Bordes de Prats Nous, una bajada corta y cómoda. Los siguientes kilómetros hasta el refugio de Pla de l’Estany son bastante llevaderos, siempre en leve subida.

Llegamos al km. 15, primer avituallamiento en el refugio de Pla de l’Estany. Los corredores de la distancia Mític (112 km) acaban de pasar por aquí y forman una vistosa hilera de frontales que sube por una empinadísima pala al pico de Comapedrosa (2.942 m), espectacular.

ARIÑO_VISUALS

Avituallamiento en Pla de l’Estany. Foto: Ariño Visuals

Es noche cerrada y hace fresco, casi frío. Relleno cantimploras y marcho rápido para abajo. Voy en el puesto 34 de casi 500 corredores aunque de esto me enteré más tarde. El ritmo hasta ahora ha sido bastante intenso y comienzo a notarlo… no estoy tan fuerte, la noche va a ser larga…

La bajada del refugio al valle de Comapedrosa es tortuosa, por un amplio camino repleto de piedras. Mi tobillo sufre aunque casi sufre más mi pierna izquierda al proteger a la derecha en cada paso de la bajada. La sobrecarga va a más.

IMG_3622

Valle de Comapedrosa por donde ascendemos.

Llego al sendero que sube al refugio de Comapedrosa con dolor en la pierna izquierda (la buena), lo que me preocupa bastante. En este punto, comienza la segunda subida larga del día, a la Portella de Sanfons (2.581 m), más de 800 m+ bastante intensos.

IMG_3505

Refugio de Comapedrosa, en el km. 20 de carrera.

La subida se hace por bosque hasta que alcanzamos el refugio de Comapedrosa, siempre por sendero, con algunos tramos muy empinados. Ya en el refugio (km. 20), encontramos el segundo avituallamiento, lleno de corredores de la distancia Mític que acaban de bajar del Comapedrosa.

A pesar de estar abarrotado, el refugio está casi en silencio. Vaya caras llevamos todos… Como algo y me abrigo hasta arriba con todo lo que llevo, la noche es fría y vamos a subir hasta la cota 2600.

La subida a la Portella de Sanfons es bastante cómoda si tenemos en cuenta las cotas a las que nos estamos moviendo. Un zig-zag amplio nos deja en el collado. En este punto comienza un tramo muy bonito, atravesando la cresta del Serrat de Coll Pla, que culmina en el Cap de l’Ovella a 2.541 metros.

El tramo es sencillo, por un sendero que atraviesa la cresta de hierba, sin apenas tramos de roca. Unos fogonazos iluminan el cielo de vez en cuando, es una tormenta que parece lejana pero que pronto llegará hasta nosotros. Ya llegando al Port de Cabús (2.306 m), en plena bajada, comienza a llover y a tronar.

Andorre_Entre_Pal_et_le_Port_de_Cabus

Entorno del Port de Cabús. Foto: Wikipedia.

En un momento estamos empapados. Impermeable, guantes, braga… completamente calados.

El siguiente tramo hasta el Coll de la Botella (2.069 m) se las trae. Es mucho peor de lo que parece en el perfil, con una bajada por hierba muy resbaladiza hasta la cota 1.850 y una subida muy directa por pistas de esquí hasta el collado. Allí, en las instalaciones de la estación de esquí de Pal-Arinsal, tenemos el tercer avituallamiento en el km. 30.

Llego calado y muy destemplado, además me duele el tobillo y la pierna izquierda. No soy nada optimista la verdad, pero me dejo llevar y me tomo tres tazas de caldo caliente mientras miro las caras de los corredores de la Mític, siempre se puede estar peor…

Salgo mejor de lo que entro y bastante animado. Con ganas de correr, afronto un tramo cómodo y corredero de casi 5 kilómetros por bosque que nos deja en el Coll de Montaner, a casi 2.100 metros de altura.

Toco chufa en el control que hay en el collado y para abajo. Tenemos una larga bajada de más de 10 kilómetros hasta Escaldes donde se haya la base de vida.

El primer tramo de la bajada es complejo, con un sendero lleno de raíces y piedra suelta. Más tarde, hacia la cota 1700, alcanzamos una buena pista donde se puede apretar y aprieto. Vamos pasando por diferentes bordas y bajando de forma cómoda, aunque pronto abandonamos la pista para tomar una senda bastante “juguetona” que nos dejará en el pueblo de Sispony.

Església_de_Sant_Joan_de_Sispony_-_7

Sispony. Foto: Wikipedia.

De Sispony a Escaldes todavía tendremos 5 kilómetros de descenso, al principio por senda (bastante empinada) y después por unas pasarelas de madera que discurren paralelas al río, junto a la carretera que une Escaldes con Ordino.

Andorra_la_Vella_and_Escaldes-Engordany_2

Escaldes, km. 45, base de vida. Foto: Wikipedia.

En este tramo me voy desfondando de forma progresiva, llegando al casco urbano de Escaldes bastante cansado. Pasaremos junto al famoso balneario de Caldea y, por fin, alcanzaremos la base de vida. Son las 7:15 de la mañana, es decir, llevo algo más de 7 horas de carrera para 45 km y 3.000 m+, no está mal.

Pincho en el control en el puesto 41º y me lo tomo con calma o al menos con más calma que mis compañeros. Como, bebo, me cambio de ropa, me doy Reflex y hasta me echo crema solar. Paso en la base de vida algo más de media hora y pierdo 11 puestos. No obstante, ha merecido la pena, salgo fresco y feliz y con ganas de afrontar los casi 40 kilómetros que quedan por delante.

Salimos de Escaldes atravesando calles y avenidas, es raro ver como la gente está comprando el pan o paseando al perro mientras tú estás realizando una ultra. Momentos curiosos…

Salimos de la ciudad por un paseo empedrado muy empinado. Poco a poco nos vamos metiendo en el valle de Madriu y la pendiente pasa de fuerte a moderada. El sendero es cómodo y los kilómetros pasan de forma cómoda. Atravesamos una zona de bordas muy bonita y nos desviamos pronto a la izquierda, al Coll Jovell (1.780 m) donde culmina esta subida, la más larga de la prueba.

Llego al collado a un ritmo fuerte, pero las fuerzas vuelven a flaquear. Estamos en el km. 50 y por delante tenemos 15 kilómetros cómodos que son determinantes para el devenir de la carrera. Si tenemos piernas en estos kilómetros, lograremos acabar la carrera a buen seguro.

Hasta el km. 56 tenemos una bajada suave y después un tramo perfecto para correr conocido como el circuit de les Fonts. Estamos muy cerca del Estany d’Engolasters, uno de los lugares más turísticos de Andorra y se nota, con muchos turistas y senderistas en la zona.

Corriendo alcanzamos el km. 56, bordes de les Pardines, donde hay un nuevo avituallamiento. Tras comer y beber algo, seguimos con otro tramo por senda cómodo, bastante corredero y muy bonito. Antes de alcanzar el pueblo de Prats, pasaremos por encima del Santuario de Meritxell, el gran centro religioso de Andorra.

Santuari_nou_de_Meritxell_-_11

Santuario de Meritxell. La carrera pasa a pocos cientos de metros. Foto: Wikipedia.

La senda, en leve bajada, nos deja en Prats, un barrio del pueblo de Canillo. Apenas 1 kilómetro de carretera separa a ambas poblaciones.

Canillo, km. 61. Aquí tenemos un control de tiempos. Para llegar al siguiente avituallamiento, tenemos todavía muuuuchos kilómetros… Del km. 61 al 64 iremos “llaneando” paralelos al valle del Valira d’Orient. Digo llaneando pero realmente es un tramo rompepiernas con continuas subidas y bajadas que nos pueden hacer mucho daño a estas alturas de la carrera.

En el km. 64 dejamos por fin el llaneo, cruzamos la carretera que sube al Port d’ Envalira y pasamos por el pequeño pueblo de l’Aldosa. Entramos en la recta final de la carrera con un tramo muy duro de subida hasta el Coll de la Cauba (1.900 metros).

El sendero zigzaguea entre riscos y bordas y el calor aprieta de lo lindo. Son momentos duras pero hay que aguantar. Del collado (km. 66) al avituallamiento de Armiana (km. 69) tenemos un tramo de subibaja por bosque bastante llevadero pero que se hace muy largo. Hay que tener en cuenta que del avituallamiento de Pardines a Armiana hay 13 kilómetros. Es un tramo que se suele hacer en las horas centrales del día y podemos quedarnos sin agua. Yo salvé el tramo cogiendo agua en Prats, junto antes de Canillo, en una fuente muy fresca que me salvó la vida.

Llego roto a Armiana. Es hora de comer, beber y descansar. Paro media hora porque no puedo con mi vida… A pesar de todo, los abandonos de los corredores que me preceden me hacen ganar algunos puestos, pero es engañoso, no puedo adelantar a nadie con estos ritmos tan lentos que estoy llevando…

Tras la parada de media hora me duele todo. La subida de 200 metros positivos que tenemos nada más salir del avituallamiento tampoco ayuda… Por fortuna, acaba pronto y enseguida podemos bajar hasta el barranco de Montaup donde empieza la subida final hasta el Coll d’Arenes (2.539 m).

Subida dura, por terreno relativamente cómodo, de pastos. A mano izquierda tenemos el Pic de Casamanya (2.740 m) y, a pesar del sufrimiento, me reconforto con las vistas y el paisaje de alta montaña que nos rodea.

El último kilómetro al collado es duro duro y debo parar en varias ocasiones. Llego al avituallamiento final, junto al collado, muy tocado, ya no puedo ni correr…

Paro de nuevo 15 minutos antes de comenzar el vía crucis final, la bajada a Ordino de 9 kilómetros de largo, casi nada.

El primer tramo es cómodo, por praderas y pastos de alta montaña. Poco a poco las fuerzas van viniendo a mí y vuelvo a trotar. Cuidado porque en la cota 2000 comienza un largo tramo de falso llano por bosque donde terminamos haciendo 100 m+. Es importante guardar algunas fuerzas para este trozo ya que en caso contrario se nos puede hacer muy largo.

La subidita finaliza y nos queda por delante una larga y empinada bajada por bosque de más de 600 metros negativos hasta Sornàs. Bajo haciendo uso de los bastones, que me ayudan en las frenadas porque llevo los cuadriceps tocados. El ritmo ahora no es malo y me animo…

AUT2036_0720_15h31m36s_AUT_JLH08153_3_original

Meta! Foto: Photossports

Paso por Sornàs y bajo a la carretera de Ordino, último kilómetro por asfalto… ya oigo la megafonía de meta, una última subidita y… final! Por fin, conseguido. Llego en el puesto 44º tras 15 horas y media, vaya paliza.

Otra ultra más a la saca y van… 27.

Acabo contento, muy contento ya que en la salida tenía muchas dudas debido a las molestias físicas que venía arrastrando. A nivel competitivo, he acabado haciendo una hora más del tiempo que tenía en mente, pero siendo sincero conmigo mismo no he entrenado como debería. Me puedo dar con un canto en los dientes.

Próxima parada… algo diferente: Pyrénées Tout Trail del Grand Raid Pyrénées.

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 83 km

Desnivel positivo superado: 5.000 m+

Tiempo: 15 horas y 32 minutos

Clasificación: 44 de 495 corredores

LINKS

Track Wikiloc

Web de la carrera

Clasificaciones

OPINIÓN PERSONAL

La Andorra Ultra Trail es un gran evento, con una organización sólida y con años de experiencia. No puedo poner pegas, los voluntarios eran numerosos en los avituallamientos y el trato al corredor excelente. Sí que es cierto que la distancia entre avituallamientos era muy amplia pero entiendo que forma parte de la exigencia de la carrera. Este hecho es crucial para trazar la estrategia de carrera, quizá 1 litro de agua sea insuficiente en algunos puntos y haya que portar más.

Por lo demás, gran ambiente en la salida y en la meta, así como en algunos avituallamientos.

En definitiva, una experiencia brutal que a nivel personal ha sido también bastante dura. Mi cuerpo empieza a pedirme distancias más cortas donde poder disfrutar más y ser más competitivo. Al año que viene seguramente no pasemos de los 70 km, nos hacemos mayores 🙂

LjD9oKi_

 

 

Ultra Trail El Rincón 104K – 2018

ULTRA TRAIL EL RINCÓN (104 KM y 4.200m+). ADEMUZ (VALENCIA)

El Rincón de Ademuz es una porción de territorio situada entre las provincias de Teruel y Cuenca que pertenece a la provincia de Valencia. Al Sur de la Sierra de Albarracín y muy cerca de la Serranía de Cuenca, su territorio es montañoso y tiene varias sierras que se engloban dentro del Sistema Ibérico.

24774877_958859594268523_5476320187312720546_n

Logo de la prueba. Foto: Facebook UTR

Es una zona de media montaña, con alturas que apenas superan los 1.500 metros. Las montañas son poco prominentes pero sí que hay cañones bastante agrestes y algunos barrancos con bastante desnivel. Con este terreno, sale una carrera no demasiado técnica y con un desnivel positivo acumulado contenido, sin embargo, no debemos confiarnos pues hay zonas puntuales bastante técnicas e incómodas fuera de sendero y tramos muy rompepiernas que a buen seguro endurecerán la carrera.

P1020585

Río Ebrón, entre Tormón y El Cuervo. Pasaremos por aquí en el último tramo de la carrera.

La Ultra Trail El Rincón (UTR) posee 4 distancias: 172 km, 104 km, 34 km y 11 km, siendo una de las pocas carreras de 100 millas que existen en España. Tras un año de parón, este año 2018 la carrera ha vuelto al calendario con una participación muy notable. Esperemos que haya vuelto para quedarse.

EL RECORRIDO

A las 6 de la mañana sale la carrera desde la parte baja del pueblo de Ademuz, junto a un gran hostal. Minutos antes de la salida, momentos de reflexión y de concentración, personalmente vivo la salida con muchas ganas pero con un poco de preocupación pues hace más de un año que no corro una ultra y no he entrenado tiradas largas y tampoco desnivel… A ver qué sale!!

Los primeros kilómetros discurren por el Pico Castro (895 m), un cerro rocoso situado al lado del pueblo de Ademuz y coronado por unas antenas. La ascensión la realizamos en plena oscuridad, todavía con los frontales, por una bonita senda que permite correr a ratos. Ya arriba, en la cima, tomamos un sendero que discurre por el borde del cerro y que permite asomarse al vacío para ver el pueblo de Ademuz bien abajo. Todavía es de noche, por lo que solamente vemos las luces de las casas, no obstante, la vista es espectacular.

34535886_1059875994166882_5268869852130443264_o

Ademuz desde el Pico Castro. Foto: Facebook UTR

La bajada del Pico Castro a Ademuz se realiza por una bonita senda con bastante piedra suelta. Ya de nuevo en el casco urbano, pasaremos por la zona de salida para después tomar una pista que discurre por la parte baja del pueblo, junto al río Turia, y que nos dejará en el otro extremo de la población.

En estos primeros kilómetros me sitúo en la parte de arriba, entre los 15 primeros. Las piernas parece que van fuertes y disfruto del momento. Soy consciente de que queda mucho, pero no soy de reservarme… ya vendrán las vacas flacas, de momento toca apretar.

Casi sin entrar en Ademuz, saldremos por su lado Oeste y tomaremos el sendero del río Bohílgues, uno de los caminos más bonitos y conocidos del Rincón de Ademuz. Recorremos esta zona todavía de noche, una pena, porque debe de ser muy bonita. La senda se estrecha y discurre junto al río, encañonada. Conecta el pueblo de Ademuz con el de Vallanca, y sube de forma moderada.

El último tramo hasta Vallanca es cómodo, por pista. No llegaremos a entrar en el casco urbano de esta población. Nos desviaremos a mano izquierda para tomar un bonito sendero que asciende por el pinar y se interna de nuevo en el monte, camino de la siguiente población: Negrón. Pasaremos por una zona de pinar bastante rápida mientras comienza a amanecer.

aitor_toribio4

Amaneciendo en algún punto entre Vallanca y Negrón. Foto: Facebook de Aitor Toribio Fotografía

En este punto comenzamos a cruzarnos con algunos corredores de la carrera larga que ya llevan una noche en vela. Les animo un poquito… menuda paliza.

Por terreno sencillo, terminamos llegando a Negrón, un pueblo pequeño donde encontraremos el primero de los avituallamientos, estamos en el km. 17. Sin muchas prisas, como algo y bebo abundantemente. Hace fresco todavía a estas horas pero no hay muchos avituallamientos y los que hay debemos aprovecharlos a tope.

Por terreno boscoso, de pinar y roca, salimos de Negrón para meternos en plena sierra y comenzar la primera subida seria del día, la ascensión al Talayón, pico de 1.601 metros ya en la provincia de Cuenca. Hay que decir que la ascensión hasta el km. 21 no es continua y hay varios tramos de sube y baja. Ya en ese punto comenzaremos a ascender por senda cómoda durante unos 5 kilómetros hasta la cima de la montaña.

Hacemos cumbre en el Talayón, donde hay un control de dorsales. Buenas vistas desde arriba… en la llanura hay niebla y desde aquí se divisa un mar de nubes espectacular. Hace bastante frío pero el sol comienza a calentar el ambiente.

Rápido descenso por pista hasta conectar con el segundo avituallamiento. Estamos en una zona muy corrible y rápida y vamos todos “como motos”, a ritmo de media maratón… Por fortuna, llega un descenso bastante técnico por una barranquera que permite bajar el ritmo y las pulsaciones.

Un nuevo tramo rápido, pistero, nos deja en el km. 33 donde comienza un nuevo ascenso por una zona fuera de sendero algo técnica. Aquí adelanto a algunos corredores y me sitúo en 10º posición… bufff, qué rápido estoy yendo, quizá demasiado…

aitor_toribio

Bajando hacia Arroyo Cerezo. Foto: Facebook de Aitor Toribio Fotografía

Culminada esta subida, todavía quedarán 6 kilómetros hasta la población de Arroyo Cerezo, pequeña pedanía de Castielfabib por donde pasaremos dos veces, una en el km. 40 y otra en el km. 54. Este tramo es relativamente cómodo, pasaremos bajo la carretera nacional N-420 y realizaremos la bajada final al pueblo por pista.

Llego a Arroyo Cerezo sin perder posiciones pero un poco cansado, el ritmo hasta ahora ha sido alto, llevamos casi una maratón en 4 horas y 50 minutos, no está nada mal.

Aprovecho para reponer líquidos y beber bastante. Enfrente del pueblo tenemos la montaña conocida como Cruz de los Tres Reinos (1.557 m) a la que vamos a ascender, no parece una ascensión muy dura pero son 14 kilómetros y a buen seguro va a haber alguna encerrona…

arroyo-cerezo-aldea

Arroyo Cerezo. Foto: castielfabib.es

Salimos de Arroyo Cerezo y comienza la subida por pista hasta un collado cercano. Enseguida veo que las piernas ya no van como antes y me adelantan hasta tres corredores. Estoy en la primera crisis del día…

El paisaje es bonito y la carrera abandona la pista para tomar un sendero que va bordeando las paredes de un barranco. Abandonamos el tramo pegado al precipicio y comienza otro más cómodo que en fácil ascenso nos dejará en la tercera cima del día: Cruz de los Tres Reinos.

aitor_toribio2

Llaneo previo al ascenso a la Cruz de los Tres Reinos. Foto: Facebook UTR

Tras “picar” en el control de dorsales que hay situado en la cima comienza un descenso muy parecido al ascenso, que alterna pista y sendero. Ya en los kilómetros finales, poco antes de llegar a Arroyo Cerezo, las fuerzas regresan a mis piernas y acabo entrando en el pueblo bastante más fresco de lo que había salido.

Estamos ya en el km. 54, superado el ecuador de la carrera y decido parar un ratito a comer un buen plato de macarrones que me salvará la vida en el siguiente tramo.

Tras avituallar bastante bien y llenar un litro y medio de agua, salgo con energías renovadas a por el siguiente tramo de 17 kilómetros que nos dejará en la base de vida de Castielfabib. Para mi este tramo es la clave de la carrera pues ya hace bastante calor, es muy rompepiernas y nos puede dar la “puntilla”.

Por terreno algo incómodo terminamos alcanzando el barranco del Cerezo. Toca bajar hasta el fondo y volver a subir. En este tramo coincido con un corredor valenciano, muy majo, con el que iré compartiendo algunos tramos de carrera. Entre charla y charla, los kilómetros van pasando…

Poco antes de llegar a Castielfabib, subiremos un tramo de barranquera, no muy técnico pero sí muy seco y con un fuerte calor. Esta subida al pueblo me termina matando y llego al centro de Castielfabib con muchísima sed y muy justito de fuerzas.

43419326_1169622973192183_126124536440553472_n

Reponiendo fuerzas en Castielfabib, km. 70 de carrera. Foto: Facebook UTR

Para mi sorpresa, la base de vida no está en el propio pueblo sino que está a dos kilómetros en una especie de albergue llamado Los Centenales. Para llegar hasta allí nos hacen bajar hasta la parte baja del pueblo para después subir. Este tramo me deja KO y me acabo arrastrando el último kilómetro hasta el avituallamiento.

43500645_1169590599862087_3583160630867132416_o

En el km. 70 toca subir toda esta cuesta hasta la parte alta de Castielfabib. Foto: Facebook UTR

Por fin alcanzo la base de vida, algo mareado y deshidratado, estoy en plena crisis. Decido parar media hora, comer un nuevo plato de macarrones, beber bien y cambiarme de calcetines. Me han salido dos ampollas en los talones y una rozadura en la ingle… la cosa se pone fea y habrá que tirar de experiencia…

Tras descansar bastante y ser adelantado por unos cuantos corredores vuelvo a la carrera con bastante pesadez de piernas y sin mirar ya mucho el reloj. Tras una bajadita, tocará hacer uno de los tramos más duros del día, unos 10 kilómetros con dos intensas subidas hasta el siguiente avituallamiento, en Los Morrones.

La primera subida la hago entera andando. Una fuerte bajada por cortafuegos nos deja en el fondo de un valle conocido como Barranco de la Val Seco y de ahí tendremos la subida más fuerte de la carrera hasta la meseta donde se asienta el ansiado avituallamiento. Este ascenso, a pesar de lo inclinado del sendero, lo hago bastante bien, a buen ritmo, y me animo mucho. El sendero nos deja en una pista casi llana, tras un kilómetro cómodo alcanzamos el puesto.

Breve parada para beber y veo por delante a algunos corredores. Me animo un poco y vuelvo a correr. Toca ahora un tramo bastante aburrido de 6 kilómetros por pista que se pueden hacer muy largos si no corremos…

Por fortuna, el llaneo acaba en el km. 86 y comenzamos a descender hacia el pueblo de Tormón, ya en la provincia de Teruel, por una bonita senda a través del pinar. Apenas 3 kilómetros de descenso muy divertido después de soportar el aburrido tramo anterior.

P1020612

Tormón km. 89 de carrera, en la provincia de Teruel, la tercera que visitamos en esta carrera.

En el avituallamiento de Tormón, además de comer el mejor melón del mundo, bebo bastante y comienzo a ver el final del túnel. Quedan 15 kilómetros a meta, con un tramo muy bonito, y las piernas parece que vuelven a acompañar, la cosa se pone de cara…

Salimos de Tormón hacia los Estrechos del río Ebrón. Unos 8 kilómetros de sendero junto al cañón que conforma el río, seguramente el tramo más bonito de la carrera. Primero descenderemos hasta una bonita cascada, para después ascender a un mirador que domina la parte más agreste del cañón.

1011764_207221682765655_1155428637_n

Cascada del río Ebrón. Foto: Facebook UTR

El ascenso al mirador es corto aunque intenso. A esta subida le sigue otra más cortita tras cruzar el puente de la Fonseca, un paso natural que nos permite cruzar a la otra orilla del cañón.

P1020616

Los Estrechos del Río Ebrón.

Tras un rápido descenso, llegamos a una zona donde el sendero se mete de lleno en el río. Hay un par de tramos de sendero equipado, con grapas, pasarelas y algún puente. Es un tramo divertido y muy bonito, pero se le puede hacer largo al que vaya cansado o si ya llegamos a esta zona de noche.

Tras pasar la zona más técnica, llegamos a una pista forestal que en 3 kilómetros nos dejará en el pueblo de El Cuervo, km. 98 de carrera. Último avituallamiento donde apenas paro y vuelta a la carrera, ahora ya a saco, con muchas ganas de llegar a meta.

43950782_1171452653009215_4807565204621623296_o

Castielfabib, pueblo donde acaba la carrera de 104 Km. Foto: Facebook UTR

A ritmo fuerte haremos los últimos kilómetros, muy sencillos, pasando por un pequeño pueblo llamado Cuesta del Rato. Ya con las últimas luces, me planto en la parte baja de Castielfabib. Se oye la megafonía y me vengo arriba. El último tramo de subida al pueblo lo hago a un ritmo fuerte y termino la última cuesta, ya asfaltada, a tope. Entro en meta en 13 horas y 50 minutos, puesto 14º absoluto.

43500621_1169593726528441_9147938830450425856_n

Entrada en meta. Foto: Facebook UTR

Acabo muy contento tras todos los problemillas que he sufrido en los últimos 35 kilómetros de carrera. Esto de “correr largo” no se olvida del todo, o eso parece…

Captura

Clasificación final de la UTR 104 km

Otra ultra más terminada, en total ya van 26 y 9 ultras de más de 100 kms. Espero que todavía queden muchas más experiencias como esta 🙂

20181011_161643

Chaqueta que viene en la bolsa del corredor y medalla finisher.

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 104 km

Desnivel: 4.200 m+

Tiempo neto: 13 horas y 50 minutos

Posición: 14 de 180 corredores

Web de la carrera

Clasificaciones

OPINIÓN

Pues la vuelta a las ultras ha resultado algo más dura de lo previsto. La carrera sobre el papel parece “sencilla” pero después nada es lo que parece. El calor, los tramos técnicos y la separación entre los avituallamientos hace que sea una carrera donde no te puedes relajar. Si dan 5 puntos UTMB por algo será, ¿no?

A nivel de organización no tengo más que buenas palabras. Avituallamientos muy completos, muchos voluntarios y muy amables, buen marcaje… perfecto. Solamente puedo darles la enhorabuena.

Sin duda, una gran carrera la que tienen montada en el Rincón de Ademuz, totalmente recomendable.

 

 

 

Gran Trail Sobrarbe 2017

24/06/2017 – GRAN TRAIL SOBRARBE. CRÓNICA Y ANÁLISIS DEL RECORRIDO.

El Gran Trail Sobrarbe es una prueba que cruza la comarca altoaragonesa del Sobrarbe de Sur a Norte, comenzando en el castillo de Aínsa y terminando en la Plaza Mayor de Bielsa, en la parte alta del valle del Cinca. Además, también visita el valle de Chistau, coronando el famoso Ibón de Plan, sin duda, uno de los puntos más bellos de la carrera.

perfil-1

Perfil de la carrera. Fuente: http://www.trailsobrarbe.com

Podemos decir que es una prueba relativamente amable, alejada de los grandes números de otras ultras pirenaicas como la Canfranc-Canfranc o el Gran Trail Aneto-Posets. Bajo mi punto de vista, y quizá porque le tengo un cariño especial, es la carrera que le recomendaría a cualquier persona que no conozca el Pirineo y suba aquí por primera vez a correr.

NOTA: La crónica está ilustrada con algunas fotos del día de la carrera realizadas por distintos autores (nombrados en el pie de foto) y otras realizadas por mi en excursiones por la zona.

CRÓNICA Y ANÁLISIS DEL RECORRIDO

Llegué muy motivado a esta carrera, la segunda ultra del año en mi calendario. Correr aquí es muy especial. En el año 2011 me estrenaba en el mundo de las ultras con esta misma carrera que por aquel entonces tenía un recorrido algo distinto, acabando en Plan. Qué recuerdos… qué sufrimiento, y cómo me costó acabar. Por ello y porque Sobrarbe es mi sitio preferido de los Pirineos, esta carrera me motivaba mucho más que otras.

1397_12

Llegando a la meta de Plan en el año 2011.

Vamos con este año 2017… Como es tradición, poco antes de las 6 de la mañana los corredores nos agolpábamos en la explanada interior del Castillo de Aínsa. Salida rápida y primeros kilómetros primero por el pueblo y más tarde por una carretera local. Pronto abandonamos el asfalto para salir a un terreno de arenisca muy divertido de correr, tipo “badlands”, que nos conduce, tras una leve subida, al Pueyo de Araguás, primero de los pueblos que atravesamos. En esta parte de la carrera, seguiremos las marcas blancas y rojas del GR-19.

P1050731

Pueyo de Araguás, una tarde de invierno.

Terreno cómodo al abandonar el Pueyo en suave descenso donde podemos apretar hasta alcanzar la senda que sube a la Sierra de Araguás, primera subida de cierta entidad de la carrera. Como suele pasar, la gente va a mil en estos primeros kilómetros. Yo prefiero conservar y subo andando bastantes tramos, no merece la pena quemarse tan temprano.

Coronada esta primera “tachuela”, toca descender por pista y llanear por terreno muy cómodo hasta llegar al pequeño pueblo de Araguás. Cruzamos sus calles y salimos de nuevo a otra pista. Más tramo corredero para llegar con la lengua fuera a Laspuña, primer avituallamiento y control. Llevamos 15 kilómetros en apenas hora y media, a pesar de tener la sensación de “estar volando” llego en el puesto 60º. Me tomo mi tiempo para comer y beber, pues el siguiente tramo engaña y es bastante traicionero…

1530_9

Peña Montañesa desde Muro de Bellós. Protagonista de esta primera parte de la carrera.

Hora de partir para Badaín. Primero bajamos por la carretera hasta el río Cinca y allí tomamos la senda que avanza paralela al río, siempre a la sombra. Unos 9 kilómetros casi llanos, entre bosques, por una senda preciosa. Una pena que las prisas no dejen disfrutarla como se merece. Este tramo, como comentaba, es muy traicionero, pues anima a correrlo a tope y todavía quedan muchos kilómetros. No me quemo y llego fresco a Badaín, kilómetro 26 de carrera y segundo avituallamiento y punto de control. Me ha costado poco más de una hora desde Laspuña.

16092009185327

Iglesia de Badaín. Fuente: guiadelospirineos.com

A la salida de Badaín comienza la carrera de verdad. Tomaremos en este caso el GR-15 (marcas blancas y rojas) para acometer la primera subida importante del día. Unos 700 m+ en apenas 5 kilómetros hasta el Collado de San Miguel, paso natural que comunica Badaín, en el valle del Cinca, con Saravillo en el valle de Chistau.

La subida se realiza por un bonito sendero que flanquea la ladera Oeste de Punta Llerga, siempre a la sombra. La subida es llevadera, incluso deja correr en algunos tramos. Tras unos 4 kilómetros se sale a una pista y de nuevo por senda hasta coronar el collado. Terreno suave durante apenas un kilómetro en la cima del mismo para comenzar a descender por el clásico camino de herradura, con bastante piedra suelta pero muy divertido hacia Saravillo, kilómetro 33 de carrera y nuevo avituallamiento.

Me sorprende que en este último tramo he adelantado a bastante gente y me preocupa que me esté viniendo arriba demasiado pronto. Pero las sensaciones son buenas y me dejo llevar…

P1120732

Saravillo. Visto desde la subida al Ibón de Plan.

A la salida de Saravillo tomamos una bonita senda casi llana que nos conduce a la subida del ibón de Plan o Basa de la Mora, casi un kilómetro vertical en apenas 7 kilómetros. La subida es durilla aunque no en exceso y la sombra que nos da el bosque se agradece y mucho a estas alturas del día donde el sol comienza a calentar.

P1120700

Bonita subida al Ibón de Plan.

La subida se me hace un pelín larga pero las sensaciones siguen siendo buenas. Alcanzo el refugio de Labasar, punto donde acaba la subida propiamente dicha y donde hay un nuevo avituallamiento y desde ahí, llaneo cómodo por sendero y campas de hierba hasta el magnífico Ibón de Plan. En el refugio marco poco más de 5 horas de carrera, vamos muy bien.

P1120707

Ibón de Plan.

Foto en el ibón y para abajo. Toca descender por el PR-HU 87, sendero de pequeño recorrido (marcas blancas y amarillas, que desciende de forma bastante agresiva por el Barranco del Ibón hasta el cauce del río Cinqueta. Unos 900 metros de desnivel que se descienden a cuchillo. La bajada va bien en su parte más técnica y pedregosa, pero al salir a su parte más amable, ya casi cerca de la pista, una mala pisada en el pie izquierdo me juega una mala pasada. Me he hecho un esguince leve. Al llegar a la pista que conduce a Plan camino un rato y me tomo un ibuprofeno con la esperanza de que el dolor se calme y pueda volver a correr. Así es, en poco más de 5 minutos vuelvo a correr con una leve cojera y a los 15 minutos ya casi ni lo noto. Llego a Plan un poco preocupado pero animado. 6 horas de carrera y he subido hasta el puesto 25º, esto marcha.

19260222_443866702653358_8352214966343967013_n

Entrando en Plan. Foto: Manolo Susín.

En Plan me tomo un buen plato de pasta e hidrato bien. Merece la pena perder 10 minutos, pues lo que quede se va a hacer largo, largo con este solazo.

La salida de Plan comienza fuerte con la subida al pueblo de Gistaín. En el perfil es una subida que apenas llama la atención, pero son 400 metros positivos en apenas 2,5 kilómetros que se hacen muy muy duros. Paso rápido por Gistaín, donde hay una fuente a la salida del pueblo y otra subidita leve hasta alcanzar la cota 1500, punto donde comenzamos a descender de forma suave, por senda, rodeando la Peña de San Martín por el Norte para salir a Serveto, un pueblo precioso enclavado en un altiplano sobre el valle del Cinqueta. Nuevo avituallamiento y control.

06092009131431

Serveto. Fuente: guiadelospirineos.com

Desde Serveto, afrontamos la última gran subida del día, la ascensión al Collado de la Cruz de Guardia, que con sus 2.115 metros es el techo de la carrera. La ascensión vuelve a ser llevadera, aunque apenas tiene sombra y el sol castiga muchísimo a estas horas.

Me concentro y mantengo un ritmo intenso, voy bien y sé que si lo doy todo en los kilómetros finales puedo hacer un muy buen tiempo.

4

Subida a la Cruz de la Guardia, entre bordas y prados. Puro Pirineo.

La subida se realiza por un sendero que discurre entre viejas bordas y campos de labor. La hierba abunda y la sensación de humedad y calor es muy fuerte. El valle va girando a la izquierda, buscando el collado y al ganar metros una brisa fresca comienza a darme un poco de oxígeno. Ya con el collado a la vista la motivación aumenta.

IMG_5231.JPG

Trabajando duro en los últimos metros al collado. Foto: Monrasín (blog Corriendo por la Sierra)

En el collado marco 8 horas y media de carrera y me dicen que voy en el puesto 21º. Apenas paro a rellenar los botellines y me lanzo para abajo a tope, pensando que el descenso iba a ser algo más corto de lo que luego fue.

La senda va descendiendo por un bosque precioso, junto al Barranco Salastro que baja del mismo collado. La senda no es mala pero tiene tramos con bastante inclinación y piedra suelta y tampoco te puedes volver loco. Además, alterna con alguna pequeña subida que, a estas alturas de carrera, puede provocar algún que otro calambre. No obstante, bajo bastante rápido, adelantando a algún corredor y animado.

Llego a la parte baja del valle con mucha sed, se nota que no me he hidratado bien en el collado. No pasa nada, quedan 2 kilómetros llanos o en leve pendiente paralelos al río Cinca y ya se oye la megafonía de Bielsa. Un último esfuerzo y entro en la plaza, 9 horas y 32 minutos, puesto 16º absoluto de un total de 263 participantes. Bufff, ha costado pero la carrera ha salido genial, hora de hidratar y recuperar, especialmente el maltrecho tobillo que, como era de esperar, acaba hinchado y bastante dolorido.

img_20170711_170825327.jpg

Camiseta y medalla finisher de la prueba.

Tras 2011 y 2012, esta es la tercera vez que finalizo este Gran Trail, aunque la primera con este nuevo recorrido. Otra ultra más para la saca, y van 25 🙂

clasf

Datos de la carrera. Fuente: Tempofinito.com

OPINIÓN

Intentando ser lo más objetivo posible, diré que es una gran carrera donde se puede disfrutar mucho, por los paisajes, por los pueblos que atraviesa… pero especialmente porque no es una carrera muy dura, con desniveles imposibles o tramos muy técnicos. Permite disfrutar de un Pirineo espectacular, pero a través de senderos relativamente cómodos. Yo, que no me desenvuelvo muy bien en terrenos especialmente técnicos, encuentro en esta carrera mi terreno preferido.

En cuanto a la organización, solamente puedo decir cosas buenas. El valle se vuelca, tienen experiencia y no cometen errores. Te tratan muy bien… qué más se puede pedir. Una pena que la carrera vaya a ser bianual a partir de ahora y la próxima edición sea en 2019. La echaremos de menos.

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 71 km

Desnivel positivo: 4077 m+

Track de wikiloc (facilitado por la organización)

Clasificaciones 2017

Web de la carrera

P1050653.JPG

Para terminar, esta bonita foto del macizo de Monte Perdido (Tres Sorores) y las Tres Marías desde el Pueyo de Araguás, una fría mañana de invierno. Esto es Sobrarbe 🙂

 

CSP – Ultra Castelló Penyagolosa 2017

22/04/2017 – CSP – Crónica y análisis del recorrido

Primera ultra trail del año, una de las grandes, la CSP de Penyagolosa. Gran ambiente y gran organización para una carrera muy guapa que será sede de los campeonatos del mundo del año 2018.

mapa-croquis

Croquis del recorrido en naranja. Fuente: IGN.

A nivel personal, una carrera irregular, con un comienzo muy fuerte que me pasó factura en los kilómetros finales y algún error técnico, como no usar bastones, que me hizo pasarlo algo peor de lo esperado. No obstante, contento con el resultado final, algo más de 17 horas, y especialmente con la experiencia vivida.

Perfil

Perfil y estadísticas personales de la carrera. Fuente: Livetrail.

LA CARRERA

A las 00:00 horas comienza la carrera desde las instalaciones de atletismo de la UJI (Universidad Jaime I de Castellón). Gran ambiente y mucho corredor elite en las primeras posiciones. Estamos en una prueba importante…

salida-Enrique_Moret_FB

Salida. Foto: Enrique Moret.

Tramo I: Castellón – Borriol

Tras una vuelta por la pista de atletismo, abarrotada de espectadores, comienza la carrera por las afueras de la ciudad de Castellón. Avenidas amplias y algo desangeladas hasta tomar una pista que sube poco a poco entre urbanizaciones.

La pista se torna en sendero y comienza una cómoda subida de unos 300 metros de desnivel hasta un collado que enlaza con otra senda que desciende a Borriol. Esta senda de bajada es incómoda, con mucha roca y algo sucia.

Entraremos en Borriol por la parte baja del pueblo, Ya en la plaza central, primer avituallamiento y un ambientazo de lujo.

Tramo II: Borriol – Bassa

Tras un recorrido urbano por las calles de Borriol, comienza la subida a la ermita del pueblo que conecta con un sendero que escala hasta la montaña situada encima del pueblo (cota 600). Una subida muy vertical de unos 400 metros de desnivel que nos calentará las piernas de verdad.

Tras hacer cima, comienzan los kilómetros más cómodos de la carrera. Unos tramos largos de pista sin dificultad que se prestan a correr y de qué manera… Mucho cuidado aquí, es fácil dejarse llevar por las prisas y los excesos se pagan.

Una leve subida y posterior bajada para llegar al segundo avituallamiento (Bassa de les Orenetes), un lugar en mitad de la nada donde la organización coloca un gran muñeco hinchable que nos da la bienvenida.

Tramo III – Bassa – Les Useres

Tramo sin apenas complicaciones, con algo más de sendero que el anterior, aunque no mucho. Tras una breve bajada, cruzaremos la amplia Rambla de la Viuda, un río seco de enormes proporciones.

Tras ello, subida cómoda por pista y llaneo antes de alcanzar las inmediaciones del pueblo de Les Useres, donde comenzará una subida intensa hasta el casco del pueblo, lugar donde se ubica el tercer avituallamiento de la carrera.

100_1021

Les Useres. Foto: lesuseres.es

Tramo IV – Les Useres – Sant Miquel de Torrocelles

Tras salir del pueblo comienza la segunda subida dura de la carrera. Otros 400 metros de desnivel hasta lo alto de la Serra de la Creu, redondeado cordal montañoso a las afueras del pueblo. Subida cómoda, por buena senda y muy llevadera.

Desde lo alto de la sierra, comienza un descenso que alterna sendero y pista hasta un pequeño barranco. Donde comienza un sube y baja bastante intenso que nos dejará a los pies de la hermosa ermita de Sant Miquel de Torrocelles, iluminada en medio de la noche y con las campanas sonando. Uno de esos momentos mágicos que tienen estas carreras.

ermitorio20torrocelles

Sant Miquel de Torrocelles. Foto: Turismo de Castellón

42 kilómetros de carrera ya cumplidos y caso 2000 m+ en apenas 5 horas. Ritmo de maratón de montaña, quizá algo elevado para mis capacidades, me he dejado llevar…

Dentro de la ermita, un buen avituallamiento y ambiente bastante frío, pero frío de verdad… está helando. Nada que ver con el caluroso ambiente que encontré en la MiM del 2013, cuando pasé por aquí al mediodía.

Tramo V: Sant Miquel de Torrocelles – Atzeneta

Nuevo tramo rapidísimo. Tras una breve subida, se conecta con una pista en buen estado que, casi siempre en descenso, permite ganar kilómetros rápidamente. Tramo feo, de transición.

Tras cruzar un arroyo comienza una leve subida de apenas 100 metros de desnivel y un leve descenso hasta las calles del pueblo. Nuevo avituallamiento en la plaza de Atzeneta . Desde luego, si quieres puedes engordar haciendo la CSP, dada la calidad y cantidad de avituallamientos que hay…

Tramo VI: Atzeneta – Benafigos

Una pista en buen estado, casi llana, nos deja en el kilómetro 50 de la carrera, punto de inflexión de la misma ya que pasamos de una carrera muy rápida a otra más técnica en este punto.

Entraremos en un valle bastante encañonado que iremos remontando a través de un sendero bastante rocoso y sucio, poco definido. Durante unos kilómetros avanzaremos por este valle hasta que abandonamos el fondo del barranco para avanzar por una pista que avanza a media ladera que se transforma pronto en senda. A mano izquierda están las masías de la Carmona, ojo, parece un pueblo pero no es Benafigos, éste se encuentra bastante más arriba.

La subida a Benafigos, sin ser muy dura, es cañera y a estas alturas de la carrera se nota. En mi caso, comienzo aquí a echar de menos los bastones, sensación que tendré de aquí a meta…

El “arreón” final hasta llegar a la plaza del pueblo es duro, llego bastante fatigado aunque con la esperanza de haber superado el ecuador de la prueba.

YO_EnriqueMoret_FB

Avituallando en la plaza de Benafigos. Foto: Enrique Moret

Tramo VII: Benafigos – Culla

La cosa ya se pone seria de verdad y entramos en el núcleo duro de la carrera. Este tramo es, a mi juicio, el más duro pero quizá también el más bonito (con permiso del último) y también el más sorprendente.

Tras una breve subida, tomamos un sendero que, zigzagueando, baja 500 metros de desnivel hasta el lecho del río Montlleó. La bajada no es técnica, se realiza a través de un sendero con bastante roca suelta, pero no incómodo y con una inclinación moderada.

7389360

Río Montlleó. Desde aquí toca comenzar a subir a Culla. Fuente: Wikiloc (usuario ignacio.ds)

Tras un falso llano de un par de kilómetros por las laderas cercanas al lecho del río, bajamos al lecho del mismo (seco) y a continuación comienza la subida a Culla por las laderas de Penya Calva. Otra subida de 600 metros de desnivel, relativamente cómoda, por sendero pedregoso pero cómodo.

La subida se hace dura, más por los kilómetros que llevamos que por la propia dureza del sendero. No obstante, la belleza del entorno, un cañón recóndito y profundo rodeado de bosque de pinar y paredes verticales, compensa con creces y anima a seguir adelante.

Superada la ascensión, tenemos unos 2 kilómetros de falso llano por pistas hasta alcanzar el pueblo y el avituallamiento que se realiza en una especie de centro social. Lugar donde podemos recoger la bolsa que dejamos en la salida, cambiarnos de ropa, etc.

1-culla

Culla. Foto: Turismo de Castellón.

Tramo VIII: Culla – Sant Bertomeu

Tras recuperar energías (comer algo de pasta y beberme un Monster) y cambiarme de ropa, salimos de Culla por una pista en claro descenso hasta tomar una senda que desciende de nuevo al cañón del Riu Montlleó, aunque unos kilómetros más arriba. La bajada es más cómoda que la anterior, aunque llevo un tobillo dolorido y no puedo apretar como me gustaría.

Llegamos al lecho del río (seco) y una nueva senda en la otra orilla permite comenzar el ascenso a la ermita de Sant Bartomeu. La senda sube de forma cómoda aunque sin parar. Son unos 3 kilómetros de subida y unos 300 metros de desnivel.

Superado este tramo, comienza uno algo distinto que alterna pista con senda, más llano y que permite, en otros 3 kilómetros aproximadamente, alcanzar la ermita donde se sitúa el avituallamiento.

ermita_de_sant_bartomeu_i_restes_del_castell_d3

Sant Bartomeu. Foto: Turismo de Castellón.

Llevamos transcurridos 81 kilómetros y casi 4000 metros de desnivel positivo. Quizá el núcleo duro de la carrera sea de Benafigos hasta aquí, ya que se concentran más de 2000 metros positivos en apenas 20 kilómetros.

La realidad es que he llegado relativamente fresco hasta aquí. Sigo teniendo piernas para correr y voy adelantando poco a poco a corredores. Contento, tras una breve parada, retomo el camino a Vistabella.

Tramo IX: Sant Bartomeu – Vistabella

Nuevo tramo de transición, algo pestoso, por pista y amplias llanuras antes de llegar al pueblo de Vistabella. Es un paisaje más abierto, más bien un páramo. Estamos ya a más de 1000 metros de altura y el paisaje mediterráneo da paso a un panorama más parecido al interior de Teruel, con campos de cultivo y poco montañoso.

Hay que aprovechar este tramo para correr lo que se pueda y que pase lo antes posible.

Tras un colladete, aparece el pueblo de Vistabella, por fin. Nuevo avituallamiento donde me hincho a comer pasta y caldo caliente. Mi tripa comienza a quejarse de los geles que he comido… El caldo, lejos de asentarme el estómago, me dejará la tripa un poco peor.

vistabella_del_maestrat

Vistabella del Maestrat. Foto: Turismo de Castellón.

Se cumplen aquí las 12 horas y 30 minutos de carrera.

Tramo X:  Vistabella – Xodos

Si el tramo anterior parecía aburrido, este nuevo tramo es todo lo contrario. Entre Vistabella y Xodos abunda el sendero y el bosque.

Tras una intensa bajada de 300 metros de desnivel al Barranc del Moll, comienza una subida durilla seguida de unos tramos rompe-piernas, con bastantes más subidas que bajadas (aunque en el perfil no lo parezca). Es en este tramo donde comienzo a notar que no voy bien, además de que mis dolores de tripa van en aumento.

A pesar de ello, consigo mantener la posición y llegar a Xodos en el puesto 50. Es en este pueblo donde no me queda más remedio que hacer una parada larga, pasar por el baño e hidratarme bien. Estoy parado casi media hora y, para mi desgracia, las sensaciones al arrancar no son buenas. Lejos de ir mejor, parece que la “flojera” va en aumento.

Tramo XI: Xodos – Sant Joan de Penyagolosa (meta)

Comienzan los últimos 17 kilómetros de carrera. No hay que asustarse, la organización ha preparado dos avituallamientos más, así que tenemos uno en el km 105 y otro en el km 110. Podemos decir que la carrera es dura, pero el que pase hambre o sed es porque quiere…

El primer tramo es la subida al Mas del Collao. Otros 500 metros de desnivel positivo, más o menos cómodos pero que a estas alturas duelen.

Nos vamos acercando a la cumbre de Penyagolosa y eso se nota. Amplios bosques de pino y cumbres que asoman a nuestro alrededor. Junto con la subida a Culla, es el tramo más bonito de la carrera y tenemos la suerte de disfrutarlo de día.

Desde el Mas del Collao hasta el Mas de Marcen, iremos rodeando la cumbre de Penyagolosa por su cara Sur, la más vistosa.

penyagolosa-vista-dron-1_g

Cara Sur de Penyagolosa. Por sus faldas, discurre el sendero entre los kilómetros 105 y 110 de carrera. Foto: levante-emv

Este tramo es un nuevo rompe-piernas. Se va haciendo, a pesar del cansancio y los dolores, pues la meta esta cerca y las vistas son impresionantes.

Una bajada por sendero, nos deja en el Mas de Marcen. Nuevo avituallamiento, el último. Desde aquí, tocará subir los últimos 200 metros de desnivel, esta vez por una cómoda pista, hasta un collado situado en la cota 1550 metros. Desde aquí, primero por pista y luego por senda, discurren los últimos 4 kilómetros de carrera.

Es en esta parte final donde me doy cuenta de lo fastidiado que estoy. Un fuerte dolor en el gemelo izquierdo me impide correr rápido en la bajada y me terminan adelantando unos cuantos corredores.

santuari_de_sant_joan__de_penyagolosa_1

Sant Joan de Penyagolosa, donde se instala la meta. Foto: Turismo de Castellón.

A pesar de todos los males, ya se oye la megafonía y la gente aplaudir, estamos cerca… entro en la meta de Sant Joan de Penyagolosa en 17 horas y 22 minutos, para un total de 116 km y 5550 m+. Puesto 63 de un total de 600 corredores, teniendo en cuenta mis “problemillas” en el último tramo de la carrera, pues… bastante satisfecho.

Primera ultra del año, 24º de mi vida como corredor de montaña y la octava de más de 100 kilómetros. Seguimos sumando, seguimos aprendiendo…

IMG_20170426_160644238

Medalla finisher. Bonito detalle.

Algunas imágenes de la carrera, extraídas de Racephoto:

 

ALGUNOS CONSEJOS

Allá van algunas lecciones aprendidas de mi experiencia en la CSP:

  • Es una carrera para llevar bastones. En los primeros 50 kilómetros van a sobrar pero después van a venir muy bien. Pueden dejarse (si caben) en la bolsa de Culla (km 70), aunque recomiendo llevarlos desde la salida para las subidas de Borriol (km 7), Benafigos (km 50) y Culla (km 65).
  • Cuidado con los tramos pisteros iniciales. Son muy correderos y nos pueden pasar factura más adelante. Suena a tópico, pero dada la dureza del segundo tramo de carrera, conviene hacerla de menos a más.
  • No es comparable a la MiM. Es mucho más montañera y dura, ya no solo por el desnivel y la longitud, también por el tipo de senderos que recorre. No llevarse a engaño si hemos corrido previamente la MiM (como me paso a mí).

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 116 km

Desnivel positivo: 5550 metros

Track

Web de la carrera

EN DEFINITIVA…

Una gran carrera que merece la pena correr. Las montañas de Castellón y los pueblos del Alto Maestrazgo constituyen una zona muy bonita para correr y bastante más dura de lo que cabría pensar con el mapa delante.

La recomiendo totalmente.

Jaime. Dorsal 2541.