Gran Trail Sobrarbe 2017

24/06/2017 – GRAN TRAIL SOBRARBE. CRÓNICA Y ANÁLISIS DEL RECORRIDO.

El Gran Trail Sobrarbe es una prueba que cruza la comarca altoaragonesa del Sobrarbe de Sur a Norte, comenzando en el castillo de Aínsa y terminando en la Plaza Mayor de Bielsa, en la parte alta del valle del Cinca. Además, también visita el valle de Chistau, coronando el famoso Ibón de Plan, sin duda, uno de los puntos más bellos de la carrera.

perfil-1

Perfil de la carrera. Fuente: http://www.trailsobrarbe.com

Podemos decir que es una prueba relativamente amable, alejada de los grandes números de otras ultras pirenaicas como la Canfranc-Canfranc o el Gran Trail Aneto-Posets. Bajo mi punto de vista, y quizá porque le tengo un cariño especial, es la carrera que le recomendaría a cualquier persona que no conozca el Pirineo y suba aquí por primera vez a correr.

NOTA: La crónica está ilustrada con algunas fotos del día de la carrera realizadas por distintos autores (nombrados en el pie de foto) y otras realizadas por mi en excursiones por la zona.

CRÓNICA Y ANÁLISIS DEL RECORRIDO

Llegué muy motivado a esta carrera, la segunda ultra del año en mi calendario. Correr aquí es muy especial. En el año 2011 me estrenaba en el mundo de las ultras con esta misma carrera que por aquel entonces tenía un recorrido algo distinto, acabando en Plan. Qué recuerdos… qué sufrimiento, y cómo me costó acabar. Por ello y porque Sobrarbe es mi sitio preferido de los Pirineos, esta carrera me motivaba mucho más que otras.

1397_12

Llegando a la meta de Plan en el año 2011.

Vamos con este año 2017… Como es tradición, poco antes de las 6 de la mañana los corredores nos agolpábamos en la explanada interior del Castillo de Aínsa. Salida rápida y primeros kilómetros primero por el pueblo y más tarde por una carretera local. Pronto abandonamos el asfalto para salir a un terreno de arenisca muy divertido de correr, tipo “badlands”, que nos conduce, tras una leve subida, al Pueyo de Araguás, primero de los pueblos que atravesamos. En esta parte de la carrera, seguiremos las marcas blancas y rojas del GR-19.

P1050731

Pueyo de Araguás, una tarde de invierno.

Terreno cómodo al abandonar el Pueyo en suave descenso donde podemos apretar hasta alcanzar la senda que sube a la Sierra de Araguás, primera subida de cierta entidad de la carrera. Como suele pasar, la gente va a mil en estos primeros kilómetros. Yo prefiero conservar y subo andando bastantes tramos, no merece la pena quemarse tan temprano.

Coronada esta primera “tachuela”, toca descender por pista y llanear por terreno muy cómodo hasta llegar al pequeño pueblo de Araguás. Cruzamos sus calles y salimos de nuevo a otra pista. Más tramo corredero para llegar con la lengua fuera a Laspuña, primer avituallamiento y control. Llevamos 15 kilómetros en apenas hora y media, a pesar de tener la sensación de “estar volando” llego en el puesto 60º. Me tomo mi tiempo para comer y beber, pues el siguiente tramo engaña y es bastante traicionero…

1530_9

Peña Montañesa desde Muro de Bellós. Protagonista de esta primera parte de la carrera.

Hora de partir para Badaín. Primero bajamos por la carretera hasta el río Cinca y allí tomamos la senda que avanza paralela al río, siempre a la sombra. Unos 9 kilómetros casi llanos, entre bosques, por una senda preciosa. Una pena que las prisas no dejen disfrutarla como se merece. Este tramo, como comentaba, es muy traicionero, pues anima a correrlo a tope y todavía quedan muchos kilómetros. No me quemo y llego fresco a Badaín, kilómetro 26 de carrera y segundo avituallamiento y punto de control. Me ha costado poco más de una hora desde Laspuña.

16092009185327

Iglesia de Badaín. Fuente: guiadelospirineos.com

A la salida de Badaín comienza la carrera de verdad. Tomaremos en este caso el GR-15 (marcas blancas y rojas) para acometer la primera subida importante del día. Unos 700 m+ en apenas 5 kilómetros hasta el Collado de San Miguel, paso natural que comunica Badaín, en el valle del Cinca, con Saravillo en el valle de Chistau.

La subida se realiza por un bonito sendero que flanquea la ladera Oeste de Punta Llerga, siempre a la sombra. La subida es llevadera, incluso deja correr en algunos tramos. Tras unos 4 kilómetros se sale a una pista y de nuevo por senda hasta coronar el collado. Terreno suave durante apenas un kilómetro en la cima del mismo para comenzar a descender por el clásico camino de herradura, con bastante piedra suelta pero muy divertido hacia Saravillo, kilómetro 33 de carrera y nuevo avituallamiento.

Me sorprende que en este último tramo he adelantado a bastante gente y me preocupa que me esté viniendo arriba demasiado pronto. Pero las sensaciones son buenas y me dejo llevar…

P1120732

Saravillo. Visto desde la subida al Ibón de Plan.

A la salida de Saravillo tomamos una bonita senda casi llana que nos conduce a la subida del ibón de Plan o Basa de la Mora, casi un kilómetro vertical en apenas 7 kilómetros. La subida es durilla aunque no en exceso y la sombra que nos da el bosque se agradece y mucho a estas alturas del día donde el sol comienza a calentar.

P1120700

Bonita subida al Ibón de Plan.

La subida se me hace un pelín larga pero las sensaciones siguen siendo buenas. Alcanzo el refugio de Labasar, punto donde acaba la subida propiamente dicha y donde hay un nuevo avituallamiento y desde ahí, llaneo cómodo por sendero y campas de hierba hasta el magnífico Ibón de Plan. En el refugio marco poco más de 5 horas de carrera, vamos muy bien.

P1120707

Ibón de Plan.

Foto en el ibón y para abajo. Toca descender por el PR-HU 87, sendero de pequeño recorrido (marcas blancas y amarillas, que desciende de forma bastante agresiva por el Barranco del Ibón hasta el cauce del río Cinqueta. Unos 900 metros de desnivel que se descienden a cuchillo. La bajada va bien en su parte más técnica y pedregosa, pero al salir a su parte más amable, ya casi cerca de la pista, una mala pisada en el pie izquierdo me juega una mala pasada. Me he hecho un esguince leve. Al llegar a la pista que conduce a Plan camino un rato y me tomo un ibuprofeno con la esperanza de que el dolor se calme y pueda volver a correr. Así es, en poco más de 5 minutos vuelvo a correr con una leve cojera y a los 15 minutos ya casi ni lo noto. Llego a Plan un poco preocupado pero animado. 6 horas de carrera y he subido hasta el puesto 25º, esto marcha.

19260222_443866702653358_8352214966343967013_n

Entrando en Plan. Foto: Manolo Susín.

En Plan me tomo un buen plato de pasta e hidrato bien. Merece la pena perder 10 minutos, pues lo que quede se va a hacer largo, largo con este solazo.

La salida de Plan comienza fuerte con la subida al pueblo de Gistaín. En el perfil es una subida que apenas llama la atención, pero son 400 metros positivos en apenas 2,5 kilómetros que se hacen muy muy duros. Paso rápido por Gistaín, donde hay una fuente a la salida del pueblo y otra subidita leve hasta alcanzar la cota 1500, punto donde comenzamos a descender de forma suave, por senda, rodeando la Peña de San Martín por el Norte para salir a Serveto, un pueblo precioso enclavado en un altiplano sobre el valle del Cinqueta. Nuevo avituallamiento y control.

06092009131431

Serveto. Fuente: guiadelospirineos.com

Desde Serveto, afrontamos la última gran subida del día, la ascensión al Collado de la Cruz de Guardia, que con sus 2.115 metros es el techo de la carrera. La ascensión vuelve a ser llevadera, aunque apenas tiene sombra y el sol castiga muchísimo a estas horas.

Me concentro y mantengo un ritmo intenso, voy bien y sé que si lo doy todo en los kilómetros finales puedo hacer un muy buen tiempo.

4

Subida a la Cruz de la Guardia, entre bordas y prados. Puro Pirineo.

La subida se realiza por un sendero que discurre entre viejas bordas y campos de labor. La hierba abunda y la sensación de humedad y calor es muy fuerte. El valle va girando a la izquierda, buscando el collado y al ganar metros una brisa fresca comienza a darme un poco de oxígeno. Ya con el collado a la vista la motivación aumenta.

IMG_5231.JPG

Trabajando duro en los últimos metros al collado. Foto: Monrasín (blog Corriendo por la Sierra)

En el collado marco 8 horas y media de carrera y me dicen que voy en el puesto 21º. Apenas paro a rellenar los botellines y me lanzo para abajo a tope, pensando que el descenso iba a ser algo más corto de lo que luego fue.

La senda va descendiendo por un bosque precioso, junto al Barranco Salastro que baja del mismo collado. La senda no es mala pero tiene tramos con bastante inclinación y piedra suelta y tampoco te puedes volver loco. Además, alterna con alguna pequeña subida que, a estas alturas de carrera, puede provocar algún que otro calambre. No obstante, bajo bastante rápido, adelantando a algún corredor y animado.

Llego a la parte baja del valle con mucha sed, se nota que no me he hidratado bien en el collado. No pasa nada, quedan 2 kilómetros llanos o en leve pendiente paralelos al río Cinca y ya se oye la megafonía de Bielsa. Un último esfuerzo y entro en la plaza, 9 horas y 32 minutos, puesto 16º absoluto de un total de 263 participantes. Bufff, ha costado pero la carrera ha salido genial, hora de hidratar y recuperar, especialmente el maltrecho tobillo que, como era de esperar, acaba hinchado y bastante dolorido.

img_20170711_170825327.jpg

Camiseta y medalla finisher de la prueba.

Tras 2011 y 2012, esta es la tercera vez que finalizo este Gran Trail, aunque la primera con este nuevo recorrido. Otra ultra más para la saca, y van 25 🙂

clasf

Datos de la carrera. Fuente: Tempofinito.com

OPINIÓN

Intentando ser lo más objetivo posible, diré que es una gran carrera donde se puede disfrutar mucho, por los paisajes, por los pueblos que atraviesa… pero especialmente porque no es una carrera muy dura, con desniveles imposibles o tramos muy técnicos. Permite disfrutar de un Pirineo espectacular, pero a través de senderos relativamente cómodos. Yo, que no me desenvuelvo muy bien en terrenos especialmente técnicos, encuentro en esta carrera mi terreno preferido.

En cuanto a la organización, solamente puedo decir cosas buenas. El valle se vuelca, tienen experiencia y no cometen errores. Te tratan muy bien… qué más se puede pedir. Una pena que la carrera vaya a ser bianual a partir de ahora y la próxima edición sea en 2019. La echaremos de menos.

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 71 km

Desnivel positivo: 4077 m+

Track de wikiloc (facilitado por la organización)

Clasificaciones 2017

Web de la carrera

P1050653.JPG

Para terminar, esta bonita foto del macizo de Monte Perdido (Tres Sorores) y las Tres Marías desde el Pueyo de Araguás, una fría mañana de invierno. Esto es Sobrarbe 🙂

 

CSP – Ultra Castelló Penyagolosa 2017

22/04/2017 – CSP – Crónica y análisis del recorrido

Primera ultra trail del año, una de las grandes, la CSP de Penyagolosa. Gran ambiente y gran organización para una carrera muy guapa que será sede de los campeonatos del mundo del año 2018.

mapa-croquis

Croquis del recorrido en naranja. Fuente: IGN.

A nivel personal, una carrera irregular, con un comienzo muy fuerte que me pasó factura en los kilómetros finales y algún error técnico, como no usar bastones, que me hizo pasarlo algo peor de lo esperado. No obstante, contento con el resultado final, algo más de 17 horas, y especialmente con la experiencia vivida.

Perfil

Perfil y estadísticas personales de la carrera. Fuente: Livetrail.

LA CARRERA

A las 00:00 horas comienza la carrera desde las instalaciones de atletismo de la UJI (Universidad Jaime I de Castellón). Gran ambiente y mucho corredor elite en las primeras posiciones. Estamos en una prueba importante…

salida-Enrique_Moret_FB

Salida. Foto: Enrique Moret.

Tramo I: Castellón – Borriol

Tras una vuelta por la pista de atletismo, abarrotada de espectadores, comienza la carrera por las afueras de la ciudad de Castellón. Avenidas amplias y algo desangeladas hasta tomar una pista que sube poco a poco entre urbanizaciones.

La pista se torna en sendero y comienza una cómoda subida de unos 300 metros de desnivel hasta un collado que enlaza con otra senda que desciende a Borriol. Esta senda de bajada es incómoda, con mucha roca y algo sucia.

Entraremos en Borriol por la parte baja del pueblo, Ya en la plaza central, primer avituallamiento y un ambientazo de lujo.

Tramo II: Borriol – Bassa

Tras un recorrido urbano por las calles de Borriol, comienza la subida a la ermita del pueblo que conecta con un sendero que escala hasta la montaña situada encima del pueblo (cota 600). Una subida muy vertical de unos 400 metros de desnivel que nos calentará las piernas de verdad.

Tras hacer cima, comienzan los kilómetros más cómodos de la carrera. Unos tramos largos de pista sin dificultad que se prestan a correr y de qué manera… Mucho cuidado aquí, es fácil dejarse llevar por las prisas y los excesos se pagan.

Una leve subida y posterior bajada para llegar al segundo avituallamiento (Bassa de les Orenetes), un lugar en mitad de la nada donde la organización coloca un gran muñeco hinchable que nos da la bienvenida.

Tramo III – Bassa – Les Useres

Tramo sin apenas complicaciones, con algo más de sendero que el anterior, aunque no mucho. Tras una breve bajada, cruzaremos la amplia Rambla de la Viuda, un río seco de enormes proporciones.

Tras ello, subida cómoda por pista y llaneo antes de alcanzar las inmediaciones del pueblo de Les Useres, donde comenzará una subida intensa hasta el casco del pueblo, lugar donde se ubica el tercer avituallamiento de la carrera.

100_1021

Les Useres. Foto: lesuseres.es

Tramo IV – Les Useres – Sant Miquel de Torrocelles

Tras salir del pueblo comienza la segunda subida dura de la carrera. Otros 400 metros de desnivel hasta lo alto de la Serra de la Creu, redondeado cordal montañoso a las afueras del pueblo. Subida cómoda, por buena senda y muy llevadera.

Desde lo alto de la sierra, comienza un descenso que alterna sendero y pista hasta un pequeño barranco. Donde comienza un sube y baja bastante intenso que nos dejará a los pies de la hermosa ermita de Sant Miquel de Torrocelles, iluminada en medio de la noche y con las campanas sonando. Uno de esos momentos mágicos que tienen estas carreras.

ermitorio20torrocelles

Sant Miquel de Torrocelles. Foto: Turismo de Castellón

42 kilómetros de carrera ya cumplidos y caso 2000 m+ en apenas 5 horas. Ritmo de maratón de montaña, quizá algo elevado para mis capacidades, me he dejado llevar…

Dentro de la ermita, un buen avituallamiento y ambiente bastante frío, pero frío de verdad… está helando. Nada que ver con el caluroso ambiente que encontré en la MiM del 2013, cuando pasé por aquí al mediodía.

Tramo V: Sant Miquel de Torrocelles – Atzeneta

Nuevo tramo rapidísimo. Tras una breve subida, se conecta con una pista en buen estado que, casi siempre en descenso, permite ganar kilómetros rápidamente. Tramo feo, de transición.

Tras cruzar un arroyo comienza una leve subida de apenas 100 metros de desnivel y un leve descenso hasta las calles del pueblo. Nuevo avituallamiento en la plaza de Atzeneta . Desde luego, si quieres puedes engordar haciendo la CSP, dada la calidad y cantidad de avituallamientos que hay…

Tramo VI: Atzeneta – Benafigos

Una pista en buen estado, casi llana, nos deja en el kilómetro 50 de la carrera, punto de inflexión de la misma ya que pasamos de una carrera muy rápida a otra más técnica en este punto.

Entraremos en un valle bastante encañonado que iremos remontando a través de un sendero bastante rocoso y sucio, poco definido. Durante unos kilómetros avanzaremos por este valle hasta que abandonamos el fondo del barranco para avanzar por una pista que avanza a media ladera que se transforma pronto en senda. A mano izquierda están las masías de la Carmona, ojo, parece un pueblo pero no es Benafigos, éste se encuentra bastante más arriba.

La subida a Benafigos, sin ser muy dura, es cañera y a estas alturas de la carrera se nota. En mi caso, comienzo aquí a echar de menos los bastones, sensación que tendré de aquí a meta…

El “arreón” final hasta llegar a la plaza del pueblo es duro, llego bastante fatigado aunque con la esperanza de haber superado el ecuador de la prueba.

YO_EnriqueMoret_FB

Avituallando en la plaza de Benafigos. Foto: Enrique Moret

Tramo VII: Benafigos – Culla

La cosa ya se pone seria de verdad y entramos en el núcleo duro de la carrera. Este tramo es, a mi juicio, el más duro pero quizá también el más bonito (con permiso del último) y también el más sorprendente.

Tras una breve subida, tomamos un sendero que, zigzagueando, baja 500 metros de desnivel hasta el lecho del río Montlleó. La bajada no es técnica, se realiza a través de un sendero con bastante roca suelta, pero no incómodo y con una inclinación moderada.

7389360

Río Montlleó. Desde aquí toca comenzar a subir a Culla. Fuente: Wikiloc (usuario ignacio.ds)

Tras un falso llano de un par de kilómetros por las laderas cercanas al lecho del río, bajamos al lecho del mismo (seco) y a continuación comienza la subida a Culla por las laderas de Penya Calva. Otra subida de 600 metros de desnivel, relativamente cómoda, por sendero pedregoso pero cómodo.

La subida se hace dura, más por los kilómetros que llevamos que por la propia dureza del sendero. No obstante, la belleza del entorno, un cañón recóndito y profundo rodeado de bosque de pinar y paredes verticales, compensa con creces y anima a seguir adelante.

Superada la ascensión, tenemos unos 2 kilómetros de falso llano por pistas hasta alcanzar el pueblo y el avituallamiento que se realiza en una especie de centro social. Lugar donde podemos recoger la bolsa que dejamos en la salida, cambiarnos de ropa, etc.

1-culla

Culla. Foto: Turismo de Castellón.

Tramo VIII: Culla – Sant Bertomeu

Tras recuperar energías (comer algo de pasta y beberme un Monster) y cambiarme de ropa, salimos de Culla por una pista en claro descenso hasta tomar una senda que desciende de nuevo al cañón del Riu Montlleó, aunque unos kilómetros más arriba. La bajada es más cómoda que la anterior, aunque llevo un tobillo dolorido y no puedo apretar como me gustaría.

Llegamos al lecho del río (seco) y una nueva senda en la otra orilla permite comenzar el ascenso a la ermita de Sant Bartomeu. La senda sube de forma cómoda aunque sin parar. Son unos 3 kilómetros de subida y unos 300 metros de desnivel.

Superado este tramo, comienza uno algo distinto que alterna pista con senda, más llano y que permite, en otros 3 kilómetros aproximadamente, alcanzar la ermita donde se sitúa el avituallamiento.

ermita_de_sant_bartomeu_i_restes_del_castell_d3

Sant Bartomeu. Foto: Turismo de Castellón.

Llevamos transcurridos 81 kilómetros y casi 4000 metros de desnivel positivo. Quizá el núcleo duro de la carrera sea de Benafigos hasta aquí, ya que se concentran más de 2000 metros positivos en apenas 20 kilómetros.

La realidad es que he llegado relativamente fresco hasta aquí. Sigo teniendo piernas para correr y voy adelantando poco a poco a corredores. Contento, tras una breve parada, retomo el camino a Vistabella.

Tramo IX: Sant Bartomeu – Vistabella

Nuevo tramo de transición, algo pestoso, por pista y amplias llanuras antes de llegar al pueblo de Vistabella. Es un paisaje más abierto, más bien un páramo. Estamos ya a más de 1000 metros de altura y el paisaje mediterráneo da paso a un panorama más parecido al interior de Teruel, con campos de cultivo y poco montañoso.

Hay que aprovechar este tramo para correr lo que se pueda y que pase lo antes posible.

Tras un colladete, aparece el pueblo de Vistabella, por fin. Nuevo avituallamiento donde me hincho a comer pasta y caldo caliente. Mi tripa comienza a quejarse de los geles que he comido… El caldo, lejos de asentarme el estómago, me dejará la tripa un poco peor.

vistabella_del_maestrat

Vistabella del Maestrat. Foto: Turismo de Castellón.

Se cumplen aquí las 12 horas y 30 minutos de carrera.

Tramo X:  Vistabella – Xodos

Si el tramo anterior parecía aburrido, este nuevo tramo es todo lo contrario. Entre Vistabella y Xodos abunda el sendero y el bosque.

Tras una intensa bajada de 300 metros de desnivel al Barranc del Moll, comienza una subida durilla seguida de unos tramos rompe-piernas, con bastantes más subidas que bajadas (aunque en el perfil no lo parezca). Es en este tramo donde comienzo a notar que no voy bien, además de que mis dolores de tripa van en aumento.

A pesar de ello, consigo mantener la posición y llegar a Xodos en el puesto 50. Es en este pueblo donde no me queda más remedio que hacer una parada larga, pasar por el baño e hidratarme bien. Estoy parado casi media hora y, para mi desgracia, las sensaciones al arrancar no son buenas. Lejos de ir mejor, parece que la “flojera” va en aumento.

Tramo XI: Xodos – Sant Joan de Penyagolosa (meta)

Comienzan los últimos 17 kilómetros de carrera. No hay que asustarse, la organización ha preparado dos avituallamientos más, así que tenemos uno en el km 105 y otro en el km 110. Podemos decir que la carrera es dura, pero el que pase hambre o sed es porque quiere…

El primer tramo es la subida al Mas del Collao. Otros 500 metros de desnivel positivo, más o menos cómodos pero que a estas alturas duelen.

Nos vamos acercando a la cumbre de Penyagolosa y eso se nota. Amplios bosques de pino y cumbres que asoman a nuestro alrededor. Junto con la subida a Culla, es el tramo más bonito de la carrera y tenemos la suerte de disfrutarlo de día.

Desde el Mas del Collao hasta el Mas de Marcen, iremos rodeando la cumbre de Penyagolosa por su cara Sur, la más vistosa.

penyagolosa-vista-dron-1_g

Cara Sur de Penyagolosa. Por sus faldas, discurre el sendero entre los kilómetros 105 y 110 de carrera. Foto: levante-emv

Este tramo es un nuevo rompe-piernas. Se va haciendo, a pesar del cansancio y los dolores, pues la meta esta cerca y las vistas son impresionantes.

Una bajada por sendero, nos deja en el Mas de Marcen. Nuevo avituallamiento, el último. Desde aquí, tocará subir los últimos 200 metros de desnivel, esta vez por una cómoda pista, hasta un collado situado en la cota 1550 metros. Desde aquí, primero por pista y luego por senda, discurren los últimos 4 kilómetros de carrera.

Es en esta parte final donde me doy cuenta de lo fastidiado que estoy. Un fuerte dolor en el gemelo izquierdo me impide correr rápido en la bajada y me terminan adelantando unos cuantos corredores.

santuari_de_sant_joan__de_penyagolosa_1

Sant Joan de Penyagolosa, donde se instala la meta. Foto: Turismo de Castellón.

A pesar de todos los males, ya se oye la megafonía y la gente aplaudir, estamos cerca… entro en la meta de Sant Joan de Penyagolosa en 17 horas y 22 minutos, para un total de 116 km y 5550 m+. Puesto 63 de un total de 600 corredores, teniendo en cuenta mis “problemillas” en el último tramo de la carrera, pues… bastante satisfecho.

Primera ultra del año, 24º de mi vida como corredor de montaña y la octava de más de 100 kilómetros. Seguimos sumando, seguimos aprendiendo…

IMG_20170426_160644238

Medalla finisher. Bonito detalle.

Algunas imágenes de la carrera, extraídas de Racephoto:

 

ALGUNOS CONSEJOS

Allá van algunas lecciones aprendidas de mi experiencia en la CSP:

  • Es una carrera para llevar bastones. En los primeros 50 kilómetros van a sobrar pero después van a venir muy bien. Pueden dejarse (si caben) en la bolsa de Culla (km 70), aunque recomiendo llevarlos desde la salida para las subidas de Borriol (km 7), Benafigos (km 50) y Culla (km 65).
  • Cuidado con los tramos pisteros iniciales. Son muy correderos y nos pueden pasar factura más adelante. Suena a tópico, pero dada la dureza del segundo tramo de carrera, conviene hacerla de menos a más.
  • No es comparable a la MiM. Es mucho más montañera y dura, ya no solo por el desnivel y la longitud, también por el tipo de senderos que recorre. No llevarse a engaño si hemos corrido previamente la MiM (como me paso a mí).

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 116 km

Desnivel positivo: 5550 metros

Track

Web de la carrera

EN DEFINITIVA…

Una gran carrera que merece la pena correr. Las montañas de Castellón y los pueblos del Alto Maestrazgo constituyen una zona muy bonita para correr y bastante más dura de lo que cabría pensar con el mapa delante.

La recomiendo totalmente.

Jaime. Dorsal 2541.