Peñarroya (2.028 m) y Monegro (1.957 m). Circular a la Sierra de Gúdar.

GRAN CIRCULAR A LA SIERRA DE GÚDAR DESDE ALCALÁ DE LA SELVA.

La sierra de Gúdar se encuentra en el extremo Este de la provincia de Teruel y pertenece al Sistema Ibérico. En ella encontramos la mayor altura de la provincia, el pico Peñarroya de 2.028 metros y también el municipio situado a mayor altura de España, Valdelinares (1.692 m).

IMG_0436

El pueblo de Valdelinares, por el que pasaremos a mitad de ruta.

El paisaje que aquí encontramos es el típico paisaje serrano del Sistema Ibérico que también vemos en el extremo SO de Teruel, en los Montes Universales, con grandes masas forestales de pino y montañas redondeadas. Siempre es un placer perderse por estas sendas y pistas, pero en verano, es una forma ideal de huir de los calores.

Esta ruta es una gran circular de 47 km que realizamos mitad corriendo y mitad andando. Partiendo de Alcalá de la Selva, permite conocer muchos de los rincones más bonitos de la zona y ascender dos importantes montañas como son Peñarroya y el Monegro, así como visitar la población de Valdelinares. Una ruta muy completa para hacer en un día (corredores) o en dos jornadas (andarines).

EL RECORRIDO

Comenzamos la ruta en Alcalá de la Selva, un pueblo muy bonito con unas callejas laberínticas y empinadas. Lo mejor es dejar el coche a los lados de la carretera o en el parking que hay en la parte baja del pueblo.

Para comenzar, debemos descender desde la calle principal del pueblo al río Alcalá por el parking. Comienza aquí un paseo que nos llevará hasta el Santuario de la Virgen de la Vega recorriendo las distintas márgenes del río por un sendero balizado como PR-TE 29, sencillo, sin pérdida y muy agradable. Nos cruzaremos con este sendero varias veces a lo largo del día.

IMG_0409

Recorriendo el sendero junto al río Alcalá en los primeros kilómetros de la ruta.

Tras 2,5 kilómetros llegamos a la Virgen de la Vega, santuario y urbanización anexa que constituye una pedanía de Alcalá de la Selva. Pasamos junto al santuario y tomamos una pista que nos llevará a otra urbanización cercana conocida como Fuen la Reina.

IMG_0412

Gran meseta donde se asientan las urbanizaciones de Alcalá de la Selva. A más de 1.400 metros de altura.

Dejamos atrás estas urbanizaciones y salimos por fin al “monte”. Pasaremos por la masía de los Olmos de la Vega y abandonaremos la pista para tomar una débil senda a mano derecha que terminamos dejando metros más arriba para seguir campo a través por el bosque, siempre en suave ascenso.

Estos tramos “fuera de senda” no son muy habituales en la ruta pero sí que hay varios kilómetros a lo largo del recorrido donde tendremos que avanzar sin apenas referencias. Es por ello que el GPS se hace indispensable, así como ciertas nociones de orientación en montaña.

Pronto conectamos con una cómoda pista que seguimos varios kilómetros a buen ritmo. Atravesamos un amplio pinar y llegamos al Barranco de las Barracas, donde el terreno se vuelve a abrir. Junto a la pista hay varias masías, ganado pastando, etc. También hay unas vistas muy buenas al cercano pico conocido como Alto del Chaparroso (1.802 m).

IMG_0417

Vistas del Barranco de las Barracas. Al fondo el Alto del Chaparroso (1.802 m).

En este tramo, como en casi toda la ruta, disfrutamos de un ambiente bucólico con amplios paisajes y soledad, mucha soledad.

Desde la zona de masías en el Barranco de las Barracas, seguiremos la mayor parte del tiempo por otra bonita pista a través del pinar hasta conectar con el Collado Romero (1.827), donde nos toparemos con la carretera que une Alcalá de la Selva con Fortanete pasando por la estación de Valdelinares.

IMG_0421

Bajando al Mas de la Dehesa desde el Collado Romero.

Desde el collado Romero hacemos un descenso fuera de senda hasta las inmediaciones del Mas de la Dehesa. Tras algún tramo un poco “aventurero” sin senda, nos topamos con una nueva pista donde comenzaremos el ascenso al pico Monegro, primera cima del día.

No es una subida dura. Apenas son 250 m+, la primera parte por pista cómoda y la segunda parte campo a través. La última zona ya cercana al vértice es casi llana por lo que cuesta un poco encontrar el punto más alto. No obstante, el gran vértice se ve desde lejos entre los pinares. Es el típico “vértice turolense” de varios metros de altura para poder divisar la panorámica entre los pinos, similar al de Peñablanca (situado en el otro extremo de la provincia).

IMG_0424

Cima del Monegro (1.957 m)

En la cima, a más de 1.950 metros, hace un fresco bastante importante por lo que me marcho de allí rápido. Decido no subir a lo alto del vértice pues la escalera está muy oxidada y no me fío, menos yendo solo…

Desde aquí comenzamos a bajar a Valdelinares (pueblo). La bajada no es clara. Seguiremos en línea recta unas viejas rodadas de 4×4 hasta llegar a las inmediaciones de la estación de esquí, donde conectaremos con una pista ya en buen estado que nos bajará al Barranco de la Gitana, ya en las inmediaciones del pueblo.

IMG_0425

Bajando del pico Monegro a Valdelinares.

Tras “tocar fondo” en el Barranco de la Gitana, subiremos una pequeña colina que ya nos dará acceso al casco urbano del pueblo tras 21 largos kilómetros de ruta.

IMG_0436

Valdelinares

Situado a casi 1.700 metros, Valdelinares es un pueblo encantador. La verdad es que pasé apenas media hora recorriendo sus calles, lo justo para comer y beber algo y reponer fuerzas. Tuve que abrigarme pues hacía un frío bastante intenso, se nota que estamos muy muy altos.

Tras el paso por el pueblo, salimos de él por la carretera que tomamos a la altura de la ermita de Loreto. De nuevo, seguiremos las marcas del PR-TE 29 abandonando pronto la carretera y siguiendo por el sendero balizado paralelos a ella. Tras una pequeña subida y cruzar de nuevo la carretera, saldremos a la vertiente norte del pico Peñarroya, iniciando su ascensión.

IMG_0440

Primeras rampas al Peñarroya, fuera de sendero.

Remontaremos unas laderas bastante despejadas, siguiendo los senderos que hace el ganado, sin una buena senda definida. Abajo dejamos el llamado Corral del Monegro y el arroyo conocido como Río Blanco. Este río conforma después el valle donde se encuentran los famosos Caños de Gúdar por donde también pasaremos.

IMG_0441

Silueta del Peñarroya, cubierta de pinares.

El pico comienza a estar cada vez más cerca… Cruzaremos una zona casi llana, repleta de ganado para salir a una pista que tomaremos. Esta pista nos dejará en el llamado Collado de la Imagen, a 1.888 metros.

IMG_0446

Ascendiendo por pista al Collado de la Imagen.

Ya en el collado la subida a la cima es más directa y más dura. Abandonamos la pista y seguimos en línea recta subiendo por el cordal. No hay senda definida, apenas trazas, pero se sube muy bien ya que no hay mucha vegetación. Cuando nos topemos con una pista, la seguiremos unos cientos de metros tras ver a la izquierda el desvío a la cima.

IMG_0448

El inmenso vértice del Peñarroya, punto más alto de la provincia de Teruel.

La cima es muy llana y amplia, cubierta de pinares. Destaca el vértice, de unos 10 metros de altura, así como un monolito de homenaje a los forestales. Buenas vistas de toda la zona de Alcalá de la Selva, aunque el día esté muy cubierto.

IMG_0452

Largo descenso a los Caños de Gúdar.

El descenso al valle del río Blanco, donde se encuentran los Caños de Gúdar se hace bastante pesado, pues es una pista de 5 kilómetros de largo. Por fortuna es cuesta abajo y se hace rápido…

IMG_0459

Por terreno abrupto, en la primera parte de los Caños de Gúdar.

Pensaba que al llegar a este pequeño valle me iba a encontrar con un sendero en perfecto estado, pero no es así, casi lo contrario. Estamos ante uno de los tramos más duros del día. El terreno es abrupto, no hay apenas senda, el bosque es denso y hay bastantes árboles caídos. Avanzaremos de forma lenta hasta conectar con la cascada más grande de los Caños de Gúdar.

IMG_0461

Pequeño salto de agua en el río Blanco.

Hay varios saltos de agua antes de llegar a la cascada más importante. Son 2 kilómetros valle abajo que se hacen largos dado lo incómodo del terreno.

IMG_0464

La cascada más importante de los Caños de Gúdar.

Por fin alcanzo la cascada principal y el sendero que llega hasta ella. El camino mejora enteros y volvemos a llevar un ritmo cómodo y ligero a pesar de los más de 35 kilómetros que llevamos ya en las piernas. La senda nos deja en una vieja carretera que debemos seguir hasta conectar con la carrera principal, la que va a Gúdar, que dejaremos a mano derecha para visitar la Fuente del Cura, buen momento para tomar agua si no lo habíamos hecho ya antes en los caños.

IMG_0471

Sendero PR que une Gúdar con Alcalá de la Selva y por el que volveremos al pueblo.

Tras otro tramo “de aventura” por algunos campos de cultivo, terminamos conectando  una vez más con el sendero PR-TE 29 que une Gúdar con Alcalá. A pesar de los árboles caídos es un camino muy bonito y fresco…

IMG_0473

Mas de Salas, bajando a Alcalá

El sendero nos deja en un collado a más de 1.550 metros entre varias masías, ya bastante cerca de Alcalá. Llanearemos unos minutos por pista hasta ver a mano derecha el desvío balizado al pueblo por el mismo sendero PR que seguíamos.

IMG_0477

Descendiendo a Alcalá por senda.

Este descenso cómodo, de unos 2 kilómetros, es muy agradable y pasa por una zona encañonada llamada Barranco del Nacimiento, muy bonita e interesante. Pronto llegamos a las primeras casas de Alcalá de la Selva, entrando por su parte de atrás, cerca del castillo.

IMG_0481

Alcalá de la Selva

Cerramos la circular, intensa aunque bastante rápida, en unas 8 horas. Bastante cansado pero muy contento por haber descubierto, al fin, este precioso rincón de Aragón que es la sierra de Gúdar.

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 47,2 km

Desnivel positivo acumulado: 1.530 m+

Tiempo neto: 7 horas (entrenamiento de carrera de montaña)

Fecha de realización: 16/07/2018

Cartografía: Visor IGN

Track Wikiloc

ALGUNOS LINKS INTERESANTES

Cuando en el mes de julio se me presentó la oportunidad de visitar por primera vez esta sierra de Gúdar tenía claras dos cosas, que quería pisar su punto más alto, el Peñarroya, y que quería visitar el valle de los Caños de Gúdar. Buscando información en Internet, me topé con el estupendo blog de Casiaventurilla, que ya había visitado en el pasado cuando preparaba en 2016 la circular por el parque portugués de Peneda-Gêres. Encontré una amplia colección de rutas por la zona y varias travesías de varios días, fue entonces cuando se me ocurrió la idea de encadenar en el día una de estas travesías corriendo, aprovechando así para darme una buena vuelta por la zona.

Otro blog que me sirvió para buscar información de la zona de Gúdar fue este: Ven de excursión con Raquel y Manuel. Muchas rutas con mucho detalle. Una buena fuente de inspiración para los que somos de fuera… merece la pena darse una vuelta por él.

 

 

 

Ultra Trail El Rincón 104K – 2018

ULTRA TRAIL EL RINCÓN (104 KM y 4.200m+). ADEMUZ (VALENCIA)

El Rincón de Ademuz es una porción de territorio situada entre las provincias de Teruel y Cuenca que pertenece a la provincia de Valencia. Al Sur de la Sierra de Albarracín y muy cerca de la Serranía de Cuenca, su territorio es montañoso y tiene varias sierras que se engloban dentro del Sistema Ibérico.

24774877_958859594268523_5476320187312720546_n

Logo de la prueba. Foto: Facebook UTR

Es una zona de media montaña, con alturas que apenas superan los 1.500 metros. Las montañas son poco prominentes pero sí que hay cañones bastante agrestes y algunos barrancos con bastante desnivel. Con este terreno, sale una carrera no demasiado técnica y con un desnivel positivo acumulado contenido, sin embargo, no debemos confiarnos pues hay zonas puntuales bastante técnicas e incómodas fuera de sendero y tramos muy rompepiernas que a buen seguro endurecerán la carrera.

P1020585

Río Ebrón, entre Tormón y El Cuervo. Pasaremos por aquí en el último tramo de la carrera.

La Ultra Trail El Rincón (UTR) posee 4 distancias: 172 km, 104 km, 34 km y 11 km, siendo una de las pocas carreras de 100 millas que existen en España. Tras un año de parón, este año 2018 la carrera ha vuelto al calendario con una participación muy notable. Esperemos que haya vuelto para quedarse.

EL RECORRIDO

A las 6 de la mañana sale la carrera desde la parte baja del pueblo de Ademuz, junto a un gran hostal. Minutos antes de la salida, momentos de reflexión y de concentración, personalmente vivo la salida con muchas ganas pero con un poco de preocupación pues hace más de un año que no corro una ultra y no he entrenado tiradas largas y tampoco desnivel… A ver qué sale!!

Los primeros kilómetros discurren por el Pico Castro (895 m), un cerro rocoso situado al lado del pueblo de Ademuz y coronado por unas antenas. La ascensión la realizamos en plena oscuridad, todavía con los frontales, por una bonita senda que permite correr a ratos. Ya arriba, en la cima, tomamos un sendero que discurre por el borde del cerro y que permite asomarse al vacío para ver el pueblo de Ademuz bien abajo. Todavía es de noche, por lo que solamente vemos las luces de las casas, no obstante, la vista es espectacular.

34535886_1059875994166882_5268869852130443264_o

Ademuz desde el Pico Castro. Foto: Facebook UTR

La bajada del Pico Castro a Ademuz se realiza por una bonita senda con bastante piedra suelta. Ya de nuevo en el casco urbano, pasaremos por la zona de salida para después tomar una pista que discurre por la parte baja del pueblo, junto al río Turia, y que nos dejará en el otro extremo de la población.

En estos primeros kilómetros me sitúo en la parte de arriba, entre los 15 primeros. Las piernas parece que van fuertes y disfruto del momento. Soy consciente de que queda mucho, pero no de reservarme… ya vendrán las vacas flacas, de momento toca apretar.

Casi sin entrar en Ademuz, saldremos por su lado Oeste y tomaremos el sendero del río Bohílgues, uno de los caminos más bonitos y conocidos del Rincón de Ademuz. Recorremos esta zona todavía de noche, una pena, porque debe de ser muy bonita. La senda se estrecha y discurre junto al río, encañonada. Conecta el pueblo de Ademuz con el de Vallanca, y sube de forma moderada.

El último tramo hasta Vallanca es cómodo, por pista. No llegaremos a entrar en el casco urbano de esta población. Nos desviaremos a mano izquierda para tomar un bonito sendero que asciende por el pinar y se interna de nuevo en el monte, camino de la siguiente población: Negrón. Pasaremos por una zona de pinar bastante rápida mientras comienza a amanecer.

aitor_toribio4

Amaneciendo en algún punto entre Vallanca y Negrón. Foto: Facebook de Aitor Toribio Fotografía

En este punto comenzamos a cruzarnos con algunos corredores de la carrera larga que ya llevan una noche en vela. Les animo un poquito… menuda paliza.

Por terreno sencillo, terminamos llegando a Negrón, un pueblo pequeño donde encontraremos el primero de los avituallamientos, estamos en el km. 17. Sin muchas prisas, como algo y bebo abundantemente. Hace fresco todavía a estas horas pero no hay muchos avituallamientos y los que hay debemos aprovecharlos a tope.

Por terreno boscoso, de pinar y roca, salimos de Negrón para meternos en plena sierra y comenzar la primera subida seria del día, la ascensión al Talayón, pico de 1.601 metros ya en la provincia de Cuenca. Hay que decir que la ascensión hasta el km. 21 no es continua y hay varios tramos de sube y baja. Ya en ese punto comenzaremos a ascender por senda cómoda durante unos 5 kilómetros hasta la cima de la montaña.

Hacemos cumbre en el Talayón, donde hay un control de dorsales. Buenas vistas desde arriba… en la llanura hay niebla y desde aquí se divisa un mar de nubes espectacular. Hace bastante frío pero el sol comienza a calentar el ambiente.

Rápido descenso por pista hasta conectar con el segundo avituallamiento. Estamos en una zona muy corrible y rápida y vamos todos “como motos”, a ritmo de media maratón… Por fortuna, llega un descenso bastante técnico por una barranquera que permite bajar el ritmo y las pulsaciones.

Un nuevo tramo rápido, pistero, nos deja en el km. 33 donde comienza un nuevo ascenso por una zona fuera de sendero algo técnica. Aquí adelanto a algunos corredores y me sitúo en 10º posición… bufff, qué rápido estoy yendo, quizá demasiado…

aitor_toribio

Bajando hacia Arroyo Cerezo. Foto: Facebook de Aitor Toribio Fotografía

Culminada esta subida, todavía quedarán 6 kilómetros hasta la población de Arroyo Cerezo, pequeña pedanía de Castielfabib por donde pasaremos dos veces, una en el km. 40 y otra en el km. 54. Este tramo es relativamente cómodo, pasaremos bajo la carretera nacional N-420 y realizaremos la bajada final al pueblo por pista.

Llego a Arroyo Cerezo sin perder posiciones pero un poco cansado, el ritmo hasta ahora ha sido alto, llevamos casi una maratón en 4 horas y 50 minutos, no está nada mal.

Aprovecho para reponer líquidos y beber bastante. Enfrente del pueblo tenemos la montaña conocida como Cruz de los Tres Reinos (1.557 m) a la que vamos a ascender, no parece una ascensión muy dura pero son 14 kilómetros y a buen seguro va a haber alguna encerrona…

arroyo-cerezo-aldea

Arroyo Cerezo. Foto: castielfabib.es

Salimos de Arroyo Cerezo y comienza la subida por pista hasta un collado cercano. Enseguida veo que las piernas ya no van como antes y me adelantan hasta tres corredores. Estoy en la primera crisis del día…

El paisaje es bonito y la carrera abandona la pista para tomar un sendero que va bordeando las paredes de un barranco. Abandonamos el tramo pegado al precipicio y comienza otro más cómodo que en fácil ascenso nos dejará en la tercera cima del día: Cruz de los Tres Reinos.

aitor_toribio2

Llaneo previo al ascenso a la Cruz de los Tres Reinos. Foto: Facebook UTR

Tras “picar” en el control de dorsales que hay situado en la cima comienza un descenso muy parecido al ascenso, que alterna pista y sendero. Ya en los kilómetros finales, poco antes de llegar a Arroyo Cerezo, las fuerzas regresan a mis piernas y acabo entrando en el pueblo bastante más fresco de lo que había salido.

Estamos ya en el km. 54, superado el ecuador de la carrera y decido parar un ratito a comer un buen plato de macarrones que me salvará la vida en el siguiente tramo.

Tras avituallar bastante bien y llenar un litro y medio de agua, salgo con energías renovadas a por el siguiente tramo de 17 kilómetros que nos dejará en la base de vida de Castielfabib. Para mi este tramo es la clave de la carrera pues ya hace bastante calor, es muy rompepiernas y nos puede dar la “puntilla”.

Por terreno algo incómodo terminamos alcanzando el barranco del Cerezo. Toca bajar hasta el fondo y volver a subir. En este tramo coincido con un corredor valenciano, muy majo, con el que iré compartiendo algunos tramos de carrera. Entre charla y charla, los kilómetros van pasando…

Poco antes de llegar a Castielfabib, subiremos un tramo de barranquera, no muy técnico pero sí muy seco y con un fuerte calor. Esta subida al pueblo me termina matando y llego al centro de Castielfabib con muchísima sed y muy justito de fuerzas.

43419326_1169622973192183_126124536440553472_n

Reponiendo fuerzas en Castielfabib, km. 70 de carrera. Foto: Facebook UTR

Para mi sorpresa, la base de vida no está en el propio pueblo sino que está a dos kilómetros en una especie de albergue llamado Los Centenales. Para llegar hasta allí nos hacen bajar hasta la parte baja del pueblo para después subir. Este tramo me deja KO y me acabo arrastrando el último kilómetro hasta el avituallamiento.

43500645_1169590599862087_3583160630867132416_o

En el km. 70 toca subir toda esta cuesta hasta la parte alta de Castielfabib. Foto: Facebook UTR

Por fin alcanzo la base de vida, algo mareado y deshidratado, estoy en plena crisis. Decido parar media hora, comer un nuevo plato de macarrones, beber bien y cambiarme de calcetines. Me han salido dos ampollas en los talones y una rozadura en la ingle… la cosa se pone fea y habrá que tirar de experiencia…

Tras descansar bastante y ser adelantado por unos cuantos corredores vuelvo a la carrera con bastante pesadez de piernas y sin mirar ya mucho el reloj. Tras una bajadita, tocará hacer uno de los tramos más duros del día, unos 10 kilómetros con dos intensas subidas hasta el siguiente avituallamiento, en Los Morrones.

La primera subida la hago entera andando. Una fuerte bajada por cortafuegos nos deja en el fondo de un valle conocido como Barranco de la Val Seco y de ahí tendremos la subida más fuerte de la carrera hasta la meseta donde se asienta el ansiado avituallamiento. Este ascenso, a pesar de lo inclinado del sendero, lo hago bastante bien, a buen ritmo, y me animo mucho. El sendero nos deja en una pista casi llana, tras un kilómetro cómodo alcanzamos el puesto.

Breve parada para beber y veo por delante a algunos corredores. Me animo un poco y vuelvo a correr. Toca ahora un tramo bastante aburrido de 6 kilómetros por pista que se pueden hacer muy largos si no corremos…

Por fortuna, el llaneo acaba en el km. 86 y comenzamos a descender hacia el pueblo de Tormón, ya en la provincia de Teruel, por una bonita senda a través del pinar. Apenas 3 kilómetros de descenso muy divertido después de soportar el aburrido tramo anterior.

P1020612

Tormón km. 89 de carrera, en la provincia de Teruel, la tercera que visitamos en esta carrera.

En el avituallamiento de Tormón, además de comer el mejor melón del mundo, bebo bastante y comienzo a ver el final del túnel. Quedan 15 kilómetros a meta, con un tramo muy bonito, y las piernas parece que vuelven a acompañar, la cosa se pone de cara…

Salimos de Tormón hacia los Estrechos del río Ebrón. Unos 8 kilómetros de sendero junto al cañón que conforma el río, seguramente el tramo más bonito de la carrera. Primero descenderemos hasta una bonita cascada, para después ascender a un mirador que domina la parte más agreste del cañón.

1011764_207221682765655_1155428637_n

Cascada del río Ebrón. Foto: Facebook UTR

El ascenso al mirador es corto aunque intenso. A esta subida le sigue otra más cortita tras cruzar el puente de la Fonseca, un paso natural que nos permite cruzar a la otra orilla del cañón.

P1020616

Los Estrechos del Río Ebrón.

Tras un rápido descenso, llegamos a una zona donde el sendero se mete de lleno en el río. Hay un par de tramos de sendero equipado, con grapas, pasarelas y algún puente. Es un tramo divertido y muy bonito, pero se le puede hacer largo al que vaya cansado o si ya llegamos a esta zona de noche.

Tras pasar la zona más técnica, llegamos a una pista forestal que en 3 kilómetros nos dejará en el pueblo de El Cuervo, km. 98 de carrera. Último avituallamiento donde apenas paro y vuelta a la carrera, ahora ya a saco, con muchas ganas de llegar a meta.

43950782_1171452653009215_4807565204621623296_o

Castielfabib, pueblo donde acaba la carrera de 104 Km. Foto: Facebook UTR

A ritmo fuerte haremos los últimos kilómetros, muy sencillos, pasando por un pequeño pueblo llamado Cuesta del Rato. Ya con las últimas luces, me planto en la parte baja de Castielfabib. Se oye la megafonía y me vengo arriba. El último tramo de subida al pueblo lo hago a un ritmo fuerte y termino la última cuesta, ya asfaltada, a tope. Entro en meta en 13 horas y 50 minutos, puesto 14º absoluto.

43500621_1169593726528441_9147938830450425856_n

Entrada en meta. Foto: Facebook UTR

Acabo muy contento tras todos los problemillas que he sufrido en los últimos 35 kilómetros de carrera. Esto de “correr largo” no se olvida del todo, o eso parece…

Captura

Clasificación final de la UTR 104 km

Otra ultra más terminada, en total ya van 26 y 9 ultras de más de 100 kms. Espero que todavía queden muchas más experiencias como esta 🙂

20181011_161643

Chaqueta que viene en la bolsa del corredor y medalla finisher.

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 104 km

Desnivel: 4.200 m+

Tiempo neto: 13 horas y 50 minutos

Posición: 14 de 180 corredores

Web de la carrera

Clasificaciones

OPINIÓN

Pues la vuelta a las ultras ha resultado algo más dura de lo previsto. La carrera sobre el papel parece “sencilla” pero después nada es lo que parece. El calor, los tramos técnicos y la separación entre los avituallamientos hace que sea una carrera donde no te puedes relajar. Si dan 5 puntos UTMB por algo será, ¿no?

A nivel de organización no tengo más que buenas palabras. Avituallamientos muy completos, muchos voluntarios y muy amables, buen marcaje… perfecto. Solamente puedo darles la enhorabuena.

Sin duda, una gran carrera la que tienen montada en el Rincón de Ademuz, totalmente recomendable.

 

 

 

Trail 2 Heaven 48K – 2018

TRAIL 2 HEAVEN (48 KM y 2.600 M+). VALLE DE BENASQUE

La Trail 2 Heaven 48K es una carrera de montaña muy bonita a medio camino entre el Pirineo francés y el aragonés, algo no demasiado habitual en el ámbito de las carreras que se organizan en esta cordillera. En total, 48 km de pura montaña partiendo del Hospital de Benasque y coronando algunos puertos emblemáticos de este valle como el de la Glera o el Portillón, a casi 2.500 metros de altura.

41745284_1262751907200233_6646195886055489536_o

Voluntarios en el Puerto de la Glera. Foto: Facebook de la carrera

El perfil de la prueba es muy atractivo. Duro pero a la vez bastante corrible, con una subida muy potente en el km 25 que marca la carrera y una última parte bastante amable que permite acabar a tope si tenemos piernas.

t2h46_pasos

A nivel de paisajes, la carrera es de las más chulas que he corrido… con una bajada espectacular al Hospice de France desde el collado del Portillón, muy difícil de olvidar, pasando por los Boums du Port, unos lagos de alta montaña colgados a 2.200 metros junto al refugio guardado de Venasque.

EL RECORRIDO

A las 8:30 de la mañana, en los Llanos del Hospital, en pleno corazón del valle de Benasque y bajo el macizo de las Maladetas, se da la salida a la prueba de 48 km. Muchas ganas y algunos nervios, al menos por mi parte, tras más de medio año retirado de las carreras de larga distancia.

41215925_1257674887707935_8656083685428166656_o

Salida en los Llanos del Hospital. Foto: Facebook Trail 2 Heaven

La salida es rápida. Tras una primera subida muy cortita, tomamos un sendero bastante cómodo y llano que avanza por el bosque en dirección a la Besurta. Desde los Llanos del Hospital a la Besurta apenas se suben 150 metros de desnivel en 5 kilómetros, por lo que se puede asegurar que el inicio es bastante llevadero.

Las sensaciones al inicio son buenas. Parece que tengo piernas y mucha motivación, por lo que intento no quemarme mucho en los primeros kilómetros y disfrutar de la carrera.

6

Llanos del Hospital a los pies del pico Mall Printat (2.845 m)

Llegamos a la Besurta, el famoso parking del Aneto, donde comienza la ascensión al refugio de la Renclusa, la primera del día. La subida hasta el refugio se realiza por el clásico sendero. En total son 400 m+ desde la Besurta pues, tras alcanzar el refugio, tenemos unos 100m+ de desnivel extra hasta alcanzar el modesto Collado de la Renclusa, que comunica el refugio con el Plan d’ Aigualluts.

IMG_0978

Plan d’ Aigualluts

La bajada al Plan d’ Aigualluts es algo técnica. Mucha roca y un sendero un poco incómodo me hacen ir con cuidado… Pero pronto alcanzamos la inmensa llanura del Plan con alguna zona encharcada donde hay que ir con cuidado. La zona se hace más corrible y enseguida conectamos con el famoso Forau d’ Aiguallut, un sumidero por donde se cuelan las aguas que bajan de las Maladetas para salir al exterior en el valle de Arán.

Por terreno rápido, alcanzamos de nuevo la Besurta donde encontramos el primer avituallamiento del día, en el km. 10. Breve parada para coger agua y tomar aire… a pesar de la brevedad me adelantan unos 10 corredores!!!

5

Grandes vistas en esta primera parte de la carrera. Al fondo, se distingue la cima “doble” de la Forcanada (2.883 m).

Tras reponer líquidos de forma rápida salimos camino al Portillón de Benasque en la segunda subida del día. Son 600 m+, aunque tampoco debemos preocuparnos mucho pues la subida es muy cómoda. El sendero es muy llano, hace bastantes zig-zags y no se llega a empinar del todo.

18

Vistas al Aneto (3.404 m) poco antes de alcanzar el Portillón.

Antes de llegar al Portillón, merece la pena darse la vuelta para ver lo que tenemos detrás… Las Maladetas se elevan más de 1.500 metros sobre el fondo de valle en una estampa de alta montaña espectacular, de las más bonitas del Pirineo.

Alcanzo el Portillón de Benasque (2.444 m) bastante fresco. Las sensaciones siguen siendo muy buenas y me lanzo valle abajo con muchas ganas. Por delante, una gran bajada, tan dura como bonita, de más de 1000 metros de desnivel negativo. Una primera zona de pedrera fácil nos deja junto a los lagos conocidos como Boums du Port.

17

Bajando ya en el lado francés hacia los lagos conocidos como Boums du Port.

Pasamos junto al refugio de Venasque y seguimos descendiendo por la senda. La inclinación va aumentando, pues estamos en un circo glaciar, pero gracias a la senda se puede bajar en todo momento corriendo. La bajada no es especialmente técnica.

En este punto nos juntamos un pequeño grupo de unos cinco corredores bajando a todo lo que nos da el cuerpo. Termino quedándome un poco atrás, pues el ritmo que llevan es muy elevado y noto como mis piernas comienzan a cargarse. Todavía queda más de la mitad de carrera y tengo que reservar…

Terminamos el descenso, ya por pista alcanzamos el Hospice de France con su gran edificio y a sus pies el avituallamiento. Estamos en el km. 21. Los voluntarios me dicen que voy el “veintitantos” pero decido tomármelo con calma pues he llegado muy fatigado… Invierto 10 minutos en comer y en beber bien. Con las pilas cargadas y más descansado, retomo la carrera.

El primer tramo hasta alcanzar el famoso Circo de la Glera es un sendero que va subiendo poco a poco a través del bosque de Sajust. Este camino, conocido como camino de la Emperatriz, tiene algún tramo algo expuesto pero, en general, es bastante cómodo e incluso corrible. Aquí comienzo a adelantar a alguno de los corredores que me ha pasado en el avituallamiento, las fuerzas siguen acompañando.

Salimos del bosque y ante nosotros se presenta el imponente Circo de la Glera. Varias cascadas atraviesan las paredes del mismo, mientras el sendero traza un amplio zig-zag para superar la zona más inclinada.

Me lo tomo con filosofía y supero la primera gran pendiente sin perder puestos. Después viene un tramo más llano donde la senda atraviesa el circo por su mitad. La senda aquí es estrecha y hay bastante vegetación.

La última parte del circo vuelve a ser empinada, especialmente los últimos 200 metros  de desnivel que los haremos por una gran pedrera (glera) de gran dureza. Aquí me desfondo y comienzo a sufrir… el puerto no llega nunca!!! Tras mucho luchar, llegamos hasta él, allí varios voluntarios nos animan con todas sus fuerzas.

IMG_0261

Alcanzando el Puerto de la Glera (2.367 m). Foto: Facebook organización

Coronamos y comienza el descenso hasta Llanos del Hospital. Las piernas se resienten de la subida, están lentas y llegan los amagos de calambre… Por fortuna, la cosa no va a más y tras unos minutos de dudas puedo coger un ritmo aceptable de bajada. Disfruto mucho del paso por el ibón de Gorgutes situado junto al collado y de las vistas a los Llanos.

La bajada no es del todo limpia. Algún tramo técnico con raíces y piedras nos obliga a estar alerta. Pese a todo, alcanzo el tercer avituallamiento en los Llanos con mejores sensaciones. Nueva parada de casi 10 minutos para comer y beber. Nos quedan 16 kilómetros hasta Benasque.

La bajada a Benasque engaña. Primero, tenemos un tramo donde subimos casi 200 m+. No es duro, pero debemos estar mentalmente preparados… Se realiza por senda y atraviesa un bosque, es un tramo muy agradable y enseguida se comienza a bajar hacia los Baños de Benasque.

Las fuerzas vuelven a mis piernas en este tramo. Comparto kilómetros con un corredor valenciano muy majete y nos ponemos a un ritmo muy bueno. Las sensaciones vuelven a ser inmejorables con casi 40 kilómetros en las piernas.

La bajada a los Baños y posteriormente al Plan de Senarta es fácil y rápida, con algunos tramos de pista que ayudan a apretar el acelerador al máximo. Desde Plan de Senarta la cosa mejora todavía más, tras un leve ascenso por pista, comienza el descenso final a Benasque. Los últimos kilómetros se hacen por un sendero muy bonito que discurre por la margen derecha del río Ésera, son tan bonitos que no se hacen largos.

Nos acercamos a Benasque y ya se oye la megafonía. Veo a un corredor al fondo y aprieto los dientes para darle caza… Finalmente no lo alcanzo pero disfruto de los últimos metros por las calles del pueblo, la gente sonríe y aplaude desde las terrazas de la calle central… Meta!!!

IMG_0667

Llegada a meta en Benasque. Foto: Facebook organización

Acabo muy contento con un tiempo de 6 horas y 43 minutos y un puesto 21º absoluto. Las cosas han salido perfectas, con unas sensaciones muy buenas desde la salida. Parece que mis piernas vuelven a funcionar como antaño 🙂

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 48 km

Desnivel positivo: 2600 m+

Tiempo neto: 6 horas y 33 minutos

Puesto: 21 de 250 corredores

Web de la carrera

Clasificaciones

OPINIÓN

Gran carrera con una gran organización, muy cuidada, con muchos voluntarios y un trato al corredor excelente. Es una carrera muy popular, con bastante gente inscrita y un gran ambiente.

El recorrido es bonito como pocos, la bajada a la zona francesa y posterior subida me parecieron muy alpinas, espectaculares, sin embargo, la carrera no tiene la dureza ni el nivel técnico de otras carreras pirenaicas como el Trail Valle de Tena, la Canfranc-Canfranc o el mismo Gran Trail Aneto-Posets. En mi caso, que soy de carreras más correderas, esto es un punto a favor.

Recomiendo la carrera al 100%, no he podido acabar más satisfecho 🙂

Nota: las fotos de la carrera están extraídas del Facebook de la organización, el resto pertenecen a mis álbumes personales.

 

San Cristóbal Xtrem – 21K (2018)

SAN CRISTÓBAL XTREM – MEDIA MARATÓN DE MONTAÑA

El pasado 9 de junio pude disfrutar de una gran carrera de montaña a las puertas de Pamplona capital, se trata de la San Cristóbal Xtrem, una media maratón que discurre por el Monte Ezkaba. 21 kilómetros y 900 metros de desnivel positivo bastante intensos y que se complicaron por las malas condiciones meteorológicas y el barro acumulado en la montaña tras los últimos días de intensas lluvias.

d2848d2d-c8cd-469a-81df-d8b857e5005b

La carrera, organizada por el Regimiento América 66 del Ejercito de Tierra, tiene salida y llegada en el acuartelamiento de Aizoáin, perteneciente a Berrioplano, localidad muy cercana a Pamplona.

planoXtrem

Croquis. Fuente: organización.

CRÓNICA Y ANÁLISIS DEL RECORRIDO

A las 9 de la mañana, con lluvia y fresco para ser junio, se da la salida a la carrera desde las pistas de atletismo del cuartel. En la carrera de 21K estaríamos más de 100 personas, la mayor parte de ellos militares a juzgar por las camisetas que portaban.

e7ac7843-e161-4442-a6ce-d27553ebeb62_med

Salida rápida por las pistas del cuartel.

Los primeros kilómetros son muy rápidos, discurren por pista asfaltada y son casi llanos. Tras pasar por las calles de Aizoáin llega una subida y un posterior giro a mano izquierda donde comienza la primera senda del día, bastante corrible.

Pronto alcanzaremos la pista que rodea al Monte Ezkaba y que seguiremos los próximos 4 kilómetros. Es una pista ancha y cómoda pero la lluvia, que no para de caer, ha dejado algunas zonas bastante embarradas.

En el kilómetro 6 llega la subida más dura de la jornada, abandonamos la pista y una senda nos llevará en diagonal hacia la parte alta del monte. Tras calentar las piernas, subiendo 150 metros en apenas 500 metros, volvemos a terreno cómodo y rápido y afrontamos la parte final de la ascensión al Ezkaba que nos dejará junto al Fuerte de San Cristóbal. Rodearemos la fortaleza por un senderillo que pasa junto al foso.

153f7bba-c0d7-4230-81b0-3abc9c31886f_med

Cayendo la mundial en la parte alta del Monte Ezkaba. Foto: organización.

Aquí llega la sorpresa del día, cuando entramos en el patio interior del fuerte, nos desvían a mano izquierda y nos meten por los pasillos interiores de la fortaleza iluminados para la ocasión. La verdad es que es una pasada sentir que estás corriendo bajo tierra por esos pasillos cargados de historia y de historias trágicas… Tras un buen rato “a la sombra” salimos al exterior y alcanzamos el primer avituallamiento del día.

Desde este punto, comienza un largo descenso algo técnico por el cordal Este del Monte Ezkaba hasta casi casi las puertas de Pamplona. El barro y el agua hacen que haya que andarse con ojo para no acabar en el suelo, especialmente en las zonas de bosque…

En el kilómetro 13 finaliza la bajada y comienza un tramo bastante llano y cómodo. Rodeamos la montaña por la ladera Sur. Ya en el kilómetro 14 encontramos el segundo avituallamiento, antes de comenzar una nueva subida por bosque.

A partir de ahora, salvo un kilómetro casi llano en el que rodeamos un amplio campo de cultivo (km. 17) y los dos kilómetros finales, la carrera será en subida. Especialmente duro es el tramo entre el km. 17 y el km. 19 donde prácticamente volvemos a subir a la cima del Ezkaba pero por su cara Sur. Es un sendero muy majo que va todo el rato por bosque. Aquí para de llover y la niebla envuelve el monte… parece que estamos en invierno.

6f867fb5-28bc-462d-8ede-ab947a874607_med (1)

Comenzando la última de las bajadas. Foto: organización.

Los dos últimos kilómetros son de bajada, pero vaya bajada… Tras unos metros por un senderillo estrecho, llega un tramo completamente embarrado en el que es imposible mantenerse en equilibrio, completamente imposible. Nunca lo había pasado tan mal con el barro, ni en la Apuko Xtrem que ya es decir…

Aquí decido bajar haciendo “culo-ski” intentando no hacerme mucho daño y no dejarme mis queridas gónadas por el camino. Tras mucho resbalón y perder algo de tiempo, salimos a una pista y ya desde este punto a meta se puede correr bien.

Finalmente paro el reloj en 2 horas y 17 minutos… no ha estado mal aunque me he encontrado una carrera mucho más dura de lo que esperaba. Esta vez el apellido Xtrem sí que le viene bien a la carrera…

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 21,5 km

Desnivel positivo: 900 m+

Tiempo neto: 2 horas y 17 minutos

Puesto: 21 de 99 corredores.

Track en Wikiloc

Web de la carrera

Facebook de la carrera

Clasificaciones

OPINIÓN PERSONAL

Bonita carrera al lado de Pamplona, dura y bien organizada, con un marcaje impecable y mucha gente de la organización en cada cruce. Como nota negativa el barro que impedía correr y “darlo todo” aunque, obviamente, forma parte de las reglas del juego en las carreras del Norte… Muy recomendable.

 

Desafío Herrerino 27K – 2018

Desafío Herrerino – 27 KM y 900 m+

El Desafío Herrerino es una carrera de montaña con salida y llegada en el pueblo zaragozano de Herrera de los Navarros. Cuarta edición, con cuatro distancias, la mayor de ellas de 27 km.

Carrera rápida, de media montaña, por las sierras, bosques y ríos que rodean a esta bonita localidad situada a apenas una hora de Zaragoza.

27540349_2031366920419642_6821655175734932252_n

Estamos en pleno Sistema Ibérico zaragozano pero bastante alejados del famoso Moncayo. Aquí las sierras son más humildes aunque también tienen mucho encanto, ejemplo de ello es la Sierra de Herrera coronada por la ermita de la Virgen de Herrera, un fantástico mirador de estas montañas al que subiremos en la primera parte de la carrera.

ErmitaF1

Ermita de la Virgen de Herrera, a 1.349 metros. Techo de la carrera de 27 Km. Foto: http://herreradelosnavarros.galeon.com/

CRÓNICA DE LA CARRERA Y ANÁLISIS DEL RECORRIDO

A las 9:15 AM se daba la salida de la carrera de 27 Km desde el campo de fútbol de Herrera de los Navarros. Salida rápida por las calles del pueblo para buscar las sendas que nos dirigen a la ermita de la Virgen de Herrera, todavía lejana.

32587468_1631884373599353_6190515781688623104_o

Salida por las calles del pueblo. Foto de Luis Brinquis extraída del FB de Desafío Herrerino

La subida a la ermita comienza nada más salir del pueblo. La pendiente es bastante llevadera y se deja correr bien. Pronto entramos en un bonito pinar con alguna bajada y enseguida veo que las sensaciones son buenas, las fuerzas acompañan y no hay agujetas del fin de semana anterior.

Ya cuando la pendiente aumenta, comienzo a caminar, manos en las rodillas y pongo un “ritmo fijo”. Los kilómetros van pasando y atravesamos un precioso bosque de carrascas. La senda se estrecha, vamos ganando altura y las vistas se abren sobre las sierras y pueblos que tenemos alrededor. La verdad es que la subida a la ermita es muy muy chula. Habrá que volver por estas sierras para visitarlas con más calma…

29683179_2061160990773568_1446351466006553420_n

Ermita de la Virgen de Herrera. Foto: Facebook Desafío Herrerino.

Km. 6 de carrera. Hacemos cima en la cumbre de la Sierra de Herrera y en la ermita-santuario encontramos el primero de los avituallamientos. Trago rápido y para abajo. Comienza una laaaarga bajada por pista de 7 kilómetros que nos deja de nuevo muy cerca de Herrera de los Navarros.

El descenso es muy rápido. Cojo buen ritmo, a 4:30 min/km y pongo el “piloto automático” viendo los kilómetros pasar. Las sensaciones siguen siendo magníficas y no me adelanta nadie, buena señal.

Hacia el km. 13 alcanzamos la carretera en las inmediaciones de Herrera y encontramos el segundo avituallamiento. Momento para hidratar bien y recuperar fuerzas. Estamos en el ecuador de la carrera.

Una leve subida nos deja en un collado desde el cual comenzamos a descender por una bonita senda al valle del río Huerva. Empieza aquí otro tramo muy muy chulo de la carrera.

32530691_2079832902239710_2460356497796759552_n

Sendas estrechas entre frondosa vegetación. Así es el tramo que discurre paralelo al río Huerva. Foto de Carolina Gay extraída del FB de Desafío Herrerino.

Una bajada por senda y pinar nos deja junto a un viejo molino. Allí comienza otra senda que se mete de lleno en el bosque que hay junto al río. Unas pasarelas de madera nos permiten cruzarlo en alguna ocasión sin problemas.

En general, es un tramo bastante rápido y muy bonito. Son unos 2,5 kilómetros espectaculares. Pasado este tramo, salimos del valle y encontramos el tercer avituallamiento de la jornada.

Algunas fotos de este tramo (autora Carolina Gay):

Tras el tercer avituallamiento, comienza una subida, corta pero intensa. Con esta subida evitamos el meandro que hace el río Huerva. Bajamos de nuevo al valle en una zona de parideras. Es un tramo muuuuy corrible que nos dejará de nuevo junto al río. En su orilla encontraremos el cuarto avituallamiento, cerca del km. 21.

32893499_2081138175442516_1068367595847024640_o

Cruzando el puente del Huerva en el km. 21. Foto: Facebook Desafío Herrerino.

A partir de esta tramo, tras un corto llaneo, comienza la subida final. Unos 200 m+ bastante cómodos por senda que nos dejan en un páramo ya muy cerca de Herrera.

Coronada esta última subida, solamente quedarán unos 3 kilómetros de llaneo y bajada hasta el campo de fútbol de Herrera. Las buenas sensaciones continúan a pesar de los kilómetros y me exprimo a fondo en estos últimos metros… Finalmente salen 2 horas y 33 minutos y una media de 5:42 min/km, para conseguir un noveno puesto que, tras los problemas físicos de este año, me sabe a gloria.

32674243_1631884763599314_3557620616431403008_n.jpg

Pasando bajo la bonita iglesia de Herrera de los Navarros, antes de entrar en meta. Foto de Luis Brinquis extraída del Facebook de Desafío Herrerino

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 27 km

Desnivel positivo: 900 m+

Tiempo neto: 2 horas y 33 minutos

Puesto: 9 de 95 corredores

LINKS

Track facilitado por la organización

Clasificaciones

Facebook de la carrera

Web de la carrera

OPINIÓN

Carrera muy rápida que puede ser muy adecuada para aquellos que quieran iniciarse en esto de las carreras de montaña y vengan del asfalto. Pocas bajadas técnicas y desniveles mantenidos.

A nivel de organización, pues ningún problema. Un pueblo volcado con la prueba, avituallamientos más que suficientes, voluntarios en cada cruce… y sobre todo, muy bien señalizada. Vamos, un 10. Desde aquí mi enhorabuena a la organización pues han montado un evento muy guapo. Son necesarias más carreras como esta en la provincia de Zaragoza para dar a conocer rincones como estos.

Xtreme Higa de Monreal 22K – 2018

Xtreme Higa de Monreal – 22 km y 1.250 m+

El pasado 6 de mayo tocó volver a ponerse un dorsal y lo hice en esta bonita carrera, la Xtreme Higa de Monreal, una media maratón de montaña con bastante solera (esta era la X edición) que se celebra en la Sierra de Alaiz, muy cerca de la capital navarra.

IMG_0053

La Higa de Monreal, montaña que da nombre a la carrera.

Una carrera muy interesante en un entorno muy guapo, con tramos bastante corribles por bosque y otros más agrestes, como la ascensión final a la Higa por el camino equipado con cadenas que hay en la cara Sur… Vamos, una carrera muy completa.

Captura

Croquis del recorrido. Fuente: IGN / Wikiloc

La carrera puede dividirse en cuatro partes:

  • Un primer bucle por los alrededores del pueblo con dos “tachuelas”, la primera de ellas muy potente.
  • La subida a la Sierra de Alaiz
  • El llaneo por los bosques de la parte alta de la sierra.
  • Ascenso y posterior descenso a la Higa.

Estos cuatro tramos pueden distinguirse perfectamente en el perfil:

perfil-xtreme-2018-1024x439

Perfil facilitado por la organización.

CRÓNICA Y ANÁLISIS DEL RECORRIDO

A las 9:30 de la mañana se dio la salida de la Xtreme Higa de Monreal con algo más de 200 corredores entre las dos distancias de 14 y 22 km desde las afueras del pueblo de Monreal. Día estupendo, sin mucho calor y sol radiante, más no se puede pedir.

Tras dos meses de baja por una anemia que me ha dejado KO, vuelvo a ponerme el dorsal y qué mejor que empezar por distancias cortas y asequibles como esta media maratón de montaña. Ya llegará el verano para volver a coger fondo en montaña…

IMG_0052

Puente de Monreal por donde pasa la carrera en su inicio.

Como decía, a eso de las 9:30 arrancamos a correr. Tras un tramo rápido de asfalto y cruzar el viejo puente románico de Monreal, nos disponemos a subir la primera cuesta del día, la ascensión a los restos del castillo del pueblo. Una subida muy potente de casi 100 m+ por una campa de hierba que servirá para calentar las piernas y hacer que el pelotón se vaya estirando.

DSC_4650

En lo alto del castillo de Monreal, tras realizar la primera subida del día. Foto: Facebook organización

Tras la calentada inicial, tramo rápido de descenso hasta las calles del pueblo, que cruzamos de Oeste a Este hasta salir por un bosque en el extremo contrario. Una nueva subida, algo más tendida, y unos cientos de metros por divertida senda nos dejan de nuevo en el punto inicial de la carrera. Han trascurrido 3,5 km por un bucle bastante rápido. Tras este tramo, ahora sí, comenzamos la verdadera ascensión a la Sierra de Alaiz.

Por delante tenemos una subida por senda, bastante cómoda, de 450 m+. A ratos deja correr y otros ratos obliga a andar pero no es demasiado dura y permite mantener un ritmo alegre. Cruzamos de esta forma la cara SE de la Higa, dejando sus antenas a mano derecha, todavía muy arriba. En esta subida encontraremos el primer avituallamiento de la jornada.

En la parte alta de la sierra, la senda se vuelve más cómoda y llana. Tenemos un tramo rápido hasta el km 7 y otro en leve ascenso ya por los magníficos hayedos de la parte alta de la sierra antes de comenzar un descenso bastante rápido por un barranco algo embarrado que desemboca en el segundo avituallamiento del día.

IMG_2580

Atravesando los bosques de la Sierra de Alaiz. Foto: Facebook organización

Un trago rápido y vuelta al lío. Comienza ahora un nuevo ascenso de 200 m+ por bosque que nos dejará en el lado Oeste de la sierra, bajo los molinos de viento que marcan la silueta de la sierra. Estamos cerca del km 10 de carrera y comienza aquí el tramo más corrible. Unos 7 km donde podemos meterle caña hasta la subida final a la Higa.

_MG_7801

Apretando en las zonas llanas de bosque. Foto: Facebook organización

A toda velocidad van pasando los kilómetros, siempre atravesando los densos bosques que cubren la parte alta de la sierra. Así, alcanzamos en el km 13 el tercero de los avituallamientos.

Del km 13 al km 17 el camino es casi llano, aunque entramos en un hayedo muy chulo y con él llega el barro y las zonas más blandas y encharcadas, esto hará reducir un poco los ritmos, hasta ahora altos. Ojo porque la carrera es en primavera y si esa semana ha llovido podemos encontrarnos con un buen lodazal…

DSC_5287

Atravesando un arroyo antes de comenzar la ascensión final a la Higa. Foto: Facebook organización

Un breve descenso en el km 16 nos deja en el cuarto avituallamiento del día. Momento de echar unos buenos tragos de agua y coger aire antes de comenzar la ascensión más dura de la jornada: la ascensión final a la Higa de 400 m+.

El primer km es tranquilo, pues discurre todavía por bosque y la pendiente es suave. A partir del km 18 comienza “lo bueno”.

IMG_0018

Aproximándonos a la cima de la Higa.

Primero tenemos un tramo de estrecha senda donde nos vamos aproximando a la pared de la montaña. Hay momentos de bastante inclinación aunque también pasamos por tramos más llanos que permiten tomar aire. Cuando veamos la primera de las cadenas comienza la parte final y más dura, una sucesión de tramos equipados bastante inclinados y que, a estas alturas de la carrera, se hacen muy duros.

IMG_0024

Tramo de cadenas.

En este tramo me entra una flojera importante. He ido muy bien hasta ahora pero voy notando el esfuerzo y los ritmos altos del principio. Poco a poco voy ganando metros hasta que llego a la zona de las antenas y al último avituallamiento… Por fin en la cima!! Momento de beber y tomar aliento para una bajada no menos intensa que la subida.

El primer tramo del descenso a Monreal es bastante quebrado, un sendero rocoso y desprotegido hace sufrir un poco los tobillos. Después nos vamos internando en un bosque con una senda preciosa en zig-zag que permite correr y volver a apretar los dientes.

IMG_0043

Preciosa bajada por bosque.

Iremos cruzando de vez en cuando la pista asfaltada que sube a las antenas de la cima, pero la bajada es siempre por senda, en algunos tramos con bastante roca.

En el tramo final ya se escucha la megafonía de meta y el pueblo está a la vista. Es momento de apurar un poco más y darlo todo… La senda se prolonga hasta 300 metros antes de la meta, donde ya conectamos con asfalto, sprint final y esto se acabó.

Finalmente hago 2 horas y 44 minutos. Muy satisfecho por volver a los ruedos de forma digna y con buenas sensaciones a pesar de la falta de entrenamiento específico.

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 22,5 km

Desnivel positivo: 1250 m+

Tiempo neto: 2 horas y 44 minutos

Puesto: 38 de 113 corredores

LINKS

Track facilitado por la organización

Clasificaciones

Facebook de la carrera

Web de la carrera

OPINIÓN

Una carrera clásica en el calendario navarro y eso se nota desde la salida. Bastante nivel, buena organización, muchos voluntarios y todos los detalles atados y bien atados. Buen marcaje, avituallamientos abundantes, una buena bolsa del corredor… vamos no se puede pedir más a una organización.

A nivel de paisajes, decir que la carrera es muuuuy guapa. Sin ser el pirineo central hay una gran cantidad de bosques con unos senderos estrechos muy chulos donde correr y poder darlo todo. Además los últimos 5 kilómetros finales destacan por su dureza.

En definitiva, una buena carrera para comenzar la temporada e ir cogiendo el punto. Muy recomendable.

cartel-xtreme-2018_2-667x500

Ogro 2018. Maratón de montaña de Autol

LA OGRO. MARATÓN DE MONTAÑA DE AUTOL (41 KM, 2150 M+)

La maratón de montaña Ogro se organiza en el pueblo de Autol, a los pies de la Sierra de Yerga. Estamos en una estribación del Sistema Ibérico Riojano ya muy pegada al valle del Ebro (apenas a 15 kilómetros de Calahorra). Sin duda, es una tierra de transición entre la estepa ribereña y la montaña riojana lo que hace que la zona tenga unos fuertes contrastes a nivel de paisajes.

10264970_288751567968997_7840145614278296094_n

Cuidado con el Ogro! Se esconde en los 8 kilómetros del final…

La carrera es una maratón por lo que la distancia está clara (unos 42 kilómetros aproximadamente) y posee un desnivel positivo acumulado de 2150 m+. Teniendo en cuenta que no estamos en una zona de grandes montañas (el monte Yerga, punto más alto de la carrera, tiene 1.100 metros) dicho desnivel sale de las continuas subidas y bajadas a las que “nos somete” la organización, muchas de ellas por cortafuegos y trialeras de gran dureza.

perfil

Perfil de la prueba. Un auténtico rompepiernas. Fuente: Facebook Ogro.

CRÓNICA Y ANÁLISIS DEL RECORRIDO

Primera carrera del año tras 4 meses sin colocarnos el dorsal y muchas dudas… Tras un invierno horrible a nivel de entrenamientos, con varias sobrecargas, poca continuidad y sobre todo poca calidad, me planto en la línea de salida con más miedo que vergüenza.

FB OGRO

Salida! Foto: Facebook Ogro.

A las 9 de la mañana tomamos la salida más de cien corredores y un nutrido grupos de marchadores en el centro de Autol. Tras un primer kilómetro rápido por las calles del pueblo, tomamos una pista que sube de forma directa por la zona de las eras, situada al sur de la localidad.

10402623_291739027670251_33346650550885673_n

Primer tramo de la carrera, un fácil cresteo hacia el Alto de la Nevera. Foto: Facebook Ogro.

El primer tramo de carrera discurre por un cordal situado al sur del pueblo, que culmina en el Alto de la Nevera. Apenas alcanza los 880 metros de altura (Autol está a 420 metros), por tanto, esta primera subida inicial tiene unos 450 m+. No es demasiado dura, pero la carrera es larga y es mejor dosificar. La gente sale a fuego, no puedo seguir a la mayoría y mis temores se confirman… estoy para el arrastre y me quedo en el furgón de cola. Hoy va a tocar sufrir, pero como se dice habitualmente lo que no te mata te hace más fuerte…

IMG-20180228-WA0022

Primeros kilómetros por el suave cordal situado al sur de Autol. Foto: Facebook Ogro.

Las vistas en este punto de la carrera son muy buenas. Autol queda abajo y a la derecha tenemos un montón de montañas riojanas (Gatún, Isasa, Peñalmonte…), además el día es espléndido, con sol y apenas viento, un día para disfrutar del monte si las fuerzas acompañan.

IMG_2813

Vamos dejando bien abajo el pueblo de Autol. Foto: Facebook Ogro.

Tras este tramo, nos internamos en un bosque de pino y la pendiente disminuye. Hay ratos de llaneo rápido. La senda serpentea y los kilómetros se van sucediendo. Pronto conectamos con una pista forestal bastante cómoda que nos conducirá a la primera gran bajada del día.

IMG-20180225-WA0254

Tramo entretenido por senda entre el pinar. Foto: Facebook Ogro.

La bajada es por un cortafuegos bastante rápido y tiene unos 250 m- de desnivel. Nos deja en el km. 10 donde encontramos un avituallamiento líquido y sólido. Además, es el comienzo de la segunda subida larga del día, a la cima del Monte Yerga (otros 450 m+).

Cabe destacar la gran cantidad de avituallamientos que tiene la carrera, es casi casi imposible pasar sed o hambre. Todo un detalle por parte de la organización.

10336663_291739641003523_1426351874945695758_n

Monte Yerga y sus cortafuegos. Foto: Facebook Ogro.

La ascensión al Yerga se realiza por un ancho cortafuegos bien visible desde la lejanía. Tras una primera pendiente muy dura, el cortafuegos da un poco de tregua y se convierte en una subida larga pero bastante tendida. Casi sin darnos cuenta estamos arriba, rodeados de molinos y bajo las grandes antenas de la cima.

Apenas tocar cumbre, junto al vértice geodésico, hay un nuevo cortafuegos bastante más empinado por el que comienza el vertiginoso descenso a las ruinas de la ermita de Yerga, donde encontramos un nuevo avituallamiento.

Tras beber algo, volvemos a la carrera. Primero por pista y luego por una divertida senda bajamos de nuevo al “valle” donde estaba el avituallamiento del km. 10 (llamado Yesa de la Cañada) para acometer la tercera subida del día: un cortafuegos bastante empinado que nos deja en una colina sin nombre a 930 metros de altura, justo enfrente del monte Yerga que acabamos de ascender.

La ascensión y un breve descenso nos dejan en el km. 20 de carrera. Aquí la cosa empieza a cambiar pues el terreno se vuelve algo más técnico. Entre el km. 20 y el km. 23 tenemos unos tres kilómetros de trialeras bastante divertidos pero duros, que son un anticipo de los “toboganes” que nos esperan en los últimos 8 kilómetros de carrera.

Tras este primer tramo técnico, viene otro más cómodo, que alterna senda y pista, con un nuevo ascenso al pequeño cordal coronado por molinos de viento que nos separa del Yerga. Un nuevo descenso por un rápido cortafuegos nos deja de nuevo en la Yesa de la Cañada a los pies del Yerga para acometer la segunda subida a este pico.

image001091.jpg

La segunda subida al monte Yerga discurre por otro duro cortafuegos. Foto: Facebook Ogro.

Avanzamos primero por un tramo empinado con cuerda fija y después por una durísima pendiente por cortafuegos. Afortunadamente, tras el “arreón” inicial, nos queda una subida bastante cómoda hasta la cota 1000 de la montaña (en este segundo ascenso no llegamos a la cima), donde se encuentra un nuevo avituallamiento. Estamos en el km. 29.

Del km. 29 al km. 32 hay un descenso muy rápido por pista y por cortafuegos. Muy divertido. Pero en el km. 32 llega lo “gordo”. Para volver a Autol, lo haremos por una serie de sendas situadas bajo el Alto de la Nevera por donde hemos venido a la ida. Estas sendas discurren por una serie de interminables barrancos y son un auténtico rompepiernas.

Para conectar con estas sendas, primero debemos superar un tramo rocoso equipado con cuerda fija. Uno de los puntos más característicos de la Ogro, sin duda.

cuerdas

Segundo tramo de cuerdas fijas. Foto: Facebook Ogro.

La dura subida nos deja en el primer “tobogán” de descenso. Del km. 32 al km. 37 tenemos muchos toboganes, a partir del quinto dejé de contarlos… Sí puedo decir que el último de ellos está coronado por unos palos de madera como si fueran un gran hito (sirva de referencia). La sensación es de que pronto va a llegar el último tobogán, pero después viene otro… paciencia en este tramo.

1604399_291740424336778_1953158402760251935_n

Zona final de toboganes. Más dura de lo que parece. Foto: Facebook Ogro.

El descenso final a Autol lo haremos primero por senda y después por una rápida pista cuesta abajo donde podemos exprimir las fuerzas que nos queden. Así lo hice, parece que empecé a tener piernas en el km. 38… Finalmente consigo bajar de las 6 horas, que para tal y como hemos empezado no está mal… Lo importante, que pude disfrutar mucho a pesar de que mi estado de forma es muy mejorable. Al final se trata de correr por montaña, cada uno a su ritmo, y el objetivo es disfrutar… cuando se puede se disfruta de la competición y cuando no del paisaje.

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 41,5 km

Desnivel: 2.150 m+

Tiempo: 5 horas 57 minutos

Puesto: 68 de 107 participantes

Track Wikiloc (facilitado por la organización)

Web de la carrera

Clasificaciones

OPINIÓN

Carrera humilde pero con una organización volcada en hacer que el corredor se sienta como en casa. Un 10 para ellos por haber sabido sacar lo mejor de estas modestas montañas y haber organizado una carrera muy dura y con un trato al corredor fantástico.

Sin duda, una prueba para apuntar en el calendario en este inicio de temporada.

LINKS

Crónica de Almasy Runner.

Vídeo de Elio Productions.