Circular al Valle de Vió

LA RUTA CIRCULAR AL VALLE DE VIÓ

El Valle de Vió, o Ballibió en aragonés, es un recóndito rincón del Pirineo Aragonés situado entre los valles del Ara y del Cinca, justo a las puertas del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido en el corazón de la histórica comarca del Sobrarbe.

El Valle de Vió posee una densidad de población realmente baja. La capital del valle es Fanlo, que aglutina a la mayor parte de núcleos del valle, y su censo solamente cuenta con 149 habitantes. Otras poblaciones del valle son Nerín, Buerba, Vió o Yeba.

P1150228

Cañón de Añisclo desde el camino que sube de San Úrbez a Vió

Muchas pueblos carecen de cobertura móvil, los accesos rodados son complicados, la electricidad llegó al valle hace no muchos años… En definitiva, es un lugar recóndito, donde podemos buscar la tranquilidad y el aislamiento del Pirineo más auténtico.

La despoblación provocó que durante el siglo pasado muchos de estos núcleos quedasen deshabitados: Sercué, Buisán, Gallisué o Ceresuela son un ejemplo. Afortunadamente, en los últimos años, el turismo rural y los deportes de aventura están ayudando a los pueblecitos del valle a recobrar algo de vida.

P1150183

El pueblo de Buisán.

Esta ruta circular parte de Buerba y recorre los núcleos de BuisánNerínSercué y Vió.

vio

Croquis de la ruta. Fuente: IGN/Wikiloc

EL RECORRIDO

Partimos de Buerba realizando el recorrido en el sentido de las agujas del reloj. De esta forma, dejamos para el final la subida más intensa aunque el recorrido es bastante llevadero y esperamos no llegar muy cansados al final.

P1150236

Navaín (1.796 m) desde Buerba, tras una nevada mañanera.

Comenzamos andando por la carretera hasta ver a mano izquierda unos carteles indicadores del GR-15.1, sendero balizado que seguiremos hasta la localidad de Buisán. El primer tramo se realiza por senda y terreno de monte bajo. Las vistas a Sestrales y a Cotiella son muy buenas y el día, aunque fresco, acompaña.

P1150174

Caminando por el GR 15.1. Atrás quedan los Sestrales.

La senda se introduce en un pinar y pronto termina saliendo a una pista forestal que rodea la montaña conocida como Sierra de Metils por el Sur. Este rodeo se hace casi sin ganar ni perder altura. Tras unos kilómetros alcanzamos el conocido como Cuello Trito (1.381 m), punto en el que la pista cambia de orientación Sur a orientación Norte y se encamina hacia Buisán y Fanlo.

IMG_3853

Cotiella y la Peña Montañesa desde el Valle de Vió, un día de invierno cualquiera.

Comienzan en este punto los problemas, pues la pista que se dirige a Fanlo está completamente nevada con una nieve costra muy incómoda para caminar. No traemos raquetas, pues no pensábamos encontrar tanta nieve, por lo que toca luchar duro para avanzar los apenas 3 kilómetros que nos separan del desvío a Buisán.

Con mucho esfuerzo, finalmente alcanzamos el desvío a mano derecha y una senda en fuerte bajada nos deja a las afueras de Buisán, pueblo abandonado décadas atrás y que ahora está recobrando un poco de vida.

P1150185

Por las calles de Buisán.

Tras cruzar el pueblo, seguiremos el GR-15 que ahora se dirige a Nerín. Para ello, lo primero es descender por una bonita senda hasta el cauce del río Aso, que cruzaremos gracias a unas grandes rocas colocadas en el cauce.

Al otro lado, y tras cruzar la carretera que atraviesa el valle, volveremos a conectar con la senda que va a Nerín, balizada con las marcas blancas y rojas del GR-15. Senda bastante cómoda, que va ganando altura poco a poco dejándonos unas buenas vistas del valle.

P1150197

Dejamos atrás Buisán y Fanlo. El Pueyo Ballarín con sus 2.027 metros domina el valle.

Tras alguna subida un poco más intensa, llegamos al pueblo de Nerín, situado en la solana del Mondoto (1.967 m) a casi 1.300 metros de altura. A pesar de su pequeño tamaño, es uno de los pueblos con más vida del valle.

P1150203

Llegando a Nerín.

Cruzamos sus calles y reponemos agua en su fuente. Abandonamos el pueblo siguiendo las marcas de GR que ahora nos llevarán a Sercué, otro de los pueblos recuperados del valle.

P1150206

Cómodo tramo de GR entre Nerín y Sercué.

El sendero desciende unos metros y continúa por la solana del Mondoto durante varios kilómetros, por terreno calizo y yermo sin apenas ganar ni perder altura. Tras alcanzar un pequeño collado, aparecen en el horizonte algunas de las casas de Sercué. En apenas 15 minutos, tras una última subida, alcanzamos sus calles, todavía sin asfaltar, y con un sabor a pueblo de montaña muy auténtico.

IMG_3828

Iglesia de Sercué con Sestrales al fondo.

Tras parar en la iglesia de Sercué a comer el bocadillo, toca retomar el camino que ahora desciende al Cañón de Añisclo en uno de los tramos más bonitos del día. Un pequeño collado (conocido como Portiello) o más bien grieta en la muralla del cañón, nos permite descender los más de 300 metros de desnivel hasta el cauce del río Bellós entre las paredes de los picos Mondoto y Sestrales.

P1150208

Bajando al fondo del Cañón de Añisclo.

La senda que baja al cañón es cómoda aunque tiene su pendiente. Está muy marcada y traza un zig-zag que permite perder metros de forma progresiva. En su último tramo, nos metemos de lleno en el bosque antes de conectar con el camino clásico del Cañón de Añisclo.

P1150211

Bajando al cañón desde Sercué.

Ya en la senda del cañón, solamente tendremos que andar dos kilómetros muy cómodos río abajo, cruzando el puente de Sangons, para alcanzar la ermita de San Úrbez, pegada a la pared de roca. Un lugar muy singular donde bien merece la pena parar un rato.

P1150219

Ermita de San Úrbez.

Tras la visita a la ermita y reponer agua en la fuente que hay junto a ella, cruzamos el vertiginoso puente sobre el río Bellós y ya al otro lado tomamos la senda que sube a Vió, sin balizar, pero marcada con la clásica cartelería verde del Parque Nacional. Por delante, algo más de 300 metros de desnivel positivo en 1,2 kilómetros, sin duda, la subida más potente del día.

Afortunadamente, la senda está en perfecto estado y subimos cómodamente hasta el collado de Vió, desde se obtienen unas vistas espectaculares del Cañón de Añisclo.

P1150228

Cañon de Añisclo. Al fondo, bien nevado, el macizo de Monte Perdido.

Ya en el collado, solamente quedará descender a Vió y de ahí a Buerba. Buerba y Vió están separados por apenas 1 kilómetro.

IMG_3806

La bonita iglesia de Vió.

Atravesaremos el alargado pueblo de Vió de Norte a Sur para salir por una senda balizada como GR de nuevo. Tras un fuerte descenso y un leve ascenso, llegaremos a Buerba, ocho horas y casi 25 kilómetros después. Una excursión fácil pero muy agradecida, que deja buen sabor de boca.

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 24,5 km

Desnivel positivo: 900 m+

Tiempo neto: 7 horas

Fecha de realización: 29/03/2018

Mapa: Sobrarbe Central. Escala: 1:40.000. Editorial Alpina.

Track Wikiloc

ALGUNOS ENLACES DE INTERÉS

Si vas a visitar el valle y te gusta practicar senderismo, te recomiendo visitar la web de Rutas Fanlo pues tiene una variedad de recorridos muy importante, con rutas para todos los niveles y la mayor parte de ellas muy interesantes. Hay carteles en los pueblos del valle explicando las rutas que figuran en la web.

Los corredores de montaña tienen en este valle una prueba todavía no muy conocida pero muy chula y con bastante dureza, es la Ultra Trail del Valle de Vió. Una carrera de montaña de 55 kilómetros que ya lleva 4 ediciones. Dejo aquí el link a la web de la carrera.

Bramapán (1.546 m). Valle de Vió

Ascensión al pico Bramapán desde Vió

El Tozal de Bramapán es un pico escarpado y altivo que separa el Desfiladero de las Cambras, por donde discurre el río Bellós, del altiplano donde se ubican los pueblos de Vió y Buerba, en el valle de Vió (Ballibió en aragonés). Estamos en pleno corazón de la comarca pirenaica del Sobrarbe, a medio camino entre los valles del Cinca y del Ara, y a las puertas del Cañón de Añisclo, en más meridional de los valles que conforman el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

1 - 27122010

El pueblo de Vió, la Peña Montañesa en el centro y la Sierra de Bramapán a la derecha, una tarde de invierno de hace casi una década.

Esta montaña destaca por su forma picuda. Sus laderas están repletas de canales y precipicios, y sus laderas más amables están vestidas por una vegetación muy frondosa. Algunos de los caminos que acceden a su cima se han perdido con el tiempo o son casi imperceptibles, pero afortunadamente el camino que sube por la cara Oeste y la cresta Norte se ha limpiado recientemente por lo que, actualmente (abril del 2018), la subida es relativamente cómoda.

3 - croquis

Croquis de la ascensión.

En esta ocasión, decidí subir a esta montaña desde Vió, alargando un poco la ruta si la comparamos con la subida desde Buerba. De esta manera, evitamos un tramo de 1 km por carretera y lo cambiamos por un tramo de casi 2 km por senda que es el inicio del camino de la Sardinera que une esta población con Gallisué. Un viejo camino bastante olvidado pero muy interesante que atraviesa la parte baja y boscosa del Bramapán y que permite la aproximación al pico.

croquis

Croquis de la ruta, partiendo desde Vió.

EL RECORRIDO

A las 10 de la mañana estoy en Vió. Llego caminando tras apenas 10 minutos de ruta desde Buerba. El día es espléndido y aprovecho para fotografiar una vez más la fantástica iglesia de Vió, para mí, una de las más bonitas del Pirineo.

P1150239

Iglesia de Vió, con las Tres Sorores detrás a la izquierda.

Comienzo a caminar por el sendero balizado con carteles verdes del Parque Nacional, dirección a Gallisué por la Sardinera. Nada más empezar a caminar hay un desvío a una fuente y debemos tomar la opción de la derecha.

P1150275

Bramapán desde los campos de Vió.

La senda va descendiendo levemente y se aproxima poco a poco al Bramapán. Tras casi 20 minutos de caminata, llegaremos a un nuevo cruce y tomaremos la opción de la derecha que nos “saca” del bosque y nos deja en la carretera Buerba – Puyarruego, en una pronunciada curva. Justo a mano izquierda y apenas a 10 metros, está el inicio de la senda que asciende al Bramapán, marcada con algunos hitos de piedra en su inicio.

En este primer tramo de ascenso, el más cómodo, iremos ganando metros por la cara Norte del Tozal del Paco, modesta montaña cubierta de pinares que antecede al Bramapán.

P1150269

Ganando metros por los pinares de la cara Norte del Tozal del Paco.

La senda es durilla, sube bastante desnivel en poca distancia, pero está bastante limpia y se sigue con comodidad. Hay algunos árboles caídos debido a los temporales del invierno, pero se puede pasar sin mayor problema.

Casi sin darnos cuenta, nos plantamos en la cima del Tozal del Paco (1.344 m), un buen mirador de esta zona del Sobrarbe, que domina Buerba y permite asomarse al Cañón de Añisclo.

P1150249

Vistas desde el Tozal del Paco, con el Tozal de San Miguel en primer término, Mondoto y Sestrales detrás y Monte Perdido al fondo.

Desde el Tozal del Paco, debemos bajar unos metros hasta el collado que lo separa del Bramapán. Allí da comienzo la parte más dura de la ascensión, pues toca remontar toda la ladera Oeste del pico, escarpada y con bastante vegetación.

CIMG3258

Cara Oeste del Bramapán desde el Tozal del Paco.

Iremos trazando una leve curva hacia la izquierda, buscando la cresta Norte. Hay algún tramo donde la senda se pierde un poco pero se encuentra fácilmente. Hay también unos puntos de spray verde pintados en los árboles que ayudan a orientarse.

Alcanzamos la cresta tras un duro repecho. El camino se vuelve más espectacular y aéreo. No hay dificultades ni peligros, pero a mano izquierda tenemos una importante caída, digamos que la ascensión va tomando un poco de ambiente.

P1150257

En la cresta Norte.

Los hitos en esta parte se van volviendo más dispersos y la nieve va haciendo acto de presencia lo que dificulta un poco las cosas. Es importante no perder la senda en este punto, pues hay bastante vegetación y si te sales del camino comienzan las verdaderas dificultades de esta montaña.

P1150262

Vistas al Navaín y a Peña Canciás en el tramo final de la cresta.

La cresta tiene algún tramo más abrupto, pero no posee dificultades reseñables. Pronto salimos a una zona donde el terreno se vuelve más horizontal y ya se ve al fondo el hito cimero. Recorremos este tramo por la misma cresta, apoyando las manos en algún punto concreto… Y de esta manera hacemos cima: Tozal del Bramapán, 1.546 metros.

P1150264

Cima del Bramapán.

El descenso lo haremos por el mismo lugar, sin prisa pero sin pausa… Hay algunas zonas con nieve y es mejor no correr.

P1150268

Descenso por la cresta por terreno vertical. Al otro lado del barranco está el Tozal de San Miguel, unos 100 metros más bajo que el Bramapán.

Pronto llegamos al Tozal del Paco y por el bosque a la carretera. Ya solamente quedará deshacer el camino de la Sardinera para volver al pueblo de Vió, punto de partida de la ruta.

P1150272

Volviendo a Vió, su iglesia hace las veces de faro y ayuda a orientarnos.

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 7,1 km

Desnivel positivo acumulado: 600 m+

Tiempo neto: 2 horas (a ritmo ligero)

Fecha de realización de la ruta: 01/04/2018

Cartografía: Sobrarbe Central. Escala: 1:40.000. Editorial Alpina.

Track Wikiloc

ALGUNOS ENLACES DE INTERÉS

El ayuntamiento de Fanlo, cabecera del valle de Vió, tiene una página muy completa con rutas de senderismo de varios niveles por la zona. Recomiendo su visita para tomar ideas… link.

En Buerba, se celebra desde hace unos años una bonita carrera de montaña con varias distancias, la más larga de 57 km: Graderas Valle de Vió. Una opción muy interesante si quieres conocer la mayor parte de rincones de valle en un solo día.