Trail Mallos de Riglos 35K – Edición 2019

TMR INTEGRAL RIGLOS – LOARRE (35 KM, 2200 M+)

El Trail Mallos de Riglos es una carrera de montaña que recorre los paisajes más cálebres del llamado Reino de los Mallos, un macizo montañoso situado en el prepirineo aragonés, muy famoso por sus paredes y las escaladas que se han realizado en ellas, pero que también tiene muchas opciones interesantes para el senderismo y, como no, para el trail.

07122010684

Riglos y sus mallos desde el mirador de los Buitres.

En esta edición del 2019 (sexta edición), la carrera presenta un recorrido renovado que aumenta hasta los 35 km y los 2.200 m+, realizando dos bucles, uno por la zona de los Mallos de Riglos más técnico y con más desnivel y otro por la zona de Loarre y la ermita de Santa Marina, más corredero y suave.

Captura

Perfil de la carrera. Fuente: web oficial

CRÓNICA DE LA CARRERA Y ANÁLISIS DEL RECORRIDO

La carrera de 35 km comienza temprano, a las 8 de la mañana. El cambio de hora ha hecho que realmente sean las 7 de la mañana por lo que el madrugón ha sido importante (he dormido apenas dos horas y media). La temperatura es de 0 grados y se me han olvidado los guantes, a pesar de todos estos condicionantes tengo ganas de correr y eso, en este tipo de carreras, es lo más importante.

El escenario es impresionante. El pueblo de Riglos bajo los mallos y, al otro lado del río Gállego, el macizo de Peña Ruaba… De postal.

IMG_1069_mon

Salida en Riglos. Foto de Ramón Ferrer.

La salida es puntual y comenzamos a correr por las calles del pueblo. Enseguida tomamos una senda ancha y en descenso. Salimos en dirección al embalse de la Peña por el sendero PR-HU 98, camino muy utilizado para hacer la ruta circular típica de los Mallos de Riglos.

CIMG1627

Primer tramo de la carrera. Paralelos a la vía del canfranero.

Este primer tramo es muy cómodo, con algún sube-baja y un único paso por debajo de las vías del tren del “canfranero” que pondrá a prueba nuestra flexibilidad. A buen ritmo y con buenas sensaciones, alcanzo la Central de Carcavilla, punto en el que abandonamos el camino que va al embalse para comenzar a ascender por un barranco que se interna en el núcleo de los mallos.

No conocía este sendero y la verdad que es una opción muy interesante para hacer circulares por la zona.

07122010657

La Central de Carcavilla, al fondo, sirve de referencia en este primer tramo.

Este barranco tiene un primer tramo empinado donde incluso hay varios pasos equipados con cadenas aunque se puede pasar sin tocarlas. Más tarde, la cosa mejora y se vuelve una senda muy cómoda y de inclinación moderada. Siempre por bosque, la subida se hace muy agradable.

Con un ritmo cómodo y andando bastante llego al primer avituallamiento y control  de tiempos situado en un llano conocido como Campo Antonio donde este sendero se vuelve a unir con el PR-HU 98 que ya viene de vuelta del embalse por la Foz de Escalete. Paso entre los 30 primeros sin llegar a parar en el avituallamiento.

CIMG1609

Vistas vertiginosas al río Gállego desde el entorno de los mallos.

El sendero sigue subiendo pero ahora allana un poco y permite correr. Alcanzamos un collado y comenzamos a bajar hacia el Circo de los Mallos, es sin duda uno de los momentos más bonitos de la carrera. A nuestra derecha quedan las enormes paredes y en medio un gran hueco o ventana que permite ver el río Gállego y la Hoya de Huesca, simplemente espectacular.

CIMG1604

Circo de los Mallos.

El senderillo, sin embargo, es bastante puñetero, con piedra suelta y no permite un despiste. Tras descender 200 metros de desnivel, volvemos a subir por otra senda sin balizar para conectar con un camino estrecho que va bordeando toda la línea de los mallos en la cota 900. Es el conocido como Camino del Cielo, muy popular entre los senderistas, aunque en la carrera se alarga bastante más hasta el collado de San Román. Es un tramo muy rompepiernas de unos 4 kilómetros de longitud.

IMG_1125_mon

En plena carrera. Foto de Ramón Ferrer.

Pasaremos cerca del Mallo Colorado y poco a poco iremos dejando atrás los mallos para adentrarnos en un paisaje más suave y más común. El collado de San Román, en el kilómetro 13,5 es el punto clave que cierra este primer bucle y que da paso a la “zona de Loarre“. Tras avituallar en el collado, toca un tramo de pista que nos dejará en el precioso castillo y ermita de Marcuello.

13

Castillo y ermita de Marcuello en el km 15.

Pero la pista acaba pronto y volvemos a la senda. Esta vez ascenderemos otros 200 metros para situarnos cerca de la cima de la Peña del Sol. La subida se hace por una loma en terreno abierto. El viento pega fuerte y las nubes bajas van pasando. Las fuerzas parece que comienzan a flaquear y bajo el ritmo para comer y tomar un gel. El ritmo hasta ahora ha sido frenético y se nota…

Coronado el collado (no llegamos a hacer cima en la Peña del Sol) hay un tramo pistero, rápido y cómodo. Mientras bebo agua me topo con una piedra y me caigo de morros al suelo, primer contratiempo importante. Me hago sangre en la mano izquierda y en la rodilla derecha. Afortunadamente hay un avituallamiento un kilómetro más adelante y allí me limpian con agua… gracias voluntarios 🙂

Con algo de dolor sigo para adelante y en un tramo de senda algo técnico me hago una leve torcedura de tobillo. En caliente, apenas notaré nada pero por la noche lo llevaré hinchado y bastante dolorido. Segundo contratiempo del día.

Tras estas penurias alcanzo un tramo de pista muy cómodo de dos kilómetros que permite correr fuerte. Los dos contratiempos anteriores han hecho que piense en tomarme la carrera con más calma. No estoy tan fino como para intentar adelantar a corredores y hacer la machada así que me quedo donde estoy, en el puesto veintitantos, y me dedico a mantener el ritmo y a disfrutar de la carrera.

Llega el kilómetro 21 y comienza la subida a la ermita de Santa Marina por un hermoso sendero que atraviesa un cajigar (bosque de robles). Es la última subida fuerte del día y la afronto con optimismo. 300 m+ que son llevaderos salvo un último tramo muy empinado.

4

Ermita de Santa Marina.

Arriba, junto a la ermita, el ambiente es gélido y hace mucho viento. Estamos a casi 1.400 metros de altitud. Toco chufa rápido en el control y para abajo por una senda muy bonita. Tras rodear el Cerro Layán (1.433 m), bajamos por pista hasta el Collado Pericón (km. 25 de carrera) donde hay un avituallamiento.

Recargo cantimploras y tomo aire. Lo que queda es bastante cómodo y voy animado. El siguiente tramo, además, es muy bonito. Bajaremos por el barranco del Forcallo, a través de un camino ancho y pedregoso, siempre por bosque.

Este tramo nos deja ya muy cerca del segundo paso por el Collado de San Román, donde cerraremos el “bucle de Loarre”. Una leve subida y alcanzamos el último avituallamiento de la carrera. Desde ahí, algo más de 6 kilómetros a meta bastante traicioneros, pues hay varias subidas y la senda no es un camino de rosas.

07122010689

Bajando a Riglos en el último tramo de carrera.

Tras unos primeros kilómetros en descenso, dejamos el camino principal para meternos por una senda estrecha y revirada que conduce a la vía ferrata que hay bajo el Mirador de los Buitres. La senda se las trae, con piedra y algunos desniveles. Desde ahí bajaremos por un pinar ya con el pueblo de Riglos a un paso.

Un tramo de pista rápido nos deja junto al pueblo pero, cuidado, nos meten a mano derecha por una senda donde hay una tachuela de 100m+ que nos puede dar la puntilla. Es importante ir concienciados… Alcanzado un pequeño collado, ahora sí, por senda técnica, queda la última bajada al pueblo, con el sonido de la megafonía de fondo…

Últimos metros y meta. Conseguido. Puesto 26º y 4 horas y 1 minuto, algo más de lo que tenía en mente. Bastante contento pues desde octubre no hacía más de 30 kilómetros entre unas cosas y otras…

Próxima parada Cadrete.

Datos

Datos frikis de la carrera sacados de Tempo Finito

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 35 km

Desnivel positivo: 2200 m+

Tiempo neto: 4:01:18

Clasificación: 26 de 184 corredores

LINKS

Track Wikiloc oficial

Web de la carrera

Clasificaciones

OPINIÓN PERSONAL

Carrera muy bonita. El bucle de los mallos es espectacular, pocas carreras podrán tener ese nivel de paisajes. El bucle de Loarre es más normalito, no es feo para nada, pero claro, al lado de los Mallos de Riglos casi cualquier cosa parece poco. A pesar de que los paisajes de esta segunda parte son más humildes le han sabido sacar buen partido. La subida a Santa Marina y la bajada por el Barranco Forcallo son muy bonitas.

A nivel de organización está muy bien. Bastantes avituallamientos, voluntarios muy majetes, buen marcaje y buen ambiente en meta. No se puede pedir más.

7332_evento_8358_cartel_1f1e8bcc8f.jpg

Anuncios

Media maratón de montaña de Aibar 2019

MEDIA MARATÓN DE AIBAR – 21K y 1000 m+

¿DÓNDE ESTAMOS?

Las sierras de Alaiz e Izco se sitúan al sureste de Pamplona, en el corredor que une la capital navarra con Jaca. Ambas son sierras de perfiles modestos, con largos cordales de formas suaves y laderas cubiertas de pino y roble. Mientras la sierra de Alaiz tiene una montaña muy reconocida como la Higa de Monreal, la vecina sierra de Izco no tiene ninguna cumbre que resalte, siendo los barrancos y los bosques su principal atractivo.

Estamos, por tanto, en un terreno de media montaña donde las cumbres más altas apenas superan los 1000 metros de altura. Terreno ideal para correr por monte en estas fechas (febrero), con sendas muy divertidas y terreno rompepiernas, sin desniveles prolongados pero bastante potentes.

Aibar_Navarra_vista

La villa de Aibar. Foto: turismo.navarra.com

La villa de Aibar está en el extremo este de la sierra de Izco, en su cara sur y a pocos kilómetros de Sangüesa y la frontera con Aragón. Estamos pues en una zona prepirenaica, muy al sur de las grandes montañas del Pirineo.

CRÓNICA Y DETALLES DEL RECORRIDO

52778867_302030767170104_1805960793653510144_n

Perfil de la carrera. Foto: Facebook organización

La carrera comienza a las 10 de la mañana en la plaza del ayuntamiento de Aibar. Buen ambiente, más de 300 corredores entre las dos distancias (21 Km y 13 Km) y los nervios típicos de las salidas en estas carreras cortas y explosivas. Hay que tener en cuenta que la salida de ambas distancias es al mismo tiempo por lo que toca colocarse en las primeras filas para evitar tapones si queremos estar delante.

La salida es puntual y comienza con un poco de callejeo por el pueblo. Las calles estrechas hacen que se forme un poco de tapón y el ritmo en estos primeros metros es lento. Pronto salimos a una calle más ancha y aprovecho para apretar un poco. Al salir del casco urbano, tomamos una pista en leve ascenso ideal para aumentar el ritmo y recuperar posiciones. Me coloco sobre el puesto 20 o 25, a un ritmo inicial frenético de 4 min/km.

En el km. 2 comienza la primera subida del día: San Millán. Para acceder a la senda de subida hay que saltar una valla y esto provoca un pequeño tapón… paciencia. Una vez superada la valla, tenemos una subida bastante potente de casi 250 m+ que nos obligará a andar en algunos tramos.

La bajada posterior es una gozada. Una senda revirada y juguetona nos hace bajar por un bosque de robles muy bonito. En esta carrera sorprenden las enormes diferencias de paisaje y vegetación entre las orientaciones norte y sur, algo propio y típico de estas zonas prepirenaicas.

48367347_274902099882971_1040139271186415616_o

Zonas de bosque: pinos, robles… Foto: Facebook organización

La bajada nos deposita en el conocido como Barranco de la Bizkaia. Tenemos ante nosotros una subida larga pero bastante cómoda que nos dejará en lo alto de la sierra. Esta subida se hace casi todo el rato por una bonita senda. En la parte final hay algún tramo de mayor inclinación y pasamos de correr a andar… A comienzos de la subida, por cierto, encontramos el primer avituallamiento del día.

IMG-20161217-WA0004

Senda hacia el Barranco de la Bizkaia. Foto: mediamaratonaibar.blogspot.com

El ambiente en los avituallamientos es muy bueno. Gente animando e incluso, en este primero, hay unos voluntarios tocando la txalaparta.

La senda de la Bizkaia termina y salimos a la conocida como Nevera de la Bizkaia, vieja nevera tradicional donde antiguamente se guardaban los hielos para la primavera y el verano. En la nevera comienza un breve tramo cómodo y corto por la parte alta de la sierra, pero no debemos confiarnos. En el km.7 abandonamos una cómoda pista para tomar un sendero muy rápido que atraviesa el bosque de pino que hay junto al Barranco del Zoco.

50726019_290003421706172_4050036624052977664_n

Entre el km.7 y el km.10 pasaremos por unos tramos de bosque muy bonitos. Foto: Facebook organización

Este tramo es muy rompepiernas. Bajamos por bosque y volvemos a subir para volver a descender un tramo por el Barranco de la Plana y volver a subir de nuevo hasta la zona de La Plana, punto más alto de la carrera con casi 900 metros de altura. Segundo avituallamiento junto a un molino eólico. Paro a rellenar el botellín de mano y para abajo.

En la última subida a La Plana pierdo unos cinco puestos. Aprovecho para tomarme las cosas con más calma y beberme un gel. Se nota la falta de entrenamientos a estos ritmos y me cuesta mantenerme a estas pulsaciones, por contra, las piernas van bien a nivel muscular y mi rodilla izquierda no se ha quejado de momento. Buena señal.

IMG-20161217-WA0007

Sendas y pinares. Tramos rápidos y muy bonitos. Foto: mediamaratonaibar.blogspot.com

Salgo del avituallamiento. Tenemos por delante tres bonitos kilómetros de bajada donde iremos rodeando la montaña para acabar en su cara norte. Es una bajada, principalmente, por senda y atravesaremos varios pinares muy bonitos. Bajada rápida con algún tramo técnico de trialeras.

La bajada nos deja ya en el km. 13 donde encontramos un nuevo avituallamiento y el inicio de la subida cronometrada del Gurugú: 1 km de distancia y 280 m+. La senda es buena, no hay barro y, a pesar de algunos tramos realmente empinados, hay unos pocos descansillos que permiten tomar aire. Llego arriba vivo, bastante bien de fuerzas, en algo más de 13 minutos de tiempo.

Arriba volvemos a pasar por el molino eólico de la Plana y su avituallamiento. Estamos en el km. 14 y empieza el descenso más largo de la jornada. Algo más de 3 kilómetros de senda, bastante rápidos y llevaderos por la cara sur de la sierra con la vista de Aibar ya al fondo.

Pero no bajaremos directos al pueblo, antes nos desviaremos a la izquierda y bajaremos casi hasta la carretera que une Aibar y la autovía de Pamplona para subir un último cerro, la Pinilla, una pequeña tachuela bastante inclinada. En su cima, un nuevo avituallamiento.

50035216_287530431953471_8724525299254951936_n

Subida a la Pinilla, última subida de la carrera. Foto: Facebook organización

Ahora sí, hacemos cima y toca bajar por senda a todo trapo. Tras un primer kilómetro y medio de estrecha senda, saldremos al tramo final de la carrera, por pista, ya muy cerca de Aibar. Aquí se puede apretar a fondo pues es un tramo muy favorable.

Ya cerca del pueblo, llega la sorpresa del día. En lugar de entrar a meta por las calles del pueblo, nos meten por el cauce del río Lorte, un pequeño arroyo que pasa junto al polideportivo, donde es la meta. Afortunadamente no hace frío y el agua no sabe mala del todo, pero hay zonas donde cubre por encima de la rodilla y es fácil darse un susto si no se va con cuidado.

_X4K5087_14136954

Tramo por el río, ya en Aibar. Foto: diario de Navarra

Mención aparte merece el detalle de los cocodrilos hinchables en el cauce del río jajaja

Salimos del río y… meta. Paro el reloj en 2 horas y 3 minutos y puesto 30º. Contento por el tiempo y porque no me he acordado de mi rodilla izquierda, rodilla que me ha estado dando la lata desde octubre y no me ha dejado entrenar a gusto en todo este tiempo.

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 21 km

Desnivel positivo: 1000 m+

Tiempo neto: 2:03:21

Clasificación: 30 de 132 corredores

Captura.JPG

Mapa del recorrido. Fuente: Wikiloc / IGN.

LINKS

Track Wikiloc

Web de la carrera

Facebook de la carrera

Clasificaciones

Clasificaciones subida cronometrada km.13 

Vídeo de la segunda edición (año 2018):

OPINIÓN PERSONAL

Acabé muy contento después de correr esta carrera. A nivel de paisajes la carrera sorprende pues han sabido sacarle mucho partido a esta modesta sierra. Las vistas desde la Plana a la Sierra de Leire y el pantano de Yesa o a la cercana Peña Izaga son muy buenas… Los tramos de bosque son muy agradecidos y con barro (este año el recorrido estaba seco) habrá zonas muy “interesantes”, como la subida al Gurugú que a buen seguro será mucho más dura.

A nivel de organización, aunque suene a topicazo, un 10. Mucho ambiente y muchos voluntarios que te hacen sentir arropado en todo momento. Sin duda, una carrera con mucho sabor que puede convertirse en una clásica del calendario navarro. Motivos no le faltan.

49450508_282928812413633_1499833409038450688_n

Cartel de esta edición. Foto: Facebook organización

 

Trail Zoquetes 26K (Alcorisa) – Edición 2019

TRAIL ZOQUETES DE ALCORISA – 26K y 1000 m+

La localidad turolense de Alcorisa tiene el honor de inaugurar el calendario aragonés de carreras por montaña. Estamos cerca del Maestrazgo y eso se nota en los paisajes, el clima y el tipo de carrera… Mucha senda, barranco y pinares, terreno rompepiernas con pocas subidas y bajadas largas pero algunas de ellas muy intensas. En resumen, una carrera muy divertida.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Alcorisa, desde los cerros que rodean el pueblo, por donde discurre la carrera. Foto: visitbajoaragon.com

El evento cuenta con tres distancias: 26K, 15K y 10K. En esta ocasión pudimos correr y disfrutar del recorrido largo que discurre por la zona de pinares y barrancos que queda al sur del pueblo, entre Alcorisa y Castellote.

captura

Recorrido del 2019. Fuente: Wikiloc (usuario Enradau)

CRÓNICA Y ANÁLISIS DEL RECORRIDO

A las 9 de la mañana arranca la carrera en el parque de Alcorisa. En el arco de salida estamos apenas 50 corredores, carrera en familia, sin tapones ni tensiones, toca dejarse llevar y disfrutar. Los dos primeros kilómetros son muy rápidos (por pista) y bastante llanos, saldremos de Alcorisa por el noroeste, buscando una pequeña cota de 750 metros de altura.

salida2

Salida de la carrera de 26K

Abandonamos la pista justo a los dos kilómetros de haber comenzado y ya empezamos a subir dicha cota por senda. La primera bajada de la carrera es divertida, con algo de piedra suelta a través de un sendero estrecho. Sirve para calentar y soltar las piernas. En este punto, junto al camino, unas cabras montesas corretean entre el monte bajo, me sorprende que estén tan cerca del pueblo!!

Bajaremos de nuevo al pueblo y pasaremos por debajo de la carretera nacional para empezar la primera subida seria del día, a los Cerros de las Umbrías. Unos 200 m+ en apenas 1 kilómetro por una senda bastante buena.

primerabajadatecnica

Segunda bajada del día, por sendero empinado y técnico. Foto: Facebook organización

En este punto de la carrera me posiciono en 7º lugar y poco a poco veo como los dos corredores que me preceden se van alejando… Hemos salido muy rápido y noto la fatiga. No estoy acostumbrado a estos ritmos tan intensos.

Una bajada bastante directa nos deja junto al primer avituallamiento del día. He venido con un botellín de mano y la idea es parar lo menos posible… Paso de largo para afrontar una nueva subida, corta pero también intensa a un collado cercano (cota 845).

masderuiz2

Tras pasar por el primer avituallamiento tocará subir de nuevo. Foto: Facebook organización

Tras coronar el collado comienza un tramo cómodo y rápido, bastante llano y una posterior bajada también muy cómoda hasta el cauce seco del Barranco del Redondo. Haremos dos tramos de este barranco. Entre el primer tramo y el segundo pasaremos por unas masías donde se encuentra el segundo avituallamiento del día y ecuador de la carrera.

barranco

Primer tramo del Barranco del Redondo. Foto: Facebook organización

El barranco tiene un lecho seco de cantos rodados donde se hace un poco incómodo correr. Saldremos del primer tramo por una zona espectacular, con mucha vegatación y humedad, donde hay varias pozas con agua y una cascada por donde tendremos que trepar. Es una zona muy bonita pero cuidado en años de mucho frío por el hielo (¡estamos en enero!).

masderuiz

Breve subida tras el segundo avituallamiento. Foto: Facebook organización

En el segundo avituallamiento decido parar a rellenar el botellín. Será la última vez que pare hasta llegar a meta. La baja temperatura hace que se sude muy poco y puedas tirar en “modo camello” con apenas medio litro de agua.

Tras una breve subida, llegaremos al segundo tramo del barranco, más incómodo al ser muy rocoso y tener que ir dando algunos saltos y esquivando los charcos helados. Es una zona en la que hay que guardar fuerzas…

barranco2

Segundo tramo del Barranco del Redondo, más incómodo que el primero. Foto: Facebook organización

Saldremos del barranco para tomar una pista que seguiremos durante 2 kilómetros, es el tramo más rápido del día pues es casi todo cuesta abajo. Aquí se puede apretar. Tras más de 12 kilómetros en solitario, comienzo a ver a lo lejos a algún corredor. Las sensaciones son buenas y esto me anima más todavía, acelero el ritmo y a ver hasta donde llegamos…

Abandonamos la pista para tomar una senda. Subimos un poquito y para abajo. Este descenso, por una senda preciosa que atraviesa un pinar, me parece el tramo más bonito del día. Se puede bajar a tope teniendo un poco de cuidado con la piedra suelta y las raíces.

La bajada nos deposita de nuevo en las inmediaciones del Barranco del Redondo, junto a unas masías. Sin duda encaramos ya la última parte de la carrera, un leve diente de sierra con varios sube-bajas que te pueden dar la puntilla si no has guardado nada… En mi caso, llegué bastante tocado muscularmente debido a la falta de entrenamientos intensos pero motivado y disfrutando mucho, que a veces es lo más importante.

Muy animado, adelanto a un corredor antes de alcanzar la subida a la ermita de San Juan. Desde ella, tenemos Alcorisa a nuestros pies y parece que no queda nada más que la última bajada, pero no. Justo antes de alcanzar el pueblo una nueva tachuela nos sorprende… Bufff qué palo.

Ojo con esta bajada y la siguiente pues son técnicas y aquí nos encontramos con bastantes corredores de las distancias más cortas. Precaución y paciencia para no poner nervioso a nadie.

peñasanjuan

Bajando a tope de la ermita a Alcorisa. Foto: Facebook organización

Bajando esta tachuela aprieto un poco más y adelanto a un nuevo corredor entrando en meta en 5º lugar. Acabo muy contento por volver a ritmos altos de carrera sin morir en el intento, tras casi tres meses a medio gas después de una lesión de rodilla que tuve tras la última carrera en octubre (Ultra Trail el Rincón) y que me ha impedido correr dos carreras a las que ya estaba inscrito.

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 26 km

Desnivel positivo acumulado: 1000 m+

Tiempo neto: 2 horas y 33 minutos

Puesto: 5º de 41 (50 inscritos)

Track Wikiloc (usuario Enradau)

Facebook Trail los Zoquetes

Clasificaciones

OPINIÓN PERSONAL

Carrera guapa, guapa, todo un descubrimiento pues pensaba que la zona iba a ser más secarral y la carrera iba a tener más tramos de pista, todo lo contrario. El principal aliciente de la carrera son las sendas, las hay más rápidas y más técnicas pero 22 kilómetros de los 26 que tiene la prueba iremos por sendero. Así sí.

El balizaje suficiente y los avituallamientos muy correctos, cuatro en total más el de meta. Ambiente cercano y pocos corredores en la larga, aunque me consta que en el resto de distancias había bastantes más.

Poco más, agradecer a la organización por montar este evento tan chulo y animarla a seguir haciéndolo los próximos años para que más gente pueda venir a Alcorisa y conocer estos paisajes tan bonitos y adecuados para correr por montaña.

logo

San Cristóbal Xtrem – 21K (2018)

SAN CRISTÓBAL XTREM – MEDIA MARATÓN DE MONTAÑA

El pasado 9 de junio pude disfrutar de una gran carrera de montaña a las puertas de Pamplona capital, se trata de la San Cristóbal Xtrem, una media maratón que discurre por el Monte Ezkaba. 21 kilómetros y 900 metros de desnivel positivo bastante intensos y que se complicaron por las malas condiciones meteorológicas y el barro acumulado en la montaña tras los últimos días de intensas lluvias.

d2848d2d-c8cd-469a-81df-d8b857e5005b

La carrera, organizada por el Regimiento América 66 del Ejercito de Tierra, tiene salida y llegada en el acuartelamiento de Aizoáin, perteneciente a Berrioplano, localidad muy cercana a Pamplona.

planoXtrem

Croquis. Fuente: organización.

CRÓNICA Y ANÁLISIS DEL RECORRIDO

A las 9 de la mañana, con lluvia y fresco para ser junio, se da la salida a la carrera desde las pistas de atletismo del cuartel. En la carrera de 21K estaríamos más de 100 personas, la mayor parte de ellos militares a juzgar por las camisetas que portaban.

e7ac7843-e161-4442-a6ce-d27553ebeb62_med

Salida rápida por las pistas del cuartel.

Los primeros kilómetros son muy rápidos, discurren por pista asfaltada y son casi llanos. Tras pasar por las calles de Aizoáin llega una subida y un posterior giro a mano izquierda donde comienza la primera senda del día, bastante corrible.

Pronto alcanzaremos la pista que rodea al Monte Ezkaba y que seguiremos los próximos 4 kilómetros. Es una pista ancha y cómoda pero la lluvia, que no para de caer, ha dejado algunas zonas bastante embarradas.

En el kilómetro 6 llega la subida más dura de la jornada, abandonamos la pista y una senda nos llevará en diagonal hacia la parte alta del monte. Tras calentar las piernas, subiendo 150 metros en apenas 500 metros, volvemos a terreno cómodo y rápido y afrontamos la parte final de la ascensión al Ezkaba que nos dejará junto al Fuerte de San Cristóbal. Rodearemos la fortaleza por un senderillo que pasa junto al foso.

153f7bba-c0d7-4230-81b0-3abc9c31886f_med

Cayendo la mundial en la parte alta del Monte Ezkaba. Foto: organización.

Aquí llega la sorpresa del día, cuando entramos en el patio interior del fuerte, nos desvían a mano izquierda y nos meten por los pasillos interiores de la fortaleza iluminados para la ocasión. La verdad es que es una pasada sentir que estás corriendo bajo tierra por esos pasillos cargados de historia y de historias trágicas… Tras un buen rato “a la sombra” salimos al exterior y alcanzamos el primer avituallamiento del día.

Desde este punto, comienza un largo descenso algo técnico por el cordal Este del Monte Ezkaba hasta casi casi las puertas de Pamplona. El barro y el agua hacen que haya que andarse con ojo para no acabar en el suelo, especialmente en las zonas de bosque…

En el kilómetro 13 finaliza la bajada y comienza un tramo bastante llano y cómodo. Rodeamos la montaña por la ladera Sur. Ya en el kilómetro 14 encontramos el segundo avituallamiento, antes de comenzar una nueva subida por bosque.

A partir de ahora, salvo un kilómetro casi llano en el que rodeamos un amplio campo de cultivo (km. 17) y los dos kilómetros finales, la carrera será en subida. Especialmente duro es el tramo entre el km. 17 y el km. 19 donde prácticamente volvemos a subir a la cima del Ezkaba pero por su cara Sur. Es un sendero muy majo que va todo el rato por bosque. Aquí para de llover y la niebla envuelve el monte… parece que estamos en invierno.

6f867fb5-28bc-462d-8ede-ab947a874607_med (1)

Comenzando la última de las bajadas. Foto: organización.

Los dos últimos kilómetros son de bajada, pero vaya bajada… Tras unos metros por un senderillo estrecho, llega un tramo completamente embarrado en el que es imposible mantenerse en equilibrio, completamente imposible. Nunca lo había pasado tan mal con el barro, ni en la Apuko Xtrem que ya es decir…

Aquí decido bajar haciendo “culo-ski” intentando no hacerme mucho daño y no dejarme mis queridas gónadas por el camino. Tras mucho resbalón y perder algo de tiempo, salimos a una pista y ya desde este punto a meta se puede correr bien.

Finalmente paro el reloj en 2 horas y 17 minutos… no ha estado mal aunque me he encontrado una carrera mucho más dura de lo que esperaba. Esta vez el apellido Xtrem sí que le viene bien a la carrera…

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 21,5 km

Desnivel positivo: 900 m+

Tiempo neto: 2 horas y 17 minutos

Puesto: 21 de 99 corredores.

Track en Wikiloc

Web de la carrera

Facebook de la carrera

Clasificaciones

OPINIÓN PERSONAL

Bonita carrera al lado de Pamplona, dura y bien organizada, con un marcaje impecable y mucha gente de la organización en cada cruce. Como nota negativa el barro que impedía correr y “darlo todo” aunque, obviamente, forma parte de las reglas del juego en las carreras del Norte… Muy recomendable.

 

Desafío Herrerino 27K – 2018

Desafío Herrerino – 27 KM y 900 m+

El Desafío Herrerino es una carrera de montaña con salida y llegada en el pueblo zaragozano de Herrera de los Navarros. Cuarta edición, con cuatro distancias, la mayor de ellas de 27 km.

Carrera rápida, de media montaña, por las sierras, bosques y ríos que rodean a esta bonita localidad situada a apenas una hora de Zaragoza.

27540349_2031366920419642_6821655175734932252_n

Estamos en pleno Sistema Ibérico zaragozano pero bastante alejados del famoso Moncayo. Aquí las sierras son más humildes aunque también tienen mucho encanto, ejemplo de ello es la Sierra de Herrera coronada por la ermita de la Virgen de Herrera, un fantástico mirador de estas montañas al que subiremos en la primera parte de la carrera.

ErmitaF1

Ermita de la Virgen de Herrera, a 1.349 metros. Techo de la carrera de 27 Km. Foto: http://herreradelosnavarros.galeon.com/

CRÓNICA DE LA CARRERA Y ANÁLISIS DEL RECORRIDO

A las 9:15 AM se daba la salida de la carrera de 27 Km desde el campo de fútbol de Herrera de los Navarros. Salida rápida por las calles del pueblo para buscar las sendas que nos dirigen a la ermita de la Virgen de Herrera, todavía lejana.

32587468_1631884373599353_6190515781688623104_o

Salida por las calles del pueblo. Foto de Luis Brinquis extraída del FB de Desafío Herrerino

La subida a la ermita comienza nada más salir del pueblo. La pendiente es bastante llevadera y se deja correr bien. Pronto entramos en un bonito pinar con alguna bajada y enseguida veo que las sensaciones son buenas, las fuerzas acompañan y no hay agujetas del fin de semana anterior.

Ya cuando la pendiente aumenta, comienzo a caminar, manos en las rodillas y pongo un “ritmo fijo”. Los kilómetros van pasando y atravesamos un precioso bosque de carrascas. La senda se estrecha, vamos ganando altura y las vistas se abren sobre las sierras y pueblos que tenemos alrededor. La verdad es que la subida a la ermita es muy muy chula. Habrá que volver por estas sierras para visitarlas con más calma…

29683179_2061160990773568_1446351466006553420_n

Ermita de la Virgen de Herrera. Foto: Facebook Desafío Herrerino.

Km. 6 de carrera. Hacemos cima en la cumbre de la Sierra de Herrera y en la ermita-santuario encontramos el primero de los avituallamientos. Trago rápido y para abajo. Comienza una laaaarga bajada por pista de 7 kilómetros que nos deja de nuevo muy cerca de Herrera de los Navarros.

El descenso es muy rápido. Cojo buen ritmo, a 4:30 min/km y pongo el “piloto automático” viendo los kilómetros pasar. Las sensaciones siguen siendo magníficas y no me adelanta nadie, buena señal.

Hacia el km. 13 alcanzamos la carretera en las inmediaciones de Herrera y encontramos el segundo avituallamiento. Momento para hidratar bien y recuperar fuerzas. Estamos en el ecuador de la carrera.

Una leve subida nos deja en un collado desde el cual comenzamos a descender por una bonita senda al valle del río Huerva. Empieza aquí otro tramo muy muy chulo de la carrera.

32530691_2079832902239710_2460356497796759552_n

Sendas estrechas entre frondosa vegetación. Así es el tramo que discurre paralelo al río Huerva. Foto de Carolina Gay extraída del FB de Desafío Herrerino.

Una bajada por senda y pinar nos deja junto a un viejo molino. Allí comienza otra senda que se mete de lleno en el bosque que hay junto al río. Unas pasarelas de madera nos permiten cruzarlo en alguna ocasión sin problemas.

En general, es un tramo bastante rápido y muy bonito. Son unos 2,5 kilómetros espectaculares. Pasado este tramo, salimos del valle y encontramos el tercer avituallamiento de la jornada.

Algunas fotos de este tramo (autora Carolina Gay):

Tras el tercer avituallamiento, comienza una subida, corta pero intensa. Con esta subida evitamos el meandro que hace el río Huerva. Bajamos de nuevo al valle en una zona de parideras. Es un tramo muuuuy corrible que nos dejará de nuevo junto al río. En su orilla encontraremos el cuarto avituallamiento, cerca del km. 21.

32893499_2081138175442516_1068367595847024640_o

Cruzando el puente del Huerva en el km. 21. Foto: Facebook Desafío Herrerino.

A partir de esta tramo, tras un corto llaneo, comienza la subida final. Unos 200 m+ bastante cómodos por senda que nos dejan en un páramo ya muy cerca de Herrera.

Coronada esta última subida, solamente quedarán unos 3 kilómetros de llaneo y bajada hasta el campo de fútbol de Herrera. Las buenas sensaciones continúan a pesar de los kilómetros y me exprimo a fondo en estos últimos metros… Finalmente salen 2 horas y 33 minutos y una media de 5:42 min/km, para conseguir un noveno puesto que, tras los problemas físicos de este año, me sabe a gloria.

32674243_1631884763599314_3557620616431403008_n.jpg

Pasando bajo la bonita iglesia de Herrera de los Navarros, antes de entrar en meta. Foto de Luis Brinquis extraída del Facebook de Desafío Herrerino

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 27 km

Desnivel positivo: 900 m+

Tiempo neto: 2 horas y 33 minutos

Puesto: 9 de 95 corredores

LINKS

Track facilitado por la organización

Clasificaciones

Facebook de la carrera

Web de la carrera

OPINIÓN

Carrera muy rápida que puede ser muy adecuada para aquellos que quieran iniciarse en esto de las carreras de montaña y vengan del asfalto. Pocas bajadas técnicas y desniveles mantenidos.

A nivel de organización, pues ningún problema. Un pueblo volcado con la prueba, avituallamientos más que suficientes, voluntarios en cada cruce… y sobre todo, muy bien señalizada. Vamos, un 10. Desde aquí mi enhorabuena a la organización pues han montado un evento muy guapo. Son necesarias más carreras como esta en la provincia de Zaragoza para dar a conocer rincones como estos.

Xtreme Higa de Monreal 22K – 2018

Xtreme Higa de Monreal – 22 km y 1.250 m+

El pasado 6 de mayo tocó volver a ponerse un dorsal y lo hice en esta bonita carrera, la Xtreme Higa de Monreal, una media maratón de montaña con bastante solera (esta era la X edición) que se celebra en la Sierra de Alaiz, muy cerca de la capital navarra.

IMG_0053

La Higa de Monreal, montaña que da nombre a la carrera.

Una carrera muy interesante en un entorno muy guapo, con tramos bastante corribles por bosque y otros más agrestes, como la ascensión final a la Higa por el camino equipado con cadenas que hay en la cara Sur… Vamos, una carrera muy completa.

Captura

Croquis del recorrido. Fuente: IGN / Wikiloc

La carrera puede dividirse en cuatro partes:

  • Un primer bucle por los alrededores del pueblo con dos “tachuelas”, la primera de ellas muy potente.
  • La subida a la Sierra de Alaiz
  • El llaneo por los bosques de la parte alta de la sierra.
  • Ascenso y posterior descenso a la Higa.

Estos cuatro tramos pueden distinguirse perfectamente en el perfil:

perfil-xtreme-2018-1024x439

Perfil facilitado por la organización.

CRÓNICA Y ANÁLISIS DEL RECORRIDO

A las 9:30 de la mañana se dio la salida de la Xtreme Higa de Monreal con algo más de 200 corredores entre las dos distancias de 14 y 22 km desde las afueras del pueblo de Monreal. Día estupendo, sin mucho calor y sol radiante, más no se puede pedir.

Tras dos meses de baja por una anemia que me ha dejado KO, vuelvo a ponerme el dorsal y qué mejor que empezar por distancias cortas y asequibles como esta media maratón de montaña. Ya llegará el verano para volver a coger fondo en montaña…

IMG_0052

Puente de Monreal por donde pasa la carrera en su inicio.

Como decía, a eso de las 9:30 arrancamos a correr. Tras un tramo rápido de asfalto y cruzar el viejo puente románico de Monreal, nos disponemos a subir la primera cuesta del día, la ascensión a los restos del castillo del pueblo. Una subida muy potente de casi 100 m+ por una campa de hierba que servirá para calentar las piernas y hacer que el pelotón se vaya estirando.

DSC_4650

En lo alto del castillo de Monreal, tras realizar la primera subida del día. Foto: Facebook organización

Tras la calentada inicial, tramo rápido de descenso hasta las calles del pueblo, que cruzamos de Oeste a Este hasta salir por un bosque en el extremo contrario. Una nueva subida, algo más tendida, y unos cientos de metros por divertida senda nos dejan de nuevo en el punto inicial de la carrera. Han trascurrido 3,5 km por un bucle bastante rápido. Tras este tramo, ahora sí, comenzamos la verdadera ascensión a la Sierra de Alaiz.

Por delante tenemos una subida por senda, bastante cómoda, de 450 m+. A ratos deja correr y otros ratos obliga a andar pero no es demasiado dura y permite mantener un ritmo alegre. Cruzamos de esta forma la cara SE de la Higa, dejando sus antenas a mano derecha, todavía muy arriba. En esta subida encontraremos el primer avituallamiento de la jornada.

En la parte alta de la sierra, la senda se vuelve más cómoda y llana. Tenemos un tramo rápido hasta el km 7 y otro en leve ascenso ya por los magníficos hayedos de la parte alta de la sierra antes de comenzar un descenso bastante rápido por un barranco algo embarrado que desemboca en el segundo avituallamiento del día.

IMG_2580

Atravesando los bosques de la Sierra de Alaiz. Foto: Facebook organización

Un trago rápido y vuelta al lío. Comienza ahora un nuevo ascenso de 200 m+ por bosque que nos dejará en el lado Oeste de la sierra, bajo los molinos de viento que marcan la silueta de la sierra. Estamos cerca del km 10 de carrera y comienza aquí el tramo más corrible. Unos 7 km donde podemos meterle caña hasta la subida final a la Higa.

_MG_7801

Apretando en las zonas llanas de bosque. Foto: Facebook organización

A toda velocidad van pasando los kilómetros, siempre atravesando los densos bosques que cubren la parte alta de la sierra. Así, alcanzamos en el km 13 el tercero de los avituallamientos.

Del km 13 al km 17 el camino es casi llano, aunque entramos en un hayedo muy chulo y con él llega el barro y las zonas más blandas y encharcadas, esto hará reducir un poco los ritmos, hasta ahora altos. Ojo porque la carrera es en primavera y si esa semana ha llovido podemos encontrarnos con un buen lodazal…

DSC_5287

Atravesando un arroyo antes de comenzar la ascensión final a la Higa. Foto: Facebook organización

Un breve descenso en el km 16 nos deja en el cuarto avituallamiento del día. Momento de echar unos buenos tragos de agua y coger aire antes de comenzar la ascensión más dura de la jornada: la ascensión final a la Higa de 400 m+.

El primer km es tranquilo, pues discurre todavía por bosque y la pendiente es suave. A partir del km 18 comienza “lo bueno”.

IMG_0018

Aproximándonos a la cima de la Higa.

Primero tenemos un tramo de estrecha senda donde nos vamos aproximando a la pared de la montaña. Hay momentos de bastante inclinación aunque también pasamos por tramos más llanos que permiten tomar aire. Cuando veamos la primera de las cadenas comienza la parte final y más dura, una sucesión de tramos equipados bastante inclinados y que, a estas alturas de la carrera, se hacen muy duros.

IMG_0024

Tramo de cadenas.

En este tramo me entra una flojera importante. He ido muy bien hasta ahora pero voy notando el esfuerzo y los ritmos altos del principio. Poco a poco voy ganando metros hasta que llego a la zona de las antenas y al último avituallamiento… Por fin en la cima!! Momento de beber y tomar aliento para una bajada no menos intensa que la subida.

El primer tramo del descenso a Monreal es bastante quebrado, un sendero rocoso y desprotegido hace sufrir un poco los tobillos. Después nos vamos internando en un bosque con una senda preciosa en zig-zag que permite correr y volver a apretar los dientes.

IMG_0043

Preciosa bajada por bosque.

Iremos cruzando de vez en cuando la pista asfaltada que sube a las antenas de la cima, pero la bajada es siempre por senda, en algunos tramos con bastante roca.

En el tramo final ya se escucha la megafonía de meta y el pueblo está a la vista. Es momento de apurar un poco más y darlo todo… La senda se prolonga hasta 300 metros antes de la meta, donde ya conectamos con asfalto, sprint final y esto se acabó.

Finalmente hago 2 horas y 44 minutos. Muy satisfecho por volver a los ruedos de forma digna y con buenas sensaciones a pesar de la falta de entrenamiento específico.

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 22,5 km

Desnivel positivo: 1250 m+

Tiempo neto: 2 horas y 44 minutos

Puesto: 38 de 113 corredores

LINKS

Track facilitado por la organización

Clasificaciones

Facebook de la carrera

Web de la carrera

OPINIÓN

Una carrera clásica en el calendario navarro y eso se nota desde la salida. Bastante nivel, buena organización, muchos voluntarios y todos los detalles atados y bien atados. Buen marcaje, avituallamientos abundantes, una buena bolsa del corredor… vamos no se puede pedir más a una organización.

A nivel de paisajes, decir que la carrera es muuuuy guapa. Sin ser el pirineo central hay una gran cantidad de bosques con unos senderos estrechos muy chulos donde correr y poder darlo todo. Además los últimos 5 kilómetros finales destacan por su dureza.

En definitiva, una buena carrera para comenzar la temporada e ir cogiendo el punto. Muy recomendable.

cartel-xtreme-2018_2-667x500

Medrano Trail Race 34K – Edición 2017

04/11/2017 – MEDRANO TRAIL RACE (34 KM – 1.700 M+)

La temporada de trail va llegando a su fin y me apetecía acabarla con una carrera amable y no muy larga. Dado que el calendario de carreras de Navarra ya estaba cerrado, busqué opciones en la vecina comunidad de La Rioja y encontré esta interesante prueba: Medrano Trail Race.

Primera edición de una carrera que discurre por la Sierra de Moncalvillo, una estribación de la Ibérica Riojana muy cercana a Logroño, con cotas que apenas superan los 1.400 metros pero con unos bosques y barrancos que merece la pena conocer.

perfil

Perfil de la prueba facilitado por la organización.

CRÓNICA Y ANÁLISIS DEL RECORRIDO

A las 9 de la mañana comienza la prueba de 34 km en el ayuntamiento de Medrano. La cita se completa con otra prueba de 15 km y una marcha para senderistas que comienzan unos minutos después. El día está otoñal por completo, con algún chaparrón disperso y cubierto, aunque las cumbres apenas tienen nubosidad y parece que la visibilidad va a acompañar durante toda la mañana.

23215482_1124935640975562_5341357808805191880_o

Rápida salida por las calles de Medrano. Foto: iberocardio.es

Los dos primeros kilómetros discurren por las pistas cercanas a Medrano, entre campos de cultivo. La tranquilidad de este primer tramo se rompe con una dura subida a la Cruz del Muerto, pequeño cerro de apenas 100 metros de desnivel, por una durísima trialera.

23212996_165972897331275_1992007118991101417_o

Dura subida por trialera en el km 2. Foto: organización.

Un descenso bastante salvaje por un bosque nos deja en una pista forestal que va picando para arriba. Otros 100 metros positivos, suaves, para coronar un cerro que domina el pueblo de Daroca de Rioja, al cual descendemos por una bonita senda.

22528854_161302951131603_4057354030927813885_o

Daroca de Rioja con la Sierra de Moncalvillo detrás. Foto: organización.

Este pueblo es el único por el que pasa la carrera, sin contar obviamente con Medrano. Atravesamos sus calles rápidamente para salir por una cuesta asfaltada hacia la siguiente subida del día, primera seria, la ascensión al Castillo de Daroca (928 m), montaña que levanta unos 250 metros de desnivel sobre el pueblo de Daroca.

La subida es bastante bestia, por un senderillo que atraviesa el bosque a la brava. Con barro debe ser infernal… En estos primeros kilómetros confirmo que las carreras “cortas” no son lo mío. Las sensaciones no son malas pero lo cierto es que no puedo ir más rápido y me adelantan bastantes corredores. Tantas ultras me han convertido en un tractor jaja

Tocamos cima y una pequeña bajada nos deja en las faldas de la Sierra de Moncalvillo, cubiertas por pinares. Aquí encontramos el primer avituallamiento. Sin perder apenas tiempo, tomo unos tragos de bebida isotónica y seguimos.

23120025_165986457329919_2106651309483270307_o

Terreno fácil tras el primer avituallamiento, antes de comenzar a subir a las Neveras. Foto: organización.

La subida más importante de la prueba comienza aquí. Es suave, al principio discurre por unos pinares muy agradables para después meterse de lleno en el Barranco de la Calera. Aquí la senda es un sendero perfectamente balizado que recibe el nombre de Senda de las Neveras, pronto averiguaremos el motivo.

P1140178

Senda de las Neveras.

La subida no llega a ser dura y el entorno, además ayuda a olvidarse del esfuerzo que estamos realizando. Estamos dentro de un bonito hayedo, rodeados de hojas secas y musgo.

P1140190

Otoño en la Sierra de Moncalvillo.

Llegando al cordal la pendiente disminuye y nos encontramos con varias viejas neveras con las que se conservaba la nieve hace siglos. Están restauradas y junto a ellas hay un pequeño refugio.

P1140218

Neveras que dan nombre a la senda.

Tocamos cima y para abajo. El descenso comienza con una pista algo rota para después pasar a una bonita senda que discurre por un hayedo. Son los kilómetros donde más disfruto. Las piernas han entrado en calor y bajo a tope, comienzo a adelantar corredores.

La bajada, de unos 2 km, nos deja junto a un pequeño canal de agua. Aquí se encuentra el segundo avituallamiento. Los siguientes 5 kilómetros, los haremos pegados a esta canalización. Son en suave descenso. Al principio más cómodos por un camino ancho y después por senda estrecha junto a la acequia. Son muy bonitos, con algún tramo de bosque espectacular.

foto3

Senda junto al canal de agua. Foto: organización.

La tranquilidad termina y volvemos a subir. Es la última subida potente del día que consta de dos tramos, el primero, por bosque, hasta salir a una pista donde está el tercer avituallamiento y el segundo por un cortafuegos. La subida no se hace larga, serán unos 300 metros de desnivel. Después viene una bajada bastante sucia por bosque, a lo jabalí…

Tras las emociones fuertes de este descenso, cogemos una pista que ya no dejaremos hasta las inmediaciones de Sojuela, pueblo al que no llegaremos a entrar. Estos kilómetros son para apretar si quedan piernas. Así lo hago y adelanto a algunos corredores, las sensaciones aquí son bastante buenas.

En el km 27, al final de la bajada, llegamos al último avituallamiento. Desde este punto, tomamos una senda que asciende levemente durante tres kilómetros. Si quedan piernas se puede correr en algún punto.

23215660_165987297329835_6122306200865947821_o

Últimos kilómetros por terreno fácil. Foto: organización.

En el km 30, conectamos con la subida a las Neveras. Aquí comienza la bajada última a Medrano que se realiza por una bonita senda la mayor parte del tiempo. El último kilómetro y medio por pista, ya en las inmediaciones del pueblo.

cef2c9c8-eaa2-45fd-8b72-6dbf95946885_med

Medrano entre los viñedos que rodean al pueblo. Foto: organización.

Como es costumbre, aprieto todo lo que me dan las piernas y adelanto a unos pocos corredores, así termino con mejor sabor de boca… Entro a meta justo detrás de la tercera clasificada, Jone Urkizu, una gran corredora de ultras.

Al final, me salen 4 horas y 17 minutos. A nivel personal, acabo satisfecho pues sale una media de casi 8 km/h. Después al ver la clasificación veo que he acabado el 37 de 62 corredores… vaya nivelón se gastan por aquí. Como se nota que muchos corredores son vascos, ¡vaya bestias!

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 34,3 km

Desnivel: 1.700 m+

Track Wikiloc

Web de la carrera

Clasificaciones

Mapa de la prueba:

mapa_trail

Mapa de la prueba facilitado por la organización.

OPINIÓN

Pues una carrera muy bonita, no demasiado dura y con una organización humilde pero muy implicada. Se nota que está hecha con mucha ilusión.

Buen balizaje, avituallamientos correctos, voluntarios muy amables… no tengo queja. Si siguen con la misma ilusión e implicación seguro que los próximos años la carrera se terminará haciendo un nombre a nivel nacional, desde luego que tiene cualidades para ello y la fecha, ya en noviembre, ayuda a dar vidilla a un calendario que tiene la mayor parte de las pruebas concentradas los mismos meses. Un acierto.

Una última observación… de la carrera larga me sorprende el tiempo máximo que la organización concede para terminar la prueba: 6 horas. Esto supone tener que completar la prueba a casi 6 km/h, lo que en una carrera de montaña con cierto nivel técnico no es habitual. Carrera bastante exigente, por tanto, que puede echar para atrás a parte del pelotón popular.