Peña Ganzo (378 m) y Faro del Caballo. Monte Buciero (Santoña)

Circular por el Monte Buciero visitando el Faro del Caballo.

El Monte Buciero se encuentra al Norte de la villa cántabra de Santoña. Es un peñasco rocoso que separa y protege a Santoña del mar Cantábrico. Cubierto de bosques de encinas y con un karst muy interesante en la parte alta, es una zona muy conocida y visitada por los senderistas, que encuentran aquí paisajes increíbles y rutas muy interesantes.

IMG_2804

El famoso faro del Caballo.

La ruta de hoy parte de la misma villa de Santoña para internarse en los bosques del monte Buciero y ascender a su cruz, visible desde el centro de la villa. Después haremos cima en la Peña Ganzo, la punta más alta del macizo, para bajar desde allí a los acantilados de su cara Este donde se encuentra el faro del Caballo.

Una ruta con desniveles potentes y con paisajes que no se olvidan fácilmente…

Sin título

Croquis detallado. Fuente: IGN / Wikiloc

EL RECORRIDO

Tras atiborrarnos a tapas y raciones en el centro de Santoña, damos un paseo por su paseo marítimo. La verdad es que, desde que hemos aparcado a las afueras, llevaba mirando de reojo el monte que teníamos frente a nosotros: el monte Buciero.

Teníamos pensado ir por la tarde al faro del Caballo pero este monte bien merece una visita, así que, tras unas búsquedas en Google y en Wikiloc, cambiamos los planes y decidimos hacer una circular subiendo a la Peña Ganzo y bajando después al faro.

Comenzamos a caminar a las 5 de la tarde en una zona residencial de las afueras. Un cartel indica el inicio del camino del Salticón, una senda muy bonita que se interna en el bosque y que comienza a ascender muy fuerte desde el primer instante.

IMG_2743

Camino del Salticón.

Nos sorprende la frondosidad del bosque desde el principio. Estamos muy cerca de las casas y ya parece que estamos perdidos en una selva…

La senda asciende hasta dejarnos en una pista, junto a unas casas y explotaciones agrícolas.

Estamos en la cota 150. Vemos cerca la cruz de la Peña la Zarceta y la bandera de Cantabria que hay en la cima anexa. Tomaremos un desvío señalizado que sale de la pista y que cruza unas fincas con ganado para adentrarse de lleno en la ladera Sur de la Peña la Zarceta (360 metros).

IMG_2752

Peña Zarceta desde la cota 200.

La inclinación aumenta pero el desnivel es llevadero. Pronto alcanzamos la parte alta donde comienza a asomar el karst.

Desde la misma cruz obtenemos unas vistas brutales del entorno de Santoña: sus marismas, la playa de Berria, los Montes de Mijedo… paisajes muy bonitos que desde las alturas se aprecian todavía mejor.

IMG_2757

Playa Berria y marismas de Santoña en la subida a la Cruz de Peña la Zarceta.

Visitamos la punta anexa donde ondea la bandera de Cantabria y abandonamos el lugar para tomar una sendita apenas marcada que sale hacia el Norte. Tras descender unos metros, encontramos otro cartel indicador que nos marca el desvío a la cima de Peña Ganzo.

IMG_2767

Peña Zarceta.

Dejamos pues el camino principal para internarnos en una senda poco marcada que se interna en el karst que domina la parte alta de esta montaña. Un karst que sorprende por lo intrincado e incómodo que es en algunas zonas cercanas a la cima.

Finalmente, siguiendo los hitos, hacemos cima en Peña Ganzo (378 m) y tocamos su vértice geodésico que está colgado en un risco rocoso, perdido entre los bosques de encinas que cubren todo el lugar.

IMG_2778

Peña Ganzo.

Tras tocar cima, volvemos al punto donde hay un cruce de caminos y, desde ahí, ya comenzamos el descenso al famoso faro del Caballo.

IMG_2783

Vistas a Laredo en el descenso.

En primer lugar, bajaremos por un bosque espectacular hasta la senda principal que conduce al faro. El camino de bajada es bastante salvaje y atraviesa una vieja explotación minera de hierro. Los bosques y la humedad son los protagonistas, el lugar es único.

IMG_2791

Atravesando la explotación minera abandonada.

Zigzagueando, alcanzamos la senda principal que va de Santoña al faro del Caballo. Esta senda es ancha y no tiene pérdida, hay que tener en cuenta que este faro es uno de los lugares más conocidos de Cantabria.

IMG_2792

Por el ancho camino que conduce al faro.

La senda va subiendo poco a poco hasta que se encarama a los acantilados de la cara Este del macizo donde aparece la Peña del Fraile, uno de los riscos más representativos del monte Buciero. Allá las vistas se abren al mar y la senda comienza a descender un poco hasta la cota 200.

En este punto, está el desvío al faro del Caballo y el famoso cartel que alerta de los 763 escalones que tenemos que bajar (y después subir) para alcanzarlo.

IMG_2829

El famoso cartel para avisar a los incautos.

A medida que nos acercamos a los escalones, vemos más y más gente. Es un lugar muy popular y se nota a cada paso.

IMG_2797

Bajando uno de los tramos de escalones.

Comenzamos a bajar las escaleras que conducen al faro y pronto nos damos cuenta de que la inclinación es exagerada. Hay unas cables a los que agarrarse incluso, para bajar con más seguridad. En las escaleras ha habido varios accidentes en los últimos años. Si pisas mal un escalón tiene que ser difícil frenar…

Los escalones fueron construidos en el siglo XIX por presos de Santoña. Podemos imaginar las duras condiciones de trabajo en aquellos años, en un terreno agreste e inhóspito.

IMG_2800

Una de las zonas más bonitas, ya llegando al mar…

Pronto vemos que la inclinación va bajando y el camino se retuerce para descender entre los acantilados hasta casi el nivel del mar. En su última parte, las vistas mejoran y el faro comienza a aparecer en la parte más baja, solitario, junto al mar.

Por fin lo alcanzamos, son las 20:00 horas y… ¡estamos completamente solos en el faro! Brutal.

IMG_2804

Faro del Caballo.

Aprovechamos para hacer fotos y disfrutar del momento. Desde el faro, al que se puede subir, se observa entre la neblina el macizo del pico Candina, abrupto y salvaje. Otro lugar que apuntamos en nuestra lista de montañas junto al mar.

IMG_2813

Vistas al macizo del pico Candina (489 m) desde el faro.

Además de subir al faro, también se puede descender hasta el mismo nivel del mar y darse un chapuzón. Unas escaleras algo precarias permiten bajar hasta el agua. Las olas chocan contra la roca y, la verdad, el sitio no parece muy tranquilo para darse un baño… al menos ahora en abril.

IMG_2807

Acantilados junto al faro.

Tras la visita al faro, toca subir. La ascensión, a pesar de lo inclinado de los escalones, se hace mejor de lo que parece. La última parte es realmente dura pues los escalones están muy empinados.

IMG_2828

Dura subida, escalón a escalón…

Bastante cansados, llegamos a la parte alta donde está el desvío señalizado. Aquí conectamos con la senda o camino por donde hemos venido los últimos kilómetros y que conduce a Santoña.

Este camino, bien marcado, desciende de forma tranquila hasta Santoña, por lo que lo seguiremos en todo momento. Tiene unas vistas muy buenas de Laredo, que está situado enfrente de Santoña, y de toda la costa.

IMG_2830

De vuelta a Santoña, ya anocheciendo.

Por el camino, alcanzaremos finalmente Santoña. Desde que entramos hasta que alcanzamos el punto de inicio junto al camino del Salticón, todavía tendremos 1,5 kilómetros “urbanos”.

Cerramos el círculo a las 9 de la noche pasadas, tras 4 horas de caminata muy bien aprovechadas, visitando lugares inolvidables. Una ruta casi improvisada que nos sorprendió por su belleza y sus bosques.

DETALLES TÉCNICOS

Distancia: 11 km

Desnivel positivo acumulado: 700 m+

Tiempo neto: 3 horas y 30 minutos

Fecha de realización: 21/04/2019

Cartografía: Visor IGN

Track Wikiloc

ALGUNOS LINKS INTERESANTES

El faro del Caballo tiene una larga historia. Comenzó a funcionar en 1863 y estuvo operativo hasta el año 1993. En este link encontramos fotos antiguas, detalles de su historia y enlaces que conducen a los programas que TVE ha dedicado a este curioso lugar en los últimos años y que, sin duda, han contribuido a hacer del faro un lugar muy turístico y conocido.

El Monte Buciero, forma parte de la Reserva Natural de las Marismas de Santoña y Noja. En este documento del Gobierno de Cantabria encontramos mucha información sobre su fauna, flora y características geológicas, así como su historia y las rutas senderistas que podemos realizar.

 

 

 

 

Monte Hijedo desde Santa Gadea de Alfoz (PR-BU 30)

Un paseo por los bosques del Monte Hijedo desde el lado burgalés

Dicen los expertos que el bosque del Monte Hijedo es uno de los mayores robledales de España. Lo cierto, es que es un bosque magnífico, repleto de robles, hayas y de algunos tejos centenarios.

IMG_2862

Paseando por la senda que atraviesa el Monte Hijedo.

Este bosque se encuentra a medio camino entre Cantabria y Burgos, unos pocos kilómetros al Sur del embalse del Ebro. A él se puede acceder desde Riopanero en el Sur, o desde Santa Gadea de Alfoz en el Norte.

Captura

Croquis. Fuente. Wikiloc / IGN.

La senda balizada PR-BU 30 recorre las entrañas del bosque a través de un camino muy bonito que traza una sencilla circular sin apenas desnivel. Un paseo que se hace en unas pocas horas y que nos servirá para conocer los rincones más espesos del bosque y la conocida como Cabaña de Hijedo, un palacete espectacular que encontramos a mitad de ruta junto al bosque.

EL RECORRIDO

Desde que tuvimos claro que íbamos a pasar las vacaciones de Semana Santa en Valderredible, nos pusimos a ojear rutas de senderismo en los alrededores. Además del Cañón del Ebro, la otra ruta que aparecía en la mayor parte de las webs que consultábamos era el Monte Hijedo.

Tras estudiar las opciones, nos tiró bastante para atrás la larga pista forestal que sube desde Riopanero, por lo que cambiamos el lugar de partida. En nuestro afán por reducir los kilómetros de pista, también cambiamos el lugar de inicio desde el lado norte (Santa Gadea de Alfoz): en lugar de aparcar en el parking habilitado, lo hicimos unos 500 metros antes.

Este cambio nos permite ahorrarnos otro tramo de pista, el que conduce a la Cabaña de Hijedo. Así, conectamos directamente con el sendero balizado PR-BU 30 unos kilómetros antes de la Cabaña de Hijedo y minimizamos el tramo de pista recorrido.

Tras aclarar el punto de partida, vamos con la ruta…

Comenzamos a caminar pasadas las 10:30 de la mañana. Una pista forestal en buen estado y en claro descenso nos deja a las puertas del bosque del Monte Hijedo. El paisaje, antes de entrar en el bosque, es de relieves suaves y sin apenas vegetación. La roca asoma en algunos crestones aislados y las vacas pastan plácidamente. El paisaje recuerda a Galicia.

IMG_2878

Antes de entrar al bosque.

La pista nos deja en un cruce donde comienzan las marcas del PR-BU 30. El camino se estrecha hasta convertirse en una senda muy bonita que recorre el bosque.

IMG_2836

La senda que recorre el bosque, balizada con marcas blancas y amarillas (PR-BU 30).

Cruzaremos el Barranco de Hijedo, que nace por estas laderas, y seguiremos la marcada senda, que va trazando leves subidas y bajadas. Siempre con desniveles muy suaves.

IMG_2841

Hayas comenzando a sacar la hoja.

Hemos llegado dos o tres semanas antes de que el bosque de hayas esté en su pleno esplendor primaveral. Estamos en la tercera semana de abril y las hayas todavía no han sacado la hoja. Sí que se ven ya algunos brotes verdes, pero al bosque le falta bastante…

IMG_2843

Senda sin ninguna complicación.

Cuando llevamos recorridos unos 3 kilómetros, la senda se topa con un gran tejo centenario, que ha crecido sobre una roca. Merece la pena detenerse y echar unas fotos.

IMG_2844

Tejo centenario junto a la senda.

Unos metros más adelante, encontramos un mirador a unos metros de la senda. Está perfectamente indicado. El mirador nos permite asomarnos a un claro desde el que se divisa todo el bosque.

Tras echar unas fotos, volvemos a la senda. En leve ascenso alcanzaremos la conocida como Cabaña de Hijedo, que más que cabaña es una gran finca con un palacete e incluso con una ermita. Al parecer, fue construida a principios del siglo XX.

IMG_2851

Cabaña de Hijedo.

Volvemos a la senda tras visitar la entrada a este palacete.

Ahora comienza un descenso bastante marcado que nos llevará hasta el cauce del Barranco de Hijedo, unos kilómetros más abajo, cuando este ya se ha convertido en un pequeño río.

IMG_2858

Descendiendo al Barranco de Hijedo.

La senda sigue siendo muy cómoda. En algunos tramos hay bastante barro pero se deja andar muy bien.

IMG_2862

Descendiendo al Barranco de Hijedo.

Llegaremos al cauce del barranco, donde han instalado un bonito puente de madera. En el otro lado, nos topamos con una pista por la que comenzaremos a remontar el barranco, ya en dirección al punto de partida.

Estos últimos kilómetros, a pesar de ser por pista, son muy agradables pues discurren junto al río.

IMG_2873

Barranco de Hijedo.

La pista se vuelve más ancha y termina saliendo a un claro. Estamos muy cerca de cerrar el círculo. Una leve subida por pista y alcanzamos el desvío que nos permite volver al lugar donde hemos dejado el coche.

Rutita corta, agradable y muy fácil para hacer una mañana o al atardecer.

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 9 km

Desnivel positivo acumulado: 240 m+

Tiempo neto: 2 horas

Fecha de realización: 22/04/2019

Cartografía: Visor IGN

Track Wikiloc

OTRAS RUTAS CERCANAS

Cañón del Ebro

Dulla (1.143 m) y sus canales (Merindades)

 

Castro Valnera (1.718 m)

CIRCULAR CLÁSICA AL CASTRO VALNERA DESDE EL BERNACHO

Ruta clásica partiendo de El Barnacho (Burgos), ascendiendo por El Collado y la cresta SurOeste y descendiendo por el collado de la Piluca (cresta NorEste).

P1100253

Cara Oeste del Castro Valnera.

Ruta sencilla y muy vistosa por esta gran montaña pasiega, a camino entre Burgos y Cantabria. Su cara Oeste, ya en la vertiente cántabra, es una pasada, con una escarpada pared verde que cae más del 1000 metros sobre el pequeño valle de la Canal de la Vara (arroyo Lelsa según IGN).

25007(1)

Croquis de la ruta. Fuente: IGN.

EL RECORRIDO

A las 12:30 del mediodía llegamos al inicio de la pista de El Bernacho (1010 metros; 0 horas). Hemos madrugado poco a propósito, pues la predicción dice que a partir de las 12 el tiempo mejora.

Comenzamos a andar por la pista. Hace frío (14 grados) y llovizna. La sensación es fresca, lo cual sorprende, después de las numerosas olas de calor que llevamos este mes. Está claro que el Norte es otro mundo.

P1100193

Aproximándonos al Castro Valnera, que permanece cubierto por la niebla.

Andamos por la pista sin pérdida, durante media hora, hasta llegar casi al final de la pista. Una senda nace a mano izquierda en una curva cerrada y se introduce en un bonito hayedo. La senda es muy bonita y gana desnivel poco a poco. El bosque acaba y ya vemos El Collado delante nuestro.

P1100198

Bonito hayedo en el primer tramo de la ascensión al Collado.

Por suerte, las predicciones se cumplen y el día va despejando, a pesar de todo, la niebla sigue agarrada a la cumbre del Castro a partir de la cota 1500.

P1100202

Con el Collado ya a la vista.

Siguiendo la senda y sin ninguna complicación, alcanzamos El Collado (1420 metros; 1 hora y 30 minutos), parada a comer tranquilamente, mientras vemos como las nubes van pasando de Cantabria a Burgos a gran velocidad. Este collado separa el pico Cubada Grande (1610 metros) del Castro Valnera.

P1100207

En el Collado hacemos una primera parada. La nube está metida en Cantabria…

Tras la pausa, seguimos con nuestro camino. Ahora la senda se convierte en una pequeña vira rocosa, parece que la senda no tiene salida, pero una curva pronunciada y una fácil chimenea apenas inclinada, nos permiten acceder a las laderas superiores de esta cara de la montaña. Muy fácil sin hielo o nieve.

P1100216

Vistas hacia el pico Cubada Grande.

Ya en esta parte, queda remontar una pronunciada ladera de hierba, cómoda pero dura. Hacia la cota 1650 la pendiente disminuye. La niebla va despejando, y por momentos vemos la cima de la montaña, muy cerca, pero tan solo es un espejismo, en breves se vuelve a cubrir. La senda, sin embargo, es clara, con buenos hitos, a pesar de la niebla se sigue bastante bien.

P1100220

Superando laderas sencillas… cada vez más cerca de la cima.

La senda nos conduce a un pequeño colladito. Al otro lado no se ve nada, pero suponemos que esta la caída. Cuidado en este punto, porque la cima queda a mano izquierda, justo en la dirección contraria que llevábamos.

La cima está muy cerca, a apenas 300 metros de distancia: Castro Valnera (1730 metros; 2 horas y 30 minutos)Vértice geodésico (bueno… eso quizá sea mucho decir) y un viejo buzón. Foto rápida y para abajo, hace frío y no se ve nada.

P1100230

Los restos del vértice del Castro Valnera.

De vuelta en la cresta, seguimos por el evidente filo, muy cómodo. Cuando comenzamos a descender parece que la niebla despeja. Es, sin duda, una buena noticia, pues comenzamos a ver el extraordinario paisaje que tenemos hacia la vertiente cántabra. Aprovechamos para hacer una segunda parada larga, hacer fotos y deleitarnos con el paisaje.

P1100240

Por la bonita y sencilla cresta. Las nubes van pasando…

La senda nos deja poco a poco en el collado de la Pirulera, donde merece la pena pararse otro ratito.

P1100242

Finalizando la cresta.

Es curioso cómo las vistas al Castro Valnera desde esta perspectiva recuerdan a la Sierra de Aralar. Desde aquí, la senda baja de manera cómoda hasta otro collado, el de la Piluca, con unas vistas muy buenas del Pico de la Miel (1563 metros). Desde aquí, las vistas se abren hacia el valle del río Miera y buena parte de Cantabria.

P1100256

Con el pico de la Miel enfrente.

Unas últimas fotos y para abajo por la senda que nos devuelve a El Bernacho. Ojo porque en esta parte es donde está peor marcada. Pasaremos por alguna zona con bastante vegetación, aunque no hay problema si vamos atentos.

P1100261

Bajando a El Bernacho.

Llegamos sin problemas a El Bernacho (1120 metros; 4 horas y 30 minutos). Solamente quedará volver tranquilamente por la pista hasta donde hemos aparcado. En total, unas 5 horas y 15 minutos a un ritmo muy tranquilo, se nota que es el primer día de vacaciones montañeras y los motores aún tienen que engrasarse…

P1100262

Vieja borda en El Bernacho.

La ruta… una pasada. Imprescindible…

Ahora toca seguir con las vacaciones, a Cantabria. Cruzaremos por el Portillo de Lunada, cuya vertiente cántabra tiene el puerto de montaña más impresionante que he visto hasta la fecha.

P1100258

Vistas hacia el valle del río Miera, antes de comenzar a descender a El Bernacho.

DATOS TÉCNICOS

Distancia recorrida: 14 kilómetros (nos podemos ahorrar 5 kilómetros si aparcamos al final de la pista de El Bernacho).

Desnivel positivo acumulado: 750 m+

Tiempo neto: 4 horas y 30 minutos.

Fecha de realización: 25/07/2015

Cartografía: Macizo de Castro Valnera. Escala: 1:20.000. Editorial: Cetyma