Travesía en la Sierra de Vicor. De Aluenda a Viver de Vicort

De Aluenda a Viver de Vicort por el pico del Rayo

La sierra de Vicor (también conocida como sierra de Vicort o sierra Vicora), en el Sistema Ibérico de Zaragoza, alberga en su cara Norte algunos rincones espectaculares. Apenas a 50 kilómetros en línea recta de la capital maña, tenemos un pequeño oasis para huir de la estepa, con bosques mediterráneos, sendas sinuosas e incluso con un acebal más propio de otras latitudes.

IMG_4938

Vistas al pueblo de Inogés desde la ladera Norte de la Sierra de Vicor.

En esta ruta, cruzaremos la sierra de extremo a extremo huyendo de las pistas forestales que recorren toda la cara Norte de la montaña. Uniendo sendas, conseguiremos ir de Aluenda a Viver de Vicort, dos aldeas que sobreviven al paso de los años y que sorprenden por su pequeño tamaño.

Captura

Croquis detallado de la ruta. Fuente: IGN / Wikiloc

Detalles del recorrido

Sobre las 10:30 de la mañana llego al pueblo de Aluenda. Una pequeña explanada en la entrada del pueblo permite dejar el coche sin problemas. Sorprende el pequeño tamaño del pueblo, siendo que está ubicado junto a la antigua carretera N-II (MadridBarcelona) y muy cerca de la moderna autovía A-2. A un paso del pueblo, una vieja gasolinera abandonada recuerda que por este lugar pasaron miles de coches cada día hace no muchas décadas.

El pueblo tiene mucho encanto. Está enclavado en el barranco de Aluenda, entre campos de frutales y bosques. Según las estadísticas, aquí viven 10 habitantes aunque la realidad es que el pueblo parece desierto ahora en invierno.

IMG_4923

Plaza de Aluenda.

Las marcas y carteles del GR 90.2 nos ayudan a orientarnos en estos primeros pasos de la ruta. Este GR une Aluenda con Viver de Vicort pero lo hace a través de una aburrida pista que cruza toda la cara Norte de la sierra, por ello no parece la opción más atractiva.

IMG_4929

La senda remonta el barranco de Aluenda por un bosque de encinas.

Abandonamos el pueblo por una pista que pronto se torna en senda. Iremos remontando el barranco de Aluenda por este precioso camino, siempre a través de un tupido bosque de encinas. Este sendero es una de las pequeñas joyas que alberga esta sierra, merece la pena degustarlo con calma.

IMG_4932

Seguimos por senda, camino del collado de Aluenda.

El camino remonta algo más de 300 metros de desnivel hasta alcanzar el collado de Aluenda (1.111 m). Estamos en un cruce de caminos. El sendero GR sigue a mano derecha y a mano izquierda sale una pista con dirección a El Frasno. Nosotros seguiremos recto por una débil senda apenas marcada y sin balizar que atraviesa un pinar.

La senda desemboca en la carretera militar que sube a la base militar EVA1, situada en el pico de la Nevera a 1.411 metros de altitud. Cruzaremos la carretera y el quitamiedos para seguir por el lado contrario. La débil senda nos deja en un campo de frutales. Precaución, esta zona es una propiedad privada y tendremos que ser respetuosos con el entorno.

Saldremos a una pista que va recorriendo esta zona de campos. Enfrente, el pico Marigil (1.213 m) y el collado del mismo nombre aparecen bien definidos en el horizonte. Debemos dirigir nuestros pasos a dicho collado.

IMG_4938

Vistas a Inogés. Detrás, la sierra de Algairén.

Abandonaremos la pista para salir a otro campo de frutales. Cuando este acaba, la senda sigue bien definida entre pinos y corona el collado de Marigil (1.157 m) tras una fuerte pendiente. Este camino está balizado con marcas de pintura blancas y verdes de sendero local.

Coronado el collado, bajaremos unos metros por pista hasta conectar con una nueva senda que nace a mano derecha y se interna en el pinar. Es la senda que nos conducirá al refugio del Acebal y, posteriormente, a la cima del pico del Rayo.

IMG_4942

Atravesando el pinar, camino al refugio del Acebal.

La senda atraviesa un bosque de pinos muy bonito. Toda esta zona de la sierra fue reforestada con pino entre 1910 y 1930, como tantas otras zonas de la “España seca”. Antes de salir al refugio, pasaremos por una zona con bastante acebo que es la que da nombre al lugar. Superada la suave pendiente, saldremos a una pista forestal por donde discurre el GR 90.2, a la altura del refugio del Acebal (1.250 m).

Sin llegar a parar, continuaremos caminando por una senda que comienza en la parte trasera del refugio y que está bien definida. La senda traza una diagonal en la cara Norte de la sierra para ir ganando metros poco a poco de forma cómoda.

IMG_4946

Tras la visita al refugio, seguiremos subiendo camino a la cima del Pico del Rayo.

El entorno es muy bonito y húmedo, hay musgo de un verde intenso por todas partes. Las precipitaciones en esta sierra no superan los 600 mm al año, una cifra muy humilde si la comparamos con otras zonas de Aragón, pero en esta cara Norte, a 1.300 metros de altura, el clima es bastante fresco y eso se nota en la vegetación que nos rodea.

IMG_4953

En el cordal, muy cerca de la cima del Pico del Rayo.

Saldremos al cordal. El viento y el frío hacen acto de presencia, el día es muy desapacible. Caminaremos por la pista forestal que conduce a la caseta que hay en la cima del pico del Rayo, a 1.427 metros de altura.

Hacemos cima, pero apenas nos detenemos. Bajaremos ahora por una senda balizada con marcas azules y amarillas que sale de la misma cima con dirección Sur. La senda desciende la pronunciada ladera de forma bastante directa hasta alcanzar una especie de collado entre dos cotas. Esta senda balizada de azul y amarillo forma parte del recorrido de la Vicorada, marcha senderista que parte de Sediles, pueblo situado en la cara Sur de la sierra y que cuenta con un balizaje permanente.

IMG_4956

Seguimos por el cordal, dirección Sur.

La senda de la Vicorada pronto gira a mano derecha. No tomaremos este desvío y seguiremos rectos por el cordal. La senda se difumina pero pronto vuelve a aparecer. Este camino está muy poco marcado, especialmente al principio, lo que obligará a estar muy atentos para no perderlo.

IMG_4961

Una mirada atrás, tras descender del pico del Rayo.

Ya por el cordal, caminaremos por terreno poco favorable. La senda es incómoda, con mucha piedra suelta y bastante inclinada en algunos tramos. El entorno también ha cambiado mucho, apenas hay árboles y avanzamos por terreno desprotegido ante las inclemencias del tiempo, nada que ver con el sendero de subida, muy protegido del viento.

IMG_4969

Bajando hacia Viver de Vicort.

Iremos perdiendo metros de forma progresiva y constante. La senda se va hacia el lado Norte del cordal y, una vez la hemos encontrado, es bastante fácil de seguir por la gran cantidad de hitos que vamos encontrando.

IMG_4971

Llegando a un bosque de pinos. Último tramo antes de alcanzar Viver de Vicort.

En la parte final, la senda se introduce en un pinar. de repoblación La senda se difumina por momentos pero su trayectoria es bastante lógica y esto ayuda a seguirla sin muchos problemas.

IMG_4974

Atravesando el pinar, poco antes de llegar a Viver de Vicort.

La senda sale del pinar y, ya llegando a Viver de Vicort, se acaba difuminando en las eras del pueblo, cubiertas de hierbas altas. No importa, tenemos el pueblo muy cerca, a apenas 100 metros.

IMG_4990

Sierra de Vicor desde las eras de Viver de Vicort.

Entramos en esta pequeña aldea, situada en un altiplano de la sierra a más de 1.000 metros de altitud y habitada por apenas 3 personas en invierno. También parece desierta… nos damos un paseo por sus calles y por la plaza de la iglesia, aprovechando para beber algo de agua en la fuente.

IMG_4983

Iglesia y fuente en Viver de Vicort.

Tras la breve visita, acudo a la entrada del pueblo donde hay varios carteles con información del GR 90.2 (que prosigue hacia Codos) y un gran peirón de ladrillo con el nombre del pueblo y varios santos en su interior.

IMG_4980

Peirón a la entrada de Viver de Vicort.

Esta aldea, muy aislada, pertenece al municipio de Belmonte de Gracián, población situada al Sur de la sierra de Vicor, en el valle del río Perejiles. Una pista sube desde esta población y otra desde Santa Cruz de Grío, al Norte de la sierra. Esta última pista también pasa por la aldea deshabitada de Aldehuela de Santa Cruz.

Todavía queda volver a Aluenda… si tenemos dos coches no hay problema, pero no es mi caso. Para volver, opto por tomar el GR 90.2 que va por pista, no hay pérdida. Son 12 kilómetros y unos 350 metros de desnivel positivo, un poco aburridos, pero pasan rápido si se hacen corriendo. Descarté volver por el mismo camino pues el día estaba bastante frío y feo por el cordal.

IMG_4992

Base militar en lo alto del pico de la Nevera. Foto hecha en el GR 90.2, al volver hacia Aluenda.

Bonita travesía, con paisajes variados y muchos tramos de senda muy bonitos. Imprescindible para conocer a fondo esta Sierra de Vicor y sus pueblos.

Datos técnicos

Distancia: 10,5 km

Desnivel positivo superado: 730 m+

Tiempo neto: 1 hora y 50 minutos (entrenamiento de carrera de montaña)

Fecha de realización: 30/11/2019

Cartografía: Visor IGN

Track Wikiloc

Otras rutas en la zona

Pico del Rayo. Circular desde Inogés

Pico Valdemadera. Circular en la sierra de Algairén

Síguenos en redes sociales

Wikiloc

Facebook

Twitter

Instagram

 

 

Tastavins Trail 32K

Tastavins Trail Edición 2019. El Hereu (32 km y 1600 m+)

Tastavins Trail es una carrera bastante joven que se desarrolla en el pueblo turolense de Peñarroya de Tastavíns, en la comarca del Matarraña. Esta es la tercera edición de la prueba y con ella se estrenaba la modalidad de 32 kilómetros llamada El Hereu, nombre que toma del pico más alto que se corona en el recorrido.

Hereu 5-600

Laderas del Hereu. Foto: http://tastavinstrail.com/

La prueba es muy atractiva. Recorre, siempre a través de sendas, los barrancos, bosques y picos que rodean al pueblo, montañas muy cercanas al macizo de Els Ports y al Parque Natural de la Tinença de Benifassa, ya en la Comunidad Valenciana. Paisajes mediterráneos, montañas escarpadas, desniveles potentes y sendas muy divertidas y rápidas, un lugar ideal para la práctica del trail running.

mapa32KElHereu

Croquis de la carrera. Fuente: http://tastavinstrail.com/

Crónica y detalles del recorrido

Tras acabar el verano un poco saturado por la larga distancia, después de correr la prueba por etapas del Grand Raid Pyrenees, decidí cancelar mi inscripción a la Ultra Trail Os Foratos de Lomenas y buscar una carrera más asequible y disfrutona. La elegida fue la Tastavins Trail que este año “se estiraba” con una distancia más larga de 32 kilómetros. Tenía ganas de venir por esta zona, pues hace ya un tiempo que no visitaba Els Ports y todavía no conocía las famosas Peñas del Masmut. Sin duda fue una decisión muy acertada porque disfruté como un enano.

3tastavins-88a0012-592973

Peñarroya, minutos antes de la salida. Foto: http://tastavinstrail.com/

A las 8 de la mañana arranca la prueba de 32 kilómetros. No estamos muchos, unos 35 corredores, así que salgo a ritmo alegre, animado al verme delante. Los primeros metros discurren por el pueblo e incluyen la visita al Inhóspitak, una de las sedes que Dinópolis tiene repartidas por la provincia de Teruel. La sensación de correr por un museo con el esqueleto de un dinosaurio al lado es bastante curiosa…

Tras la visita al museo, seguiremos por el casco urbano. Cruzaremos la línea de salida de nuevo y comenzaremos una dura subida a la parte alta del pueblo por estrechas calles, aquí comienza la carrera de verdad. Terminaremos saliendo a una pista que recorre la parte posterior del pueblo.

3tastavins-88a0124-592973

Recorriendo las calles de Peñarroya. Foto: http://tastavinstrail.com/

Tras el corto tramo de pista, saldremos a una sendita. Los tres kilómetros posteriores son rápidos, con sendas cómodas a través de pinar y algún subibaja. En este terreno se me escapan los primeros y me adelantan un par de corredores más, quedándome en el puesto 7º, posición en la que me mantendré casi toda la carrera.

Iremos rodeando el pico de La Tossa (1.194 m) por su cara Oeste hasta descender al barranco d’Enferry. Estamos en el km. 6 de carrera. En este punto, la carrera se vuelve algo más técnica. El entorno es muy bonito, estamos en un barranco abrupto rodeados de pinares y vegetación… un lugar inhóspito y salvaje.

Poco a poco, alcanzamos la cabecera del barranco donde hay una cascada. No se puede seguir adelante, así que las balizas nos conducen a mano izquierda, abandonando el barranco por una escarpada ladera.

Tras abandonar el barranco, saldremos a terreno más cómodo. Seguiremos subiendo por buena senda hasta alcanzar el Mas del Molinars (1.036 m), una masía en ruinas donde encontramos el primer avituallamiento importante.

Tras parar a beber algo, seguimos con la carrera. Toca ahora una subida bastante llevadera al Cingle Sant Jaume (1.238 m), primera cima del día. La subida es larga y salva poco desnivel, por ello, se puede correr en bastantes tramos.

En la parte final, hay un breve tramo de pista donde se puede apretar bastante. Después, saldremos a senda y por un sendero balizado como PR coronaremos el Cingle Sant Jaume, desde donde se obtienen unas vistas magníficas de todo el entorno de Peñarroya.

Como curiosidad, este tramo de subida al Cingle Sant Jaume discurre por la provincia de Castellón. Concretamente por el pueblo de Coratxà, una de las localidades por donde pasa la magnífica ruta de 7 pobles que hice hace un par de años.

La bajada del Cingle Sant Jaume es rápida y muy agradable. Senderos rápidos y muy bonitos donde apretar un poco y disfrutar. Pasaremos junto a la cima de La Tossa donde encontraremos el segundo avituallamiento importante y un control de tiempos.

Desde hace poco, ya nos hemos juntado con los participantes de la carrera de 17 Km. La verdad es que agradezco ir con un poco de compañía, aunque solo sea por tener alguna referencia visual.

3tastavins-88a0195-592974

Pasando por delante de las Peñas del Masmut. Foto: http://tastavinstrail.com/

Desde La Tossa, bajaremos hasta el cauce seco del río de los Prados pasando por delante de las Peñas del Masmut. La panorámica es muy bonita, merece la pena reducir un poco el ritmo y alzar la vista para disfrutar del entorno que nos rodea.

La bajada al lecho del río desde el Cingle Sant Jaume ha sido muy rápida. Son unos 8 kilómetros y 500 metros de desnivel negativo. Estamos ahora en el kilómetro 20 y queda una subida muy dura… Sin embargo, aprovecharemos un tramo cómodo de pista de apenas un kilómetro donde avanzaremos paralelos al cauce del río para soltar las piernas.

En el kilómetro 21 encontramos un nuevo avituallamiento. Aquí decido parar unos minutos para comer algo y rellenar los botellines. Es un avituallamiento crucial pues a continuación comienza la subida al Hereu, de 600 m+.

22907453Master

Masías y bancales en la subida a El Hereu. Foto: http://tastavinstrail.com/

Bien comido y bebido, seguimos corriendo y pronto enlazamos con la senda que sube al Hereu. A través de pinares, le iremos ganando metros a la montaña. Sobre la cota 1000, saldremos a una zona de masías en ruinas donde el terreno está completamente abancalado. Qué dura debía ser la vida aquí hace unos años…

Hereu 5-600

Tramo final a El Hereu. Foto: http://tastavinstrail.com/

Las sendas, en general, son bastante cómodas y la subida se hace llevadera. El último tramo es espectacular, las vistas se abren y el sendero pasa junto a los cortados de la cara Oeste… uno de los momentos más bonitos de la carrera.

Hacemos cima en El Hereu (1.321 m), estamos en el km. 25, quedan 7 para meta y las piernas no van mal… Comienza aquí un descenso bastante técnico hasta el lecho del río de los Prados de 600 m-.

22907450Master

El Hereu, cima. Foto: http://tastavinstrail.com/

El camino no deja correr muy rápido porque hay bastante roca suelta y tramos muy inclinados. No obstante, el ritmo que llevo no es malo y disfruto mucho.

Por fin, alcanzamos el río de los Prados, km. 29. Cruzaremos el cauce del río a través del puente Canaletes y afrontaremos la última de las subidas del día. Son apenas 150 m+ que discurren por la cara Norte de las Peñas del Masmut. No es un tramo duro pero a estas alturas las piernas van ya bastante cargadas…

6O1A9961

En el tramo final ya tendremos el pueblo a la vista. Foto: http://tastavinstrail.com/

En este tramo final, junto al Mas de Amargos, encontramos el último de los avituallamientos. Decido no parar y adelantar así al sexto corredor… Bastante animado, tiro para abajo apretando los dientes. Pronto aparece el pueblo. Entraremos al casco urbano por su parte alta y, tras un corto callejeo, llegaremos a la plaza de la Iglesia donde se encuentra la línea de meta. Conseguido!!

Finalmente, sexto puesto con un tiempo de 3 horas y 43 minutos, algo más de las 3 horas y media que tenía en mente, aunque también es cierto que la carrera ha sido más técnica de lo que esperaba.

Captura

Clasificación final. Fuente: https://tempofinito.com/

Acabo muy contento, no tanto a nivel competitivo sino por lo bien que me lo he pasado. La carrera es muy divertida y de lo más bonito que he corrido en Aragón. Seguramente, volvamos pronto a esta zona para seguir descubriendo estos senderos con más calma. El proyecto Peñarroya 1300 ha balizado muchas de las sendas por donde pasa la carrera y tiene una serie de rutas muy interesantes. Merece la pena la visita, sin duda.

Datos técnicos

Distancia: 32 km

Desnivel positivo superado: 1.600 m+

Tiempo: 3 horas y 43 minutos

Clasificación: 6 de 35 corredores

Links

Track Wikiloc

Web de la carrera

Facebook de la carrera

Clasificaciones

Opinión personal

Esta carrera ha sido la “sorpresa” del año. Me apunté de forma un poco improvisada, sin saber muy bien qué me iba a encontrar y la carrera ha superado con creces mis expectativas. El recorrido es brutal, divertido y disfrutón, de los que me gustan, con sendas rápidas y algún tramo técnico puntual. La organización muy buena, con bastantes voluntarios en el monte, buen marcaje y avituallamientos abundantes. El ambiente muy bueno… Sí que es cierto que en la distancia de 32 km estábamos poquitos, pero las otras distancias son mucho más populares y había más inscritos. Al margen de los primeros kilómetros, donde sí íbamos solos, el resto de la carrera te ibas juntando con personas de las otras distancias y se notaba que había bastante movimiento.

En definitiva, una carrera que recomiendo al 100% y una zona que merece la pena visitar.

logo

 

Estrechos del río Martín. Alcaine – Obón – Peñas Royas.

Recorriendo el cañón del río Martín por el GR 262

El río Martín es uno de los principales afluentes del Ebro por su margen derecha. Atraviesa de Norte a Sur la provincia de Teruel, desde su nacimiento en la sierra de San Just hasta su desembocadura en Escatrón, ya en la provincia de Zaragoza.

IMG_4596

Saliendo del cañón, con Alcaine al fondo.

En su tramo alto y medio, atraviesa la comarca de las Cuencas Mineras, una vasta extensión con un clima bastante seco y duro. En este punto, se encuentra el tramo del río Martín más interesante a nivel paisajístico, entre las poblaciones de Peñas Royas o Peñarroyas (pedanía de Montalbán) y Alcaine.

En esta reseña se detallan dos rutas diferentes:

  • Ruta 1: Alcaine – Obón – Alcaine
  • Ruta 2: Obón – Peñarroyas – Obón

De esta forma, se recorren los más de 20 kilómetros de tramo encañonado por donde discurre el GR 262 (sendero del río Martín). Descubriremos un cañón muy interesante, profundo y con una vegetación muy variada, que contrasta con el paisaje estepario que lo rodea.

NOTA IMPORTANTE: como se detalla en las reseñas, estas rutas conllevan varios vadeos del río Martín donde es normal que nos mojemos los pies. El caudal del río no suele sobrepasar los 20 o 25 cm pero si ha llovido la cosa se puede complicar. Recomiendo consultar el caudal del río en la página de la CHE, que tiene datos a tiempo real de la estación fluvial del río Martín a su paso por Alcaine.

Ruta 1: Alcaine – Obón

Captura

Croquis detallado. Fuente: Wikiloc / IGN

Comenzamos la ruta en el parking que existe a la entrada de Alcaine. Sorprende este pequeño pueblo, situado en un risco sobre la vega del río Martín. Un conjunto muy numeroso de torres defensivas de origen musulmán rodea la población. Merece la pena su visita, pues desde ellas se obtiene la mejor panorámica de la localidad.

IMG_4576

Alcaine desde el torreón del Puntal.

En estos primeros compases de la ruta, me decido a visitar las torres defensivas situadas al Norte de la población. El camino hasta ellas tiene algunos tramos equipados, ya que hay que atravesar una cresta de roca. No es para nada peligroso.

IMG_4580

Torreón del Puntal.

Aprovechando la visita al torreón del Puntal, bajo unos metros hasta alcanzar la Cueva de los Esquiladores, muy cercana a la torre. Tras la visita, vuelvo a la entrada del pueblo y, ahora sí, desciendo hasta el cauce seco del río Radón, a la altura del estrecho del Hocino.

IMG_4584

Estrecho del Hocino.

En este punto, las paredes de roca casi encierran el cauce, es un lugar muy vistoso. Al otro lado de los estrechos, el paisaje se abre y salimos al cauce del Martín, pocos metros antes de la cola del embalse de Cueva Foradada.

IMG_4586

Río Martín, bajo el pueblo de Alcaine.

Tomaremos la pista que sale a la derecha y que va rodeando el pueblo, pegada al río. Al alcanzar una pista polideportiva, tendremos dos opciones:

  • Tomar la senda que sale a la derecha con dirección a Obón.
  • Tomar el camino que sale a la izquierda con dirección a la Cañada de Marco, abrigo con pinturas rupestres que es Patrimonio de la Humanidad.

Me decido a tomar el camino de la izquierda, ya que quería visitar las pinturas y si voy desde el camino de Obón, es más largo y menos variado.

La decisión fue equivocada. El sendero que conduce al abrigo es una variante del GR 262 que, sin embargo, está bastante abandonada. Al principio del mismo, se atraviesan unos campos de cultivo pero el problema viene al cruzar el río. La pequeña pasarela metálica se ha desplomado y hay que mojarse los pies para cruzar. Al otro lado, los cañizales y la vegetación se han comido parte del camino y toca abrirse paso como una buenamente pueda… Al final, acabamos saliendo al camino principal que va al abrigo desde la senda de Obón (GR 262 principal), a la altura de una pasarela en buen estado.

IMG_4590

Pinturas rupestres en la Cañada de Marco.

Una vez pasado el “trance” y ya por la senda buena, la visita al abrigo es muy agradable. El sendero rodea un meandro del río y asciende hasta el abrigo. Las pinturas se ven bastante bien y la panorámica del cañón que se obtiene desde aquí arriba es muy bonita.

IMG_4593

Cañón del río Martín desde el abrigo donde su ubican las pinturas.

Tras la visita, tomo el camino “bueno”, cruzo el río por la pasarela y conecto con la senda principal. Ahora ya no hay pérdida, dirección Sur hacia Obón.

Los primeros kilómetros son muy agradables, casi llanos. La senda discurre unos metros por encima del cañón, las vistas son muy buenas y, a pesar del ambiente casi estepario, el paisaje es bonito.

IMG_4596

Vega del río Martín y Alcaine al fondo.

Alcanzaremos un collado desde donde se obtienen unas vistas muy buenas de Alcaine, sus torres y la vega del Martín y seguiremos por la cómoda senda unos cientos de metros más hasta terminar bajando al cauce del río en un punto donde el cañón se abre.

IMG_4598

Bajando al cauce del río.

Tras un corto llaneo, la senda se desvía a mano derecha de forma brusca, buscando la pared derecha del cañón. Estamos ante el primer paso equipado del día, de los tres que tiene la ruta. Unas grapas nos permiten subir hasta una grieta en la pared. La senda, estrecha pero sin peligro, asciende para salir del cañón.

IMG_4656

Hacia el primer paso equipado, una pequeña trepada.

Una vez arriba, la senda vuelve a situarse unos metros por encima del cauce. Tenemos por delante otro tramo muy cómodo y bonito…

De forma repentina, toca bajar de nuevo al cauce del río. La senda zigzaguea para descender al lecho en un punto donde, de nuevo, el cañón se abre bastante. En este lugar se encuentra un segundo abrigo con pinturas rupestres, conocido con el nombre de La Coquinera. Me acerqué hasta él pero no pude distinguir las pinturas… una pena.

IMG_4604

Tramo por encima del cañón, tras superar el primer paso equipado.

De vuelta al sendero, cruzaremos el río para situarnos en la orilla de enfrente y afrontar así el segundo paso equipado del día. Este paso es evitable si no nos importa mojarnos los pies. Para los más aventureros, es un paso muy recomendable. Unas pequeñas plataformas metálicas y un pasamanos, permiten al caminante pasar por encima de una pequeña poza del río. El paso no es difícil y tiene su punto.

IMG_4638

Segundo paso equipado del día.

Ya al otro lado, la senda llanea paralela al curso del río en una zona con abundante vegetación, muy agradable.

IMG_4635

Tramo tranquilo entre el segundo y el tercer paso equipado.

Avanzamos rápido hasta alcanzar el tercer paso equipado, justo antes de abandonar el cañón para dirigirnos a Obón. Es un paso evitable también si el río no baja muy cargado. Este nuevo paso no tiene dificultad, se trata de caminar por una pasarela metálica con un pasamanos.

IMG_4628

Tercer paso equipado.

Superado el paso tenemos dos opciones:

  • Visitar el barranco del Regallo.
  • Seguir directos a Obón.

Opté por la visita al angosto barranco, pues había leído que era muy interesante y así fue. La senda, equipada con un pasamanos, se interna en el estrecho barranco hasta alcanzar un punto donde el cauce se convierte, prácticamente, en un túnel de roca.

IMG_4609

Paso equipado en el Barranco del Regallo por donde no es necesario pasar.

En el barranco del Regallo han colocado un nuevo paso equipado con unas pequeñas plataformas metálicas para los pies y una cadena. En este punto, me doy la vuelta para volver al sendero principal y poner rumbo a Obón.

IMG_4606

Río Martín, antes de abandonar su cauce para subir a Obón.

De vuelta a la ruta, toca ahora subir unos metros de desnivel para abandonar el cañón. Por terreno totalmente estepario, entre algunos campos de olivos, salimos por senda y nos acercamos a Obón.

IMG_4613

Tomando altura por encima del cañón.

Metros antes de alcanzar su núcleo, hay un bonito mirador desde donde se obtiene una panorámica del pueblo.

IMG_4617

Obón.

Tras la foto obligada, descendemos de nuevo al cauce del río, ya junto al casco urbano. Cruzamos el puente de la localidad y visitamos sus calles. Destaca la curiosa iglesia de la Asunción de estilo mudejar, y la plaza, donde aprovecho para rellenar las cantimploras.

IMG_4618

Iglesia de Obón.

Las callejuelas, sinuosas y empinadas, son muy bonitas. El pueblo es muy pequeño pero tiene mucho encanto…

IMG_4640

De vuelta a Alcaine.

Tras la visita, toca volver a Alcaine por el mismo camino. La vuelta es más rápida, pues la hago directamente, sin visitar los abrigos y, cuando ya estoy debajo de Alcaine, subo por su lado Sur, gracias a un camino empedrado muy bonito.

IMG_4668

Me despido del río Martín…

Ya en el pueblo, una vez en el parking, me decido a subir a las torres defensivas del lado Sur para fotografiar el pueblo desde arriba. Todo un acierto, la vista es muy bonita con todo el casco urbano y el pantano al fondo, tras los riscos.

IMG_4674

Alcaine, visto desde las torres defensivas del lado Sur.

Datos técnicos de la ruta 1

Distancia: 22 km

Desnivel positivo acumulado: 900 m+

Tiempo neto: 3 horas (entrenamiento de carrera de montaña)

Fecha de realización: 26/10/2019

Cartografía: Visor IGN

Track Wikiloc

Ruta 2: Obón – Peñas Royas / Peñarroyas

Sin título

Croquis detallado. Fuente: IGN / Wikiloc

Partiremos de la parte baja del pueblo de Obón. Al final del mismo, en una curva de la carretera, veremos unos carteles amarillos con las indicaciones del sendero GR 262. No hay pérdida, el camino a Peñarroyas está muy claro, caminaremos dirección Sur pasando por el cementerio de la localidad situado a las afueras.

IMG_4921

Vamos dejando atrás Obón.

La pista que conduce al cementerio se torna muy pronto en senda. Las vistas a mano izquierda son muy buenas, con el Cañón del río Cabra en primer término. Hay incluso un mirador con algunos paneles informativos.

IMG_4918

Huerta de Obón y, detrás, el cañón del río Cabra.

La senda tuerce a la derecha y acaba desembocando en una pista que recorre la vega del río Martín, avanzando entre campos de cultivo. En un determinado momento, la pista cruza el río y existe una primera pasarela que evitará que nos mojemos los pies.

IMG_4912

Junto al río Martín, en la Fuente del Batán.

Pocos metros más adelante, encontraremos una segunda pasarela hecha con un gran tronco de árbol tallado. Al otro lado de la misma, veremos la Fuente del Batán, un rincón muy bonito con varias mesas y bancos a modo de merendero y un agua muy fresca.

Seguiremos por pista unos metros más hasta que veamos que las marcas blancas y rojas del GR 262 tienden a irse a la derecha, abandonando la pista. Estamos en un tramo del cañón donde el paisaje vuelve a abrirse.

IMG_4911

El cañón se abre a la altura del Hocino de Chornas.

En este punto veremos un nuevo cartel indicador. A la derecha, podremos subir al conocido como Hocino de Chornas, un abrigo con pinturas rupestres. Opté por subir aunque hay que reconocer que las pinturas son casi imperceptibles… Para llegar al abrigo, situado en medio de una pared de roca, hay que utilizar una escalera metálica de varios metros de altura que está anclada a la pared… precaución.

Tras la corta visita al abrigo, seguiremos por senda. Ahora el camino se eleva unos metros sobre el cañón y nos permite obtener unas buenas vistas de los estrechos. El paisaje todavía es muy seco, estepario, pero veremos como poco a poco va cambiando a medida que nos acerquemos a Peñarroyas.

IMG_4907

Cogiendo altura sobre los Estrechos del río Martín.

Un cartel amarillo junto a la senda nos alerta de la presencia de nuevas pinturas rupestres. Esta vez en un abrigo vallado conocido como El Cerrao. Estas nuevas pinturas sí que son bastante más visibles.

IMG_4828

Pinturas rupestres del Cerrao.

Seguiremos por senda, en leve subida, por terreno despejado. Alcanzaremos una especie de collado desde donde se obtienen unas vistas muy buenas del tramo más encañonado y agreste del río, tramo al que descenderemos en los próximos minutos.

IMG_4901

Tramo más abrupto del cañón.

La senda traza un zig-zag y pierde metros cómodamente hasta alcanzar el lecho del río, que goza de unos colores extraordinarios, todavía muy otoñales. Al otro lado del río, colgada de un risco, destaca una especie de vieja torre defensiva en ruinas. Encontraremos varias a lo largo del recorrido, desconozco si son de origen musulmán como las de Alcaine.

IMG_4897

A punto de comenzar el tramo más encañonado y técnico.

La senda se interna en una pequeña “jungla”. El camino, a veces, se pierde un poco por la densa vegetación, en especial de juncos de gran tamaño. Iremos pasando como buenamente podamos hasta alcanzar un paso equipado con unas plataformas metálicas para los pies y un pasamanos.

IMG_4841

Primer tramo equipado.

El paso equipado es muy divertido. No tiene dificultad y tampoco riesgo… Si alguien no se atreve siempre podrá caminar por el río o por la otra orilla…

Al acabar el tramo con pasamanos, tendremos un pequeño paso en roca que desemboca en un nuevo paso equipado, esta vez un corto descenso con grapas a modo de escalera.

IMG_4848

Segundo tramo equipado del día.

Seguiremos en esta pequeña “jungla”, ya por terreno algo más despejado. Cruzaremos el río siguiendo las marcas del camino y llegaremos a un nuevo paso equipado, situado en un lugar donde el cañón se estrecha mucho. Es un pasamanos que ayuda a superar un tramo de roca inclinado y un poco resbaladizo que da al río.

IMG_4889

Pasamanos, tercer paso equipado del día.

Esta zona es agreste y con mucha vegetación. Merece la pena detenerse un rato y echar la vista hacia arriba. Seguramente sea el tramo más espectacular que hay entre Alcaine y Peñarroyas.

IMG_4857

Pleno otoño junto al río Martín.

Acabaremos saliendo de este tramo tan encañonado. El paisaje vuelve a abrirse de forma progresiva. En este punto, además, desemboca el Barranco del Val en el río Martín, barranco que, por cierto, baja completamente seco.

IMG_4884

Abandonando el tramo más encañonado del río Martín.

Ya va quedando menos para llegar a Peñarroyas. En los últimos kilómetros, volverán a aparecer una serie de torres defensivas en los riscos que rodean al cañón. El paisaje es bonito y tiene más vegetación que los tramos anteriores de Alcaine y Obón. Los pinos y el rodeno (roca arenisca rojiza que también encontramos en otros lugares de la provincia como la Sierra de Albarracín) comienzan a hacer acto de presencia a medida que nos vamos acercando a Peñarroyas.

IMG_4882

Volviendo a coger altura, ya muy cerca de Peñarroyas.

La senda vuelve a ganar altura tras vadear el río. El Martín va quedando abajo a mano izquierda y, sin dificultades, terminaremos alcanzando el llamado mirador del Portillo, un lugar espectacular desde donde se obtiene la mejora panorámica de Peñarroyas.

El mirador está situado en una gran roca de rodeno bastante pulida y está protegido por unas sirgas metálicas. Es seguro y merece la pena asomarse.

IMG_4874

Peñarroyas desde el mirador del Portillo.

Tras echar algunas fotos, bajaremos al pueblo por una senda bien marcada. Sorprende el tono rojizo intenso de las paredes de rodeno que rodean al pueblo, así como su iglesia, que se conserva en bastante buen estado.

IMG_4875

Iglesia de Peñarroyas.

Con apenas 10 habitantes censados, esta pedanía de Montalbán es una aldea muy pequeña, pero también muy bonita. Merece la pena darse una vuelta por sus tranquilas callejuelas… parece que en ellas el tiempo se ha detenido.

IMG_4880

Detalles curiosos en Peñarroyas.

Tras rellenar los botellines en la fuente que hay junto a la iglesia, es hora de volver a Obón. A buen ritmo, sin prisa pero sin pausa, vuelvo al trote en apenas 1 hora y 10 minutos, cerrando así esta segunda ruta en los Estrechos del río Martín, más bonita e interesante si cabe que la primera.

Datos técnicos de la ruta 2

Distancia: 19 km

Desnivel positivo acumulado: 650 m+

Tiempo neto: 2 horas y 45 minutos (entrenamiento de carrera de montaña)

Fecha de realización: 16/11/2019

Cartografía: Visor IGN

Track Wikiloc

Algunos links interesantes

Como comentaba en la reseña, la comarca de las Cuencas Mineras es una gran desconocida para los aragoneses a nivel de naturaleza y paisajes. Desde la carretera, parece un lugar seco, despoblado e inhóspito, pero tiene lugares muy bonitos y que merece la pena conocer.

Los principales atractivos a nivel de naturaleza están relacionados con el río Martín: el Chorredero o cascada donde nace el río, el Hocino del Pajazo y el Hocino de la Rambla en Martín del Río… Son lugares de acceso sencillo, con rutas cortas, por lo que podemos aprovechar la visita para verlos en un solo día.

Si además de estar interesados en la naturaleza de la zona, tenemos tiempo y ganas para descubrir sus pueblos y su cultura, podemos visitar la web del Parque Cultural del río Martín donde encontraremos bastante información útil de la zona.

Síguenos en redes sociales

Wikiloc

Facebook

Twitter

Instagram

 

Ermita de San Pedro de la Roqueta

Circular Villarluengo – Pitarque – Montoro de Mezquita. Maestrazgo (Teruel)

Circular en el Maestrazgo turolense por los senderos GR-8 y PR-TE 9 

La histórica comarca del Maestrazgo está situada a caballo entre las provincias de Castellón y de Teruel. Se caracteriza por tener un terreno calizo, con un paisaje agreste donde los barrancos y las parameras conviven en armonía con largas extensiones de pinar.

IMG_4458

Montoro de Mezquita, en la vega del río Guadalope.

Estamos, por tanto, en una zona de media montaña. Uno de sus grandes atractivos es la red de senderos y caminos de herradura que posee, conservados en un perfecto estado. En esta ruta, usaremos esa red de senderos para unir tres poblaciones en una circular bastante lógica: Villarluengo, Pitarque y Montoro de Mezquita.

Captura

Croquis. Fuente: IGN / Wikiloc

En total, unos 27 kilómetros muy variados donde encontraremos muchos atractivos. Por supuesto atractivos naturales, como el entorno de Pitarque y sus muelas y ríos, así como atractivos etnográficos, como el diminuto pueblo de Montoro de Mezquita donde solamente quedan 7 habitantes empadronados o los muros de piedra seca que salpican toda la ruta.

NOTA: La idea de esta ruta la obtuve de la carrera de montaña Maestrail, concretamente de su distancia media conocida como “La Vuelta al Cantalar“. El año pasado estaba inscrito y no pude acudir por lesión. Este año me he “sacado la espinita” aunque sea sin dorsal.

Detalles del recorrido

A las 11:30 de la mañana llego al Hostal de la Trucha. Ha sido un viaje largo desde Zaragoza aunque bastante cómodo… Hasta Ejulve la carretera está impecable, sin embargo, el tramo EjulveVillarluengo está en obras y tiene algunos tramos de tierra. Están ampliando y mejorando la carretera, que forma parte de la Silent Route, una ruta turística para promocionar esta zona de Teruel.

El Hostal de la Trucha está enclavado en una zona encañonada del río Pitarque, poco antes de su desembocadura en el Guadalope y muy cerca de los famosos Órganos de Montoro. Hay poco espacio para aparcar en la carretera, junto al hostal, a lo sumo uno o dos coches.

Vega del río Pitarque.

Vega del río Pitarque. Todavía cerca del Hostal de la Trucha.

El primer tramo de nuestra ruta está balizado como PR-TE 9 (marcas blancas y amarillas). Es un camino de herradura muy bien marcado que asciende al Puerto de Villarluengo.

El ascenso al puerto es cómodo. Una vez en lo alto, tenemos un tramo corto de descenso por senda. Al fondo, ya aparece el pueblo de Villarluengo, colgado en un risco sobre el intrincado valle del río Cañada.

Poco antes de alcanzar el casco urbano, pasaremos por la Fuente del Siscar, buen lugar para refrescarse en un día caluroso como el de hoy.

Villarluengo

Villarluengo

Tras entrar en el casco urbano de Villarluengo y visitar su iglesia, retomamos nuestra ruta. El PR-TE 9 acaba aquí, por ello, tomaremos ahora el GR-8.1 que une Villarluengo con Pitarque, cambiando las marcas blancas y amarillas por marcas blancas y rojas.

IMG_4405

Ascendiendo a la Cerrallosa, dejando atrás la masía de la Torre.

El camino pasa junto a unas masías para después comenzar el ascenso a la Loma de la Cerrallosa. Realmente es un doble ascenso pues esta montaña tiene forma de sinclinal y tendremos que ascender a sus dos “dientes de sierra”.

El paisaje es suave, con terreno abancalado y masías desperdigadas por todas partes, algunas de ellas en ruinas.

Alcanzaremos el segundo diente de sierra de la Cerrallosa (cota 1.368 m). Este punto da acceso a toda la vertiente de Pitarque y es el punto donde se inicia el largo descenso a este segundo pueblo.

IMG_4416

Senda que desciende a Pitarque. Al fondo, destaca la silueta de Peñarrubia (1.454 m).

El descenso, siempre por senda, es muy agradable. Tendremos unas vistas espectaculares del Cerro de Peñarrubia (1.454 m) y del Barranco de la Cañada que comunica Pitarque con Cañada de Benatanduz, el pueblo más alto del Maestrazgo.

Barranco de la Cañada

Barranco de la Cañada

La senda sigue perdiendo altura de forma suave y, al fondo, ya aparece el casco urbano de Pitarque. Descenderemos al río del mismo nombre por un paisaje precioso, salpicado de masías.

20190928_135031

Llegando a Pitarque, entre masías.

Vadearemos el Barranco de la Cañada y después, por un puente, cruzaremos el río Pitarque, que lleva un buen caudal. Los árboles de la vega comienzan a teñirse de amarillo y dejan intuir que el otoño se acerca.

IMG_4428

Río Pitarque.

Alcanzamos el casco urbano de Pitarque. Todo el pueblo se encuentra en una ladera. Debajo de la iglesia hay una fuente muy fresca y caudalosa, ideal para rellenar la cantimplora.

Sin detenernos mucho, seguimos ladera arriba, dejando atrás el pueblo, por un camino que no da tregua. Hay un breve tramo del mismo donde los juncos y la vegetación apenas dejan pasar, pero no hay problema, podemos salir a mano derecha y seguir ascendiendo entre viejos bancales cuyos muros de piedra se han venido abajo. Hay senda.

IMG_4437

Dejando abajo el pueblo de Pitarque.

El ascenso nos conduce a unos vistosos riscos y al collado o paso natural que comunica Pitarque con nuestro siguiente destino: Montoro de Mezquita. En el último tramo del ascenso, el camino está empedrado a modo de calzada. Un zig-zag nos permite salvar con comodidad los últimos metros de desnivel.

IMG_4439

Ascendiendo al collado que comunica Pitarque con Montoro.

Coronamos este puerto, punto más alto de la ruta a casi 1.400 metros de altura. El paisaje al otro lado del puerto cambia bastante con unas amplias parameras sin apenas vegetación y un conjunto grandes de masías unos cientos de metros por debajo de nosotros.

La senda, algo difusa, baja hasta dichas masías (Masada de Hoya Serval) para luego torcer a la izquierda dejando a mano derecha las paredes del Risco de Peñarroya (1.221 m). El camino se interna en un pinar y avanza pegado al cauce del Barranco de la Carrera antes de salir a una pista que pronto nos deposita en el tercer y último pueblo del día: Montoro de Mezquita.

IMG_4445

Montoro de Mezquita

El pueblo es pequeño y coqueto y está situado junto a los Estrechos de Valloré, un desfiladero que conforma el río Guadalope. Junto al mismo, hay una vega muy bonita llena de chopos y algunos campos de cultivo. El entorno es muy agradable.

IMG_4447

La vega del Guadalope, en Montoro de Mezquita

En la parte baja del pueblo, tomamos el camino que se dirige a Villarluengo y al Hostal de la Trucha. Este sendero es muy bonito y, en su primer tramo, se aproxima a un gran risco de roca que cierra el valle del Guadalope por su derecha. Las vistas desde el sendero a Montoro de Mezquita y a los Estrechos de Valloré son muy buenas.

Dejamos atrás Montoro de Mezquita y los Estrechos de Valloré

Dejamos atrás Montoro de Mezquita y los Estrechos de Valloré

El camino, estrecho y pegado a la pared de roca, comienza a ascender de forma llevadera. En pocos minutos nos deja en la ermita de San Pedro de la Roqueta, un pequeño santuario enclavado junto a un risco que domina el valle.

Ermita de San Pedro de la Roqueta

Ermita de San Pedro de la Roqueta

Aprovecho para comer algo junto a la ermita y descansar. Pronto volvemos al camino, pero cuidado, junto a la ermita hay un cartel con un sendero balizado que va a las pinturas del Cantalar, no debemos tomarlo. En su lugar, tomaremos una pista más ancha que desciende hacia el Barranco de San Pedro.

IMG_4471

Cruz en el camino.

Pronto abandonamos la pista y nos internamos de nuevo en una agradable senda. Sorprende que en este tramo hay multitud de cruces de madera en el camino en recuerdo de peregrinos fallecidos hace muchos siglos… Muy curioso.

Recorreremos parte del barranco de San Pedro para después girar a la izquierda y comenzar el último ascenso del día, a las conocidas como Parameras de Montoro. Es un ascenso cómodo, por pinar, que nos deja en una zona prácticamente llana y plagada de masías en ruinas.

IMG_4486

La Cerrallosa y Cabezo del Ladronar, desde el collado que da acceso al Hostal de la Trucha.

La senda comienza a descender. Estamos de nuevo en el valle del río Pitarque, dominado por el Cerro de la Cerrallosa (1.368 m) y el Cabezo del Ladronar (1.341 m), muy vistosos desde esta parte del valle. El Hostal de la Trucha está en la parte más baja y la senda pierde metros bastante rápido.

Es una zona muy bonita, llena de pinos. La senda serpentea y en pocos minutos alcanzamos el Hostal de la Trucha, punto de partida de la ruta de hoy, cerrando así el círculo.

A las 17:15 llegamos al coche. Ha sido un día intenso donde he descubierto el Maestrazgo turolense, sus pueblos y sus paisajes. Muy contento por haber venido hasta aquí, estoy seguro de que volveremos más pronto que tarde, la zona me ha gustado mucho.

Datos técnicos

Distancia: 27 km

Desnivel positivo superado: 1.450 m+

Tiempo neto: 5 horas (a ritmo intenso y trotando en las bajadas).

Fecha de realización: 28/09/2019

Cartografía: Visor IGN

Track Wikiloc

Algunos links interesantes

El Maestrazgo turolense es una tierra bastante desconocida y llena de grandes atractivos. Es un lugar ideal para pasar un fin de semana o un puente y disfrutar de la naturaleza, la tranquilidad y su gastronomía.

Como lugares imprescindibles, se me ocurre la visita a los Órganos de Montoro, al nacimiento del Río Pitarque, a las Grutas de Cristal de Molinos o a el Puente de la Fonseca.

IMG_4492

Órganos de Montoro.

Si buscamos algo diferente, podemos hacer una visita a la central térmica abandonada de Aliaga o, para los apasionados de la historia, al museo de las guerras carlistas en Cantavieja.

Síguenos en redes sociales

Wikiloc

Facebook

Twitter

Instagram

Trail Bronchales 43K – Edición 2019

TRAIL BRONCHALES 43K

Cuarta edición de esta carrera que se organiza en la Sierra de Albarracín y que este año ha reunido a más de 1.800 corredores de montaña en sus cuatro modalidades, dejando claro el carácter popular y la gran acogida de la prueba, especialmente entre los atletas valencianos.

P1080666

Sierra de Albarracín. Perfiles suaves y pinares infinitos.

La carrera de 43 Km que aquí se detalla, discurre entre los municipios de Bronchales y Noguera de Albarracín, ascendiendo a Peñablanca (1.856 m) y a Sierra Alta (1.854 m), dos importantes montañas de la zona. Es una carrera bastante corrible, con muchos kilómetros por senda entre pinares, casi siempre a la sombra.

PERFIL-43K-C

Perfil de la carrera. Fuente: web de la carrera

El perfil, como puede verse, es bastante rompepiernas con 5 o 6 subidas bastante potentes aunque no muy largas (la mayor de ellas tiene 400 m+). Un terreno divertido donde siempre es un placer correr.

NOTA: foto de cabecera de Last Race Studio. La mayor parte de fotografías están sacadas de mi colección y han sido realizadas en excursiones y entrenamientos por la zona.

CRÓNICA Y ANÁLISIS DEL RECORRIDO

De nuevo en Bronchales tras participar en las ediciones del 2016 y del 2017. Vuelvo con las mismas ganas de correr de siempre y, por desgracia, otra vez con algunos problemas físicos, esta vez en el tobillo tras la carrera de Luesia de hace 3 semanas donde acabé con un dolor bastante intenso.

P1080690

Bronchales, capital mundial del trail durante este fin de semana 🙂

A las 7 de la mañana se da la salida, adelantada media hora debido a la intensa ola de calor que estamos sufriendo. Más de 300 corredores tomamos la salida en la modalidad maratón.

 

Salida rápida por las calles del pueblo y en leve pendiente hasta salir a una pista forestal. Tras 2 kilómetros rápidos, entraremos en una senda bastante empinada. Es la subida a la Peña Cervero (1.764 m), primera del día con 200 metros positivos para ir calentando las piernas.

Desde el primer momento las fuerzas acompañan y me veo muy fresco en las subidas, sin embargo, el tobillo no está para muchos kilómetros y pronto comienza a quejarse… la mañana va a ser larga.

P1120736

Kilómetros y kilómetros bajo los pinos.

Tras coronar este modesto pico, comienza una bajada por pista que después se convierte en una empinada senda que atraviesa un tupido bosque. Bajada muy divertida, que desemboca en el Barranco de la Tejera.

En este punto comienza una nueva subida, de nuevo bastante potente aunque corta, hasta la Vicidilla, de unos 150 metros de desnivel positivos. Alcanzaremos una llanura con un campo de fútbol donde encontramos el primer avituallamiento y subiremos después unos metros más por pinar hasta coronar la Peña de la Huerta (1.773 m). Comienza aquí un tramo bastante cómodo de 10 kilómetros.

Bajaremos por pista hacia la Fuente del Canto, la más famosa de Bronchales, aunque este año no llegamos a entrar en ella y pronto giramos a mano derecha para seguir descendiendo paralelos al Río del Puerto.

Estamos en una zona muy húmeda, donde el terreno es irregular. Ando con cuidado por mi tobillo, mirando bien donde piso. Me adelantan bastantes corredores pero no me preocupa, voy con cabeza y con ganas de disfrutar más que de competir.

Pasamos por debajo de la carretera del Puerto de Orihuela (A-1512) y encontramos el segundo avituallamiento del día, estamos en el km. 10 y llevo una hora justa de carrera. Tras parar a beber y a rellenar los botellines, comenzamos un nuevo tramo, muy llano, que se caracteriza por la ausencia de senda.

Correremos por terreno cómodo, atravesando un denso pinar. Poco a poco iremos girando hacia el Sur y nos toparemos con una pista forestal. Tramo cómodo en leve descenso hasta alcanzar el kilómetro 15, donde se encuentra el tercer avituallamiento de la carrera.

Tras una leve subida hasta la cota 1700, comenzaremos a descender hacía el valle del Río Garganta por una bonita senda, muy rápida. Tras alcanzar el lecho del río, comienza la subida a Peñablanca (1.856 m), la más dura del día, con unos 350 metros de desnivel positivo y una inclinación muy fuerte en algunos puntos.

P1120767

Subida a Peñablanca.

La subida es llevadera en su inicio, pero a medida que nos acercamos a la cima la inclinación aumenta y la senda se va difuminando hasta desaparecer. La parte final es la más dura con inclinaciones que rondarán el 40%.

P1120762

Tramo más empinado en la subida a Peñablanca.

Subo cómodo, sin forzar, mejor que en la pasada edición del 2017 y alcanzo el control y el avituallamiento que se encuentra en la cima. Ahora sí, es hora de beber bien, rellenar botellines y comer algo. Estamos en el km 19 y en el techo de la carrera, a más de 1.850 metros de altura.

P1120757

Vistas desde Peñablanca.

Si la subida ha sido dura, la bajada también tiene lo suyo… El primer kilómetro es cómodo, por el cordal de la montaña, pero después giramos a la izquierda por una empinada ladera. No tengo los bastones y aquí los echo de menos, bajo con torpeza y me adelantan hasta 10 corredores… qué desastre. Por fortuna, el tramo más inclinado dura poco y pronto salimos a terreno despejado y cómodo, conectando rápido con el río Garganta de nuevo.

P1120754

Bajada de Peñablanca.

Los siguientes kilómetros los haremos paralelos al río Garganta. A veces sin senda, siempre entre pinares, atravesando un paisaje solitario y salvaje. Es un tramo muy bonito.

P1120752

Al fondo, Peñablanca.

En estos kilómetros bastante cómodos aprovecho para adelantar a toda la grupeta de corredores que me ha pasado bajando y, de paso, alcanzar a algún otro corredor. Las sensaciones siguen siendo muy buenas y, cuando el tobillo no se queja dando pinchazos, puedo ir a buen ritmo, especialmente en los tramos correderos y sin dificultad técnica.

P1120744

Barranco de Peñas Agudas.

 

Sobre el kilómetro 23, salimos del valle del Garganta para comenzar a ascender al Cerro de la Laguna (1.765 m) por el Barranco de Peñas Agudas, unos 400 metros de desnivel positivo, algo más cómodos que la ascensión a Peñablanca, pero no un camino de rosas…

P1120743

Subiendo al Cerro de la Laguna.

Sendero técnico y algo vestido en algunos tramos e inclinación moderada. Al finalizar la ascensión, llegamos a una zona llana de nuevo entre densos pinares. Es un tramo ideal para correr y apretar fuerte. Pronto alcanzaremos la laguna que da nombre al cerro, que suele estar seca los meses de verano.

P1120739

Cerro de la Laguna.

Nuevo avituallamiento y de nuevo el mismo ritual: parar a beber, rellenar botellines, tomar sales y comer algo. Hoy es un día muy caluroso y estos pequeños detalles ayudan a evitar calambres y pájaras. Sin duda, merece la pena perder unos minutos.

Volvemos a la carrera. Por delante tenemos una bajada corta al Barranco de Peñas Agudas y una nueva subida corta pero intensa nos deja en el Puntal del Caco (1.777 m). En esta cima, conectaremos con una pista forestal muy cómoda que desciende rápidamente hacia Noguera de Albarracín.

Un sendero algo técnico nos deja en el pueblo de Noguera. Estamos en el kilómetro 32, a 11 de meta. Como algo rápido y bebo bastante líquido, pues queda un tramo muy duro, que no debemos subestimar, con dos ascensiones.

Salgo rápido de Noguera y comienzo a adelantar a algunos corredores en la subida por pista del Barranco de la Tejeda, no confundir con la Tejera (con “r”) que cruzamos al comienzo de la carrera. Algunos son de la distancia 25 Km y otros de la maratón. Sin duda, merece la pena guardar fuerzas para esta subida pues se puede correr bastante y muchos ya caminan. Es ideal para ganar posiciones.

65588147_1977722288998718_4672014284413206528_o

En carrera. Foto de Last Race Studio.

La pista sube de forma constante con una inclinación suave siguiendo el curso del río, muy agradable. Aprovecho para correr y caminar en los tramos más empinados, pero siempre a ritmo intenso. En el km. 35 de carrera, abandonamos la pista y salimos a una senda de una inclinación muy potente que asciende por terreno pedregoso.

Hacemos cima en el penúltimo monte del día, la umbría del Tío Martín (1.814 m) y comenzamos a bajar  por una senda muy bonita hasta el Barranco del Portichuelo, valle situado entre esta montaña y Sierra Alta, última subida del día. En esta bajada hay un nuevo avituallamiento.

P1120979

Avanzando entre pinares con el pueblo de Noguera ya muy abajo.

En dicho descenso comienzan los problemas. Mi tobillo no para de quejarse dando pinchazos y mi pierna derecha está muy cargada debido a forzar la pisada durante treintaytantos kilómetros. Llegan los calambres y paro un poco a estirar en un árbol… estos últimos kilómetros se van a hacer muy largos.

P1120983

Fuente de la Rosa. Un buen lugar para mojar la gorra y refrescarse.

Tras pasar por la Fuente de la Rosa, comienza la subida a Sierra Alta (1.854 m). De nuevo, unos 250 metros de desnivel por terreno rudo que se hacen muy duros a estas alturas de la carrera. Hago cima en Sierra Alta y para abajo sin parar en el avituallamiento. Hay ganas de llegar a meta.

P1120978

Senda de subida a Sierra Alta. Bastante pedregosa.

En esta edición han cambiado este último tramo. Ya no bajamos por un senderillo muy agradable y que traza varias zetas, sino que nos bajan por un camino más empinado y técnico aunque también más corto.

P1080675

Corralizas.

Tras alcanzar la Fuente de Sierra Alta, una leve subida nos deja en las Corralizas. Desde aquí, quedan dos kilómetros a meta. En lugar de pasar por el camping, nos bajan por una senda muy bonita que discurre paralela al Barranco de la Rambla, pasando por encima de las antiguas minas del pueblo.

P1120987

Última bajada, bastante corrible.

Bajada rápida que nos deja en Bronchales, un último esfuerzo, ya se oye la megafonía y entrada cuesta abajo donde podemos apretar los dientes y darlo todo. Gran ambiente en meta, donde llego en 5 horas y 26 minutos, puesto 21º absoluto.

c523c8437647f766fab12688d223215e07d4565f1a206c68c8c04223c53de89a

Entrada en meta. Foto de Inma, extraída del Facebook de la carrera.

Termino muy contento, pues el tobillo ha resistido mejor de lo esperado y me ha permitido ir casi todo lo rápido que quería. Ahora toca curarlo de verdad, pues en tres semanas llega la primera carrera larga larga del año: Celestrail en Andorra.

Captura

Datos de la clasificación. Fuente: Cronomancha

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 43 km

Desnivel positivo acumulado: 2060 m+

Fecha: 30/06/2019

Tiempo: 5 horas y 26 minutos

Puesto: 21º de 315 corredores

LINKS DE LA CARRERA

Facebook

Web

Clasificaciones

Track en Wikiloc

OPINIÓN PERSONAL

Cuarta edición de esta carrera que se ha convertido en uno de los mayores eventos de trail en Aragón. La organización ha creado una carrera muy atractiva, con un recorrido muy corrible pero también duro y, sobre todo, muy muy bonito.

Marcaje excelente, muchos avituallamientos, voluntarios en cada cruce, gran ambiente en salida y meta… en definitiva, una carrera importante con una organización excelente. A la vista está que el número de inscritos no para de crecer año tras año.

Seguramente vuelva el próximo año 2020 para intentar darle un pequeño mordisco al crono de este año.

logoTdB43k

Trail Zoquetes 26K (Alcorisa) – Edición 2019

TRAIL ZOQUETES DE ALCORISA – 26K y 1000 m+

La localidad turolense de Alcorisa tiene el honor de inaugurar el calendario aragonés de carreras por montaña. Estamos cerca del Maestrazgo y eso se nota en los paisajes, el clima y el tipo de carrera… Mucha senda, barranco y pinares, terreno rompepiernas con pocas subidas y bajadas largas pero algunas de ellas muy intensas. En resumen, una carrera muy divertida.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Alcorisa, desde los cerros que rodean el pueblo, por donde discurre la carrera. Foto: visitbajoaragon.com

El evento cuenta con tres distancias: 26K, 15K y 10K. En esta ocasión pudimos correr y disfrutar del recorrido largo que discurre por la zona de pinares y barrancos que queda al sur del pueblo, entre Alcorisa y Castellote.

captura

Recorrido del 2019. Fuente: Wikiloc (usuario Enradau)

CRÓNICA Y ANÁLISIS DEL RECORRIDO

A las 9 de la mañana arranca la carrera en el parque de Alcorisa. En el arco de salida estamos apenas 50 corredores, carrera en familia, sin tapones ni tensiones, toca dejarse llevar y disfrutar. Los dos primeros kilómetros son muy rápidos (por pista) y bastante llanos, saldremos de Alcorisa por el noroeste, buscando una pequeña cota de 750 metros de altura.

salida2

Salida de la carrera de 26K

Abandonamos la pista justo a los dos kilómetros de haber comenzado y ya empezamos a subir dicha cota por senda. La primera bajada de la carrera es divertida, con algo de piedra suelta a través de un sendero estrecho. Sirve para calentar y soltar las piernas. En este punto, junto al camino, unas cabras montesas corretean entre el monte bajo, me sorprende que estén tan cerca del pueblo!!

Bajaremos de nuevo al pueblo y pasaremos por debajo de la carretera nacional para empezar la primera subida seria del día, a los Cerros de las Umbrías. Unos 200 m+ en apenas 1 kilómetro por una senda bastante buena.

primerabajadatecnica

Segunda bajada del día, por sendero empinado y técnico. Foto: Facebook organización

En este punto de la carrera me posiciono en 7º lugar y poco a poco veo como los dos corredores que me preceden se van alejando… Hemos salido muy rápido y noto la fatiga. No estoy acostumbrado a estos ritmos tan intensos.

Una bajada bastante directa nos deja junto al primer avituallamiento del día. He venido con un botellín de mano y la idea es parar lo menos posible… Paso de largo para afrontar una nueva subida, corta pero también intensa a un collado cercano (cota 845).

masderuiz2

Tras pasar por el primer avituallamiento tocará subir de nuevo. Foto: Facebook organización

Tras coronar el collado comienza un tramo cómodo y rápido, bastante llano y una posterior bajada también muy cómoda hasta el cauce seco del Barranco del Redondo. Haremos dos tramos de este barranco. Entre el primer tramo y el segundo pasaremos por unas masías donde se encuentra el segundo avituallamiento del día y ecuador de la carrera.

barranco

Primer tramo del Barranco del Redondo. Foto: Facebook organización

El barranco tiene un lecho seco de cantos rodados donde se hace un poco incómodo correr. Saldremos del primer tramo por una zona espectacular, con mucha vegatación y humedad, donde hay varias pozas con agua y una cascada por donde tendremos que trepar. Es una zona muy bonita pero cuidado en años de mucho frío por el hielo (¡estamos en enero!).

masderuiz

Breve subida tras el segundo avituallamiento. Foto: Facebook organización

En el segundo avituallamiento decido parar a rellenar el botellín. Será la última vez que pare hasta llegar a meta. La baja temperatura hace que se sude muy poco y puedas tirar en “modo camello” con apenas medio litro de agua.

Tras una breve subida, llegaremos al segundo tramo del barranco, más incómodo al ser muy rocoso y tener que ir dando algunos saltos y esquivando los charcos helados. Es una zona en la que hay que guardar fuerzas…

barranco2

Segundo tramo del Barranco del Redondo, más incómodo que el primero. Foto: Facebook organización

Saldremos del barranco para tomar una pista que seguiremos durante 2 kilómetros, es el tramo más rápido del día pues es casi todo cuesta abajo. Aquí se puede apretar. Tras más de 12 kilómetros en solitario, comienzo a ver a lo lejos a algún corredor. Las sensaciones son buenas y esto me anima más todavía, acelero el ritmo y a ver hasta donde llegamos…

Abandonamos la pista para tomar una senda. Subimos un poquito y para abajo. Este descenso, por una senda preciosa que atraviesa un pinar, me parece el tramo más bonito del día. Se puede bajar a tope teniendo un poco de cuidado con la piedra suelta y las raíces.

La bajada nos deposita de nuevo en las inmediaciones del Barranco del Redondo, junto a unas masías. Sin duda encaramos ya la última parte de la carrera, un leve diente de sierra con varios sube-bajas que te pueden dar la puntilla si no has guardado nada… En mi caso, llegué bastante tocado muscularmente debido a la falta de entrenamientos intensos pero motivado y disfrutando mucho, que a veces es lo más importante.

Muy animado, adelanto a un corredor antes de alcanzar la subida a la ermita de San Juan. Desde ella, tenemos Alcorisa a nuestros pies y parece que no queda nada más que la última bajada, pero no. Justo antes de alcanzar el pueblo una nueva tachuela nos sorprende… Bufff qué palo.

Ojo con esta bajada y la siguiente pues son técnicas y aquí nos encontramos con bastantes corredores de las distancias más cortas. Precaución y paciencia para no poner nervioso a nadie.

peñasanjuan

Bajando a tope de la ermita a Alcorisa. Foto: Facebook organización

Bajando esta tachuela aprieto un poco más y adelanto a un nuevo corredor entrando en meta en 5º lugar. Acabo muy contento por volver a ritmos altos de carrera sin morir en el intento, tras casi tres meses a medio gas después de una lesión de rodilla que tuve tras la última carrera en octubre (Ultra Trail el Rincón) y que me ha impedido correr dos carreras a las que ya estaba inscrito.

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 26 km

Desnivel positivo acumulado: 1000 m+

Tiempo neto: 2 horas y 33 minutos

Puesto: 5º de 41 (50 inscritos)

Track Wikiloc (usuario Enradau)

Facebook Trail los Zoquetes

Clasificaciones

OPINIÓN PERSONAL

Carrera guapa, guapa, todo un descubrimiento pues pensaba que la zona iba a ser más secarral y la carrera iba a tener más tramos de pista, todo lo contrario. El principal aliciente de la carrera son las sendas, las hay más rápidas y más técnicas pero 22 kilómetros de los 26 que tiene la prueba iremos por sendero. Así sí.

El balizaje suficiente y los avituallamientos muy correctos, cuatro en total más el de meta. Ambiente cercano y pocos corredores en la larga, aunque me consta que en el resto de distancias había bastantes más.

Poco más, agradecer a la organización por montar este evento tan chulo y animarla a seguir haciéndolo los próximos años para que más gente pueda venir a Alcorisa y conocer estos paisajes tan bonitos y adecuados para correr por montaña.

logo

Hoces del río Piedra

Senderismo por el cañón del río Piedra (sendero GR-24)

Allí donde la provincia de Zaragoza se une con la de Guadalajara, en la comarca de Campo de Daroca, existe un pequeño río que surca el páramo y se va encañonando de forma progresiva hasta formar unas hoces profundas y muy vistosas que albergan en su interior bosques variados y dan cobijo a una amplia colonia de buitres. Son las Hoces del río Piedra, río poco conocido y que kilómetros después, antes de desembocar en el río Jalón, da nombre y vida al famoso Monasterio de Piedra.

img_1744

Los buitres, nuestros únicos compañeros en esta jornada.

La ruta parte de las inmediaciones de Aldehuela de Liestos, pequeño pueblo de apenas 50 habitantes, y sigue el curso del río, alternando tramos que discurren por el fondo del desfiladero con otros que lo hacen por encima del mismo, siempre por senda. Además, pasaremos por dos bonitos miradores que nos permitirán obtener unas preciosas panorámicas de las hoces. La ruta, bien señalizada, forma parte del sendero balizado GR-24 que atraviesa el Sistema Ibérico pasando por las provincias de Zaragoza y Teruel.

captura

Croquis detallado de la ruta. Fuente: Wikiloc / IGN

EL RECORRIDO

Pasadas las 10 de la mañana comenzamos a caminar siguiendo las balizas blancas y rojas del GR-24, río arriba por una senda bien marcada que se va internando en las paredes que conforman el cañón.

Hemos dejado el coche junto al río, en una pequeña área donde acaba una pista y se puede aparcar, apenas a 2 kilómetros de Aldehuela de Liestos. La pista para llegar aquí está en bastante buen estado y hemos accedido con turismo sin problemas.

img_1713

Metidos de lleno en las hoces.

Al poco tiempo de empezar a caminar vemos el primer desvío que nos llevaría al mirador de las Hoces. Decidimos pasar por allí a la vuelta y hacer el trayecto de ida por el fondo del cañón. 

img_1715

El río tenía más caudal del esperado y eso complicó un poco las cosas…

Pronto comienzan las sorpresas… pensábamos que iba a ser un paseo plácido pero vemos que el río trae un caudal importante en algunos tramos y va a tocar vadearlo varias veces. Nos damos el primer remojón en los pies, nada agradable pues la temperatura apenas pasa de los cero grados y hay tramos del río congelados.

img_1718

Punto de confluencia con el Barranco del Montecillo a los pies de la Peña del Buitre

Alcanzamos, tras un segundo remojón, el desvío al mirador de las Hoces que tomaremos a la vuelta. En este punto el paisaje se abre ya que se une al río Piedra otro barranco, el del Montecillo. Una pared rojiza con forma de barco (a la que se conoce como Peña del Buitre) domina el paisaje. Es un paisaje duro, seco, pero muy bonito.

img_1722

Tramo amplio y muy vistoso, antes de llegar al desvío a Torralba de los Frailes

Comienza ahora el tramo más vistoso y agradable para mi gusto. Las paredes del cañón se abren un poco y la senda mejora. Son 2,5 kilómetros muy bonitos con un único sobresalto, otro tramo de río helado que debemos evitar. A la ida nos dimos un buen remojón hasta la rodilla pero a la vuelta encontramos una pequeña senda que evitaba este tramo de río subiendo por el roquedo a mano derecha según se avanza río arriba. En el track puede verse este punto en el km. 5 de la ruta.

img_1732

Antiguo molino de Torralba de los Frailes

Alcanzamos un edificio en ruinas, el antiguo molino de Torralba de los Frailes, pueblo cercano, junto a una especie de refugio en buen estado y cerrado. Una pista llega hasta aquí desde dicho pueblo. Nosotros giramos a mano derecha y seguimos el cauce del río cruzando un pequeño azud. Este nuevo tramo del río que une Torralba de los Frailes con Embid (Guadalajara) comienza con una bonita senda que atraviesa un denso bosque de ribera.

Seguiremos esta senda hasta que veamos un desvío a mano derecha al mirador del Reconquillo. Merece la pena subir hasta él y hacer un pequeño recorrido circular en este punto. El mirador domina un amplio meandro del río y las vistas del desfiladero desde él son muy buenas.

img_1726

Hoces del Piedra desde el mirador del Reconquillo

El camino hasta el mirador está bastante bien aunque el inicio no está muy marcado. Primero, una senda nos sacará de las hoces para llevarnos hasta el borde del cañón. Allí, un senderito va a atravesando el bosque de carrascas. Es un tramo muy agradable donde, una vez fuera de las hoces, apenas se gana o se pierde altura.

Tras echar unas fotos y comer algo en el mirador, retomamos la ruta. Tenemos ahora un tramo cómodo en leve descenso que nos dejará de nuevo en el molino de Torralba.

img_1737

Hoces del río Piedra

Ya de vuelta, vemos algunos escaladores en las paredes de las hoces. Serán las únicas personas que veamos en las casi cinco horas de ruta. Sin duda, es una zona muy solitaria y alejada de casi todo… Ideal para perderse y desconectar del mundo civilizado. Su lejanía a Zaragoza capital y la ausencia de grandes poblaciones en los alrededores lo convierten en un sitio muy remoto.

img_1742

Disfrutando del solitario camino de vuelta

Aprovecharemos el camino de vuelta para evitar la zona más complicada de vadeos y subir al conocido como mirador de las Hoces. No nos pareció tan espectacular como el del Reconquillo pero también merece la pena acercarse. La subida es cómoda, la senda está muy bien y así trazamos un segundo bucle circular que hace más variada la ruta.

img_1748

Vistas desde el mirador de las Hoces

Desde el mirador llanearemos por encima de las hoces para terminar haciendo un descenso bastante directo a la entrada del cañón por una senda muy guapa. El último tramo, ya fuera del desfiladero, es un paseo de apenas 1 kilómetro hasta el coche bajo el sol tenue de finales de diciembre.

img_1753

Sendero de bajada a la entrada del cañón tras visitar el mirador de las Hoces

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 16,5 km

Desnivel positivo acumulado: 390 m+

Tiempo neto: 4 horas y 15 minutos

Fecha de realización: 28/12/2018

Cartografía: Visor IGN

Track Wikiloc

OTRAS RUTAS INTERESANTES POR LA ZONA

No estamos en una zona de grandes montañas y tampoco de pequeñas montañas, no nos vamos a engañar. Esta zona es un amplio páramo donde apenas sobresalen unas pequeñas colinas, por tanto, los accidentes geográficos más destacados son los desfiladeros que conforman algunos ríos como este del río Piedra.

Hace unos años visité otro tramo de este GR-24, el que une Jaraba y Calmarza, también en la provincia de Zaragoza. Allí, se encuentra el Barranco de la Hoz Seca, por donde discurre este GR, muy vistoso también y con grandes y profundas paredes. Merece la pena una visita.

p1100933

Barranco de la Hoz Seca, cerca de Jaraba

Otro lugar reseñable son las Hoces del río Mesa en su tramo entre Anchuela y Mochales en la provincia de Guadalajara. No confundir con el trayecto que he mencionado antes del Barranco de la Hoz Seca pues si buscamos en Google “Hoces del Río Mesa” nos aparecerá esa ruta en lugar de esta en Mochales. Se debe a que, paralelo al Barranco de la Hoz Seca, discurre también encañonado el río Mesa, ya en su tramo aragonés, y esto provoca mucha confusión. Este sendero de Mochales es bastante menos conocido y cuesta más encontrar información veraz en Internet.